La doble cara del `sentido común´

Por: Ernesto Ekaizer | 16 mar 2015

        1424806766996

 

 

   Mariano Rajoy ha vuelto a exhibir su talante favorito e ideal, el del sentido común, al hablar esta mañana sobre la imputación en nuestro sistema legal.

  "Hay imputaciones e imputaciones. La imputación no significa condena. Hace pocas fechas, el Tribunal Supremo ha archivado acusaciones contra dirigentes políticos importantes. El gran problema que tiene la imputación... y hacer que una persona no pueda presentarse a las elecciones, es que se está haciendo un juicio antes de que proceda", le dijo al periodista Carlos Herrera en Onda Cero. 

  "Todos los casos son distintos, en cada caso concreto habrá que tomar una decisión concreta", precisó.

 Bien.

   Se supone que Rajoy se refiere a casos de su partido, pero no desconocerá, entre otros, el archivo de las diligencias contra su paisano Pepe Blanco, ex secretario de Organización del PSOE y actual eurodiputado, cuya investigación durante más de un año, sin tramitarse su desafuero o suplicatorio para imputarle, como es preceptivo, acabó finalmente en sobreseimiento. El Partido Popular solicitó en 2013 su renuncia al escaño.

   Pero es que Rajoy acaba de insinuar algo parecido hace pocas fechas.

  "¿Cómo me habla de corrupción cuando tiene diputados y senadores llamados por el Tribunal Supremo y no les ha pedido ninguna responsabilidad?", le espetó a Pedro Sánchez el pasado 24 en la primera jornada del debate sobre el Estado de la Nación, en referencia a Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

 Sin embargo, ante los medios de comunicación, Rajoy exhibe sentido común con su frase "hay imputaciones e imputaciones".

  Precisamente, el presidente del Gobierno sabe, porque ya lo ha vivido en julio de 2009 con el entonces tesorero (dimitido temporalmente en aquellas fechas) del PP y senador Luis Bárcenas, que los representantes de la soberanía popular pueden acogerse al artículo 118 bis de la ley de Enjuiciamiento Criminal y ofrecerse a declarar sin esperar a que se pida antes el suplicatorio.

 Como no se les puede privar de su derecho a la defensa, diputados y senadores declaran como imputados. Luego el juez instructor y la sala deciden sobre si se cursa o no el suplicatorio a las cámaras.

  Pero con anterioridad ha habido otra circunstancia en la que Rajoy dice una cosa y hace otra.     

  Me refiero al caso de Magdalena Álvarez.

  Mientras Luis de Guindos, ministro de Economía, intentaba apartarla de una de las vicepresidencias del Banco Europeo de Inversiones (BEI) por su imputación en el caso de corrupción de los ERE de Andalucía, veamos lo que decía Rajoy en esas fechas.

  El 21 de marzo de 2014, el presidente del Gobierno explicaba desde Bruselas: "A mi no me gusta adelantar acontecimientos. En estos momentos hay una imputación que en absoluto supone una declaración de culpabilidad. Por tanto, mientras no se demuestre lo contrario todas las personas son inocentes".

  http://blogs.elpais.com/analitica/2014/08/christine-magdalena.html

  Sin embargo, el ministro impulsó la destitución de Magdalena Álvarez aprovechándose de las decisiones judiciales, algunas de las cuales, como las fianzas, fueron anuladas posteriormente por prematuras. Pero para esas fechas, Guindos ya había conseguido colocar a Román Escolano en lugar de Magdalena Álvarez en el BEI.

Hay 9 Comentarios

Ruego preste atención a un nuevo concepto con su correspondiente adjetivo y un punto de vista diferente hasta ahora.
Acostumbrados a aceptar que el poder corrompe, este nuevo concepto viene a demostrar que no solamente ocurre este hecho. El corrupto ¿nace o se hace?: Unos se hacen y otros reúnen todas los requisitos caracterológicos para imponerse en el poder. Una cosa es la corrupción (síntoma) y otra cosa es la "poderopatía" (la patología del poder -causa-), algo más amplio y complejo.
Recomiendo la lectura de este trabajo. Para localizar con el buscador: Amazon libros y una vez dentro "Poderópatas". Desearía me dé su opinión.
Le sigo, le admiro y le respeto.

En este país corrompido hasta el tuétano en todos los niveles no es necesaria mucha ingienería jurídica o abuso de las garantías jurídicas o triquiñuelas legales, se puede ir y se va a la brava y por derecho. Pero tanto cuando se sigue una u otra vía, no todos tienen el mismo poder para hacerlo.

Los diferentes niveles o categorías en el que se enjuicia todo lo que ocurre o que nos rodean siempre a la gente de todas las épocas.
Aconseja en el mejor de los casos optar por el mal menor, o lo que menos nos perjudique, ya que por mucho que nos esmeremos es normal llevar siempre llenos de barro los zapatos, por el hecho de caminar.
Al estar vivos y activos en el día a día, quien hace siempre corre el riesgo de equivocarse, y los demás de señalar los errores, también.
Pues además de humanos no somos ángeles nadie, y ello conlleva asumir que una parte de nuestra historia siempre estará cargada de sambenitos y de quiero y no puedo, o de culpas y débitos propios y ajenos.
Aunque tratemos de caminar siempre por el camino más duro, el barro se nos pegará a la suela o el polvo del camino, es consustancial con nosotros.
Siempre.
Por eso se debería decir y explicar que las cosas en política han de ser en función de nuestra condición de personas, de humana condición.
Para no seguir siempre repitiendo el mismo mantra.
De quiero y no puedo.
Pues por más composturas que se hagan, siempre vendrá alguien inesperado y las tirará al suelo de una patada aunque sea sin querer.
Pues somos mucha gente, cada cual hijos o hijas de nuestra madre o de nuestro padre.
Y eso hay que asumirlo.

Pues tenemos lo que nos merecemos. En las próximas elecciones habrá que demostrar si aun le quedan neuronas activas a este país

Rajoy sigue usando una mezcla de la tecnica del avestruz y la del
"tio Paco" (el otro gallego)...

triste

http://www.probamos.com/como-evitar-comisiones-bancarias/

Resumiendo, que está mal no?

Resumiendo, que está mal no?

Se demuestra claramente cómo los políticos son perversos hasta que se les coge en la mentira, aunque luego, no se puede hacerles nada. Qué podemos hacer con de Guindos, que ha anulado una carrera profesional en el BEI a Magdalena Álvarez solo para poner a uno de sus acólitos, a sabiendas de que la imputación podría quedar en nada, como así ha sido.
Hace muchos años ocurrió lo mismo con Demetrio Madrid, presidente de la Comunidad de Castilla y León, que fue imputado en una causa y Aznar se apresuró a pedir su dimisión. Luego fue absuelto pero el daño ya estaba hecho. Aznar nunca pidió excusas, solo faltaría.
El problema que tiene el PP es que Rajoy no puede hacer las listas electorales si no cuenta con imputados, por eso él dice que hay imputados e imputados. Es decir, los suyos son los buenos que luego serán absueltos y los de los demás son lo malos que, esos sí, serán culpables. Es la deducción gallega de Rajoy. Él lo tiene claro.
Felipe González está en un error diciendo que es correcto poner en las listas electorales a personas imputadas, cuando su secretario general ya ha dicho que no lo va a hacer. Entre González y Díaz anda el juego para poner palos en las ruedas de Sánchez.

El señor Rajoy es de aquellos que tira la piedra y esconde la mano.
Solo hay que coger la maquina de sumar, para saber la cantidad de ministros y otros que ha eliminado, y él, como si sintiera llover, tan pancho.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal