¿Profecía autocumplida?

Por: Ernesto Ekaizer | 19 dic 2015

                                 Debate_9240_1

 

 

 

    La campaña electoral del 20-D ha terminado. La sensación es que mañana los ciudadanos, muy cabreados con el reparto desigual de los costes de la Gran Recesión, una recuperación desigual y la corrupción sistémica, procederán primero a votar masivamente, con niveles de participación como los exhibidos en las grandes encrucijadas electorales (en una horquilla del 75%-80%) y, segundo, castigarán el sistema del bipartidismo que encarnan el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

  Ambas formaciones, que ya han sufrido la desafección de sus votantes en las elecciones europeas, autonómicas y municipales, volverán a pasar por este trance en las elecciones generales de mañana.

  La pregunta que una de las campañas más mediocres de la democracia, pese a los avances tecnológicos, a las redes sociales y al papel central de la televisión, no ha logrado despejar tras quince días reglamentarios, y quizá varios años de agitación permanente, es la magnitud del castigo que sufrirá el bipartidismo a manos de los llamados partidos emergentes, Podemos y Ciudadanos.

   Una tasa de participación como la apuntada llevaría mañana a las urnas a 28 millones de ciudadanos en números redondos. De los se dice que hay un porcentaje muy elevado de indecisos. Y quizá una cantidad nada desdeñable de voto oculto. Es decir: ciudadanos que no quieren revelar a quién votarán. Lo cierto es que esta vez la indecisión está en el ambiente. Se toca.

  Los sondeos reservados de los partidos, habida cuenta de que la publicación de encuestas está prohibida a partir del pasado lunes, han servido para ir adaptando los mensajes de cada uno de ellos. Para introducir los cambios dirigidos a mejorar la posición respectiva de cada uno de ellos. Pero estos sondeos carecen esta vez de fiabilidad. Porque la presencia de dos fuerzas sin antecedentes en unas elecciones generales borra de la ecuación el recuerdo del voto y por tanto elimina una variable importante del análisis a la hora de hacer la "cocina".

  El Partido Popular ha llegado al final con un candidato, Mariano Rajoy, que opta a la reelección como presidente de Gobierno habiendo rehuido los debates y elegido la repetición pavloviana de un abanico de cifras y conceptos dirigidas a crear el reflejo condicionado en el elector propio y ajeno.

  Recuerda al personaje de la novela del escritor de origen polaco emigrado a Estados Unidos Jerzy Kosinsky publicada en 1971. En Being there (Estar ahí), traducida como Desde el jardín, apenas 110 páginas, el autor narra la historia de Chance (llevada al cine con Peter Sellers en el papel del protagonista, en la imagen de abajo).

  Es el jardinero de un hombre rico que al fallecer este se queda sin empleo. Una familia adinerada del establishment norteamericano le acoge a raíz de un incidente de tráfico. Entronizado en sociedad, sus explicaciones sobre las estaciones y el crecimiento de las plantas son jaleadas como las respuestas más sensatas en relación con los problemas sociales y económicos. No lee periódicos, solo mira la televisión. Le presentan al presidente de EE.UU., quien le pregunta:

  -Y usted, ¿qué opina de la mala época por la que atraviesa la gente?

  Chance se estremeció. Sintió como si le hubieran arrancado de pronto las raíces de su pensamiento la tierra húmeda y las hubiesen lanzado, hechas una maraña, al aire inhóspito. Finalmente, dijo:

-En todo jardín hay una época de crecimiento. Existen la primavera y el verano, pero también el otoño y el invierno, a los que suceden nuevamente la primavera y el otoño. Mientras no se hayan seccionado las raíces todo está bien y seguirá estando bien.

    El poder fáctico quiere convertirle en el candidato a presidente de los Estados Unidos.

                            Peter-sellers

   

     Hasta el duelo del lunes 14 entre Pedro Sánchez y Mariano Rajoy la campaña tuvo un carácter chispeante, parecía una burbuja: la alegría de la novedad de los debates a tres y a cuatro, de los enfrentamientos dialécticos menos encorsetados y de la reacción de los ciudadanos en las redes sociales. De la campaña virtual.

   Pero esa noche la campaña sufrió un cambio. A cuenta de la corrupción, pero también de la crisis económica y social, los llamados recortes del Estado de bienestar, el cuerpo a cuerpo entre Sánchez y Rajoy registró una reacción incontrolada del presidente del Gobierno. Ya la había exhibido el 24 de febrero en el debate del estado de la nación cuando a raíz de la corrupción echó, de palabra, al líder socialista del hemiciclo y le encareció que no volviera por allí. En especial la corrupción volvió a sacar de quicio, ante 9,6 millones de espectadores, a Rajoy. 

     Sánchez cuestionó la conducta de Rajoy ante la corrupción de su partido y concluyó que no era decente, lo que provocó  la salida de los labios de Rajoy de tres epítetos sobre esa afirmación: ruin, mezquina, miserable.

   La respuesta de la troika de la buena educación –PP, Podemos y Ciudadanos- fue unánime. Acusó al candidato socialista de una presunta ruptura de las reglas del juego, de la cortesía y corrección, calificó como insulto lo que había dicho Sánchez.

    El tema de la decencia no fue el único pero tapó algunas de las irrealidades que había repetido Rajoy, quien insistió, una y otra vez de manera pavloviana, en cifras parciales que pretenden amortiguar recortes en prestaciones sociales que, mira por donde, él mismo había anunciado en las Cortes. Y el líder socialista las rebatió.

    La manera en que Rajoy presenta a España responde a un pasaje de Alicia a través del espejo.

     -Aquí tienes una gloria-dijo Zanco Panco

     -No sé qué quiere decir una “gloria” –dijo Alicia.

     -Por supuesto que no lo sabes a menos que y te lo diga. He querido decir “aquí tienes un argumento bien apabullante”-sonrió Zanco Panco

     -¡Pero “gloria” no significa “argumento bien apabullante”!-repuso Alicia.

     -Cuando yo utilizo una palabra esa palabra significa exactamente lo que yo decido que signifique ni más ni menos –dijo Zanco Panco.

     -La cuestión es si puedes hacer que las palabras signifiquen cosas tan diferentes-dijo Alicia.

     -La cuestión es, simplemente, quién manda aquí.

    Este mensaje quedó fracturado en el cara a cara del lunes 14.

    Si ello ha granjeado o no votos al PSOE o,  como vaticinó Rajoy al responderle, Pedro Sánchez perderá las elecciones, eso es harina de otro costal. 

    El atentado -puñetazo- contra  Rajoy limitó la dinámica abierta esa noche porque frenó y prácticamente cerró la campaña.

   Pero los mensajes contradictorios posteriores del PP parecen haber acusado el golpe. Mientras Rajoy no ha querido condenar el escándalo de las comisiones millonarias del diputado Pedro Gómez de la Serna, los dirigentes del PP han exigido la dimisión del candidato número 2 por Segovia. Y mientras los que dirigen la campaña han filtrado ya sobre el filo del final que el PP contemplaría con buenos ojos una gran coalición con el PSOE sin Sánchez, el candidato Rajoy lo ha negado.

    La campaña del PP ha terminado dislocada. Porque los sondeos reservados, aunque poco fiables, no han arrojado la recuperación esperada y por el duelo Sánchez Rajoy. En este contexto, gente como Jorge Moragas, director de la campaña, ha intentado salvar la campaña de las limitaciones propias del candidato.

    En la recta final, asistimos a una mayoría ajustada del PP, a una consolidación del PSOE en segunda posición, al ascenso de Podemos y al declive de Ciudadanos.

    El anuncio de Albert Rivera, casi como conclusión de la campaña, de abstenerse para que gobierne la lista más votada ha sonado a epitafio… respecto a su aspiración de ganar las elecciones, ser la segunda e, incluso, la tercera fuerza política. En cuanto a Podemos y a Pablo Iglesias, está por ver, también, la magnitud de su remontada.

   En todo caso, hay cosas que quizá se puedan considerar improbables.

  La primera es el desenlace de las elecciones con un efecto Cameron en mayo pasado, es decir, una gran recuperación de votos por parte del PP  aunque, a diferencia del partido Conservador en el Reino Unido, muy lejos mayoría absoluta. Para llegar a la barrera del 30% el PP tendría que obtener, con 28 millones de votantes, 8,4 millones.

  Segundo, parece también improbable que Podemos consiga alcanzar un 20% o 5,6 millones de votos y desbancar al PSOE de la segunda posición; y last but not least, que Ciudadanos termine como tercera fuerza por delante de Podemos.

   Si la profecía se autocumple y el bipartidismo sufre un shock importante, ¿habrá al menos, usando la jerga bancaria, un año de carencia? Es decir, ¿los ya aprobados presupuestos generales de 2016 otorgan un margen para las maniobras y experimentación política?

   A bote pronto parecería que existe este margen. Pero la verdad es que la Comisión Europea ya ha avisado, por adelantado, que España tendrá que proponer nuevos recortes, como mínimo, de 5.000 millones de euros para cuadrar las cuentas.

   En todo caso, si la fragilidad de la victoria el 20-D se confirma, sobre la política española se cierne el fantasma de un gobierno breve, digamos de media legislatura, y la convocatoria de nuevas elecciones. 

   

    

  

Hay 12 Comentarios

Este hombre soy yo. Siento aburrirle. La TV es una cosa, un artículo de análisis, otra.
He tratado de hacer un balance de lo principal de la campaña. Siento decepcionarle. Nadie
es perfecto.
Atentamente,
Ernesto Ekaizer


To: ernestoekaizer@hotmail.com

El P$O€ siempre ha tenido un discurso progresista y de izquierdas (socialdemócrata) y una ejecución plenamente liberal, completamente sometida a los intereses del gran capital (socioliberal). Cuando Podemos habilmente les roba el discurso, lo que queda resulta muy, muy poco presentable para sus votantes potenciales.

Y si nos esforzamos por completar el cuadro de los “socialistas y obreros” (denominación anacrónica donde las haya, un mal chiste en sí misma), sólo nos encontramos con un uso y abuso de puertas giratorias y una creciente tendencia a la corrupción y al clientelismo.

En definitiva, el PSOE tiene un problema vital: le han quitado el disfraz y ahora se le ven todas las vergüenzas.

Menudo ladrillo, con las cosas tan claras y sencillas que dice este hombre por la TV.

Sin el PSOE no hay posibilidad alguna de un gobierno de progreso. Y es tan evidente la cosa que aburre hablar de ello.

Todo va a cambiar ¿a mejor o a peor? Como dirían los italianos, Chi lo sá!

Resumiendo el comentario de DSJ: Dice a los de izquierdas que voten a un partido neoliberal porque si no Podemos convertirá a España en Grecia ... esa Grecia que arrasaron los hermanitos griegos del PSOE y del PP. Y ésto es todo lo que tiene para ofrecer el PSOE.

Oye, Cioran: ¿No te habrás equivocado al final de tu absurda perorata pidiendo el voto al PSOE? Eres un lepenista encubierto, seguro que votarás a Ciudadanos.

No manipules Ekaizer. Sánchez no dijo que la conducta de Rajoy fuese indecente, dijo que el propio Rajoy no era una persona decente. Esta grabado y lo vió / escuchó todo el mundo. Y eso me parece impresentable en un candidato a presidente, no debe comportarse como un tertuliano de Salvame, insultando en TV y sin acudir a un juzgado a denunciar lo que parece conocer que es indecente

Por favor Podemos nos lleva a que la gente crea que puede vivir sin trabajar. Nos sacara del euro y volveremos a la peseta. La Venezuela europea. Vean como en Grecia se han teenido que tragar los sapos de alemanes. Prometen el cielo y nos llevaran al infierno y la ruina. Vota psoe

¿Pedro Sánchez votó a favor de las preferentes cuando estaba en Caja Madrid? No, era un simple concejal muy alejado de las decisiones estratégicas de la dirección. Pero sí votó a favor de la IMPRESCINDIBLE, en aquellas circunstancias, reforma del artículo 135 de la Constitución para priorizar el pago de la deuda. Pero no votó a favor de ninguna "amnistía fiscal de Zapatero", pues nunca hubo tal cosa. Hace unos días uno de sus colaboradores, Jordi Sevilla, dijo que el PSOE privatizaría empresas públicas, como debe hacerse si es necesario, puesto que el falso dilema público/privado no es absoluto un dogma "religioso" sino un elemento mas del interés general. ¿Qué más necesita saber un socialista PARA VOTAR al PSOE? El voto INUTIL de los progresistas es a Podemos, que puede llevarnos a la situación de una segunda Grecia o, cuando menos, a una indeseable situación de ingobernabilidad. No se puede confiar en movimientos asamblearios, no tienen nada que ver con el progreso, mas bien al contrario.

Pedro Sánchez votó a favor de las preferentes cuando estaba en Caja Madrid, también a favor de la reforma del artículo 135 de la Constitución para priorizar el pago de la deuda, también a favor de la amnistía fiscal de Zapatero. Hace unos días uno de sus máximos colaboradores, Jordi Sevilla, dijo que el PSOE privatizaría empresas públicas. Qué más necesita saber un socialista para no votar al PSOE? El voto útil de los progresistas es a Podemos. https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=zTo8ZYnTYhU

Vayan opciones ! Ciudadanos es la versión aggiornada del PP. El PP es una lacra constituida por todo lo peor del pasado de España. El resto son incógnitas. Por eso mismo hay que votar a conciencia,teniendo siempre presente que ese chico listo, Nicolás Francisco o Francisco Nicolás, puede un día conducir los destinos de España.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal