Dracmatizar

Por: Ernesto Ekaizer | 01 jul 2015

 

                 Tsipras-cierre-bancario--644x362

 

 

 

  Grecia ya ha entrado desde la medianoche de ayer hora peninsular española en situación de impago/mora respecto de 1.550 millones de euros que debía abonar al Fondo Monetario Internacional (FMI). El referéndum del domingo 5 de julio tendrá lugar, pues, en una situación de default, probablemente el primero de otros que van a producirse en las próximas semanas.

    Toda la atención se concentra ahora en el referéndum y en sus consecuencias. La consulta, anunciada cuando existía una propuesta de los acreedores, se va a materializar sin ella, habida cuenta de que ha sido retirada horas después de conocerse, precisamente, la  intención de convocar el referéndum.

    ¿Qué pasa si gana el “no” a la oferta ya retirada de la Troika, es decir el FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE), que recomienda el Gobierno de Syriza?

      El Gobierno de Tsipras, según su propia hoja de ruta, se presentaría en Bruselas ante los hombres de negro. Y propondría reanudar las negociaciones sobre la base del respaldo popular alcanzado en la consulta.

      Se abriría una nueva ronda de reuniones con los acreedores y el Eurogrupo. No parece que los acreedores vayan a ceder ante los resultados de una consulta. Por razones políticas y económicas. Lo primero porque una cesión supondría abrir las puertas a la consulta con el pueblo en otros países de la Eurozona con problemas económicos, financieros y sociales parecidos, aunque no idénticos. Y, desde el punto de vista económico, porque los acreedores y sus representantes no van a cambiar lo esencial. Ni su diagnóstico ni la medicina que recetan.

     ¿Y Syriza?

     Tsipras ha insistido en que la consulta del domingo no va sobre la permanencia de Grecia en el euro sino sobre las exigencias de austeridad. Ergo: si gana el “no” carecería de un mandato para solicitar la salida del euro. En otros términos, la respuesta a un nuevo empantanamiento de las negociaciones difícilmente podría ser: los ciudadanos griegos se han pronunciado por abandonar el euro y nos vamos.

      En cuanto a los mercados, el “no” provocaría una mayor inestabilidad que la conocida estos días tras la convocatoria y el primer default. Y, por tanto, una intervención quizá mayor del BCE.

      ¿Qué pasa si triunfa el “sí” a las exigencias de la propuesta ya retirada que recomienda la oposición, la derecha de Nueva Democracia y los socialistas del PASOK?

     El Gobierno de Syriza habría perdido el referéndum. Por tanto, Tsipras dimitiría y se convocarían elecciones generales anticipadas, digamos, en treinta o cuarenta y cinco días.

     Durante este periodo y después de las elecciones, mientras se forma un nuevo gobierno, suponiendo que hay un claro resultado en las urnas, las negociaciones con los acreedores tendrán que esperar. Se mantendría, lógicamente, el control del movimiento de capitales y todas las medidas de emergencia adoptadas por el Gobierno de Syriza a petición del Banco Central Europeo.

    Y una vez sentado el nuevo gobierno con los acreedores y el Eurogrupo en Bruselas volveríamos a ver por enésima vez la misma película.  Solo que con un “sí” los mercados recuperarán al menos durante cierta etapa su optimismo hasta ver el resultado de las nuevas conversaciones.

    En otros términos, el referéndum, con todo lo democrático que es, no puede ser considerado la panacea.

     Cuando uno escucha al economista jefe del banco norteamericano Citi, el profesor Willem Buiter, decir, como acaba de hacerlo, que “la actitud de los acreedores es desastrosamente cortoplacista, tratan de extraer sangre de las piedras”, ¿qué otra cosa más dura se puede decir sobre la Troika y los Gobiernos, que son quienes han asumido gran parte de la deuda que antes era privada? ¿Qué otras palabras más dramáticas cabe pronunciar sobre los que, vaya, han “nacionalizado” la deuda pública helena antes en manos privadas, sobre todo de bancos alemanes y franceses?

     Por cierto, Buiter y su colega Ebrahim Rahbari acuñaron, en febrero de 2012, el término Grexit.

    El FMI a través del servicio de estudios entonces dirigido por su economista jefe, Olivier Blanchard, hizo mea culpa al admitir que se había equivocado tanto en la dosis de medicina (austeridad) impuesta como en su pronóstico de recuperación. Hace pocos días, el entonces director gerente, Dominique Strauss-Kahn, artífice del programa de 2010, acaba de reconocer que él y su equipo cometieron un error estratégico monumental y que es necesario hacer una prórroga de los plazos y una quita significativa de la deuda pública nominal.

    Por todo esto resulta surrealista que la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, dijera en una de las reuniones del Eurogrupo que se necesitaban "adultos en la sala para avanzar".

    El profesor Paul De Grauwe, de la London School of Economics, ha elaborado estos días un nuevo trabajo que desafía la versión convencional sobre la deuda griega. Su conclusión es que después de las reestructuraciones y reducciones, el vencimiento medio es de dieciséis años, un plazo bastante más largo que el de los bonos que emiten los gobiernos de varios países de la Eurozona.

    De Grauwe señala que la cifra del 175% de la deuda pública respecto del PIB exagera la carga de la deuda. Se basa en el cálculo de Zsolt Darvas, del Instituto Bruegel, quien estima que el pago de intereses es del 2,6% anual, una tasa razonable o baja en términos internacionales, más reducida que la de países como España, Francia, Portugal, Italia, Irlanda, Bélgica. “Si Grecia puede crecer su gobierno es solvente”, sostiene De Grauwe.

http://www.ceps.eu/system/files/PDG_Greece.pdf

   Es posible que De Grauwe, uno de los economistas más brillantes de Europa, el que ha conseguido después de años de prédica que el BCE avance hacia lo que debe ser un verdadero banco central, un prestamista de última instancia, tenga razón. Pero a estas alturas no le falta menos al economista Konstantinos Venetis, de Lombard Street Research, cuando dice que en la situación actual se ha mezclado todo. En la bola se nieve se ha dilapidado “dinero, credibilidad, liquidez acumulada, crisis bancaria y política y [ello] se ha convertido en un problema de sostenibilidad”.

    ¿Qué hacer?

     Si el referéndum no conduce a la solución, según la descripción de los escenarios apuntados, ¿por qué no orquestar una salida creativa? Los defectos de fabricación del euro no prevén mecanismos de expulsión o de salida. Pero se puede inventar.

      Hay que ir a la dracmatización.

     Esto es: la dirección política del euro debe reconocer que ha fracasado, que su arsenal de recetas solo ha servido, como ya ha asumido en teoría el FMI, para desintegrar la economía y la sociedad helena. Que dentro del sistema euro no se encuentra manera de poner en pie la economía helena. Que el horizonte de “extraer sangre de las piedras” debe ser sustituido por otro donde se pueda atisbar la luz del túnel.

    Y para amortiguar la previsible nueva depresión inmediata, la UE debe promover la salida en armonía de Grecia de la Eurozona. Una salida ordenada debería ir acompañada de una quita sustancial de la deuda y la restitución del dracma. Grecia, dentro de la UE, podría reconsiderar en su momento si le interesa solicitar el reingreso.

     Aunque el sector exportador griego no tiene una relevancia excepcional, la depreciación del nuevo dracma será más eficaz que la devastadora devaluación interna sufrida por Grecia a lo largo de cinco años para estimular el crecimiento, devaluación que ha provocado una pérdida de producción del 25% y una tasa de paro del 27%.

     La crisis no se superará con la salida del euro, pero al menos Grecia recuperará su autonomía para decidir por sí misma y quebrará el ciclo de endeudamiento interminable.

   La crisis en curso es una crisis económica de alta concentración política y ofrece posibilidades para cambiar el rumbo. Esos adultos que busca Lagarde en la sala, de estar presentes, deberían abandonar su fanatismo/fundamentalismo y promover la dracmatización. Más pronto que tarde.

    A dracmatizar, no sé si en esto Kavafis o Mikis Theodorakis seguirían al gran poeta chileno Víctor Jara. Pero habría que ponerse manos a la obra.

 

 

Hay 37 Comentarios

GRECIA NO VA A PAGAR NI UN EURO. HAN VUELTO A PONER DENTRO DEL SISTEMA A GENTE IMPRODUCTIVA. EN GRECIA HAY MUY POCA GENTE QUE PRODUZCA. SÓLO HAY GENTE QUE DETRAE RECURSOS.

Estimado Ernesto Ekaizer
nada como el paso del tiempo para simentar con experiencia su opiñon , al menos para mi tan acertada, gracias por estar y con su trabajo llevar un atimo de senzates a tanto desenfreno, que paso...... es que con tanta prisa por llegar al poder a los dirigentes y dirigentas (Sra Lagarde) se les cayo la inteligencia-moral por el camino? , espero que los que deciden en este pandemonium pongan hielo y moral en sus cabezas.
gracias y un abrazo

Ay Ernesto, Ernesto, con lo que tu has sido y eres... que tengas que defender el corralito en España! Eso pasa por admirar a los hijos (politicos) Venezolanos de Peron.

El problema de Grecia es simplemente que no es Europa y no tienen una mentalidad europea, están más cerca de oriente medio que de la espartana forma de vida de centroeuropa que son quienes gobiernan el continente. La Grecia de Pericles está ya solo en los libros y no tiene nada que ver con la actual. ¿La solución? Cortar el grifo del BCE y obligarles a salirse de una vez creando una nueva moneda. Cuando una familia tiene un hijo bala pedida o se le expulsa, por mucho que les duela, o termina por aniquilar a su propia familia.


El autor del poema es Víctor Jara. Gracias.

Enviado desde mi dispositivo Samsung

Ernesto, "A desalambrar" es originalmente de Daniel Viglietti. Excelente artículo, también.

El autor de la canción "A desalambrar" es el uruguayo Daniel Viglietti no el chileno Víctor Jara.
Por lo demás de acuerdo con su artículo.
Saludos cordiales

Me temo que si gana el "SÍ" el actual gobierno de Grecia no dimitirá a pesar de encontrarse en una situación muy complicada. Y eso aún complicará más la resolución del problema.

Los paises que forman la UE tienen que reorientar el gasto publico, de forma que sea eficaz y no un derroche. Las ineficacias de las politicas anticrisis de la UE comparadas con los EEUU y la severidad de la crisis ha dejado al descubierto las debilidades del sistema politico-economico en que se basa la UE. DONDE INVERTIR: los paises que forman la UE y la propia UE deben de centrar todo el esfuerzo inversor en politicas que estimulen aquellos sectores intensivos en trabajo y de futuro: 1º.-) I+D+I.2º.-) Energias renovables.3º.-) Nuevas industrias-digital-aeroespacial-motores electricos-coche electrico,.......4º.-Estado del Bienestar.5º.- Rehabilitacion de edificios.6º.-Proyectos de infraestructuras que unan la UE (energeticos, transportes,....)7º.-....... DONDE AHORRAR DE FORMA INTELIGENTE:1º.-) Un ejercito europeo (en lugar de 28).2º.-) Una embajada de la UE en cada pais del mundo (en lugar de 28).3º.-) Una planificacion a nivel de la UE ,...control de inversiones...4º.-) Un banco europeo igual que el de los EEUU. 5º.-) Un gobierno europeo al igual que el de los EEUU... 6º.-) LEGISLACION para la UE

Como argentino, aunque no sea economista creo que puedo aportar alguna experiencia al respecto. La situación de Grecia, al igual que la de otros países de la zona, tiene similitudes con lo acaecido en Argentina con la convetibilidad. O sea, atar la moneda de un país de pocos recursos a la misma moneda que EUA o Alemania, con lo cual, tarde o temprano se provocará el defasaje. Estar 1 a 1 con el Euro en Grecia es similar a estar 1 a 1 con el dólar en Argentina. Al no existir la posibilidad de manejar el tipo de cambio se produce el fenómeno de igualar la potencia productiva de ambas economias, lo cual termina siendo desastroso. Grecia debe salir del euro igual que Argentina debió salir del dólar. Ahora bien, creo que sería posible una transición de doble signo monetario. Dentro del Euro para afuera del país y con una moneda interna que permita generar actividad y superar la crisis provocada por los ajustes.

Uno de los mejores artículos que he leído, sobre este tema. Por mi parte enhorabuena.

Gracias por la sensatez, tenia que venir de un latinoamericano. Es que la miopia europea genera muertes y crisis, siguen creyendo en la mentira del euro mientras Alemania y Francia se enriquecen a pura usura.

GRECIA NO PAGARÁ.
¿Dónde está el dinero que los europeos que trabajáis y además producís y lo ganasteis a puro güevo (ya sé huevo) sudando?.
No hay que reírse del prójimo, ni estafarlo. Ahora bien a los banqueros, constructores, políticos y demás gente defraudadora y demás ralea hay que meterles caña dura.

Las políticas liberales de la austeridad, los recortes, la insensibilidad hacia los ciudadanos de todos los países, la banca que siempre gana, hacen creer a la población que ni la causa es la crisis, ni el objetivo es sanear la economía por el bien de los ciudadanos. La impresión creciente es que no se trata más que de una ofensiva liberal global en toda regla, cuyo objetivo es esclavizar a la Humanidad. Esa impresión hace crecer la idea de que la salvación de los ciudadanos está en romper completamente con el actual sistema y crear uno nuevo, en el cual la economía esté al servicio del ciudadano, y sea el ciudadano quien dirija. Cuanto más sigan alejándose del ciudadano las políticas, más crecerá esta visión de la realidad. Si la austeridad no ha sido más que un error, todo tiene arreglo; pero si ha sido una estrategia maquiavélica, cada día será más patente.

"Sacar sangre de las piedras", ese sería el lema del FMI, del BCE, y de la CE", Y a los que han diseñado tal lema "Sacarle de sus cerebros, lo teológico, lo fanático, lo dogmático, la cerrazón de sus mentes obnubiladas,su brutal deshumanización desde sus CARTERAS A REBOSAR. Pero se irán, como Botín, con las manos vacias.Sin duda ninguna.

Creo que le han hecho caso a Vd. a Stiglitz y a Krugman y que Grecia va salir del Euro.....aunque parece que va a ser en la proxima crisis ya que en esta,el artista de Tsipras que ha visto perdido el referendum, ha decidido aceptar la oferta de los malotes de la Troika.Claro que si le insisten Vds. un poco mas, quizas se vuelva atras.

Decepciona la nueva actitud de Tsipras ¿por qué transige ahora estando tan cargado de razones? Algo falla en todo esto, el fanatismo de la gente hace las cosas muy difíciles, se pretende dar UNA LECCIÓN MORAL con Grecia, Y SE QUIERE EXTRAER SANGRE A LAS PIEDRAS. Dado que lo aceptamos y hasta nos parece natural, seremos los siguientes


http://laproadelargo.blogspot.com.es/2015/01/europa-estupidez-o-maldad.html

Estimado Sr. Ekaizer, aunque no estoy de acuerdo con sus argumentos, debo reconocer que son consistentes. Usted sostiene: 1) que toda la culpa la tenemos los contribuyentes europeos que cumplimos con las reglas y que Grecia no tiene ninguna y 2) que lo mejor es una salida armoniosa de Grecia de la zona euro. Bueno, espero que una vez realizado el punto 2) usted siga siendo consistente y se aplique un punto 3) consistente en invertir sus ahorros personales en comprar deuda Griega en dracmas. Porque, que quiere que le diga, a mi me parece que las teorías (socio/políticas) empiezan a tener credibilidad sólo cuando uno empieza por aplicárselas a sí mismo.

Ernesto, no te pongas tan dracmático. Las opciones que proponen DSK o el mismo Varoufakis son alternativas a la fórmula desastrosa de la Troika y no requieren volver al dracma. ¿Por qué tan dracmático? ¿Qué te disgusta de esas opciones?

Por fín un comentario sensato.

Es increible comprobar como los estomagos agradecidos del PP siguen defendiendo la Troyka y sus métodos

saludos

http://www.probamos.com/mercadona-y-su-fomento-de-los-proveedores-locales/

Espero que el dracma no sea un drama sentimental, ni que el dolar sea un dolor de cabeza,ni que la libra se llbre de la tos, ni que la lira siga delirando, ni que el euro sea un eunuco. ¿Quien inventó la moneda? La respuesta es sencilla... fue el homo- sapiente, que no es una serpiente. Tal es el juego de la política y de la economía, jugar con el sentido de las palabras.

En mi humilde opinión este artículo es muy retórico. Lo único que dice es que se debería permitir a Grecia abandonar el euro, si así lo quieren los griegos, para solucionar sus problemas, y, posteriormente, si quieren pedir el ingreso de nuevo. La salida de Grecia del euro me parece que es una utopía y su posterior hipotético reingreso una supina estupidez. La referencia a autoridades está muy bien, pero a todos los opinadores les falta más estudio histórico de Grecia y estar sobre el terreno, es decir,empaparse de la sociedad griega. El conocimiento de la historia nos demuestra que Occidente no va a soltar a Grecia nunca, por lo que significa y por la posición geoestratégica que ocupa. Grecia es como la niña mimada de Europa, a la que se permite sus niñerías, pero nunca se la echa de casa. Por otro lado, el conocimiento de la sociedad griega demuestra que la corrupción, la dolce vita va a seguir ahí, mientras Grecia ´siga bañada por el sol y el mar mediterráneo. Por último, un apunte más general, el pasado domingo el FMI sufrió un duro golpe con la firma de la adhesión de muchos países europeos al BAII. Sospecho que la crisis griega tiene algo que ver con eso.

Volver al dracma es sin duda una perspectiva que no hay que perder de vista. En ultimo término tal y como están las cosas es probable que no quede más remedio. Pero las ventajas de la devaluacion del dracma en lugar de la devaluacion interna una vez fuera del euro no resolverá gran cosa mas allá de abaratar un poco las exiguas exportaciones griegas y mejorar algo la balanza de servicios (turismo). En todo caso, no es despreciable dado el grado de bloqueo de liquidez en que se encuentra la economía griega. En relación con la deuda externa, sería algo ingenuo pensar que los "famosos acreedores" (para entendernos, Alemania, Francia,EE.UU...) con la salida del euro renunciasen a cobrar. En una economía de mercado las deudas se pagan por dos razones básicas, el prestamista tiene derecho a cobrar, solo faltaría, y porque no hacerlo significaría un "mal ejemplo" para el resto de deudores. Alguien se imagina a una familia que se reune en asamblea "democrática" y decide no pagar la hipoteca al banco trasladándole la decisión. Los bancos siempre están dispuestos a modificar las condiciones de pago pero no a una quita unilateral o simplemente el impago. Asi que la deuda no se esfuma con la salida del euro, lo que si se esfuma es la financiación y eso conduciría al pais al colapso. Cuanto mas dracmas emitiesen menos valdrían y se acabaria en un sistema de doble moneda que tendría efectos conocidos. De eso sabe Vd. Sr. Ekaizer mucho mas que yo y las consecuencias no son muy alentadoras. Algunos colegas mios tambien defienden la dracmatización, que sin "dramatizar", yo creo que es una solucion peor, aunque a lo mejor ya, a estas alturas, es la unica salida. Un saludo.

Magnífico artículo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal