Waterloo

Por: Ernesto Ekaizer | 14 dic 2015

                          3012669

 

     

 

   El duelo entre Mariano Rajoy y su retador Pedro Sánchez es importante. Sí, lo es ¿pero cuán relevante sigue siendo en la marejada política española? 

    Unos 9,2 millones de espectadores han seguido el pasado lunes, día 7 de diciembre, el debate a cuatro (con Soraya Sáenz de Santamaría) en Atresmedia. En las elecciones de 2011, el duelo entre Alfredo Pérez Rubalcaba y Rajoy concitó la atención de  12.005.000 de personas y una cuota de pantalla del 54,2%, cifras parecidas a las del segundo combate entre José Luis Rodríguez Zapatero y Rajoy en 2008.

    En buena lógica, habida cuenta de que asumimos la existencia del 41,6 por ciento de indecisos contabilizados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) para su encuesta realizada entre el 27 de octubre y el 16 de noviembre, los electores deberían interesarse por el debate de esta noche con el mismo o quizá mayor interés que el de 2011.

    En esta ocasión, además, una parte de estos votantes podrán conocer después de este debate estelar la opinión de los otros dos candidatos, Albert Rivera y Pablo Iglesias, que han sido convocados a un programa televisivo posterior, Al Rojo Vivo, para dar sus opiniones. Será un debate sobre el debate.

   Las encuestas se han movido mucho, es cierto. Pero no en un punto: el ganador, el primer partido en número de votos y escaños, sigue siendo el Partido Popular.

  Sin embargo, Rajoy exhibe ansiedad.

  ¿Por ejemplo?

   Lo hemos visto ayer mismo. El viernes pasado, tras obtener información sobre el deseo de Rajoy de que Gustavo Arístegui, embajador en la India, debía presentar su dimisión a lo largo del fin de semana, lancé varios tuits sobre el asunto. Tanto Aristegui como el diputado Pedro Gómez de la Serna son el blanco de una denuncia por el cobro de comisiones para empresas españolas en el exterior. 

    La posición de boquilla de Rajoy en el caso de Magdalena Álvarez, que ocupaba una de las vicepresidencias del Banco Europeo de Inversiones (BEI), era la de considerar que "una imputación no supone una declaración de culpabilidad". Ni Arístegui ni Gómez de la Serna están formalmente imputados/investigados. Rajoy ha dicho que ve la actividad privada de Gómez de la Serna como normal. "Yo le creo a Gómez de la Serna", dijo.

   Sin embargo, la otra cara de Rajoy la gestiona el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, quien ha hecho realidad los deseos de su jefe: acudir al debate de esta noche con el asunto Aristegui resuelto. El embajador ha anunciado ayer su dimisión "para no perjudicar al PP". En román paladino: para no perjudicar a Rajoy, o lo que es lo mismo, quitarle un argumento a Pedro Sánchez. 

  ¿Y Gómez de la Serna? Es el número dos en la lista del PP por Segovia. Va en las papeletas. Ha sido apartado de la campaña electoral, tras abrírsele a él y a Aristegui un expediente. Es probable que tampoco hubiera conseguido los votos para repetir con la competencia de Ciudadanos y de Podemos. Pero quizá, en línea con Aristegui, pueda anunciar que en caso de salir elegido no ocuparía el escaño. Esto es objeto de análisis en el PP.

    Pero el giro copernicano de Rajoy ha sido evidente. Y cortarle la cabeza a Aristegui el fin de semana indica, como mínimo, que el candidato del PP no parece estar convencido de que las tiene todas consigo. Riesgos fuera.

   Una conducta similar a la exhibida en relación con el atentado contra el complejo de la embajada de España en Afganistán, donde se volvió a adivinar el síndrome de la gestión del 11-M en el negacionismo de que España había sido el blanco de los terroristas talibanes, conducta que fue rectificada el sábado.

    Pedro Sánchez ganó el debate sobre el estado de la nación el pasado 24 de febrero. Por la mínima, pero venció. Rajoy buscará el empate. No cometer los mismos errores.

    Sánchez intentará que la corrupción sea el Waterloo de Rajoy. Y Rajoy buscará que la herencia recibida y los datos de la legislatura, sin rascar, lo sean para Sánchez.

   

 

   

    

      

    

Hay 1 Comentarios

Se lavan la cara con la dimisión de Aristegui y los medios olvidan recordarles el paralelismo con el embajador Trillo congresista Pujalte. La diferencia es que entonces no estaban en campaña... y que Trillo es mucho Trillo ("aquél Trueno vestido de Nazareno"), así que manda huevos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal