Contabilidad ilegal, pura y dura

Por: Ernesto Ekaizer | 24 mar 2015

                Ruz 3

 

    El juez Pablo Ruz ha confirmado, en su auto de conclusión de la investigación de los papeles secretos de Bárcenas, que el PP tuvo una caja b, o contabilidad b, entre 1990 y 2008.  Esto nos lleva a una conclusión elemental: el PP salió ileso del caso Naseiro en 1992 -el Tribunal Supremo anuló la instrucción sobre las comisiones ilegales- y sin solución de continuidad perfeccionó su sistema de financiación ilegal. Luis Bárcenas ya estaba allí con Rosendo Naseiro. Y siguió más tarde bajo la tesorería de Alvaro de Lapuerta Quintero, el hombre que cubrió la plaza de Naseiro por decisión de José María Aznar.

   Dice el juez, en el auto dictado este lunes, que se ha constatado "un sistema de financiación del Partido Popular llevado a cabo a través de aportaciones procedentes de fuentes privadas que, de forma sistemática, entre los años 1990 y 2008, habrían incumplido los límites, requisitos y condiciones establecidos en la ley, estando a cargo del gerente nacional del partido -el imputado Luis Bárcenas Gutiérrez - y del tesorero de la formación -el imputado - Álvaro de Lapuerta Quintero- desde 1993 hasta junio de 2008, siendo entonces sustituido en el cargo por Luis Bárcenas".

  Si los papeles publicados por EL PAÍS estremecieron a la opinión pública nacional e internacional en febrero de 2013, fuerza es reconocer que el auto del juez Ruz no es menos conmovedor. Porque relata cómo la investigación ha confirmado la mayor parte de las anotaciones manuscritas de Bárcenas, gerente has junio de 2008 y tesorero después de la convención de Valencia de aquel año.

   En cuanto a las donaciones ilegales, dice el juez que la investigación "permite dotar de suficiente apariencia de veracidad al conjunto de aportaciones económicas registradas y atribuidas a los querellados". Pero, al tiempo, señala que "no resulta posible establecer una vinculación o relación entre los ingresos por donaciones investigados y la adjudicación de contratos públicos a los presuntos donantes, la conclusión provisional deber ser a tal respecto la de la ausencia, por el momento, de suficientes indicios para estimar justificada la comisión de los delitos atribuidos a los distintos querellados, procediendo en consecuencia el sobreseimiento provisional de las actuaciones respecto de los mismos".

   Considera el juez como presuntos responsables de los delitos cometidos con la caja b del PP (donativos ilegales y pagos en negro de las obras de Génova) "a sus empleados Bárcenas (en su condición de gerente y después tesorero), Álvaro de Lapuerta (en su condición de tesorero) y Cristóbal Páez (en su condición de adjunto al gerente, y más tarde gerente de la formación)". Y si estas personas no pudieran reparar lo defraudado caso de sentencia condenatoria, el PP deberá pagar por ellos. Eso es ser responsable civil subsidiario.

               _635627087887914751w_de5af597

 

  Pero como dice Ruz, Bárcenas y los demás eran "empleados". La definición es muy pertinente. Porque por encima, los administradores de derecho, eran otras personalidades.

¿Quiénes eran los responsables/administradores según las escrituras aportadas por el PP al juzgado?

En 2004, ya Rajoy junto con Ángel Acebes.

 Y, ¿en 2008? Rajoy y María Dolores de Cospedal. Pero, a diferencia de Bárcenas, para ellos no se ha interrumpido el plazo de prescripción porque no se les imputó en su día.  

http://politica.elpais.com/politica/2015/03/22/actualidad/1427055795_548318.html

  Por tanto, si se les quisiera imputar  ahora como administradores responsables que habían delegado en sus "empleados", como los califica Ruz, ya no sería posible.

  Ruz hace un minucioso análisis de la obra en el cuartel general de Génova en los años 2007, 2008 y 2009, piso por piso.

  Y se detiene ampliamente en la séptima planta, la de Rajoy, con los trabajos y las múltiples facturas.

  ¿Se puede creer que el responsable de la administración del PP, Mariano Rajoy, y la secretaria general, María Dolores de Cospedal, también responsable, según la escritura de 1 de octubre de 2008, no supieran nada de cómo se financiaban y pagaban las obras ejecutadas a lo largo de varios años?

    Ustedes mismos.

Hay 6 Comentarios

Tengo un amigo, republicano de unos 50 años y, además una de las mejores personas que conozco, que cada vez que sale un tema, que incluya al dictador, dice medio pensativo y medio cavilando, más o menos la misma frase: “tendrían que desenterrarle los huesos, fusilarlos, y luego volverlo a enterrar”.
Es la frase de un hombre que jamás encontró suficiente desagravio a la infamia ilimitada que sufrió este país, hace 8 décadas. No hay compensación alguna posible, al inmenso escarnio sufrido por los españoles.
Guardando las diferencias, el hecho de que FALTE el marco legal que permita que caiga sobre los “sociopatas” del PP las consecuencias totales de sus actos, resulta perturbador. Es de justicia elemental que estos canallas paguen por lo que han hecho. Es lo natural, desde la perspectiva de cualquier ciudadano normal. Estamos cansados de la impunidad que vemos cotidianamente. Pero, desde la perspectiva de un juez, cuya misión fundamental es la aplicación de la ley, el hecho de encontrarse con que, esa ley, no cubre determinadas ofensas a la sociedad, debe ser demoledor.

La lección, es que la ley ha de ser modificada, primero tipificando delitos tan graves como la financiación ilegal de un partido político, cuyos fin es alcanzar el PODER GUBERNAMENTAL y la dirección política de un país, una región, etc. NO estamos hablando de una Organización No Gubernamental, como cínica y groseramente, nos quieren colar.
Segundo, la gravedad de la financiación ilegal de un partido, comportan tal carga de daño a la democracia, con tan graves y profundas implicaciones y, apareado con tan diverso conjunto de ilegalidades para poder llevarse a cabo, que le dan un carácter muy especialmente dañino.
Se trata de un conjunto de delitos que, por su magnitud, impacta nada menos que causando la tergiversación total de la voluntad ciudadana en su conjunto y, de su marco institucional. No hablamos de unos delincuentes comunes. Se trata de una organización, que para el cumplimiento de esos delitos, requería (y requiere aún) tener una coordinación, una estructura, control, intencionalidad, compromiso con ciertas prácticas y voluntad de delinquir, al punto tal que, revisten carácter de banda organizada.
La modificación de la ley electoral debería incluir la NO prescripción de estos delitos, porque al igual que los crímenes de lesa humanidad o el terrorismo, hay daños que no tienen fecha de caducidad, además de ser, prácticamente, irreparables.
La prescripción, seria como pasarle un borrador a la responsabilidad de los autores.

Tercero, la nueva ley electoral y otras, no debe ser influida, en su diseño y aplicación, por los actuales y pasados actores del panorama político. Todo el que tenga cierto número de años de antigüedad en funciones legislativas, está contaminado por la sospecha. Ya sabemos que estas personas serían un factor contaminante, por aquello de que “quienes hacen la ley hacen la trampa”. Y ya tenemos buena experiencia de ello.
El resquicio legal, que da pie a la impunidad de delitos como los cometidos por el PP, es gravísimo. Si estos “señores” del PP son severamente castigados, habrá al menos, una mínima compensación social. De lo contrario, estamos ante una quiebra institucional. Todo ello, sin entrar a considerar que LOS MÁXIMOS responsables del partido tengan la impudicia de presentarse como desconocedores de todo de lo que allí dentro sucedía.
Hacen falta muchísimos jueces Ruz.
De momento se va, pero bienvenido su espíritu.

Como dijo el anterior jefe de estado: La justicia es igual para todos.
Cosa que es cierta para la mayoría de los españoles, y además implacable y sin contemplaciones.
Podemos ver los casos de familias desahuciadas de sus casas por impagos puntuales, a veces por causas de fuerza mayor al perder sus empleos.
Y no contemplarse por parte de la administración ninguna alternativa que permita rehacerse a las familias afectadas, sino que se ejecuta la hipoteca y se quedan en la calle.
Así de simple.
Y de tremendo.

Ekaizer, veo que todas las últimas entradas del blog no tienen comentarios. Nadie escribe? Nadie lee? Hay alguien ahí?.........

Bueno, pues a ver que dicen ahora los pepes, ya me tarda ver con que salen de esta vez.

Don Ernesto.
Si después de los rios de tinta que han caido, al final es esto lo que hay, sinceramente me parece muy poco. !Ojo! No hablo en términos políticos, en términos estrictamente judiciales para todo lo que ha llovido se queda en poca cosa. Por cierto, se ha olvidado de la presunta "mordida" de los 200.000 euros de Toledo que se ha quedado en una mera remisión a juzgados de instrucción en Toledo, por presunta prevaricación administrativa. Insisto, poca chicha para tanta fiesta. !Ah! Y después de esto que se prepare Bárcenas en el pleito cicil por derecho al honor porque el TRIBUNAL SUPREMO va a darle la razón a Cospedal y probblemente incluso suba la indemnización que le va a tener que pagar.

que te parece la manipulación de algunos medios, que titulan Papeles de Bárcenas: Ruz no halla la prueba de que Rajoy supervisara la 'caja B' del PP, que manera de no contar la verdad.

http://www.elconfidencial.com/espana/2015-03-24/papeles-de-barcenas-ruz-no-halla-la-prueba-de-que-rajoy-supervisara-la-caja-b-del-pp_733541/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal