Lo que ha pasado

Por: Ernesto Ekaizer | 03 ene 2016

                                   Catalan-acting-president-artur-mas-erc-s-leader-oriol-junqueras-and-cup-s-leader-antonio-banos-speak-after-the-election-session-for-the-new-president-at-catalunya-s-parliament-in-barcelona

 

 

    La decisión de no facilitar la investidura de Artur Mas por parte de la Candidatura de Unidad Popular (CUP) ha sido el resultado inevitable de una situación: la pérdida de control de la dirección de la organización sobre el proceso interno de decisión.

  Artur Mas tenía previsto que salía el sí en la asamblea de la CUP del domingo pasado. Erró pero cierto es que 1.575 votos a favor no fue una mala elección para el president en funciones. Había jugado a esa carta, de ahí que el calendario que han captado los medios de comunicación (foto) tenía anotada la fecha de investidura para el 31 de diciembre.    

   

                                 Artur-mas-1451466021425

 

      

   Carme Forcadell, presidenta del Parlament, ha dicho que se equivocó al confiar en la CUP. 

   La pregunta es: ¿calibraron Mas y sus colaboradores la información que iba viniendo de la CUP de manera voluntarista?

  ¿Quién les iba radiando las posibilidades de que el president en funciones sería finalmente investido?

   Las informaciones coinciden en señalar que el diputado Antonio Baños (en la foto con Mas y Oriol Junqueras) era partidario de la investidura de Mas porque suponía impulsar finalmente el proceso soberanista convirtiendo la investidura en una cuestión menor, accidental. El ex diputado David Fernández, una personalidad muy influyente, aunque fuera del Consell, había escrito, parafraseando a Alexander Pope, que la CUP debía hacer bien su parte, y que solo en eso reside el honor

   Traducido a la posición que debía asumir la CUP en la investidura: dar los dos votos que se necesitaban para lograrlo. La idea: seguir adelante, no dar marcha atrás. Y dar esos dos votos suponía asumir que Mas era el mal menor. El precio a pagar para no dar pasos atrás. "Para llegar al horizonte siempre hay que pisar mucho barro: un pie en el suelo y otro en el futuro", escribía Fernández.

  Esta fracción de la CUP estimaba los resultados del 27-S como demasiado importantes para profundizar el camino de la independencia y, al tiempo, correr el riesgo de la marcha atrás a través del bloqueo a la investidura, ergo, a la formación del Govern. Por ello, impulsaron la veloz declaración de desconexión del 9 de noviembre. Era como si los dirigentes de la CUP partidarios de que Mas fuera president iban poniéndose los puntos de no retorno.

   Pero, también, pensaban, unas nuevas elecciones suponían otro riesgo difícil de asumir. Por el cansancio y la confusión de los electores.

   Y last but not least existía otro factor: el virtual vacío político resultante de una encrucijada en la que Mariano Rajoy no podría garantizar su investidura ni el PSOE asegurar la formación de una alternativa. Un flamante Govern en Cataluña podía reanudar la ofensiva abortada por la acción del Tribunal Constitucional y la Audiencia Nacional. Al menos este cuadro seducía a los partidarios del sí a la investidura de Mas en la CUP. Dos meses de maniobra ante el panorama políticamente desértico en Madrid y la posible convocatoria de elecciones anticipadas.

   Los inputs que Mas y probablemente Forcadell, muy vinculada al president en funciones, fueron recibiendo eran ciertos, pero reflejo de unas fuentes que eran las partidarias de la investidura. Estas no iban de farol. No alardeaban, ni eran impostores. Creían poder controlar el proceso interno.

   Y al final no lo han conseguido. Se ha reproducido el cuadro clásico. El de mencheviques (minoría) y bolcheviques (mayoría) del Partido Obrero Socialdemócrata en la Rusia zarista, en 1903, antes de la primera revolución, la de 1905.

  La analogía consiste en esto: los primeros eran partidarios de impulsar la democracia y el avance de la industrialización de Rusia a fin de preparar las condiciones para el socialismo, y ello incluía apoyar a un candidato burgués; los segundos, no veían posible este respaldo por las inconsecuencias de la burguesía frente al zarismo. En la siguiente revolución, entre febrero y octubre de 1917, los mencheviques respaldaron al gobierno provisional de Alexander Kerenski, incluso con su ingreso en el gabinete. En octubre, los bolcheviques tomaron el poder.

   Los debates en el seno de la dirección de la CUP también evocaban aquellos de octubre de 1936 en España, cuando el Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) de Andreu Nin aceptó la invitación de participar en el Consell de la Generalitat. 

  Y ya mucho más cerca y más fresca, la influencia de Grecia.

  El espejo de Syriza, con el referéndum sobre al rescate del 5 de julio de 2015, y tras el inesperado "no" al tercer rescate la inmediata  conversión del primer ministro Alexis Tsipras en firmante primero y ejecutor, ahora mismo, del programa impuesto por la Troika tras el  shock el cierre del grifo del crédito del Banco Central Europeo (BCE). 

    Aquí no tenemos una revolución. Ni se trataba de entrar al Govern.

   Para los dirigentes de la CUP partidarios de la investidura, Mas podía jugar el papel de Kerenski en un gobierno provisional. En este caso, de dieciocho meses. Y suponía, para ellos, un gran impulso a la independencia.

   El problema es que para las bases de la CUP, que votaron en su mayoría por un independentismo izquierdista radical, la hoja de servicios de Mas y la corrupción de Convergencia Democrática de Cataluña, amén del caso de la familia Pujol, convertían en indigerible el respaldo a la investidura. También para muchos votantes que querían independencia y que no pagaron el precio de votar a Mas o a ERC. La portavoz, por así decir, de estos sectores ha sido la corriente Endavant, liderada por la diputada Anna Gabriel.

   Quizá si la aritmética parlamentaria se limitase a una abstención podía haber resultado más digerible. Pero no, se necesitaban dos cosas: el apoyo de dos diputados y la abstención de los restantes ocho.

  La dirección de la CUP intentó que, en todo caso, la organización no cargase con la culpa del naufragio del procés y que sus votantes y la sociedad en general vieran el desenlace como responsabilidad de Junts Pel Si. Pero Mas no se lo puso fácil aceptando, al menos de palabra, aspectos del plan de choque propuesto por la CUP, y presentándose estoico ante la humillación que suponía estar en sus manos.

   Los partidarios de apoyar la investidura, muy influyentes, perdieron el control de la situación interna de la CUP.

   Incluso después de la votación del no, la diputada Gabriela Serra ha lanzado la responsabilidad a Mas y a Junts Pel Si, al afirmar que el president en funciones siempre ha dicho que él no sería un obstáculo para el procés. Y es rigurosamente cierto.

   Mas tiene ahora la posibilidad de poner a prueba su coherencia. Ello le llevaría a decir: he sido el número 4 de la lista de Junts Pel Si y hay otras personas que pueden poner en marcha el procés. Esto sería lo que podríamos llamar el renunciamiento. La otra es dejar vencer los plazos y proceder a convocar nuevas elecciones autonómicas para el mes de marzo. 

   ¿Acudirá Mas a ellas con la nueva CDC, una nave cuyas vías de agua son como torrentes?

  Recordemos el film de Fellini.

  E la nave va finaliza con el hundimiento de la nave, o la sociedad, mientras los pasajeros huyen en botes salvavidas, y se oye  el coro de La fuerza del destino, de Giuseppe Verdi.

  

   

 

   

  

    

 

                               

   

    

 

Hay 21 Comentarios

Si no fuera porque detrás de este baile de intereses partidarios están nuestros impuestos y nuestras necesidades ciudadanas, hasta se podría decir que resulta divertido.
El ver las veleidades de unos y otros alrededor del sillón de la jerarquía antes de poder degustar las mieles del triunfo de la mano de los votos.
Unos pisando las nubes por encima cuando de resolver los problemas de la ciudadanía se trata, escribiendo en el aire teorías de una relatividad que no nos llegan ni nos sirven, buscando un dorado que solo existe en las mentes calenturientas de las aventuras del TBO.
Y otros vendiendo las pieles del oso antes de cazarlo.
Con un rosario de disculpas luego a toro pasado, por pedir el voto a la gente honesta de la calle, a favor de unos postulados que luego han salido rana, o que no tenían cosidas las costuras.
O sea: Una lección en toda regla sobre cual es el percal con el contamos la ciudadanía a la hora de adjudicar el voto democrático que les dará el mando.
A alguien que tutele nuestros intereses y nuestro futuro de verdad y que no tenga la cabeza traspuesta.
Mal paño.
Para envolver nuestra realidad presente llena de urgencias.
Las familias en precario con los bolsillos a dos velas que además hemos de sostener las prepotencias de unos grupos que solo tienen humo en la cabeza.
Cuando nuestros hijos precisan salir adelante hoy para asegurar el futuro.
Asegurando las instituciones nacionales para después seguir creciendo.
Sin ilusas propuestas que solo son ensoñaciones de unas criaturas que tienen los pies fuera del plato usando la política como si fuera un chiste.
Ciegos ante el entorno que nos rodea, y agarrando bien fuerte los cargos públicos y su remuneración segura.

A este paso vamos hacia el bolchevismo made in Catalonia; lamentable.

Con la elección directa por los electores del Presidente a doble vuelta este problema no se hubiera planteado. Este esperpento no es más que el resultado del sistema electoral en el que los diputados suplantan a los electores para elegir ellos al presidente y justitificar así su poder. Por qué nadie pide el cambio del sistema electoral para que esto no vuelva a pasar nunca ni en una autonomía ni en España. Apoya la propuesta en https://www.change.org/p/congreso-de-los-diputados-elecci%C3%B3n-directa-del-presidente-del-gobierno

Leí hasta el "last but not least" y no pasé de ahí. ¿Ya no se usa el "por último, pero no menos importante"?

Como el Sr. Dimas Quintero, creo que abusa de los anglicismos innecesariamente, aunque el contenido pueda ser interesante.

Varias coas. Al parecer la tercera si fue la vencida, a no ser que la caída de Mas esta vez la haga nuevamente a lo gato, a cuatro patas. Me explico: Tres elecciones y el "coro español" (partidos tradicionales y gran prensa nacional) le dio por muerte en cada votación, pero éste, como un felino, terminó cayendo de píe, siendo el presidente. A ver cómo sale de esta, si es que sale. Otra: Si el coro español está tan seguro que el independentismo no tiene nada qué hacer ¿por qué tanto miedo a una consulta nacional? no creo que sea tan grave la exigencia de Podemos de proponerla como línea roja para lo que se avecina. Otro factor a tener en la cuenta: los pueblos son pueblos cuando tienen su cultura (léase idioma propio), productividad (economía solvente) y sobre todo, gente inteligente que vea venir lo que ha de venir (visión). España se someterá a nuevas elecciones (¿con los mismos nombres?). Al pueblo lo que es del pueblo.

Lo que ha pasado es lo que siempre pasa: pensamos que los sujetos que intervienen en un proceso son estrictamente racionales y nos aventuramos a realizar análisis estructurales, analogías históricas, y demás herramientas hermenéuticas y claro la irracionalidad surge, ejerce su derecho de voto,veto, opinión o lo que sea y nos deja perplejos. De muestra aquí tenemos un botón: me refiero al sujeto que comenta más arriba " les está bien empleado por dejar la onírica independencia en manos de un tío que viene de Murcia jo,jo,jo" . Un tal Di-sonante.

Como siempre el sr. Ekaizer hace un buen análisis. Pero esta vez se queda ahí, prudentemente. El y ahora qué se presenta muy complicado en Cataluña y España. Sólo algún witness (of the spanish inquisition) parece verlo claro.

No cabe en ninguna cabeza que un país pueda desgajarse con el voto favorable del 37% del electorado en unas elecciones autonómicas. Eso es lo que ha pasado, que lo imposible se ha hecho imposible. Cataluña no es independentista. Tres futbolistas, 10 presentadores, cuatro artistas y dos escritores, aparte de un par de investigadores (que han hablado a favor de la independencia) NO es la cultura catalana, ni mucho menos el pueblo o la calle. La verdad es que el resto de la intelectualidad ha hablado poco, pero se podía ver que ni las fuerzas vivas ni la masa está por la independencia. En esas condiciones, asaltar un banco en el que hay más policías que ladrones es suicida. Iba a salir mal (aparte de ser algo malo en sí). Y aquí estamos, aunque, como dice un lector, a los de la CUP les gusta mucho el teatro, e igual hay tamayazo.

Si el Parlamento surgido de las elecciones generales del 20D hubiera sido más claramente de izquierdas, si el muy bolivariano y antiespañol Podemos (empeorar) junto con sus aliados electorales soberanistas hubieran arrebatado una porción mayor del voto al PSOE y éste hubiera quedado en situación de extrema debilidad tanto en Andalucía como en Cataluña, caben pocas dudas de que el camino hacia una disolución de la soberanía nacional habría quedado expedito. Sin embargo, esto no ha sucedido; el PSOE ha conservado gran parte del voto socialista en sus feudos tradicionales fuera de Cataluña y ello ha conllevado cierta reafirmación del constitucionalismo que tradicionalmente había venido conformando el discurso de la izquierda moderada.
.
Si la CUP hubiera accedido a investir a Mas, el proceso independentista se habría reactivado inmediatamente y las iniciativas insurrecionales que planteara el caduco nacionalismo catalán habrían empezado a ser puestas en práctica cuando aún estuviera por conformar una nueva mayoría gubernamental en España. Ante esta tesitura, los socialistas se habrían visto impelidos a un acuerdo -aunque fuera a regañadientes por parte de algunos guerracivilistas incorregibles- con PP y C’s, reforzándose de esta manera la respuesta del Estado contra cualquier asomo de ilegalidad.
.
Por el contrario, la no investidura de Mas, aunque parezca paradójico, sigue manteniendo abierta la puerta del independentismo. Los socialistas no se hallarán ante la necesidad de apuntalar al gobierno central y Sánchez podrá jugar a líder socialista un poco más usando el “heroísmo” antiPP como justificación de su permanencia al frente del partido; Podemos (empeorar), con su demanda de referendum, impedirá un acuerdo de izquierdas en una circunstancia que de seguro el Polit Buró pablista juzga desfavorable a sus intenciones disolventes por la mayoría del centro derecha en el Senado; y así, les cabe a los independentistas la esperanza de que unas nuevas elecciones generales ofrecieran la posibilidad de que la confluencia entre el chavismo, el nacionalismo y un socialismo apocado obtuviera la preeminencia que negara el 20D. Entretanto, la repetición de elecciones en Cataluña acaso produjera un -aunque fuese ligero, por aburrimiento de los constitucionalistas- incremento de la opción por la independencia, claramente derrotada en las mal llamadas “plebiscitarias” del 27S. Todo puro tacticismo disfrazado de sovietización, mero dirigismo disimulado de la típica nomeklatura con ansias de “democracia” de partido único.
.
Es probable, sin embargo, que tanto cálculo y tanto oportunismo maniobrero de los antieuropeístas viejunos de la CUP y de los bolivarianos vergonzantes de Pablo I. no consiga los resultados esperados. No sería extraño que leninistas y troskistas, jugando al banal “Juego de tronos”, se pasaran de listos.

Les esta bien empleado por dejar la onirica independencia en manos de un tio que viene de Murcia. jojojo

Esta vez, no puedo estar de acuerdo. ¿Qué coherencia tiene para Mas, el líder del partido más votado, y por mucho, de sacrificarse ante un grupo que, en un despliegue, eso sí, de incoherencia, se declara incapaz de votar a su persona pero capaz de votar otro candidato - ¡del mismo partido!


Mas era el candidato de muchos votantes que ni siquiera son de CDC ni de ERC (JpS) pero querían unir en defensa de la independencia, dejando a un lado partidismos para señalar su priorización de la independencia, tal y como se habían ido haciendo las manifestaciones del ANC en todos estos años.


Las "derechas" locales (CDC) son los únicos que han sacrificado (hasta la muerte) su propio partido (yo sé, que hay otras razones, pero hay que reconocer su sacrificio).


Una unidad que la CUP ha dinamitado con su insistencia que la independencia sólo puede tener un color - de izquierdas y de la clase obrero. El resto de la población no puede encontrarse rechazada por su clase social/tendencia política, y para ellos, Mas (en parte porque CDC ya no existe) es su única garantía del estado de derecho vigente y que ellos no serán las parias en el nuevo país. Junqueras con su flirteo con Colau en el ayuntamiento y sus silencios elocuentes no puede ser el mismo.


Por coherencia, no accepto la idea de Junqueras como presidente: si pasa, preveo muchos más problemas que soluciones, por las razones que he expuestas arriba.

It would appear that Artur Mas cannot have his CUP of tea.

No se puede hacer un análisis del llamado "procés" como si efectivamente fuera un movimiento histórico que respondiera a algo real, comparándolo nada menos que con la Revolución Rusa. No se puede analizar seriamente una representación encaminada exclusivamente a mantener el poder ( Mas quien nunca fue independentista ) o tenerlo ( la CUP que son independentistas por ser antisistema, no de convicción ). Estos sesudos análisis dan seriedad a lo que es una broma.

Me alegra la probable desaparición de Mas del panorama político español. El se lo ha buscado y el se lo ha encontrado. Ha abusado de una prepotencia intolerable y de una vergonzosa deslealtad. Creo que Cataluña merece otros políticos diferentes a Pujol y Mas.

Llàstima que vosté sigui tant bo, tant penetrant en l'anàlisi.
Resulta tot tant dolorós!

MAS se salva que estamos en otras épocas, porque de lo contrario seguiría la suerte de Kerensky

Eso ha pasado, sí. Pero lo que está pasando, la raíz de estos problemas, es que Cataluña es inviable. Porque carece de Petróleo, de Gas, de Carbón combustibles sin los cuales es imposible mantener una sociedad industrial o el standard de vida de una sociedad industrial, que conocieron. Carece de Hierro, de Cobre, de Aluminio, está superpoblada -240 Hab/Km2 - importa la mitad del alimento que consumen, y está superpoblada, arruinada y endeudada. http://www.armandobronca.com/cataluna-es-viable-independiente-o-unida_17143/
Estos partidos y la gente que los vota están chantajeando a España sin darse cuenta de que los tiempos han cambiado mucho, de que ya no hacen nada de interés para el resto del país, que son en efecto superfluos, y los militantes de la CUP, mayoritariamente profesores de catalán y empleados públicos -esto que hacen es en efecto una 'trahison des clercs' - defienden desesperados su modo de subsistir: están acabados, se ha acabado el chantaje http://www.armandobronca.com/el-catalan-chantajista-esta-acabado_17273/

No quiero dar ideas, pero ¿si la votación es secreta se puede alguno de la CUP equivocar? ¿Tamayazo?

Buenas noches.
Es usted muy benevolente con el llamado “Proceso”, dándole carta de naturaleza política cuando es únicamente una burda maniobra para salvar al “clan”. Esta gente lleva demasiado tiempo preparando la “cama” al Estado español, pero las cosas se precipitaron con el acoso a la “familia”. No estaba previsto en el guión escrito por Puyol que el llamado “Proceso” tuviera que ser ahora, pero la crisis y el cierre del grifo a Cataluña y por tanto a sus ingresos ha tenido mucho que ver, abortada la intentona de Mas de conseguir un concierto a la vasca para que no cesarán de manar los ríos de leche y miel del Estado. La súbita conversión de la extinta CiU al secesionismo dice mucho de quién cuándo y cómo se tomaron esas decisiones.
Ya hace tiempo había pronosticado una “Tamayazo” a la catalana, y todavía “cosas veredes querido Sancho”, pues no se ha agotado el último suspiro para Mas, ya sabe, el dinero o la pela es la pela. De risa fue el empate a 1515 votos, solo hubiera faltado que con un par de cientos de militantes más se hubiera producido un empate a 1714. Pero da igual, Baños y “el cholas” harán lo que de les da gana.
Quien se frota las manos y no da crédito a lo que pasa es Junqueras, pues ERC será la gran beneficiada tanto si Mas se retira y se propone otro candidato, como si se convocan nuevas elecciones. Quienes pagaran el pato de este sainete será la propia CUP, pero sobre todo la extinta CDC (que ya no sé ni cómo se llama). Junqueras salvo Tamayazo será el próximo Presidente de la Generalidad.

Me encanta la analogía

No sé por qué usted acude a angilicismos de "tal calibre"; siempre he apreciado en usted suficientes recursos sintácticos, léxicos, para no dañar nuestra lengua.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal