Precariedad gubernamental

Por: Ernesto Ekaizer | 18 dic 2015

                                     1450292418_681266_70839600_fotograma_4

 

    La campaña se agota y el partido del Gobierno y su líder ya no ocultan que vamos terminando como empezamos: con el espectro de la precariedad. La precariedad laboral generalizada ahora amenaza con trasladarse a la precariedad gubernamental.

    La hipótesis de trabajo bajo la cual habían comenzado estas dos semanas de agitación política parece convertirse en hecho al cabo de las mismas.

   Aunque los partidos hacen sus sondeos reservados -la legislación vigente prohibe publicar encuestas desde el pasado lunes- lo que queda del día en materia de tendencias, el tracking público vaya, lo cuenta a diario El Periòdic d'Andorra. Y la posible victoria del PP sigue siendo, según el sondeo del martes y miércoles, publicado el jueves, día 17, a las 12 horas, corta. Tan corta que la suma de PP, que gana con un 26,5% y entre 108 y 112 diputados, y Ciudadanos, en caída, con 15,9% y entre 59 y 64 escaños, ya no garantizan, juntos, la mayoría absoluta. Mientras, el PSOE, aguanta con 21%, y entre 83-87 escaños, con Podemos pisándole los talones, alcanzando un 20,4%, 71-75 diputados.

   Ni siquiera los inquilinos de La Moncloa rehúyen hablar del fantasma. Y se describen abiertamente, las combinaciones posibles: PP-Ciudadanos, PP-PSOE sin Sánchez....

     Hemos apuntado aquí que ha habido un antes y un después en estos quince días.

   Hasta el lunes, a las 23.06, presenciamos el espectáculo de los debates a tres, sin Mariano Rajoy, o a cuatro, también sin Rajoy. Pero a la hora señalada, Pedro Sánchez, acusó a cuenta de su actitud personal -sms a Luis Bárcenas, entre otras conductas- frente a los casos de corrupción-especialmente, la contabilidad B del PP-  al candidato del PP de no ser decente.

    Y unos minutos después, a las 23.11 el clímax se prolongaba cuando unió la política del PP frente a crisis económica y social, por un lado, y la corrupción, por el otro, en una breve oración:

    -Usted lo que ha hecho es recortar todo menos la corrupción de su partido.

    Lo que podría llamarse la troika de la buena educación –PP, Ciudadanos y Podemos- acusó el golpe y confluyó en la denuncia del presunto insulto y la ruptura de las pretendidas reglas de juego por parte del candidato socialista.

    El momentum –el impulso como se suele definir en inglés- duró hasta el miércoles por la tarde, cuando el presidente del Gobierno y candidato del PP sufrió el atentado en Pontevedra bajo la forma del potente gancho de un joven de diecisiete años que, cosas de pueblo, ha resultado ser hijo de una prima de Elvira Fernández, esposa de Rajoy.

  A partir de ese momento, en ese después, la campaña ha dado un nuevo giro.

  Se ha frenado la dinámica abierta el lunes por la noche con el duelo televisivo que vieron 9,6 millones de personas y se ha abierto una nueva fase, de perplejidad y, si se quiere, comprensión/compasión, a raíz de la situación del presidente del Gobierno agredido. La preocupación en Bruselas con la imagen de Angela Merkel acariciando la mejilla todavía amoratada de Rajoy es la imagen de esta nueva etapa.

    La campaña, por tanto, sufrió un frenazo en seco.

    Todo lo que uno quiere o puede decir ahora está necesariamente limitado por el impacto que ha creado en la sociedad el puñetazo salvaje de Pontevedra.

     Además, a nadie se le escapa que esta nueva fase coincide con las últimas horas de la campaña, que suele concentrar los mensajes quizá más duros, definitivos.

     Si dibujáramos la campaña como una uve doble, tendríamos que empieza en el punto elevado con el debate a tres, al no aceptarse a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en lugar del presidente, en la sede de EL PAÍS, y luego el debate a cuatro en Atresmedia, que sí admite a la vicepresidenta.

    A partir de este punto elevado que forman estos debates, la campaña cae y vuelve a subir a la cima el lunes 14 con el duelo Rajoy-Sánchez. El momentum se mantiene el martes y parte del miércoles, hasta las escenas de la tarde en  Pontevedra. A partir de allí tenemos la caída.

    Una nueva subida hasta el punto más elevado que completaría la última línea de la uve doble parece ya muy difícil a raíz del entorno creado.

Hay 6 Comentarios

Llevo meses diciendo, ya es tarde Sr. Rajoy, la losa de la corrupción ,cada día pesa más sobre su cabeza ,porque no dejan de salir personas con cargos políticos de su partido en presuntos casos de corrupción , ese ha sido en primer lugar , la perdida de votos ´dos millones de votantes del P.P. le negaran el voto. El resto de perdida de votos es consecuencia de la paupérrima reforma laboral y la reforma fiscal y lo más importante ,el habernos hecho pagar a la clase media baja de este país la maldita crisis con tantísimos recortes Ud. Sr. Rajoy ha empobrecido a la mayoría de los españoles y ha enriquecido más a la oligarquía

Es esencial para los españoles. Casi vital, que Rajoy NO llegue a ser reelegido presidente.
De la comprensión de esto, dependen los próximos 35 años del país. En alguna medida, de Europa

Invito a una participación masiva en la votación del domingo. Que nadie menosprecie la importancia de su voto. Es demasiado lo que está en juego.
Es imposible otra equivocación de ese tamaño.

Cada uno hace su trabajo. Esta mañana oía en la radio en un debate; donde estaba presente como acreditativo del nivel, Espada; donde se aseguraba el innegable avance del desarrollo económico en España. De modo que insistir en que el fracaso económico –cambiar el modelo a la precariedad para aumentar los beneficios destrozado el sistema productivo y la demanda en un salto hacia atrás- es un éxito es la nueva forma de construir país.

Más allá de "momentum" y puñetazos, Rajoy sigue siendo el mismo que ha consagrado su política de echar del terreno de juego social a una enorme cantidad de ciudadanos. La "W" completará su figura si el presidente actual no es reelegido, ni tampoco su partido. En cambio si saliera matemáticamente con posibilidades de seguir gobernando el PP sumando mayoría con C's, esa úlima línea acabaría sumergida en el inframundo de las injusticias. Otra vez.

Los presidentes de los partidos democráticos han sido elegidos en asambleas abiertas, y son los que han salido de las urnas.
Por eso no se puede descartar a la fuerza social que representan por su personalidad, sean o no simpáticos, los votantes son gente popular de base.
Y los votos han de merecer todo el respeto del mundo, se llame como se llame el presidente del partido.
Es lo legal.
Y en política hemos de regirnos por lo legal, y no por lo que nos pida el cuerpo o por la beldad de las personas.
Nos importa la buena gestión, la transparencia, y la rentabilidad de nuestros impuestos.
En riqueza nacional, en beneficio de la sociedad múltiple y variada, y en futuro de nuestros hijos e hijas.
Por eso el voto es santa sanctórum de la democracia.
La suma de voluntades que buscan lo mejor para los integrantes del pueblo que ha de ser administrado desde planteamientos de justicia, de lucidez, de eficacia y de inteligencia, barajando todas las variantes.
A partir de los impuestos que pagamos entre todos.

A lo mejor el PP ha de sumar a PNV y a CiU (como se llamen) y hablar euskera y catalán en la intimidad, quién sabe.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal