Tahúres

Por: Ernesto Ekaizer | 11 nov 2015

       1447148260_703140_1447189759_album_normal

 

    Hace setenta y dos horas, el lunes 9 de noviembre, el Parlament catalán aprobó la resolución para iniciar la independencia. Tres días más tarde, hay una pregunta elemental: ¿ya desde su votación era un papel mojado, un acto simbólico dirigido a copar el espacio informativo nacional e internacional sin contenido alguno?

    ¿Por qué esta pregunta aparentemente cándida, casi ingenua?

   Veamos.

   El punto cuatro "insta al futuro gobierno a adoptar las medidas necesarias para hacer efectivas estas declaraciones".

  Pero el punto cinco de dicho documento es todavía más preciso: "Considera pertinente iniciar en el término máximo de treinta días la tramitación de las leyes del proceso constituyente, de seguridad social y hacienda pública".

   ¿Cómo se hace esto en treinta días?

   No se puede hacer. Porque no hay ni presidente ni el parlamento se ha puesto técnicamente en funcionamiento ya que para hacerlo se necesita previamente la investidura.

    Ah. Pero eso, que no ha habido investidura, al menos en primera votación, lo sabe usted ahora. No vale pues.

   Vamos a ver.

   Son cuatro los firmantes de la propuesta de resolución: Jordi Turrull y Marta Rovira, en nombre de  Junts Pel Sí, y Antonio Baños y Anna Gabriel por la Candidatura de Unidad Popular (CUP).

   Dos de ellos, Baños y Gabriel, sabían muy bien una cosa y la dijeron públicamente: que no apoyarían la investidura de Mas.

   Llegó la hora. Cumplieron. Y no votaron a Mas.

   Por tanto, sabían que sin investidura y que en un parlament que atraviesa la situación actual no hay comisiones "para iniciar en el término máximo de treinta días la tramitación de las leyes del proceso constituyente, de seguridad social y de hacienda pública" (punto cinco de la resolución)

   Ahora, a estas horas, escucho de ciertas fuentes en Barcelona algo que formulo así: "Elemental, si no hay presidente, si no hay Govern, no se inicia el proceso de estas leyes".

   ¿Elemental?

    Pero es que el punto cinco es el que ha dado la vuelta a España y al mundo en pocas horas. Es lo que da vida a la declaración. Entonces era un cuento chino a sabiendas para dar una sensación de voluntad férrea, por lo menos por parte de aquellos conocedores de que la investidura de Mas no tendría lugar.

   ¿Y a que conduce esta descripción?

   A esto.

   La suspensión de la declaración es automática al admitirse el recurso del Gobierno. Esta suspensión es una prerrogativa que el Tribunal Constitucional concede al Gobierno. Vamos, la resuelve el TC, pero es como si fuese a todos los efectos el mismísimo Gobierno.

   Y esta vez la suspensión viene acompañada de un apercibimiento a Mas y otros 20 altos cargos de la Generalitat y del Parlament, cortesía de última hora de la reforma de la ley Orgánica del Tribunal Constitucional aprobada con los votos del Partido Popular. Este apercibimiento no existió con ocasión de la consulta del 9 de noviembre de 2014. Pese a que entonces el Gobierno lo solicitó, el TC no lo hizo.

   Las medidas de suspensión e inhabilitación que pesan sobre los 21 se ejecutan siempre y cuando se ponga en marcha el trabajo descrito en el punto cinco de la resolución, es decir, la preparación de las tres leyes citadas. Dicho de otro modo: si se viola la suspensión de la resolución resuelta por el TC.

  Pero si esta violación no tiene lugar, no pasa nada.

  Si Mas y Forcadell, por ejemplo, se limitan a rechazar con declaraciones la decisión adoptada o si hay un pronunciamiento conjunto de los 21 -cosa difícil porque precisamente algunos de ellos no están de acuerdo con la declaración aprobada el lunes pasado- ello en todo caso podría ser objeto de una querella criminal cuya competencia, al ser aforados, correspondería al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.  

   Pero si no hay respuesta a través de la maquinaria parlamentaria -que no puede técnicamente haberla porque el Parlament no está funcionando para ello- la suspensión en los cargos y la inhabilitación quedarán a la espera de la acción.

   Se dirá: y si hay investidura hoy o a la tercera votación, a primeros de enero de 2016, todo se pondría en marcha, habría president, govern y comisiones parlamentarias.

  Si se pone en marcha se aplican las medidas previstas por el TC. No antes. Y eso sería, siguiendo el calendario apuntado, después de las elecciones del 20-D.

  Por tanto, la declaración aprobada el lunes, sabiendo algunos de sus firmantes originales que la investidura de Mas no tendría lugar y que sería difícil la aceptación por Mas y por Junts Pel Sí de un candidato alternativo, digamos Raül Romeva, tenía en origen un carácter fullero por no decir fraudulento.

  Y este carácter ya reflejaba la crisis de la hoja de ruta, sobre todo de Junts pel Sí, tras el 27-S. La declaración era el mecanismo para conseguir el voto de la CUP a la investidura de Mas. Nadie concedió un minuto a pensar en los pasos siguientes, en la materialización de la misma.

  Para Rajoy -que ha visto en Cataluña el terreno para construir su nuevo liderazgo de cara a la campaña electoral, de ahí el énfasis en su personalidad cada vez que se refiere públicamente al asunto -la pasividad del Parlament y del Govern en funciones -que, por definición, no puede hacer otra cosa - ya supone un reforzamiento de posiciones sin tener que llegar a un enfrentamiento mayor. Pero parece que tampoco lo rehuye.

   Su decisión de pedir el apercibimiento de Los 21, que se suma a la intervención de la Audiencia Nacional para todas aquellas personas (funcionarios públicos) que pudieran incurrir en sedición y que no son aforados, al tiempo que la preparación de la acción penal en la Fiscalía General del Estado para aquellos que lo son, perfilan una situación en la que el presidente del Gobierno y del PP advierte en el tema catalán una situación de win-win game. Si no se viola la suspensión dispuesta, gana al imponer el orden; si hay, finalmente, investidura, gobierno y comisiones parlamentarias que pongan en marcha el punto 5 de la declaración, vuelve a ganar al ponerse en marcha las suspensiones e inhabilitaciones.

   Así se ve desde La Moncloa...aunque hombres de sentido común como el entrenador de la selección nacional de España, Vicente del Bosque, haya tenido la valentía de cuestionar el cuadro de situación cara a cara con Rajoy. 

  "¿Y en lugar de no moverse, de no hacer nada, no hay un camino intermedio?”.

 

    

Hay 13 Comentarios

Bueno , bueno, eso de decir que la voluntad de todos y cada uno de los catalanes que se sienten humillados, ultrajados, explotados y ofendidos, tiene que aguantarse porque etc., etc. Pués ya ve señor josé, ustedes se encuentran en las mismas condiciones, pongo por ejemplo, que los toledanos, o los riojanos, o los malagueños, y estos ya nombrados no se sienten tan desesperados como usted dice que se encuentran los catalanes al menos no lo demuestran. No será usted y sus amigos una excepción minoritaria mismo en Cataluña? Algo así me parece a mí.

Estamos jodidos compañeros

La banalización absoluta de la política nos tiene en estos momentos al país entero como espectadores de primera línea, en una representación teatral de la responsabilidad pública que no sabemos cuando terminará.
Pero seguro que nos saldrá por un ojo de la cara a toda la ciudadanía, siendo esquilmados y encima culpables.
Entretenidos mirando los desplantes que se dan.
No nos enteramos de que a día de hoy las farmacias y otras instituciones ligadas a los servicios sociales y la sanidad no cobran lo que se les debe.
Y están en situación límite.
Mientras se marea la perdiz delante de la gente sin que nadie ponga límites al enorme gasto diario en enredos con políticas nacionales que son un pozo sin fondo.
Y el caldo de cultivo en el que medran los poderes que luego se salen por la tangente en cuanto hay que resolver nuestras necesidades.
Diciendo que no hay dinero.
Mientras la ciudadanía pagamos sin excusas todas las tasas y recibos.
Mirando el enredo nacional que tan buenos dividendos y ganancias dan a quienes se lo llevan luego.
A los paraísos fiscales.
La ciudadanía concluimos que a nuestro nivel hemos de actuar y ser protagonistas de nuestro futuro.
En lugar de quedarnos mirando.

Eres de los pocos periodistas que se puede tener confianza,pero no se porque siempre nos tirais a la yugular en el resto de spain no teneis cosas mucho mas escandalosas empezando por todo el gabinete de maliano los jueces,cmnv,cope,los de cuentas,las obras que dan tanto dinero negro y que no sirven para NADA miraroslo!

Si que hay un camino intermedio si. Que la policía y jueces concluyan la investigación del choriceo que siguen llamando crisis y metan en la cárcel a los ladrines y restituyan lo robado con intereses. Aquí y allí. Y una vez sin "cargas" los "países" mandar a los indepentisteros a Suiza a cagarla pero sin el dinero de todos.

Lo mas gracioso del asunto es que TODOS vimos que NO hay mayoria independentista y aun asi erre que erre, a su bola. A hacer lo que ellos quieran arbitrariamemte.

Con la declaración la CUP busca la intervención del gobierno y una situación tan dramática que le permita cambiar su postura sobre Mas.

A todas esas cualidades, debieran de añadirse otras dos al menos, que abundan en el periodismo nacional. Mercenarios, y alcahuetes.

jose, te recomiendo la web www.wilson.cat.

Pero porque asumen que todos los catalanes son independentistas? ESTAN CIEGOS? Leyeron los resultados del 27-9? la MAYORIA voto NO. VOTAMOs NO....lo entienden? NO. Punto. Ustedes los independentista no tienen mayoria social, ni recursos, ni fuerza militar, ni COJONES. Las dos terceras partes del voto independentista es puro calculo economico. No hay conviccion. SE JODIERON: España va permanecer unida, y ahora, con estas chapuzas de vuestra ilustrisima parte, muchisimo mas.

Amigo Ekaizer, parece mentira que viaje Vd. con cierta frecuencia a Barcelona y participe con catalanes independentistas en tertulias de TV. Porque no se ha enterado de todo, parece. O no conoce Vd. el carácter catalán. O ambas cosas. Le recomiendo que esté Vd. atento a TV3 o TV8 esta noche. Y a CatRadio mañana por la mañana. Quizá le hagan cambiar su articulito. De nada. Y quizá podría preguntar a sus amigos catalanes independentistas por lo que pasará en las próximas horas. ¡Ah, sí! Mejor repase también la prensa extranjera de esta tarde.

Ernesto, detrás de toda tu argumentación se transpira, legítimamente, el pensamiento de que no te gusta la independencia, que no es deseable y que no se producirá. No obstante, parece que no has entendido o asumido que no hay vuelta atrás y que va en serio (en Espanya la mayoría aún no se lo cree) y que las posibles vías intermedias no aprueban la comparación con el estatut del 2005 (no el de 2006 impugnado).

Esta gente que nos gobierna y sus panfletarios cómplices quieren darle la vuelta a la tortilla de la naturalidad y al principio de contradicción.
No se puede ir por ahí, gritando a plena voz que el marxismo es el peor de todos los inventos porque supedita la voluntad humana al totalitarismo socialista, para, a continuación, afirmar sin el menor rubor que la voluntad de todos y cada uno de esos catalanes, que se sienten humillados, ultrajados, explotados y ofendidos, tiene que aguantarse porque así lo decide la mayoría del pueblo español, que los ofende sistemáticamente: esto es una aberración de tal calibre que creo que no necesita demostración.
Lo que más me indigna es que toda esta gente, como la señora Arrimadas, no se cansa de decir que lo que el pueblo catalán quiere no es democrático.
Pero ¿qué concepto tiene esta sra. de la democracia, el mismo que tiene el sr. Albiol, ese epígono hitleriano?
Es paradigmática la definición de democracia que hizo Lincoln, que, como todos los grandes demócratas de verdad, murió asesinado: el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.
Yo le pregunto a Arrimadas: ¿quién es el pueblo en este caso, el pueblo catalán o el español, quién debe gobernar al pueblo catalán, el mismo pueblo catalán o el español, para quién gobierna ahora el pueblo español al pueblo catalán para el bien del pueblo catalán o del español?
Se han empeñado en afirmar que la democracia catalana no es tal porque se sale de la legalidad española.
Pero ¿cuál es la legalidad española, la que tiene conocimiento hace ya treinta años de que la familia Pujol está sometiendo al pueblo catalán a una especie de tributación paralela y la tapa porque luego tiene que conchabarse con ellos para completar las mayorías del PP y del Psoe para gobernar en España, mientras hablan en catalán en la intimidad, y que guarda este conocimiento cuidadosamente hasta que le conviene como arma política y entonces lo saca del fondo del armario para utilizarlo como arma extraordinariamente destructiva contra su antiguo socio y protector?
Pero ¿qué clase de legalidad es ésta?
Y nadie puede ahora alegar ignorancia porque fue el propio Pascual Maragall el que le dijo al hoy tan vituperado Artur Mas: “ustedes tienen un problema y ese problema se llama 3%”.
O sea que era de absoluto dominio público lo que allí estaba pasando desde “in illo tempore”.
Y todos, Psoe y PP, callaban en aras de seguir en el machito, desde el que ellos, PP y Psoe, robaban, y roban, a los españoles mucho más.
Pregunto de nuevo: pero ¿qué clase de legalidad es ésta?
¿La del compañero de escaño de Arrimadas, Javier Nart, que tenía cuenta en Suiza, en la misma Suiza que Bárcenas y otros, y que llega y nos dice que aquella cuenta era de su padre, notario de Bilbao, que se olvidó de repatriarla hasta que su vástago le convino políticamente? ¿O de ese tejemaneje que ahora mismo ha salido a la luz entre el inefable Albert Rivera y dos de sus inmediatos colaboradores, cuyas empresas se nutrían de fondos del partido porque de algo tenían que comer, “dixit”? ¿O de esa subvención a fondo perdido del Ibex35 absolutamente subterránea pero tan evidente?
¿O la de aquel ministro de Defensa del ínclito Felipe, Narciso Serra, del que ahora sabemos que se lucró tan ilícitamente como los Pujol, como mandamás de una Caja de Ahorros que ahora ha devenido insolvente mientas que a él los millones le salían por las orejas?
¿O es la de ese especie de monstruo xenófobo que perseguía a muerte a los pobres inmigrantes que tenían la desgracia de vivir en su ciudad al propio tiempo que lo justificaba con proclamas que hubieran avergonzado al propio Hitler?
Como he dicho ya muchas veces, vivimos en un país podrido hasta la médula en el que o te pudres tú también o los demás te machacan, entonces, ¿por que perseguimos a los que se quieren ir si éste es el más honesto de los deseos de la gente decente?
¿Porque este movimiento de independencia lo ha encabezado muy arteramente un tío que nunca fue independentista pero que ahora ha aprovechado muy astutamente este tren que pasaba, para esconder todos los crímenes neoliberales capitalistas que ha cometido y cubrir con un manto de impunidad todos los trapicheos cometidos por su padre político?
Y una última cosa más: en el caso de la justicia, el derecho y la ley hace ya cientos de años que se descubrió qué era antes, el huevo o la gallina. Si la ley y el derecho se oponen a la justicia, ni uno ni la otra son realmente tales derecho y ley sino cáscaras vacías de contenido que manejan los trileros para engañar a la gente.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal