Imputación, suplicatorio y renuncia

Por: Ernesto Ekaizer | 17 feb 2015

     

 

                                  Alberto_Jorge_Barreiro_magistrado_Supremo

 

   

 

 

 

   

 

 

 

 

 

 

   

 

   

 

   Muchos lectores se preguntan: ¿cómo es posible que el magistrado instructor Alberto Jorge Barreiro (foto) haya decidido imputar a los aforados en el caso de corrupción ERE de Andalucía (Chaves, Griñan, Zarrías, Viera y Moreno) por providencia y no por un auto judicial?

   La respuesta es sencilla: la providencia no supone, como tal, una imputación formal.

  El magistrado ha dictado una providencia de dos páginas en la que ordena ciertas medidas en relación a peritajes, la aportación de documentación por parte de la Audiencia de Sevilla y de la Junta de Andalucía y, al final, hace lo que se llama el señalamiento de las declaraciones voluntarias ofrecidas por los cinco aforados empezando por el 7 de abril de 2014.

   Es decir: les cita a declarar en calidad de imputados.

   Para imputar a un aforado, en este caso diputados y senadores, se exige que el Tribunal Supremo solicite previamente lo que se llama el desafuero, es decir, anular el fuero, a través del trámite de suplicatorio. El magistrado instructor eleva la petición a la sala encargada del caso. Esta petición es susceptible de ser recorrida por la persona afectada. Resuelve la sala encargada del caso. Puede confirmar la solicitud del magistrado o admitir el recurso y denegar la petición de suplicatorio. Una vez que se confirma, el Supremo cursa la petición a las Cámaras, Congreso o Senado.

   Bien.

   Entonces, ¿si no puede imputar sin previamente pasar por el desafuero a través del suplicatorio cómo es que el magistrado instructor acepta la iniciativa de los aforados y les cita a declarar en calidad de imputados?

  Pues funciona así: el artículo 118 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal permite la declaración voluntaria sin tener que solicitarse previamente al Congreso o Senado el desafuero o suplicatorio para que los aforados presten declaración.

  La idea es que con esta declaración el instructor puede concluir si cabe solicitar el suplicatorio o no merece la pena hacer el trámite.

  El pasado mes de noviembre, la sala encargada del caso de los ERE, presidida por Manuel Marchena, ahora presidente de la sala segunda, admitió la causa solamente para investigar a los cinco aforados ya citados. Allí decía:   

   "Si como consecuencia de las diligencias de investigación el investigador aprecia indicios racionales de criminalidad contra cualquiera de los aforados deberá exponerlo a esta sala a los efectos de la solicitud del suplicatorio, conforme al artículo 71.2 de la Constitución, con carácter previo a su inculpación formal, procesamiento, o adopción de cualquier medida cautelar".

  Por tanto, la sala distinguía de facto entre una "inculpación formal" y lo que podríamos llamar la imputación a efectos, por ejemplo, de la declaración voluntaria que habrán de prestar los cinco aforados a partir del 7 de abril.

  Es decir; una persona aforada no puede ser imputada o inculpada formalmente sin que previamente el magistrado instructor, parafraseando al auto, exponga a la sala la necesidad de aprobar el suplicatorio a las Cámaras.

  En realidad, este auto del mes de noviembre ya suponía una imputación o inculpación, por así decir, informal. Porque admitía que había indicios generales contra los aforados.

  Pero una cosa son esos indicios y otra lo que plantea concretamente la sala en su auto:

  "Si como consecuencia de las diligencias de investigación el investigador aprecia indicios racionales de criminalidad contra cualquiera de los aforados..."

   Es por tanto, el magistrado instructor el que ha empezado a investigar y valorará en su momento si otorga a los indicios la jerarquía como para pedir a la sala el suplicatorio.

   El magistrado Alberto Jorge Barreiro se ha mantenido en esa regla no escrita del Tribunal Supremo según la cual se intenta no interferir con decisiones judiciales en procesos electorales.

  Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, ha convocado elecciones autonómicas para el 22 de marzo. Por esta razón, el magistrado ha hecho el señalamiento, las citaciones, para después.

 Veamos algunos antecedentes recientes.

  En julio de 2009, Luis Bárcenas, senador, y Jesús Merino, diputado, ambos del Partido Popular, declararon voluntariamente en el Tribunal Supremo en calidad de imputado provisionales, una etiqueta que les puso el magistrado instructor Francisco Monterde.

  Tras la declaración de Bárcenas y de Merino, el magistrado solicitó ambos suplicatorios al Senado y al Congreso de los Diputados, respectivamente. Y la sala encargada del caso Gürtel confirmó la solicitud.

  Fue a finales de julio de 2009.

  El Congreso y el Senado votaron a favor de los suplicatorios en septiembre de 2009.

  Ambos renunciaron a sus respectivos escaños, siete meses más tarde, en abril de 2010.

  Ahora cabe la pregunta: ¿cuándo se debe renunciar al escaño?

  El mismo magistrado del que hablamos, Alberto Jorge Barreiro, abrió juicio oral contra el juez Baltasar Garzón por el asunto de la intervención de las conversaciones en prisión de varios presos de la trama corrupta Gürtel con su abogados, imputados también.

  Pues, en ese momento, cuando el auto resultó ser firme, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) suspendió la actividad de Garzón como juez.

  Si los jueces consideran el momento procesal de apertura de juicio oral para uno de los suyos como el momento clave, ¿no habría que aplicar este criterio con los políticos? Es decir: cuando se dicta auto de apertura de juicio oral, cuando se acusa a una persona imputada. 

  Puede ser que sea necesaria una diferenciación.

  Se puede establecer en el caso de los políticos, por ejemplo, que el momento sea cuando el magistrado instructor eleva a la sala la solicitud de suplicatorio a las Cámaras y la sala lo confirma.

  Pero en ningún caso esa exigencia debería plantearse por la declaración de los aforados en calidad de imputados "informales", para retomar la idea del auto del pasado mes de noviembre en el caso de corrupción de los ERE de Andalucía. 

    Va de suyo que lo mismo es aplicable al presidente de Melilla Juan José Imbroda, que ha ofrecido declarar voluntariamente ante el Tribunal Supremo.  

   

 

Hay 17 Comentarios

Publicado por: Paco | 18/02/2015 10:47:09

Chávez, Griñán, Esperanza Aguirre, Rajoy y un largo etc.
Pero ¡tonto el primero!, porque, como Vd. dice este país es una indecencia y el que primero lo hiciera sería la irrisión general

El terreno de juego hace mucho tiempo que está embarrado y el que quiera jugar en él tendrá que mancharse la camiseta, no importa que sea nuevo en la liga.

En mi opinión, que el Tribunal Supremo no pida el desafuero suele ser en la gran mayoría de los casos una forma de retrasar la muerte política de un dirigente político implicado en una causa judicial.


No domino la jerga del mundo del derecho, pero en mi opinión, la administración de justicia no debe basarse nunca en indicios sino en pruebas, quiero con ello decir que el Poder Judicial, a través del juez correspondiente, no debería llamar a nadie, abrirle una causa a un ciudadano, y menos todavía a un dirigente político, sin disponer previamente de suficientes pruebas inculpatorias. Los indicios deben servir únicamente para comenzar una investigación, investigación que la policía y el Poder Judicial deben llevar con la máxima discreción sin acusar a nadie hasta disponer de las suficientes pruebas. Creo que debería existir una ley que impidiera abrir causas sin las suficientes pruebas, o como mínimo que castigara, sancionara, al juez que abre una causa a un ciudadano sin necesidad, injustificadamente, erróneamente. Ley que además debería contemplar una indemnización para todo ciudadano cuya imagen se vea afectada por una actuación judicial injustificada.

Es evidente que , DE MOMENTO, no se les ha imputado NINGUN DELITO. Y tengo la impresión de que después de tomarles declaración, la cosa quedará en nada. Las instrucciones judiciales de ALAYA y RUZ , han sido UN COMPLETO DESASTRE. Y se verá en los juicios.

Nos queda claro que las personas cometen delito cuando se infringen las leyes que regulan las gestiones o los derechos y libertades.
En nuestra sociedad de derecho, aun con muchas leyes anquilosadas y del siglo pasado, nos sigue manteniendo en pie a la ciudadanía la idea de que nadie puede hacer lo que le de la gana, y quedar impune.
Estas navidades le quitaron el bolso en unos almacenes a un familiar y ayer acudimos al juzgado todos juntos y en buena armonía.
La persona que realizó el hurto, que había sido detenida in fraganti por los servicios de vigilancia, y las víctimas del hurto, y el agente de la autoridad.
Como gente civilizada.
Hola buenos días, buenos días Vd. primero. Gracias.
Ciudadanos y ciudadanas que al final se reconocen como componentes de una sociedad en donde siempre ha de existir el delito y los juzgados, víctimas y ladrones.
Pagando cada cual su parte o cuota, perdiendo un día de trabajo, con gastos de desplazamiento, y una multa más o menos simbólica a quien fue pillado con las mano en la masa, para sacar algo y seguir viviendo.
Que en ese día tuvo pérdidas, son los gajes del oficio.
Y el sistema se queda justificado, impartiendo justicia y dando trabajo a un montón de gente, incluido el parking del lugar, que estaba a tope.
Y así cada día, por no hablar de los bares y restaurantes de la zona.
Aquello parecía un mercado en hora punta.
Un claro ejemplo que retrata todo lo que nos falta como sociedad civilizada por mejorar.
De forma descarnada, eso si con educación, hablando por el móvil todo el mundo, incluso la persona que se intentó llevar el bolso.
Seguramente sin trabajo, ni oficio ni beneficio.
Ni falta que le hace.
Pues a nadie ni a ningún sistema le preocupa si come o no come ese día o si duerme bajo techo o en la calle.
Una multa de 150 Euros, y a la calle todo el mundo.
Y mañana más.
Con lo que le parking siempre está lleno y la cafetería, y los restaurantes de los alrededores.
Pensando un poco, es que seguramente no nos alcanza más la imaginación o nuestra cabeza.
No damos más de si.
Es lo que hay, una sociedad sin límites, sin escuela para todo el mundo, sin una garantía de apoyo a quienes están en el abandono, y se les permite y consiente.
Y si roban un bolso al descuido, siempre podrán ir al juzgado si se les coge, y después de un juicio rápido con su sanción y todo, se les manda otra vez a la calle.
Con la esperanza de que vuelvan.
Pronto.



Todo eso está genial desde el punto de vista judicial.

Desde el punto de vista político Chavez y Griñán deberían estar en su casa desde hace muuuucho tiempo.

RESPONSABILIDAD POLÍTICA.

Si ellos no han robado, o lo han consentido o no se enteraban de nada mientras saqueaba a su alrededor la gente que estaba a su cargo.
Por lo tanto A CASITA.

Y Esperanza Aguirre más de lo mismo, y Rajoy por Bárcenas más de lo mismo.

Eso es lo que ocurre en paises decentes.

un abogado viejo me dijo : cualquier juicio es como tirar una moneda al aire.

Un abogado viejo me dijo :En España cualquier juicio es como tirar una moneda al aire : puede caer incluso de canto

¿De verdad todo lo que explica tan bien Elkaizer interesa a alguien? Primero ajusticiemos y luego juzguemos al reo. Eso es lo que quiere mucha gente, a la vista de algunos comentarios. Esa que firma como pontevedresa está tan convencida de que hay que entrar a matar que lo único que quiere es que apliquen garrote vil ya y luego ya se verá si son o no culpables... penita de país que olvida que NO HAY Estado de Derecho sin presunción de inocencia.

A mi me dá que estos dos son muy listos, sobre todo el Chaves, y que se sabían muy bien lo que iba a pasar, que seguramente será poca cosa si no es nada.

La Justicia no puede basarse en opiniones y si en hechos a los que se les aplica la normativa legal, de tal forma que lo importante es la identificación exacta del hecho que se juzga.

Vaya rollete jurídico que nos mete vd. en este larguísimo y farragoso escrito. La realidad es que todos sabemos que desde la mismísima Junta de Andalucía se creó un entramado de corrupción y de reparto de dinero que en algunos casos llegó dicho por sus beneficiarios hasta "pa asá una vaca" con eres falsos y con cursos de formación para parados que no se dieron. Fueron presidentes estos dos emboscados en Madrid, Chaves y Griñán, que ahora se les ve con una cara impresionante porque saben que la Justicia es lenta pero llega. Esperamos que tanto en este caso como en tantos que han salido tengan que pagar por sus delitos si los hay o por sus fallos "in vigilando" como era su obligación

Vamos, Ekaizer. Que cuando es del PSOE, les imputan... pero de mentiras. Sí, sí. Curiosamente Bárcenas pasó exactamente por esta misma situación (idéntica). Y entonces tú, este periódico y otros tantos estabais ya pidiendo no sólo su cabeza, sino la de todo el PP. ¿De dónde os viene esa incapacidad para mediros con la misma vara con la que medís a los demás?

Muy buena explicación sobre lo que ha pasado en situacion que sucede sobre los casos de Chavez y Griñan.

Parece que estamos en la época del "Partido de la porra", grupos de personas que apaleaban, sobre todo en época electoral a quienes se les enfrentaba. La división de poderes no existe aún en España: los jueces y magistrados parecen empleados del gobierno que reciben órdenes de arriba. Antes los gobernadores y los Salcaldes ordenaban al juez a quien debía condenar. Estos datos los relata Gerad Brenan en el Laberinto Español, que parece lo ha escrito antesdeayer: ciertos fiscales y ciertos jueces hacen por las urnas más que cien mil campañas. Todo es producto de lo mismo: la corrupción de todas las clases de la sociedad. Necestamos un barrido en profundidad.

Hace unos años no era tan generoso con los políticos el señor Ernesto. Ahora dice que apertura de juicio oral. Lo que hay que ver.

Esclarecedor para todos aquellos que quieran entender algo sobre el particular, que luego hay mucho leguleyo y leguleya impartiendo doctrina, incluido los medios de difusión y que se salve el que pueda, que no son muchos ni muchas.

Mis felicitaciones, Sr. Ekaizer.
Más claro y más explícito es imposible. Lo que ocurre que en éste santo país se suele hacer mucho ruido justo antes de una cita electoral, no sé, pero en la justicia algo o mucho huele a quemado. Dicho lo cual, no cabe exculpar, en su caso, a los señores Cháves y Griñán, o Imbroda, si han cometido los delitos que, presuntamente, se les presumen.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal