B, sala de despiece

Por: Ernesto Ekaizer | 06 feb 2016

                                  _AG_4296

 

      El 16 de septiembre de 2015, dos días antes del estreno de B La película, el periodista Carles Francino entrevistaba en su programa La Ventana al crítico de cine Carlos Boyero.

       -Está muy bien interpretada. El tipo que hace de Bárcenas... -dijo Boyero.

      -Es Pedro Casablanc, ya lo hizo en el teatro - precisó Francino.

     -Sí, porque es una adaptación de una obra de Alberto San Juan. Repito es un experimento que a mi me...Cuando acaba me quedo como perplejo. Ya te digo, es la cámara en una sala pasando de plano a contraplano, pero yo estuve pegado toda la película y alucinado. La ciénaga debe de ser inmensa...Todo el mundo estaba en la movida...-concluyó Boyero.

    El "experimento" -Boyero dixit- ha llegado a la gala número treinta de los Goya 2016 con la nominación de Pedro Casablanc, Bárcenas, a mejor actor protagonista; de Manolo Solo, que interpreta al juez Pablo Ruz, como mejor actor de reparto; y, finalmente, con la nominación al mejor guión adaptado, trabajo del director David Ilundain y de Jordi Casanovas.    

  Rara es la vez, por no decir nunca, que una película española de cine político actual, en tiempo real podríamos decir, opte a estas nominaciones.

   Para no ir más lejos, la vigencia y las ramificaciones del caso Bárcenas han llevado esta misma semana, el miércoles 3 de febrero, al extesorero ante la juez Rosa María Freire, titular del juzgado de instrucción número 32 de Madrid, para declarar como testigo. Esta vez en el caso de la destrucción de los discos duros de dos ordenadores perpetrada en la sede del PP. También han declarado como imputada la actual tesorera, Carmen Navarro; Javier Barrero, informático del partido, y otros.

   En el fotograma que abre esta entrada, precisamente, Casablanc-Bárcenas entrega al juez Ruz, el 15 de julio de 2013, durante su declaración-confesión en la Audiencia Nacional, el pendrive que contiene los ejercicios faltantes en la contabilidad manuscrita publicada por EL PAÍS el 31 de enero de 2013, es decir, los años 1993, 1994 y 1995.

   En su primer encuentro con el juez Ruz por esta causa, la pieza separada de los llamados Papeles de Bárcenas, el 22 de marzo de 2013, el extesorero se había negado a declarar. En aquellos días, Bárcenas actuaba de acuerdo con el PP y negaba ser el autor del manuscrito o caja B del PP.

   El extesorero del PP explica este 15 de julio de 2013 a Ruz, pues, que ha volcado al dispositivo los datos que figuraban en su ordenador personal, un Toshiba, que el PP no le quiso devolver. El juez, días después, a petición de la defensa de Bárcenas, solicita al PP que aporte ese y otro ordenador de Bárcenas. El partido entrega ambos pero aclara que los discos duros han sido destruidos. 

  Precisamente, el pasado jueves, día 4 de febrero, el PP ha sido llamado a declarar esta próxima semana, el 12, como imputado por presunto delito de daño informático y encubrimiento.

    Tal como explicaba Boyero en septiembre pasado estamos ante una película. No es lo que, sin ánimo de infravalorar, podría llamarse teatro filmado. Esto es cine. O si se quiere,se trata de la adaptación cinematográfica de una obra teatral, la que dirigió San Juan en el Teatro del Barrio. Al que la obra vuelve los fines de semana del próximo mes de abril.

    El director David Ilundain localiza el metraje completo en una sola sala. Y la sucesión de planos y contraplanos funcionan como un imán que aferra al espectador a la butaca. El diálogo es la reproducción literal de tramos de la declaración que prestó Bárcenas ante el juez con la participación del fiscal Antonio Romeral, las acusaciones populares y la defensa.

   Y, como decimos, funciona. Hay intriga, hay socarronería -quizá un punto menor a la que suele emanar del Bárcenas real - y desprende lo que se exige de una película de no ficción de este genero: perplejidad y alucinación. Es una catarsis.

    Casablanc no imita a Bárcenas. Lo interpreta. Se aproxima al timbre de su voz, haciéndolo más grave para presentarlo acorde con lo que podríamos llamar el physique du rôle -expresión francesa que define al tiempo el aspecto exterior y el interior de una personalidad-, del extesorero.

  La inspiración de Casablanc abreva en fuentes públicas: las idas y venidas de Bárcenas entre su casa y los juzgados, las declaraciones ante las televisiones, la salida de prisión, todo el material que ha hecho del extesorero un personaje familiar. La velocidad con la que habla es algo mayor a la del extesorero. Pero su ritmo se corresponde con la vehemencia. Casablanc ha construido un Bárcenas de carne y hueso.  

    Más difícil lo tenía Manolo Solo. Porque interpreta a un juez, Pablo Ruz, que se prodiga muy poco. En algún paseíllo desde la Audiencia Nacional a una cafetería cercana.

   El actor, empero, intuye la personalidad discreta, cuidadosa, de un juez que tiene 37 años en el momento de la declaración, y que depende para seguir instruyendo la causa de la renovación de mandato que cada seis meses hace una politizada comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ. Su presidente, Carlos Lesmes, se lo quiere  quitar de en medio, objetivo que finalmente conseguirá en diciembre de 2014.

   El Ruz de Manolo Solo, como el Bárcenas de Casablanc, capta muy bien al juez (en la imagen Ilundain junto a Solo-Ruz) 

                          Tumblr_inline_nvrbgnqKpl1t3bsd1_540

      

   

   Casablanc-Bárcenas es el encargado de tirar la bomba en el juzgado y Solo-Ruz el que, no menos perplejo que Boyero como crítico-espectador, tiene la obligación de extraer las consecuencias.

   El resultado es una película de acción dentro de las paredes de una sola habitación. Son ochenta minutos que condensan cinco horas de confesión.

   Pues eso, una sala de despiece de las prácticas del Partido Popular.  

    Las consecuencias de B La película siguen tan vigentes que al anunciar a los nominados al premio de mejor actor protagonista, el telediario de TVE anunciaba a los actores Luis Tosar, por El desconocido, a Asier Etxeandia, por La Novia, a Ricardo Darín, por Truman, y a Pedro Casablanc... sin mencionar la película.

 

 

Hay 5 Comentarios

Ese es el problema, Arquero, que algunos tratáis de poner al mismo nivel cuestiones que no tienen nada que ver ni en concepto ni en gravedad. Esto os impide interpretar correctamente lo que está pasando.
Y Ernesto va con mayúscula, igual que Madrid.

No he visto el film, pero conociendo el percal y tal como dice el Boyero sobre la magnitud de la cienaga, aunque fuera por higiene moral, aunque solo fuera para darnos una pequeña e intima victoria, despues de tanta humillación, deberian pasarla en colegios e iglesias y despues de las noticias, por televisión.

Es David Illundain, no Miguel Illundain

Que ernesto, de los títeres en Madrid, nada que decir???

......ya

Que nos valga para librarnos de esta losa de plomo en que se ha transformado el PP. ¿O lo fueron siempre?

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal