Bajo la lupa de la justicia

Por: Ernesto Ekaizer | 26 abr 2014

                      Enric_gonzalez_papeles_barcenas

 

   

 

 

 

   

 

   

 

 

 

     La decisión de publicar el 31 de enero de 2013 la fotocopia de la contabilidad manuscrita o contabilidad B que han llevado Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta durante alrededor de veinte años ha supuesto para el periodismo también una batalla legal de casi quince meses por la defensa del derecho a la libertad de expresión, por la defensa del derecho de los ciudadanos a conocer los secretos del poder, en este caso de un partido político. Una batalla legal que, hasta el momento, pierden aquellos que han presumido de defender su honor atacando el de EL PAÍS.

  La última sentencia conocida hasta el momento sobre una demanda civil de protección del honor presentada por el ex presidente José María Aznar contra la periodista María Fernández y el director del diario Javier Moreno se remonta a esta misma semana, el 21 de abril, y desestima con imposición de costas las pretensiones del demandante.

  El Partido Popular, consultado con antelación a la publicación de los papeles de Bárcenas, exhibió desde los mismos albores su estrategia: el estado de negación.

  Una vez publicados los papeles de Bárcenas, esa estrategia se tradujo primero en el anuncio de querellas. Aunque EL PAÍS fue el diario que publicó la contabilidad manuscrita, el PP no dirigió los ataques legales contra otros medios de comunicación, como El Mundo, periódico que informó días antes, sin aportar pruebas documentales, noticias sobre los llamados sobresueldos en negro de la mayor parte de la cúpula del Partido Popular.

  Finalmente, el PP optó por abandonar la idea de presentar querellas criminales y encarar demandas civiles de protección del honor.

  Pero la opción del terreno civil en lugar del ámbito penal no ha disminuído la importancia de la batalla. En el centro, la libertad de expresión, el derecho de los ciudadanos a saber, el cumplimiento de los requisitos de diligencia profesional exigidos por la Constitución a un medio de comunicación.

   Esa batalla se desarrolla, hasta ahora, a lo largo de diez demandas civiles.

  Aznar será el primero en presentar una demanda, el 1 de febrero de 2013, a raíz de una información anterior a la publicación de los papeles de Bárcenas. Esta demanda está pendiente de sentencia.

  La secretaria general del PP y presidenta de la Junta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, le sigue dos semanas más tarde, con una demanda el 14 de febrero contra EL PAÍS y contra Luis Bárcenas. Llega el 6 de marzo el turno al PP en unión a los antiguos secretarios generales Javier Arenas y Ángel Acebes, y los dirigentes Rodrigo Rato y Jaime Mayor Oreja. Todos figuran en la contabilidad manuscrita de Bárcenas y Lapuerta como beneficiarios de los llamados sobresueldos. Demandan al periódico y al autor de los "falsos papeles".

   El periodista Federico Jiménez Losantos y la empresa Libertad Digital demandan, a su vez, a EL PAÍS por las anotaciones sobre pagos del PP (compra de acciones en 2004) y exigen una indemnización de 1 millón de euros.

   La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, demanda a EL PAÍS por la referencia a pagos que figuran en los papeles de Bárcenas.

   La declaración de Luis Bárcenas ante el juez Pablo Ruz, el 15 de julio de 2013, supone un antes y un  después en la estrategia legal del PP. El ex tesorero asume la autoría de los papeles publicados el 31 de enero por EL PAÍS, y confirma, uno por uno, los pagos que figuran en ellos.

  Teófila Martínez será una de las primeras en retirarse de la batalla contra éste periódico. A finales de julio de 2013 desiste de su demanda. 

 El 20 de septiembre de 2013, tanto Jiménez Losantos como Libertad Digital retiran su demanda millonaria.

 Antes de comenzar el juicio en Toledo, en octubre de 2013, la secretaria general retira la demanda contra éste periódico; poco después, dan marcha atrás el PP y los dirigentes que se habían adherido a la acción.

  El ex presidente de la empresa constructora Sacyr, Luis del Rivero, presenta a su vez demanda civil, que es desestimada.

  Lo mismo ocurrirá con Alejandro Agag, yerno de José María Aznar, en relación a las dádivas de la trama de Francisco Correa (caso Gürtel).

  Pierde también su demanda el arquitecto Gonzalo Urquijo, imputado por el pago en negro de las obras de remodelación de la sede nacional del PP, en la madrileña calle de Génova. Desistirá, a su vez, de una segunda presentada a raíz de las informaciones publicadas.

  De las demandas presentadas por José María Aznar se acaba de desestimar la segunda de ellas sobre una información relacionada con los gastos de representación que el entonces presidente del Gobierno percibió. Se refiere a la noticia según la cual Aznar cobró dinero en concepto de gastos de representación siendo ya presidente del Gobierno, en mayo de 1996.

  La sentencia del juez Enrique Presa Cuesta, titular del juzgado de primera instancia de Pozuelo de Alarcón, Madrid, apunta, al desestimar la demanda y aplicar costas, que "resulta un tanto artificiosa la discusión planteada sobre si las tres percepciones que el actor [Aznar] percibió tras la toma de posesión como Presidente son gastos de representación o sobresueldos, pues en todo caso no se ha negado por la parte actora [defensa de Aznar] que se trata de percepciones que se sumaban a las que ya percibía antes de ser Presidente, lo que encaja más con la idea de sobresueldo..." (fundamento de derecho quinto).

    Queda pendiente una segunda demanda de Aznar, la primera por orden de presentación, en relación con el pago de sobresueldos o complementos en el PP.

   Los juicios civiles, pues, han supuesto todo un test para el ejercicio del derecho a la libertad de expresión en uno de los casos de corrupción que siguen en la primera página de los medios de comunicación. Las demandas civiles han formado parte de una estrategia política dirigida a desprestigiar a un periódico y a limitar el ejercicio del derecho a la libertad de expresión.

   El fracaso de dicho plan no ha podido ser más espectacular.

 

 

Hay 12 Comentarios

Me alegra saber, conocer y confirmar que existem en nuestro país mentes responsables como Ernesto Ekaizer que ayudan a dignificar la profesión de un periodismo serio y comprometido con la democracia que debe llegar a todos los ciudadanos.
Como una chirimía valle-inclanesca la actual chapuza política nacional chulesca degrada la calidad y prestigio de nuestro país.
En países con larga tradición democrática, y más serios y responsables, algunos ministros y el propio presidente con menores faltas ya habrían tenido que dimitir.
Saludos,
Dimitri

No ha mucho tiempo en uno de estos foros alguien de la derecha lo dijo muy claro "Nosotros no robamos, sencillamente tomamos lo que es nuestro"

Aunque queda mucho camino por recorrer hay que felicitar y apoyar a quienes dan pasos para acabar con la corrupción y el nepotismo. No sólo está en juego la libertad de expresión, sino también el derecho a estar informado, que es consustancial a un sistema democrático. Todos sabemos que los medios de comunicación tienen sus limitaciones y dependencias, pero se deben asumir las consecuencias de lo que se va desvelando: el núcleo político de las instituciones pierde credibilidad y es incapaz de gestionar las necesidades de los ciudadanos y de representarlos. No se trata de algunos aprovechados, es una situación generalizada y orgánica. La ciudadanía no puede eludir su responsabilidad y debe actuar contra esta situación (o ser cómplice). La transición no puede ser eterna, y el bipartidismo borbónico está acabado. Ahora hay que construir una alternativa y quienes no han estado a la altura deben dejar paso a otros.

ELLOS se creen castas superiores y lo primero que hacen es amenazar para amedrentar, pero la buena profesión periodísta no se arredra y terminan por quedar al descubierto en sus miserias.

Está todo clarísimo: esta gente del PP , la del Gurtel, no hay por donde cojerla.,destellos mafiosos a cantidades considerables. Lo que me apena es que pienso que no se pagará por las culpas en condiciones, ojalá me equivoque.España es un caso, casi cuarenta años de democracia y esto deja mucho que desear.El franquismo sociológico aún sigue muy presente, con todo lo que ello representa.
http://intentadolo.blogspot.com.es/2014/04/agua-de-limon.html

La ciudadanía hemos de cumplir con las normas legales sin cortapisas ni excusas.
Quedando muy claro, que la ley es igual para todo el mundo democrático, o al menos se ha de intentar que lo sea, desde las diferencias y las distancias naturales entre los diferentes niveles económicos y sociales.
Los jueces interpretan las leyes del código vigente y las aplican sin cortapisas.
En las instituciones, como la mujer del César.
No solo se ha de ser honestos, es que hay que parecerlo para cumplir el axioma.
De ser iguales ante la ley todo el mundo por igual.

Esta gente de la derecha cerril piensa que España es su finca particular. Por eso se creen con derecho todo...

En todo lo que hacen ,se pillan el culo con la puerta ,¿está claro???

El PP partido en pedazos por todas partes. ¡Tremenda jauría de mangantes y farsantes¡ Piensan que los ciudadanos son unos tontos de capirote.

Esta estrategia está basada en la fragilidad de la memoria y el vértigo de las noticias que se pisan la cola unas a otras. Ellos creen que el efecto del rechazo inmediato es mayor que el de la noticia del desestima entro de la demanda.

Lo de la mejor defensa es un buen ataque, aquí en el caso que nos ocupa no ha servido, esa estrategia se podrá aplicar en otras ocasiones, lo que ha quedado claro es que Aznar se ha embolsado ese dinero, ha quedado al descubierto, el Sr. Juez dictamina que no le ha sido justificado que el dinero procediera de un finiquito, por lo tanto era dinero negro procedente del partido, ahora seguirán negando que el PP no ha cometido ningún delito, eso solo se ve en España, en cualquier otro país de nuestro entorno ya estaría todo resuelto y el Gobierno en pleno dimitido.

Pero cuando acabe la instrucción de todas las piezas separadas que componen, al menos a la vista, este entramado, habrá que estar a las penas reales y a los delitos que puedan ser probados, porque hasta ahora sólo viene pagando el ejecutor de la trama y sus compinches externos, pero los que guían, se benefician y mandan no sólo no parecen estar cerca del banquillo, sino que no dejan de darnos lecciones de moralidad a diario.

http://casaquerida.com/2014/04/24/el-jurisionista/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal