Mas y el rey Pirro

Por: Ernesto Ekaizer | 29 sep 2015

                            

    Si hay una situación que mejor refleja el carácter pírrico de la victoria de Mas y su lista Junts Pel Sí en las elecciones del 27-S es la siguiente: con 62 escaños no puede garantizar su investidura frente a los 63 que reúnen Ciutadans, Partido de los Socialistas de Cataluña, Catalunya Sí que es Pot, Partido Popular. A este carácter pírrico de su victoria en escaños se une el haber obtenido 47,7% de los votos, una cantidad importantísima, pero inferior al 50,5% de los no independentistas. El retroceso de escaños se da en la fórmula de Mas -de 71 escaños pasa a 62 - y en la mayoría absoluta (Junts Pel Sí-Candidatura de Unidad Popular) -de 74 a 72. 

  Esta es la foto instantánea. A estas horas, Mas intenta convertir su pírrica victoria en un mero bache aritmético mediante 2 votos de los 10 obtenidos por la CUP, unos votos vitales para garantizarse por mayoría simple su investidura.

                  38448451vs4

   

  La CUP contemplaba otro escenario: que con su abstención en segunda votación Mas podía ser president.

   En este caso, la fórmula tradicional de apoyo crítico a la investidura de Mas para que siguiese como mascarón de proa del procès y exprimirle como un limón para agudizar las contradicciones entre sectores que la CUP caracteriza como burguesía catalana y española, provocaría fuertes debates internos, pero quizá una abstención podría salir adelante.

  Ahora con 62 escaños, Mas necesita dos votos favorables de CUP para superar la mayoría simple del bloque del no. Y, por tanto, el apoyo crítico es más comprometido. Corrientes como Endavant dentro de la CUP, que funciona de manera asamblearia, se oponen a cualquier apoyo crítico.

   Hay otro hecho. La CUP sostiene que el fracaso en la obtención de más del 50% de los votos supone abandonar la propuesta de lanzarse a la creación del nuevo Estado catalán, la República Catalana, como postula la hoja de ruta de Mas, Romeva y Junqueras, el trío que tras las elecciones del domingo 27 reafirmó ayer su decisión de declarar en 18 meses la independencia.

   La CUP está en línea, por ejemplo, con la conclusión del referéndum de Quebec, es decir, una convocatoria que ganó el "no" a la independencia el 30 de octubre de 1995 por escaso margen: 50,58% contra 49,42%. El 27-S esa diferencia a favor del "no" ha sido mayor: 50,5% contra 47,7%.

     La discrepancia sobre si se puede o o no impulsar la declaración de independencia con menos del 50% de los votos se une a la política de austeridad y a la corrupción. En el video-corto electoral de mediados de septiembre «Anaven lents perquè anaven lluny» (Iban lentos porque iban lejos), Fernández, Baños, Arrufat, Vallet, la plana mayor de la CUP, hace una crítica del capitalismo de los amiguetes (crony capitalism) y resucita el caso de las ITV, un escándalo emblemático que ha implicado a Oriol Pujol, hijo del expresident Pujol. El rostro de Mas no aparece en el potente Audi que sale en pantalla, en un corto estilo Breaking Bad,pero a buen entendedor pocas palabras.

    La CUP tiene un problema. Y es que tanto el tripartit, en el que participó ERC, como los gobiernos de CiU apoyados por ERC, con la excusa del procès, han aplicado ajustes y recortes sociales en el periodo comprendido entre 2006 y 2015. Por tanto, lo que vale para Mas el recortador también vale para el partido que dirige Junqueras.

   Dentro de la CUP, los partidarios del apoyo crítico creen que si Mas aceptase un pacto de garantías sociales enumeradas una a una con compromisos de aplicación, y con una firma solemne, una mise-en-scène de la que el president en funciones es un gran experto, se le podría dar los dos votos para la investidura. 

   Pero el debate promete ser intenso. La experiencia de Alexis Tsipras, su oposición a la austeridad primero, la convocatoria del referéndum del 5 de julio y la firma del rescate posterior, pese al 61,3 % de "no" en la consulta, está muy fresca.

   Y last but not least, está la decisión de Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, anunciada esta mañana, de que Mas, Joana Ortega e Irene Rigau han sido citados a declarar como imputados a raíz de la querella criminal presentada por la Fiscalía General del Estado en noviembre de 2014. Esta convocatoria, normal tras admitirse una querella a trámite, va a ser una presión adicional sobre la CUP para apoyar la investidura de Mas. 

    Oriol Junqueras, precisamente, apunta que esta citación es una nueva prueba a superar. Está mirando por el rabillo del ojo a la CUP.

  Y la necesidad de estar pendiente e intentar seducir a la CUP retrata un escenario que para nada esperaba Artur Mas. 

   La CUP tiene ante sí la fórmula riojana que ya acometió Ciutadans en La Rioja tras las elecciones del 24 de mayo. Apoyaron a un presidente del PP siempre que Pedro Sanz, que no obtuvo la mayoría absoluta, se apartara.

  Una fórmula que desde el avance espectacular de C's el pasado domingo en Cataluña puede proyectarse hacia las elecciones generales de diciembre. Albert Rivera puede vetar a Rajoy a cambio de un apoyo al PP. O, como parece ganar enteros, ir a una Pequeña Gran Coalición con el PSOE de Pedro Sánchez.

   

Hay 25 Comentarios

Si que es pot , no estan contra la independencia si no que estan a favor de hacer un referndum para independizarse o no.
muchos de sus miembros son indeoendentistas.
no entiendo que se cometa elngrave error de sumar sus votos junto con lo que no quieren la independencia. supongo que es un error, o no?

La CUP es un partido egoista y mezquino. Estar contra España es estar contra las clases trabajadoras españolas. Son puro racismo.

Pirro ganó varias batallas, pero se cuenta una que no le mereció la pena por la cantidad de pérdidas humanas que tuvo en sus propias filas. Eso es una victoria pírrica. Ganó la batalla pero perdió mucho para conseguirla.
Mas ha ganado una batalla pero no de la forma que esperaba. Él estaba seguro de que ganaría por mayoría absoluta, tanto en escaños como en votos, ya que no le dejaban hacer un referéndum en toda regla, con una pregunta concreta, como ocurrió en Escocia, según sus comentarios en diversas entrevistas, pero esa victoria no se ha dado.
Mas es un perdedor, nada de lo que proyecta le sale bien. Perdió dos elecciones en Cataluña, que el tripartito gobernó. Por el mal gobierno de éste, salió elegido en las siguientes elecciones, como mal menor. Consiguió 62 escaños, que no le bastaban para gobernar en solitario, por lo que adelantó las elecciones donde consiguió, aquí sí, una victoria pírrica puesto que perdió 10 escaños en relación con lo que tenía anteriormente.
Como su fracaso fue estruendoso la deriva hacia la independencia fue su salida única para arreglar su propio destino.
Ahora ha vuelto a fracasar. Nada le sale bien. Sostiene Mas que, en los acuerdos de la lista de Junts pel sí, queda de manifiesto que él sería el presidente del futuro gobierno, pero no hay nada firmado al respecto, simplemente fue un apretón de manos.
La Cup puede hacer lo que quiera, concederle dos diputados a Mas y el resto abstenerse; como hizo Herri Batasuna con Ibarretxe, igual, igual. Pero no dejará de ser un fraude para sus electores.
La democracia tiene estos defectos, como decía Churchill, al que se le atribuyen tantas frases que no dijo, "que es la menos mala forma de gobernar". ¿Cómo es posible que de 135 escaños, 10 de ellos sean la puerta que abre todo el proceso que Mas ha establecido?
La CUP quiere hacer las cosas ya, ser independientes ahora, sin esperar a nada ni a nadie; eso de 18 meses nada de nada. Dicen que ya no van a respetar las leyes españolas. Tengo ganas de ver la pelea desde primera silla de ring, no importa lo me que cueste.

Buenas tardes, les recomiendo que visiten durante unos días poblaciones más allá del cinturón de Barcelona. Visiten la Garrotxa, Osona, l'Empordà, el Bages, La Selva o l'Anoia, comarcas no muy lejanas a la capital. Respiren lo que allí se vive. Auguro que de aquí un par de años, los independentistas alcanzarán el 70%. Ya se cuida el gobierno español de echar más leña al fuego. No han entendido nada y lo peor es que tampoco el Sr Sánchez con las ocurrencias de hacer presidente a Miquel Iceta. Es una cuestión de afectos, sentimental más que racional, aunque la realidad de la corrupción o la manipulación de algunas instituciones del Estado ayuda lo suyo. Sobre Catalunyasíqspot, ya ha dicho Rabell que no lo sumen, ni a un lado, ni a otro. Hay que estarían por la independencia, lo estuvieron el 9N y en todas las manifestaciones del 11S, y hay que no.
Un saludo

Sr.Ernesto, no se si es ignorancia pura o interesada
socialista la que tiene en su visión de catalunya.
pero realmente es brutal. venga y aprenda un poco.


¡¡Recuerdan ustedeeesss!!..Intuyo que se está gestando un TAMAYAZO a la inversa..O sea dos diputats “rebeldes” de la C.U.P , votando a favor de la investidura como president, del Molt Honorable conducator MAS..O la abstención de 2 diputats de Catalunya sí que es pot..Ya se buscaran justificaciones y..¡Patada a seguir!..Ungido, se magnificará su sacrificado victimismo heroico sobre su sometido y castigado pueblo. Ante tamaña conspiración,..es de prever se estará poniendo a punto la maquinaria de sus terminales, para organizar otra masiva e internacionalizada mani. Orbi et orbi. ¿La justicia ha de aplicarse a la carta o con patente de corso a distinguidos personajes? ¿Recordamos al presidente de Castilla y Leon,..Al de Navarra,..La Rioja,..Valencia,..Al juez Garzón,..icono internacional,..Al juez Elpidio y otros significativos que tuvieron que sentarse en el banquillo, actuando LA LEY?. ..Lo más probable es que acabe con sobreseimiento.
¿Es previsible que, una vez proclamada la D.U.I…y encontrándose los dirigentes de CDC y su clientela derecha/liberal/burguesa, emparedada entre los izquierdosos ERC y la CUP, recurran a su comportamiento histórico,..pidiendo ayuda a Madrit “para que los liberen”?.

Siguen habiendo entre 1.7 y 1.9 millones de catalanes que no quiere ser bajo ningún concepto parte de España,¿y qué?pueden mandar sobre 7 millones de catalanes.

Siguen habiendo entre 1.7 y 1.9 millones de catalanes que no quiere ser bajo ningún concepto parte de España,¿y qué?pueden mandar sobre 7 millones de catalanes.

Es muy lamentable el latazo independentista. Sí, desde luego que hay que reajustar el encaje de Cataluña en España, como otras muchas cosas, pero es que parece que estamos ante una cosa dramática, de llorar, de gritar, de vida o muerte. Me explico. Desde hace cinco años, por sistemas participativos más o menos imperfectos o legales, sabemos que en Cataluña hay algo menos de la mitad de los electores (muy lejos de la mitad del censo electoral) que quieren la independencia. Pues ya está, sabemos que son minoría. Estoy seguro de que también hay en España minorías muy potentes (o mayorías, quién sabe) a favor de la república, o de la pena de muerte, o de muchas cosas, pero no podemos hacer de esas imperfecciones -habría que saber a cada instante cuántos son- una lacra del sistema y estar dando la murga constantemente, como si en Cataluña no se pudiese vivir. Déjenlo un rato, hombre, miren a su alrededor y reparen. Aparte de la independencia, en Cataluña hay transportes, educación, salud, economía, pensiones, paro, empleo, medio ambiente, cultura, CORRUPCIÓN, etc etc. Y todas esas cosas, que son las que controla la opinión pública a través de las elecciones y el debate, en Cataluña no se controlan, porque sólo es La Madre de Todas las Cosas lo que monopoliza el Gran Dolor de Todos Los Catalanes (modo irónico off). Pues bien, como esas cosas están huérfanas de control, podemos decir que Cataluña tiene una bajísima calidad democrática, pero no por culpa de la malvada España, sino porque todas las cosas citadas, que se controlan en otros lugares a través de las elecciones, en Cataluña están olvidadas. Y así les va a ir, como no empiecen a olvidarse de la independencia. que sí, que son muchos, pero que son inoría, y que no estén con el referéndum, que habrá cosas mejores y peores, pero saber cuántos son, ya lo sabemos. Y son menos de la mitad. A otra cosa, mariposa.

He sentido vergüenza ajena viendo el vídeo de la Cup.

He sentido vergüenza ajena viendo el vídeo de la Cup.

He sentido vergüenza ajena viendo el vídeo de la Cup.

He sentido vergüenza ajena viendo el vídeo de la Cup.

Estoy triste, muy triste.
“Yo soy de Cartagena…. y qué?”, como ya decía mi paisano APR en 1996.
Viví durante quince años en Barcelona y desde hace treinta vivo en el extranjero.
Viajo frecuentemente a España y mi lugar de preferencia es Barcelona.
Pienso que observo “lo que pasa en Cataluña – España” con cierta perspectiva y relativamente poco condicionado por los medios, las corrientes de opinión, los grupos de presión y/o mis intereses personales.
Comparto el hartazgo que algunos residentes / comentaristas han manifestado sobre la situación en Cataluña. En todo caso, mi sentimiento mas fuerte es el de vergüenza ajena ante una clase política tan incompetente, miope, falta de rigor, de honestidad y de valentía. Una chapuza tras otra de ambos “bandos” con una habilidad natural para empeorar la situación cada vez mas con desprecio absoluto de la realidad, los intereses de la mayoría y pensando exclusivamente en su propio interés.
Tres excepciones que me parecen necesario subrayar, la coherencia de la CUP, no se ha ganado el plebiscito, y la valentía de Catsiqueespot y Unió por defender lo razonable sin prejuzgar lo que los catalanes quieren, aunque los haya perjudicado electoralmente.
Quiero ser optimista y por eso pienso que hay tres enseñanzas positivas que espero que todos aprendamos y nos hagan obrar en consecuencia.
La primera, la incapacidad absoluta de los gobernantes actuales tanto en Cataluña como en España de hacer POLITICA, parece venido el momento de echarlossssss.
La segunda, la evidencia manifiesta de que la sociedad catalana es diversa y plural tanto en los escaños como en los votos, da igual si 47,7/ 50,5 o al contrario. Es muy posible que si se acuerda hacer un referéndum cada 5 años los datos serán mas o menos los mismos.
La tercera, aplicarnos la frase atribuida a Aristóteles: por más catalán / español que se sienta cada cual ante todo hay que dar preferencia a la verdad.

Los que votamos a "Cataluña si se puede" estamos en contra de la independencia de Cataluña pero votamos por que se haga un referéndum legal para zanjar la situación de una vez por todas. Si hubiésemos querido la independencia hubiésemos votado a Juntos por el sí o la la Cup. Por favor, a ver si los independentistas se enteran.

El sentido de la expresión "victoria pírrica" se ha perdido completamente. Hoy se entiende que es una victoria por la mínima diferencia, y se usa mucho en deportes, votaciones, etc. Pero su significado original no era ese. Era una victoria conseguida con grandes pérdidas para el vencedor, en vidas humanas o destrucción, de tal modo que hubiera sido preferible no dar la batalla o incluso la derrota con menos daños propios. Me temo que este significado, que hace referencia a una batalla de Pirro, rey del Epiro (Grecia), esté ya perdido para siempre.

Las democracias actuales, mediante la alquimia electoral, han dado con la piedra filosofal que transforma cualquier resultado de las urnas en éxito para cualquier formación que se presente a una elección, por menor que sea. No quita que los catalanes hoy tienen resaca.
Los últimos treinta años han sido provechosos para los que han sembrado la discordia en Cataluña. A través de la escuela, de la televisión en catalán, la radio y la prensa escrita se ha ido construyendo una maraña densa y perniciosa. Muchos piensan que España daña a Cataluña. Y las generaciones más jóvenes, sin posibilidad de salir del dogma impartido, crecen en el rechazo de lo español con la naturalidad que un cardo crece con espinas.
El problema tiene raices muy profundas, y la discusión de unos porcentajes ambivalentes no cambia nada al asunto.
La actual generación política es responsable de la situación. Si solución pactada hubiere sólo una nueva generación podrá encontrarla.

El botón funciona mal.

Da un error y no queda claro si se ha publicado o no. Yo tambien he publicado 3 veces.

Lo siento

Sr. Ekaizer, comete usted el error de meter todos los que no han votado SI como si hubiesen votado NO, le recuerdo que Catalunya Sí que es Pot y UDC son partidarios de un referendum y que, por lo tanto, entre sus votantes puede haber tanto a favor de la indpendencia como en contra. Siendo neutral, los votos de CSQP i Unió deberían contarse por separado como NS/NC

Por otro lado, con la abstención de la CUP y 2 de CSQP está garantizada la elección.

Sr. Ekaizer, comete usted el error de meter todos los que no han votado SI como si hubiesen votado NO, le recuerdo que Catalunya Sí que es Pot y UDC son partidarios de un referendum y que, por lo tanto, entre sus votantes puede haber tanto a favor de la indpendencia como en contra. Siendo neutral, los votos de CSQP i Unió deberían contarse por separado como NS/NC

Por otro lado, con la abstención de la CUP y 2 de CSQP está garantizada la elección.

Sr. Ekaizer, comete usted el error de meter todos los que no han votado SI como si hubiesen votado NO, le recuerdo que Catalunya Sí que es Pot y UDC son partidarios de un referendum y que, por lo tanto, entre sus votantes puede haber tanto a favor de la indpendencia como en contra. Siendo neutral, los votos de CSQP i Unió deberían contarse por separado como NS/NC

Por otro lado, con la abstención de la CUP y 2 de CSQP está garantizada la elección.

Perdón a los lectores por la triple publicación del post anterior, vaya si está sensible el tema, lo acusa hasta el botón ;-))

Impecable como siempre, señor Ekaizer. Mientras un trillón de analistas dan por hecho el sacrificio de Mas en el altar de la CUP, usted mira con lupa y señala las contradicciones internas de los susodichos, sumadas a las contradicciones internas del movimiento independentista general con aliados contra natura. Solo una duda, que quizás pueda aclarar algún lector. Respecto a su mención del referéndum canadiense en 1995, y al triunfo de la unión por una nariz, tengo entendido que las normas pactadas por lado y lado incluían los 2/3 de mayoría amplia necesaria, como es natural en una decisión de semejante calado. Es decir, que aunque se hubiesen invertido los resultados, en todo caso el separatismo quebequés hubiera quedado muy lejos de la victoria. Por supuesto, durante años el nacionalismo catalán ponía la experiencia canadiense como santo y seña de sus aspiraciones plebiscitarias, asumiendo por tanto la mayoría amplia necesaria para la secesión, hasta que llegó Cameron y aceptó incomprensiblemente el margen pírrico del 50% + 1. Quizás intentaba Cameron movilizar a más votantes unionistas, o estando seguro de la victoria del no se permitía el alarde de conceder esa ventaja al enemigo. En todo caso, mal rebote para el caso español, porque los nacionalistas catalanes han borrado de su discurso y su memoria para siempre la jurisprudencia canadiense. Pero los unionistas catalanes y españoles no pueden olvidarla. Si se necesitan 2/3 para reformar el estatuto, incluso para nombrar defensor del pueblo catalán, norma aprobada de buena gana por los nacionalistas dominantes en el Parlamet, cómo no se va a imponer ese listón para la decisión de las decisiones. Si el Estado español debe ser el tercero del mundo en aceptar un referéndum de autodeterminación (una concesión cualitativamente mucho más valiosa que en Canadá o Reino Unido, por la diferencia de constituciones e historia de estos países con España), ha de ser incuestionablemente con ese tipo de mayoría. Ya basta de trampas.

Impecable como siempre, señor Ekaizer. Mientras un trillón de analistas dan por hecho el sacrificio de Mas en el altar de la CUP, usted mira con lupa y señala las contradicciones internas de los susodichos, sumadas a las contradicciones internas del movimiento independentista general con aliados contra natura. Solo una duda, que quizás pueda aclarar algún lector. Respecto a su mención del referéndum canadiense en 1995, y al triunfo de la unión por una nariz, tengo entendido que las normas pactadas por lado y lado incluían los 2/3 de mayoría amplia necesaria, como es natural en una decisión de semejante calado. Es decir, que aunque se hubiesen invertido los resultados, en todo caso el separatismo quebequés hubiera quedado muy lejos de la victoria. Por supuesto, durante años el nacionalismo catalán ponía la experiencia canadiense como santo y seña de sus aspiraciones plebiscitarias, asumiendo por tanto la mayoría amplia necesaria para la secesión, hasta que llegó Cameron y aceptó incomprensiblemente el margen pírrico del 50% + 1. Quizás intentaba Cameron movilizar a más votantes unionistas, o estando seguro de la victoria del no se permitía el alarde de conceder esa ventaja al enemigo. En todo caso, mal rebote para el caso español, porque los nacionalistas catalanes han borrado de su discurso y su memoria para siempre la jurisprudencia canadiense. Pero los unionistas catalanes y españoles no pueden olvidarla. Si se necesitan 2/3 para reformar el estatuto, incluso para nombrar defensor del pueblo catalán, norma aprobada de buena gana por los nacionalistas dominantes en el Parlamet, cómo no se va a imponer ese listón para la decisión de las decisiones. Si el Estado español debe ser el tercero del mundo en aceptar un referéndum de autodeterminación (una concesión cualitativamente mucho más valiosa que en Canadá o Reino Unido, por la diferencia de constituciones e historia de estos países con España), ha de ser incuestionablemente con ese tipo de mayoría. Ya basta de trampas.

Impecable como siempre, señor Ekaizer. Mientras un trillón de analistas dan por hecho el sacrificio de Mas en el altar de la CUP, usted mira con lupa y señala las contradicciones internas de los susodichos, sumadas a las contradicciones internas del movimiento independentista general con aliados contra natura. Solo una duda, que quizás pueda aclarar algún lector. Respecto a su mención del referéndum canadiense en 1995, y al triunfo de la unión por una nariz, tengo entendido que las normas pactadas por lado y lado incluían los 2/3 de mayoría amplia necesaria, como es natural en una decisión de semejante calado. Es decir, que aunque se hubiesen invertido los resultados, en todo caso el separatismo quebequés hubiera quedado muy lejos de la victoria. Por supuesto, durante años el nacionalismo catalán ponía la experiencia canadiense como santo y seña de sus aspiraciones plebiscitarias, asumiendo por tanto la mayoría amplia necesaria para la secesión, hasta que llegó Cameron y aceptó incomprensiblemente el margen pírrico del 50% + 1. Quizás intentaba Cameron movilizar a más votantes unionistas, o estando seguro de la victoria del no se permitía el alarde de conceder esa ventaja al enemigo. En todo caso, mal rebote para el caso español, porque los nacionalistas catalanes han borrado de su discurso y su memoria para siempre la jurisprudencia canadiense. Pero los unionistas catalanes y españoles no pueden olvidarla. Si se necesitan 2/3 para reformar el estatuto, incluso para nombrar defensor del pueblo catalán, norma aprobada de buena gana por los nacionalistas dominantes en el Parlamet, cómo no se va a imponer ese listón para la decisión de las decisiones. Si el Estado español debe ser el tercero del mundo en aceptar un referéndum de autodeterminación (una concesión cualitativamente mucho más valiosa que en Canadá o Reino Unido, por la diferencia de constituciones e historia de estos países con España), ha de ser incuestionablemente con ese tipo de mayoría. Ya basta de trampas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal