Las orejeras del presidente

Por: Ernesto Ekaizer | 06 abr 2015

10687829w
 

 

 

  Mariano Rajoy, timonel previsible, está decidido a mantener el curso. No cree que las “discrepancias”  en el seno del Partido Popular, que haberlas, como las meigas, haylas, deberían llevar a hacer cambios. Rajoy, en este punto, es más aznarista de lo que se cree.

  ¿De quién si no de Aznar es aquella metáfora de la lluvia fina enunciada en su primera legislatura, para definir la necesidad de una acción templada, lenta y moderada, que diría José María Marco?

   Problema: que, a diferencia de la época de Aznar, tiene Rajoy el partido hecho uno zorros. El fuego cruzado entre María Dolores de Cospedal y Javier Arenas no es único. El guirigay montado en Madrid cuando Rajoy bajó el pulgar para cargarse a Ignacio González y lo subió para nombrar a Esperanza Aguirre ha sido todavía más espectacular.

    Cuando hablas con algunos miembros de la dirección del partido en privado es como si asistieses a una sesión de terapia. No entienden cómo han llegado a esta situación con una recuperación macroeconómica que ha convertido a España en la darling de la Troika, perdón, de “las instituciones”, como se llama ahora a la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

    Pero Rajoy sí lo entiende. Cree que llegará un momento, antes de las elecciones generales de finales de 2015, en el que los ciudadanos también terminarán por querer a su política económica como pasa en el exterior.

    Los caballos tienen ojos muy grandes y su vista es poderosa, hacia el frente y a los costados, mucho más que la de los humanos. Su concentración requiere, pues, el uso de anteojeras u orejeras, según se prefiera, para evitar a los insectos o neutralizar la intromisión de sonidos.

  Es lo que sugiere Rajoy para el Partido Popular. Sus dirigentes deberían llevar estas anteojeras y mantener el curso. La lluvia fina de la recuperación económica hará el resto.

  Esta lluvia fina está emparentada con la célebre idea del efecto filtración o trickle-down effect con que se identifica a las políticas de Ronald Reagan y Margaret Thtacher, a saber, que si los ricos ganan más, para lo cual hay que diseñar políticas en ese sentido, ello terminará favoreciendo a los más necesitados. El economista John Kenneth Galbraith bautizó esta lluvia fina como la teoría del caballo y del gorrión. Si das suficiente granos de avena al caballo, algunos de ellos se filtrarán y alimentarán al gorrión.

    La recuperación económica española es una realidad. Las dos recesiones, que pueden ser perfectamente definidas como una Gran Depresión, han quedado atrás, pero la economía ni ha recuperado toda la producción perdida, ni las cosas volverán a ser lo que aparentemente fueron. Porque las recetas aplicadas han cambiado radicalmente el paisaje. No es que la recuperación todavía no llega a “muchos” sectores de la población. La pregunta es otra más dramática: ¿llegará alguna vez?

    Más de tres años y cuatro meses después, Rajoy sigue, a 31 de marzo de 2015, con un número de parados en el INEM por encima de los que heredó de Zapatero (4.451.939 personas contra 4.442.359), mientras que por el lado del empleo los afiliados a la Seguridad Social, a 31 de marzo, se sitúan en 16.832.801, contra 17.229.922 a 31 de diciembre de 2011.  

   La reforma laboral ha tenido los efectos que buscaba. La precarización, la reducción de los salarios y el incremento de la pobreza han sido consagrados; no son efectos colaterales. 

   Pero si el mercado ha funcionado, por así decir, aumentando las desigualdades preexistentes, lo que lleva a sus verdaderos promotores, la Comisión Europea entre ellos, a sorprenderse, los recortes del Estado de bienestar han completado la faena. Baste echar una ojeada a los datos de protección por desempleo. La tasa de cobertura ha caído al 55,7%, su nivel más bajo desde octubre de 2001, según los datos del Ministerio de Empleo. El número de beneficiarios de algún tipo de prestación se situó en febrero en 2.372.615 personas. Es una disminución del 13,7% con respecto al mismo mes de 2014. Si se toma como referencia la Encuesta de Población Activa (EPA), el número de parados sin ninguna protección es bastante mayor.

   Y no es un problema de cantidad. Es decir, si la tasa de crecimiento es del 2,5% o del 3%, como parece sospechar Rajoy o le explican sus asesores, devotos creyentes del trickle-down effect. Porque la traducción de esos guarismos en términos sociales ya no es lo que era.

  Aún así, esta situación no opera en el vacío. Porque al mismo tiempo, el PP ha estado y sigue estando en el centro de la corrupción. Pero, sobre todo, los ciudadanos perciben que el PP vive en un inquebrantable estado de negación.

   La fórmula incremento de las desigualdades + corrupción + estado de negación es lo que está pasando y… seguirá pasando factura.

    

   

 

Hay 7 Comentarios

De acuerdo. Y más allá la operación sin sentido de la verdadera madre de todos los latrocinios: el mundo financiero internacional establecido como una gigantesca extractora del valor económico de creación social, para incremento permanente de la concentración de capital y renta en manos de minorías cada vez más reducidas. ¿Y el famoso mercado, o mercados? Mal, gracias. Sigue vigente una ley de hierro del capitalismo funcional: el crecimiento de la demanda "por abajo" resulta imprescindible para el crecimiento y estabilidad económica y social del sistema. Esta otra ley de características "acien regime", sean las lealtades interpesonales y piramidales las predominantes en detrimento claro de las institucionales (por ejemplo "Hacienda somos todos"), y salga el sol por Antequera que es nuestra. Salud, compañeros, el final se acerca.

La situación empeorará, eso es evidente. Al PP le van a salir muchos enemigos inesperados, interiores y exteriores. A medida que la intención de voto se reduzca los cargos electos personalizarán la situación y sus respuestas a la situación complicarán la cosa. Atentamente. Winston Smith 2015 Apátrida

La recuperación nunca llegará a muchos españoles, porque eso va a depender de cada cual, no solo del gobierno.

Si hay algo más grande que las orejeras de Rajoy son las orejeras de Erkaizer. Hace falta tenerlas, y muy gordas, para ver los parados de Rajoy y no haber visto los de ZP. Y es que poco más hay que decir. Erkaizer se deja leer, pero el sectarismo lo mata.

Para mí lo más preocupante es como el PP ha ido desalojando jueces de sus puestos a su entera conveniencia; ha aprobado artículos de su reforma laboral sabiendo que incurría en fraude de ley y que, hasta llegar a ser derogados por la AN, el Supremo o el Constitucional, irían haciendo su efecto; como Rajoy ha convertido la figura de Presidente del Gobierno en la de un vulgar mentiroso. Hace meses que este Gobierno debería haber caído. Que haya alguien que pueda ser capaz de llegar a votarlo (sin ser beneficiario directo de su corrupción), es algo que aún sigo sin entender.

Si la gente es feliz auto-engañándose,allá ellos. Ningún país puede registrar crecimiento legítimo cuando su deuda externa posiblemente supera el 100 del PBI. Y esta es nuestra situación, Sr. Ekaizer. Lo que diga Rajoy, no merece la mas mínima credibilidad. Quien miente con tanto descaro como este hombre, no es creíble nunca. Rajoy tiene vocación de avestruz, la tuvo siempre. Ante cada problema esconde la cabeza en tierra. Los jóvenes entre 18 y 24 años adhieren al PP solo el 4.3%. El PP tal como está planteado es inviable. El haber nominado a la Espe para Madrid, no es para favorecerla, sino para terminar de hundirla.

Muy buen artículo. Siempre da gusto leer a Ernesto o escucharlo por la tele.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal