Felipe VI y su discurso

Por: Ernesto Ekaizer | 24 dic 2014

          Kings-speech-by-george-v

 

    Juan Carlos I empezó ya en las Navidades de 2011 a convivir con el fantasma de Iñaki Urdangarín. Por aquellas fechas, el juez José Castro, entonces de la mano del fiscal Pedro Horrach, había decidido hacia el fin de semana del 17 y 18 de diciembre levantar el secreto del sumario del caso Nóos y citar en el juzgado a Iñaki Urdangarín para prestar declaración en calidad de imputado el 6 de febrero de 2012.

   El lunes, día 19 de diciembre de 2011, Mariano Rajoy pronunciaba su discurso de investidura en las Cortes. Y el miércoles 21, anunciaba su Gobierno. 

 Se aprestaba Castro a anunciar la citación en vísperas del discurso tradicional de Nochebuena del 24 de diciembre de 2011 a las nueve en punto de la noche.

  Por aquellos días, el fiscal general del Estado saliente, Cándido Conde-Pumpido, esperaba a su sucesor. Ya sonaba el nombre de Eduardo Torres-Dulce como el candidato que propondría el flamante ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. Pero todavía habría que esperar unos días.

  Fue en este contexto que el fiscal jefe de la Fiscalía Anticorrupción, Antonio Salinas, que sigue en estos momentos en el mismo puesto, supo por Horrach que el juez Castro se aprestaba a citar como imputado a Iñaki Urdangarín para el 6 de febrero.

  Se hicieron gestiones inmediatamente para que el anuncio de la convocatoria se aplazara, habida cuenta de que el rey Juan Carlos tenía que dirigir su mensaje navideño de Nochebuena.

  El juez Castro accedió a este gesto, ya que en realidad estaba citando a Urdangarín para mes y medio más tarde, pero con el ánimo de anunciar la citación inmediatamente después del discurso.

  En su discurso de Nochebuena, Juan Carlos habló de la ejemplaridad de las personalidades institucionales y pronunció la frase: "La justicia es igual para todos".

 Pero este año 2011 había otro problema.

  Se iniciaba la X legislatura, tras las elecciones del 20-N.

 Eso quería decir una cosa: la celebración de la sesión conjunta del Congreso y el Senado el 27 de diciembre de 2011 en el Palacio de las Cortes con la presencia de los reyes y de los príncipes de Asturias, Felipe y Letizia. Y sobre todo, el discurso del rey.

  Castro aplazó entonces el anuncio y notificación de la citación de Urdangarín, yerno del rey, para después del acto.

  Todo permitió a la Casa del Rey establecer en aquellas horas un cordón sanitario respecto de Iñaki Urdangarín, con explicaciones a los medios de comunicación, en el sentido de que el yerno del rey no había seguido las indicaciones respecto a abandonar sus negocios.

  En su discurso ante las Cortes, Juan Carlos pidió el 27 de diciembre a los diputados y senadores que ayudasen a recuperar el prestigio de las instituciones. Todos se pusieron de pie y aclamaron con prolongadísimos aplausos al monarca. Era, en rigor, una forma de hacer piña, clase política y monarquía, ante los hechos de la corrupción que les había salpicado.

  La campaña de la Casa del Rey continuó en paralelo a los fastos de la X legislatura. La Casa del Rey hacía públicas sus cuentas el 28 de diciembre. Se aclaraba: Urdangarin no había percibido ingreso alguno procedente de esta institución.

  El mismo día 27, por la tarde el ministro Ruiz-Gallardón filtró el secreto a voces. Eduardo Torres-Dulce sería el nuevo fiscal general del Estado.

 Pero, como hemos apuntado, las gestiones hechas por la Fiscalía General del Estado y la Fiscalía Anticorrupción para que Castro aplazase el anuncio sobre Urdangarín ya habían conseguido su propósito: ganar un tiempo precioso de demarcación.

 El juez Castro hizo la notificación el 29 de diciembre de 2011. Se levantaba el secreto sumarial, Iñaki Urdangarín estaba imputado y debía comparecer el 6 de febrero.

  Bien.

  El discurso de esta Nochebuena coincide con el auto de apetura de juicio oral en el cual el juez Castro acusa, por petición de dos acusaciones populares (contra la posición del fiscal y de la Abogacía del Estado), a la infanta Cristina, en razón de dos delitos fiscales (cooperación necesaria), castigados con cuatro años de cárcel cada uno, amén de considerarla partícipe a título lucrativo ( artículo 212 Código Penal) por valor de 587.413 euros.

 Aunque el auto de apertura de juicio oral no se puede recurrir por definición, el fiscal Horrach anticipó que si el juez Castro enfocaba el auto sobre la doctrina Botín -que considera no legitimida a la acusación popular para abrir juicio oral en solitario, sin el fiscal o el Abogado del Estado- presentaría algún tipo de recurso. La defensa de la infanta ya ha anunciado que elevará recurso de apelación.

  Ello permite decir, al menos formalmente, que la batala jurídica contra la acusación todavía no se ha cerrado. Los próximos pasos serán un recurso ante el propio juez Castro que éste seguramente inadmitirá y a continuación un recurso de queja ante la sección segunda de la Audiencia Provincial de Palma. (He aquí una guía)

http://blogs.elpais.com/analitica/2014/12/inguna-imputación-ha-sido-tan-profusamente-fundamentada-cosa-distinta-es-que-lo-haya-sido-a-gusto-de.html

   Todo esto nos remite al discurso de Felipe VI.

   En la película, El discurso del rey, 2010, el director británico Tom Hopper incluye un diálogo revelador entre el rey Jorge V, (foto que abre estada entrada al blog) intepretado por el actor Michael Gambon, y su hijo, el príncipe Alberto, Bertie, interpretado por Colin Firth: 

Bertie, en presencia de su padre el rey, vuelve a tartamudear de modo continuado, su respiración es superficial, sus músculos exhiben espasmos. El rey se dirige a su hijo.

  Rey Jorge V: Muestrales quién está a cargo. Si no lo haces, este invento diabólico [la radio] lo cambiará todo. En el pasado, todo lo que un rey tenía que hacer es mostrarse razonable en uniforme y no caerse de su caballo. Ahora hay que arrastrarse gorra en mano hasta el interior de la casa de la gente que huele a col hervida y hablar amablemente con ella. Nos vemos reducidos a la más vil, a lo más bajo, de todas las criaturas, nos hemos convertido en actores. No me eches una mirada de sufrida derrota. ¡Se trata de una crisis de familia!

  Bertie: Papá, no somos una familia, somos una empresa.

  Rey Jorge V: ¡Somos la más antigua, la más exitosa corporación del mundo y estar sentados en el trono es nuestro negocio! Pero en cualquier momento podemos perder el trabajo.

  No es fácil que Juan Carlos I haya dejado de ver esta película de 2010 y haya saboreado esta escena antes de su abdicación, el 2 de junio de 2014, después de anunciar en su discurso de Nochebuena de 2013 que pretendía continuar.

  Lo cierto es que su decisión de cambiar (abdicar) para que todo siga igual (la monarquía) ha sido exitosa. Hoy Felipe VI goza de simpatía.

  La extraordinaria confesión de Jorge V, a saber, nos hemos convertido en actores, reinamos pero no gobernamos, no supone que el campo de las maniobras se ha reducido a cero.

  Juan Carlos ha usado el arma nuclear de la abdicación.

 Pero entre no hacer nada o mirar hacia otro lado y las decisiones más extremas hay un abánico de posibilidades.

  El Rey Felipe VI no va a incluir en su discurso, por ejemplo, una frase así: "Como ha dicho ya mi padre en su discurso de Nochebuena de 2011, la ejemplaridad debe imponerse y todos somos iguales ante la justicia. Esto es lo que acabamos todos de vivir, precisamente, con la decisión del juez Castro de sentar en el banquillo a mi hermana, la infanta Cristina. Quiero deciros que ella estará a la altura y adoptará las medidas pertinentes, como hacen algunos políticos cuando les llega la hora decisiva".

  No, claro.

  Pero puede, en relación a la corrupción, hacer una referencia general a que en España rige el Estado de Derecho.

  Y eso sí, en materia económica, no va a decir aquello de que la crisis ya es historia, Rajoy dixit. 

  Pero puede decir que ya se advierte la luz del túnel, que España está creciendo en 2014 y que dicho crecimiento será más fuerte en 2015, al tiempo que hacer referencia a la elevadísima tasa de paro reinante (un 24% de la población activa a 30 de septiembre de 2014 o 5.427.700 personas) y que la mayoría de la gente, en el séptimo año de la crisis, lo pasa muy, muy mal.

  El discurso, como todo el mundo sabe, ya está grabado, precisamente, se pronunció el mismo día en que el juez Castro dictó su auto de apertura de juicio oral.

  En Inglaterra, a finales de los años treinta, Bertie no tuvo esa posibilidad. Era en directo. No se podía, técnicamente, grabar para retransmitir más tarde.

 

  

 

   

Hay 31 Comentarios

Como los discursos no acaban seguiremos con los discursos. Me parece desproporcionado que haya dos discursos de tanta trascendencia en el breve plazo de 15 días. Es como una sobredosis discursiva, una hartura, una "jartá" de esas que bien pueden llevarnos a pensar aquello de "qué guapo hubiera estado calladín"...

No me pareció afortunado este discurso último del rey con motivo de la "Pascua Militar", festejo que, permítanme la franqueza, está más pasado de moda que el tocino rancio, y que viene a ser una prerrogativa sectaria o corporativa - no sabría cómo definir - que en mi opinión está fuera de lugar en estos tiempos que vivimos, por extemporaneidad, más que nada.

No me pareció afortunada la intervención porque creo que este tipo de actos y la relevancia mediática de la que se les pretende dotar aportan poco a la imagen institucional de la Corona, alejan del pueblo al rey, y suscitan la crítica de quien los tiene que escuchar sabiendo que de poco o nada sirven.

Porque están muy bien los formalismos y el apego a las tradiciones, pero, señores míos, ¿no irá ya siendo hora de que vayamos limitando los simbolismos a su estricta naturaleza simbólica?

Los reyes constitucionales de las democracias carecen de poderes decisorios sobre las fuerzas armadas, y por ello resulta absurdo que el rey entre en consideraciones acerca de temas como la idoneidad de los presupuestos militares o de si la gestión de los recursos es óptima o pésima. Es obvio que la función de defensa del Estado y la correspondiente dirección técnica de los ejércitos es materia que compete al Gobierno, y no al rey.

.También me pareció que estaba de más el homenaje al anterior monarca.

Es por ello que estos delicados actos pueden con facilidad convertirse al menor error en una trampa saducea (como decía Sabino... ¿o fue Torcuato?) para la institución, que debería ser evitada.

Tengan ustedes un buen día, señoras y señores, y déjenme que les pida que griten conmigo "Visca el Barça, carallo!"

(Dado en palacio a tantos de tantos)

Lo malo de los discursos del rey, ya sea Felipe VI, Carlos V, Rodolfo IV o dictador III, es que son totalmente previsibles y anticipables, por eso yo prefiero ver las campanadas con alguna moza en salto de cama: es igual de previsible, pero más divertido... http://www.lesidea.es ... @Lesidea

Excelente discurso

Basta de NECIOS | 30/12/2014 15:24:51
.
" No nos hacen falta para nada los vividores y los desalmados que intentan seguir dominando a un pueblo pacífico de personas que solo quieren vivir en progreso y en paz. "
" La Justicia actuará y llegará al fondo de todos y cada uno de los temas que están en entredicho, auxiliada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, cuya única misión es la de garantizar la seguridad y la libertad del pueblo espñol. "
.
Muy buen comentario , e intuyo escrito por alquien que sabe muy bien lo que dice , y porqué lo dice .
Porque de necios y vividores , estamos todos más que hartos , usen Armani , gorra , o sotana .

En don Felipe veo una oportunidad sincera de consolidar de una vez la democracia que el pueblo español merece, necesita y exige.

Las nuevas generaciones de españoles que nada tenemos que ver con la lacra franquista queremos eso: una democracia verdadera en la que el pueblo esté de verdad representado en las instituciones políticas, para que una verdadera justicia institucional presida y oriente el devnir de nuestra historia, tantas veces secuestrada por las oligarquías y los fanatismos.

La juventud española ya no tiene nada que ver -gracias a Dios o a quien sea- con el lastre de incultura y necedad que España ha soportado desde hace casi cien años.

Podemos ser perfectamente libres y cultos despojándonos de esa herencia de NECIOS que tratan de mandar y de seguir mangoneando en nuestras vidas.

No nos hacen falta para nada los vividores y los desalmados que intentan seguir dominando a un pueblo pacífico de personas que solo quieren vivir en progreso y en paz.

La Justicia actuará y llegará al fondo de todos y cada uno de los temas que están en entredicho, auxiliada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, cuya única misión es la de garantizar la seguridad y la libertad del pueblo espñol.

Don Felipe tiene la oportunidad de colaborar con España en la consecución de esa democracia definitiva que nada ni nadie va a detener, ejerciendo con rigor y lealtad la magistratura en la que está instalado, por mandato del pueblo.

Solo hay un camino. No daremos ni un solo paso fuera del camino de la verdad.

Feliz Navidad

c.g.p | 28/12/2014 13:33:00
.
De acuerdo , pero de esos ´inocentes´ , descuente un 20 % , la CASTA , que vota al PP , a piñón fijo , por conveniencia , enchufismo y oportunismo : pperos , monjas , curas y obispos .
O sea que , de ´inocentes´ , na´ de na´ ...

28 de Diciembre :
........... Día de los Santos Inocentes ....!
o sea , Día de los que creyeron en el PP el 20-N .
.

¿ por qué no?

¿ por qué no?

cada vez mas me convenzo... http://goo.gl/fjxIos

Por cierto, excelente y recomendable filme que sugieres; "El discurso del rey, 2010".

Efectivamente Ernesto Ekaizer; "...entre no hacer o mirar para otro lado y las decisiones más extremas hay un largo abanico de posibilidades." La cuestión es, que siempre escogen las previsibles. Feliz Navidad!!! Para unos más que para otros.

España ya ha dejado de ser un país diferente para ser un país que se asemeja a los demás.
En todos los sentidos.
Desde la normalidad informática que nos ha seguido uniformando con el resto del mundo, al igual que antes ocurrió en menor grado con la irrupción en general de los supermercados que nos aportaron igualdad de compra en todas partes.
Y el turismo en las playas de todos los países.
España ha dejado de ser un país raro, para ser un país normal con gentes como en todas partes.
Gente informada y culta que tiene opinión y ejerce con responsabilidad cuando le toca.
Y a esa España actual le ha hablado el jefe del estado con la normalidad de quien sabe quien le escucha.
Esa parece ser la mayor diferencia apreciada.
El ejemplo de transparencia en la intención de decir lo que ocurre y las formas que se han de seguir para soltarnos el lastre que nos enreda.
La malversación, la prevaricación, la evasión de capitales y de impuestos ante una justicia que ha de ser igual para todo el mundo.
En un país con luz y taquígrafos y sin fanatismos.

He escuchado atentamente el discurso. Me ha parecido correcto el tratamiento del tema de la corrupción: el rey ha dejado claro que TODOS estamos sujetos al imperio de la ley, sin que nadie pueda pretextar ninguna causa de impunidad o de irresponsabilidad por sus actos. Y que el problema de la corrupción en España, especialmente la corrupción en la esfera de lo público, es un problema de la máxima relevancia que urge solucionar llegando hasta el final y atajándolo de cuajo, caiga quien caiga. Así lo he entendido. Me ha parecido correcto también el tratamiento del problema de Cataluña, otro tema que por su importancia cuanto debe ser solucionado a satisfacción de todos los implicados, arbitrándose las medidas y fórmulas que sean necesarias al efecto. Esto creo que es una llamada al orden a un Gobierno central que aunque ha actuado correctamente ante el desafío secesionista tiene que poner una mayor diligencia en la solución que la sociedad está demandando. Me ha gustado una frase: "En España nadie es adversario de nadie". El Gobierno tiene que escuchar la exhortación que el rey le está haciendo en el sentido de entablar el más amplio diálogo y en la necesidad perentoria de ponerse a trabajar a fondo en este problema, en colaboración con las autoridades catalanas, y encontrar las soluciones que todos necesitamos. Me ha gustado mucho la apelación a la necesidad de defender y garantizar el estado del bienestar alcanzado en España. Creo que es una prioridad fundamental que el Gobierno ha dejado de lado a la hora de establecer las políticas económicas que tratan de acabar con la crisis. Sin bienestar el estado no vale nada, vale muy poco. Finalmente, en el tema del empleo, creo que el tirón de orejas del rey al Gobierno y a los agentes económicos es claro: es INACEPTABLE el número de parados. Esto lo tienen que entender muy claramente el Gobierno, porque es la reclamación principal que el pueblo está haciendo, la solución al problema del empleo.

Seguramente algunos se estarán tronchando de risa de la cara de pavitos que se les habrá quedado a los otr@s pero no os preocupéis que el último ríe mejor, porque de eso se trata chicos de reir un poco y no tomarse la vida tan en serio, que estamos de pasada en la vida, que son cuatro días los que vivimos y hay que hacerlo lo mejor posible y si puede ser sin perjudicar a nadie, mamones, ja, ja, ja......

Oído el rey, el discurso de un joven no debe confundirnos sobre lo que ha sido un contenido excesivamente gubernamental en los temas de la economía, la Constitución y Cataluña. Se atrevió a destacar el tema de la corrupción pero solo hasta un punto, frustrante. Ni socialistas ni catalanistas pueden estar ni medianamente satisfechos. Ya no es posible hablar desde un trono real para todos los españoles.

Es evidente que la Casa Real de los Borbones sigue creyendo que puede contribuir de alguna forma a aminorar las responsabilidades judiciales de Iñaki Urdangarin manteniendo a la Infanta Cristina a su lado, incluso sentándola en el banquillo de los acusados, de no ser así la Casa Real hubiera actuado, presionado, etc., ya desde hace tiempo para solucionar el asunto de los delitos fiscales con un pacto.


No se entiende como una persona acusada por numerosos delitos, como es el caso de Urdangarin, puede seguir viviendo en el extranjero, disfrutando, además, de escolta pagada por el Estado. ¿Es la justicia igual para todos?

¿Que goza de simpatía el nuevo rey impuesto sin referéndum popular? Qué cosas

El único discurso del rey -después de cambiar la constitución por todos los españoles- que me gustaría oír, es el que proclamase la República como bien de todos y como ciudadano Felipe a todos los efectos. Y cada 5 o 7 años nuevo presidente. Que algún día sea así. Saludos y felices fiestas

Pelotas, más que pelotas ...

Es curioso, en varios comentarios de los lectores de esta noticia en periódicos ingleses (Independent y the Guardan) y en Die Telegraf, de Holanda, se pone a España como ejemplo de democracia: sentar a un miembro de una Famiia Real en el banquillo, eso indica una gran fuerza de la democracia, qué envidia ... etc etc. Vaya, lo contrario de lo que aquí decimos de nuestra democracia. Esto, aparte de demostrarnos que en todas partes las personas criticamos lo que tenemos cerca y anhelamos lo de los otros, también es indicio de una curiosa paradoja: elJuez Castro, con su empecinamiento garzonil (porque, nos guste o no es empecinamiento contra legem hacer lo que ha hecho sin acusaciones particulares y sólo con la acusación popular) va a ser un gran apuntalador de la Monarquía y del sistema, pues va a ejemplificar que la igualdad ante la ley es una realidad en España (que creo sinceramente que lo es). Por otro lado, nadie se acuerda de quién es la acusación popular aquí: Manos Limpias, el sindicato ultra y fascista.

Creo que diga lo que diga Felipe VI, será de corazón: nos felicitará la Navidad y nos deseará un próspero año nuevo...
Lo que me preocupa es lo que vayan a decir mañana que ha dicho, los panfleteros de cabecera del gobierno; porque nos van a guiar entre esta niebla con sus mentiras hechas verdad de tanto repetirlas... http://www.lesidea.es ... @Lesidea

Sinceramente no creo que a nadie le interese lo que diga, excepto a los periodistas que quieren hacernos creer que estos discursos son importantes. Los españolitos lo que queremos es trabajo, salud y dinero. Lo que nos diga el reyecito y su delgada esposa, nos la trae al pairo. Saludos, D. Ernesto, y gracias por su trabajo.

El discurso es un punto crucial para el futuro de la Monarquía, si no se toman las medidas oportunas más pronto que tarde los ciudadanos reclamarán una reforma constitucional

D. Ernesto, brillante exposición, reflejo de unos hechos consumados que la casta política a fin a una instituciones invadidas, nos quiere como siempre como siempre envolver en un papel de regalo que desvirtúa el contenido, menos mal que por fin la ciudadanía empezamos a actuar como ciudadanos responsables.

(...) “Los incumplimientos fiscales no sólo perjudican los intereses de la Hacienda Pública, y con ello los de la mayoría de los ciudadanos, que cumplen con sus obligaciones fiscales, sino que introducen un factor de competencia desleal en el sector en que se producen y, en resumen, en la economía española”, decía aquel convenio. Estas afirmaciones llevan al juez a concluir que “la naturaleza del delito contra la Hacienda Pública es un atentado a un bien jurídico colectivo de interés general y que por tanto no vulnera un bien jurídico individual, que pudiera ser propio y exclusivo de la Agencia Tributaria”. Y concluye: “Llegar a la conclusión de que en los delitos contra la Hacienda Pública el perjudicado, o el único perjudicado, es la Abogacía del Estado, sería tanto como decir que ante un fraude del que fuera víctima una comunidad de propietarios el perjudicado sería su administrador y no aquellos”. Es decir, que el delito fiscal es contra toda la sociedad(..)Correctísimo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal