PS, ¿en qué momento se jodió?

Por: Ernesto Ekaizer | 03 oct 2016

                                                                                                                                            
                  Susana-diaz-y-pedro-sanchez_560x280

       

 

   Durante alrededor doce horas, el Comité Federal Extraordinario del PSOE fue el escenario  hasta la extenuación de una lucha por el poder en su forma más cruda: la batalla de Pedro Sánchez por sobrevivir como secretario general versus la cruzada de las fuerzas de Susana Díaz para derrocarlo. Esa lucha se metamorfoseó y asumió el disfraz de una pugna estatutaria, pero muy avanzada la tarde del sábado, hubo un momento en el que ese disfraz cayó: fue el momento en el que el porvenir de Pedro Sánchez se jodió definitivamente.

    El momento alea jacta est.

   Exploremos ese momento.

   El grupo de Susana Díaz tenía un plan y lo cumplió a rajatabla, más allá del retraso que pudo haber sufrido la reunión del Comité Federal.

    Las tres piezas claves de ese plan eran la formación de una mayoría de bajas en la Comisión Ejecutiva Federal; la actuación de la mesa del Comité Federal, el órgano más importante del partido entre congresos; y el dictamen de la Comisión Federal de Ética y Garantías.

   La mayoría de bajas se plasmó el miércoles, día 28, en el que la Cadena SER difundió una entrevista con Felipe González, que se encontraba en Santiago de Chile, en la que revelaba que Sánchez le había engañado. Le había dicho el 29 de junio, tres días después de las elecciones generales, que el PSOE votaría no a Rajoy en primera votación y que se abstendría en segunda votación para no impedir la formación del gobierno del PP.

   La operación de diecisiete miembros de la Comisión Ejecutiva Federal fue coordinada desde Sevilla por el secretario general de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Máximo Díaz-Cano, y materializada por Antonio Pradas, diputado por Sevilla a Cortes, y miembro de la Ejecutiva Federal, que las entregó en la sede de Ferraz.

  Las diecisiete dimisiones buscan crear la falta de quorum de la Ejecutiva Federal, habida cuenta de que el Estatuto del partido (artículo 36) establece que cuando se producen mayoría de bajas sobre el total, se debe convocar el Comité Federal que estará abocado a citar un Congreso Federal Extraordinario para elegir una nueva Ejecutiva Federal. Las 17 dimisiones se unían a 3 vacantes no cubiertas. Ergo: 20 sobre 38 miembros del Comité Federal. No dimitía la mayoría de miembros (17) porque quedaban 18, pero sumados a las bajas daban mayoría.

    ¿Y para que querían esto?

    Es que no querían eso. 

   A pesar de que los Estatutos no dejan lugar a dudas (la mayoría de bajas activa el artículo 36, obliga a convocar el Comité Federal Extraordinario y a su vez este cita un  Congreso Federal también extraordinario), este movimiento debía ir complementado con otros dos: la proclamación como autoridad del partido de la presidenta de la mesa del Comité Federal y la reunión de la Comisión de Ética y Garantías para que emitiera un dictamen sobre la nueva situación a partir de la mayoría de bajas.

    El equipo de Sánchez vio en las dimisiones un paso en falso de sus contrincantes.

   Primero porque activaba un Comité Federal Extraordinario y el Congreso. Su Ejecutiva en funciones (18 miembros activos menos dos que no asistieron a la reunión), convirtió el jueves 29 el Comité Federal citado para el sábado 1 de octubre en Comité Federal Extraordinario y el Congreso Ordinario que había propuesto en Extraordinario, para el mes de noviembre, y mantuvo la propuesta de celebrar elecciones primarias a secretario general el 23 de octubre.

   Y last but no least, el paso dado era un error, según los partidarios de Sánchez, porque el grupo de Susana Díaz acababa de dar de baja en la batalla del Comité Federal a 17 miembros, los dimisionarios de la Ejecutiva Federal.

   Pero las dimisiones crearon la sensación de acefalía, de vacío, más allá de los Estatutos, que según el sector de Susana Díaz, debía cubrir el Comité Federal, el que en realidad, subrayaba, debía haber convocado, sostenía, la reunión del sábado y no una Ejecutiva Federal disuelta.

  Pero, concretamente, ¿quién era el Comité Federal?

  El jueves 29, la presidenta de la mesa del Comité Federal, Verónica Pérez, destapó las cartas en la puerta de Ferraz: "Yo soy la única autoridad ahora en el PSOE". Secretaria general del PSOE de Sevilla, al dejar Susana Díaz esa posición, Verónica Pérez aprovechó su cargo administrativo para convertirse en la representación del Comité Federal.

    Según el artículo 15 del Reglamento del Comité Federal "para presidir y dirigir los debates del Comité Federal se constituirá en cada reunión una Mesa compuesta por un Presidente/a, un Vicepresidente/a y un Secretario/a de Actas, que serán elegidos por el período de un año". Dicha norma se ha cambiado. Ya no se elegía por un año.

    De dirigir junto con el vicepresidente de la mesa, Rodolfo Ares, y la secretaria de actas, Nuria Marín, el funcionamiento interno de las reuniones del Comité Federal, Verónica Pérez se constituyó en "única autoridad" para reforzar el mensaje a los medios y a la opinión pública de vacío de poder provocado por la virtual disolución de la Ejecutiva Federal.

    La otra pieza que ya estaba en movimiento era la Comisión de Ética y Garantías. Aunque no se especifica en los Estatutos y en el Reglamento de la Comisión que entre sus funciones está la de dirimir o arbitrar en los conflictos internos de un órgano del partido sino en conflictos entre órganos (artículo 3.ii del Reglamento) se habla (3.iii) de que puede "emitir dictámenes no vinculantes a solicitud de los diversos órganos colegiados del Partido".

   Tres miembros de esta comisión estaban alineados con el grupo de Susana Díaz: María Jesús Montero, consejera de Hacienda de Andalucía; Inés Ayala, eurodiputada por Aragón; y Wilfredo Jurado, de Madrid.

  Solicitaron por escrito la convocatoria de la reunión del Comité de Ética y Garantías el miércoles 28, poco después de entregarse las 17 dimisiones.

   Problema: la presidenta, María Celaá, y el secretario, Félix Bolaños, serían un obstáculo por su adscripción a la Ejecutiva Federal. Y el Comité solo se podía reunir por decisión de la presidenta.  La mayoría de 3 a 2 ya tenía claro que la Ejecutiva Federal y su secretario general ya no existían. Y quería oficializar esa mayoría en la Comisión.

  Aunque no tenía facultad alguna para hacerlo, dado el funcionamiento independiente de la Comisión, la presidenta de la mesa del Comité Federal, constituida en "única autoridad" solicitó el  jueves 28 la convocatoria de la Comisión de Ética y Garantías a través del escrito en el que pedía  una definición sobre la situación de baja de más del 50% de la Ejecutiva Federal y en caso de estar disuelta la Ejecutiva Federal el Comité Federal debía asumir sus funciones y el procedimiento a seguir. Pero la presidenta no le reconoció facultad alguna para hacer tal petición, cosa que Verónica Pérez admitió. 

    Lo importante para el grupo de Susana Díaz era demostrar que se había pedido la reunión, que no se había convocado y los tres miembros, tras el fracaso de Verónica Pérez en lograr esa reunión, presentaron el jueves 29 una petición de convocatoria urgente. No la hubo.

   El viernes por la mañana, la presidenta de la Comisión de Ética y Garantías convocó a los miembros para mantener una reunión cuando se terminará el cónclave del Comité Federal. Fijó la hora a las 17 horas del sábado. La maniobra pretendía desactivar a la presidenta de la mesa del Comité Federal y a los tres miembros que habían solicitado la reunión. Porque la presidenta citaba la reunión para abordar un modelo de aval para las elecciones primarias. No para dirimir sobre el conflicto.

   Confirmada la imposibilidad de lograr la reunión, los tres miembros presentaron avanzada la tarde del viernes su dictamen por escrito ante la "presidencia del Comité Federal y ante los miembros del Comité Federal". El escrito se hizo registrar en la secretaría de Organización y Acción Electoral, a cargo de César Luena.

   Invocaban el punto 3.x de las competencias del Estatuto de la Comisión de Ética y Garantías, según el cual, dicho órgano podía "expresarse a través de advertencias o recomendaciones, de oficio o a instancia de la Comisión Ejecutiva Federal, sobre materias o circunstancias de interés para el Partido. Estas advertencias o recomendaciones podrán ser públicas para general conocimiento y se basarán en los principios y valores del PSOE, así como en el Código Ético y resto de normativa del partido".

   Lo que valía para la Comisión como tal, ante la imposibilidad de reunirse, lo asumieron para los tres miembros.

   Los medios de comunicación dieron cuenta del escrito. Pero a los miembros del Comité Federal no se les entregó.

   El dictamen tenía que ser un hecho antes de la reunión de Comité Federal porque su existencia sería el argumento, la base, por así decir, jurídica de la operación para quitar en el Comité Federal a Pedro Sánchez.

   Según el escrito, la Ejecutiva Federal de Sánchez estaba disuelta desde el momento en que 17 miembros, sumados a las tres bajas preexistentes sumaban la mayoría de 20 sobre 38, y Sánchez ya no era secretario general. Y, en esta situación, señalaban que era aplicable a la situación creada, aunque el Estatuto no lo señalara para el "ámbito federal", la creación de una Comisión Gestora. El Comité Federal, por tanto, debía designar a los miembros de esa comisión.

    Bien.

   La reunión del sábado 1 de octubre giró, pues, en torno a la mesa dividida del Comité Federal. Los tres miembros -Pérez, Ares y Marín- se reunieron por separado en varios recesos-recreos. La intención del grupo de Susana Díaz era someter a votación el dictamen de los tres miembros de la Comisión de Ética y Garantías.

  Pero este dictamen no había sido entregado a los que habían acudido a la reunión. La presidenta propuso que se votara. Varios miembros dijeron desconocer el contenido. La presidenta dijo que ya había aparecido en los medios de comunicaciones. Se rechazó este argumento. 

    La presidenta propuso leerlo. Los dos miembros de la mesa se opusieron a ello.  Los escritos de la Comisión, por definición, no son vinculantes. Y este ni siquiera era un dictamen de la Comisión sino de tres miembros de la misma.

    El debate sobre el dictamen y el reglamento era un callejón sin salida.

    Borrell señaló que la mesa del Comité Federal, según el artículo 15, se limitaba a ordenar la reunión, sin otras funciones, y queda un órgano colegiado.

    Susana Díaz le replicó que él no era el único licenciado en Derecho allí y que  ella también lo era. Borrell replicó que él no era licenciado en Derecho, pero no le dijo que era ingeniero aeronáutico.

   Pedro Sánchez, sobre las tres y media quiso provocar un viraje. Y propone discutir la posición del PSOE ante la abstención. En línea con lo que ha dicho la noche anterior.

   Pero esto no se acepta. No está en el orden del día. Fuentes del grupo de Susana Díaz están convencidos de que el viernes antes de hacer su declaración sabe que tiene perdida la batalla tras hacer un recuento de votos. Y que entonces Sánchez maniobra para que no se vote el Congreso Extraordinario ante la posibilidad de perder.

    Problema: una votación sobre la abstención podía obtener la mayoría, pero esto dejaría pendiente las negociaciones para la negociación de un gobierno alternativo con otras fuerzas políticas. Esta negociación quedaba  cubierta, por así decir, por la fórmula del Congreso y las primarias.

   La tarde avanzaba y la oscuridad no permitía ver luz al final del túnel. Fue entonces cuando José Borrell habló con Pedro Sánchez y con otros dirigentes del partido del grupo de Susana. Si lo que se quería era debatir el tema de la abstención del PSOE ante la investidura, como había anunciado en su declaración del viernes por la noche Sánchez, y como acaba de proponer sin éxito ¿por qué no introducir un cambio de posición? ¿Por qué no readmitir a los 17 miembros (los 16 menos la presidenta del partido, Micaela Navarro, esperaban en una cafetería de Ferraz) y retrotraer la situación al lunes 26? De este modo, se terminaba ipso facto el Comité Federal y se convocaba una nueva reunión para debatir sobre la abstención.

    Sánchez pidió la palabra. Explicó que "un compañero", sin citar a Borrell, le había sugerido una solución y la expuso. Acto seguido, el presidente de Aragón, Javier Lambán, tomó la palabra y solicitó a la presidenta de la mesa que no se tomase en consideración. Sánchez ya no era secretario general y la Ejecutiva Federal estaba disuelta. La propuesta no se votó.

   Hemos hablado al comienzo del momento alea jacta esta, el momento en que se le jodió a Pedro Sánchez la situación.

    Ese momento llegó cuando en uno de los recesos, Ares y Marín formaron la mayoría de la mesa para que se votara la propuesta de Congreso Extraordinario y primarias. Y la forma de hacerlo, dijeron, debía ser en urna. Voto secreto.

   La razón no explícita: los miembros del Comité Federal -había 253 acreditados esa tarde- ocupan en su gran mayoría cargos institucionales y dependen de la jerarquía del partido para ir en las listas electorales.

   Por tanto, el voto secreto concede mayor libertad a cada uno a la hora de votar, al no tener que revelar su posicionamiento a los distintos jefes, por así decir.

  El grupo de Susana Díaz se opuso. En medio de un griterío generalizado, César Luena ordenó colocar una urna detrás de la mampara que actúa como fondo de las deliberaciones. Los miembros de la Ejecutiva, liderados por Sänchez y Luena, se pusieron de pie y formaron cola.

    La urna no estaba a la vista. Los gritos y las acusaciones de pucherazo por la urna escondida se generalizaron. Los miembros del Comité Federal partidarios de Sánchez se levantaron para ir a votar.

   Susana Díaz al ver a Borrell disponerse para ir a votar, dijo en voz alta: Pepe no puedes avalar esta forma de votar. 

    Yo no avalo nada, replicó Borell. Yo no soy el presidente de la mesa.

   Un miembro del Comité Federal avanzó hacia el estrado más elevado y a voz en cuello gritó: Vamos a recoger firmas para presentar una moción de censura. Empezaron a acercarse masivamente miembros para firmar.

    Se le explicó a Luena que así no se podía votar, la urna debía ponerse en lugar visible.  Delante del Comité Federal y en una mesa, no visible, las papeletas.

   El caos se adueñó del Comité Federal. Patxi López dijo que estaba harto y que ya no tenía idea de qué hacer. Francina Armengol, la presidenta de Baleares, expresó a Pedro Sánchez su desánimo, una sensación de derrota. Le explicó que había que votar, que si se perdía, pues, que se aceptaba, que no debían irse de allí sin votar.

    Los partidarios de Susana Díaz ya firmaban la petición de una moción de censura para tumbar por esa vía a la Ejecutiva Federal. Pronto ya había alrededor de 120 ó 130 firmas.

    La urna de Luena había catalizador la bronca total.

   Y llegó ese momento alea jacta est.

    Guillermo Fernández-Vara, apoyado en la urna detrás de la mampara, Pepe Blanco, Rodolfo Ares y Susana Díaz, comentaban la situación. Pedro Sánchez se les unió. Dejadme a solas con Susana, les dijo.

    Susana Díaz y Pedro se apartaron de la reunión. 

   La reconstrucción del diálogo, según se la transmitieron cada uno de ellos a sus compañeros, arroja estas palabras dichas en pocos segundos:

    -¿Qué quieres Susana? 

    -Pedro tú te tienes que ir. No te reconozco como secretario general Pedro. Te tienes que ir.

    -Votemos Susana, ponemos a votación la Comisión Gestora y el Congreso. Y si pierdo la votación dejo de ser el obstáculo. Me voy...

   El escrito con la moción de censura circulaba. Ya superaban las 120.

   Algunos miembros del grupo de Sánchez, alrededor de 8, se marcharon. Tenían billete para regresar a su ciudad.

   Pedro Sánchez explicó a sus partidarios que era necesario votar, que si se insistía en el voto secreto, el Comité Federal terminaría sin votación sobre el único punto del orden del día.

    Hay que votar, explicó, como sea...

   Las firmas de la moción de censura anticipaban el desenlace. 132, que no incluían a los 17 dimisionarios, contra 107.

     

    

        

   

        

            

     

       

                                                                                                                                  

 

 

 

 

 

 

Hay 27 Comentarios

Yo ya se lo que van a hacer Pedro Sánchez y Margarita Robles mañana sábado en el congreso, en mi blog hay desde ayer un post que quizás os alumbre la respuesta pero por deferencia a ellos no puedo ni diré nada más. Su honor y dignidad van a quedar muy a salvo, os lo adelanto.

Magnífico análisis. Revelador y analíticamente impecable. Le agradezco su claridad expositiva.

No tiene que lamentar nada, Sr. qlover. ...Vargas Llosa lo dejo para Usted...pero, yo si lamento el que tenga que recurrir al insulto gratuito para defender su posición.......y ya que estamos, aprovecho para dirigirme a otro defensor a ultranza, al Sr. Frank, " para todo siempre hay una primera vez."..pero vaya...comparar un Premio Nobel, y una linea de una de sus novelas, con el titular del articulo de este cagatinta..me parece excesivo....pero sigan Ustedes leyendo a quien les plazca....yo haré lo mismo y seguiré opinando como quiera.....PD. Yo sí firmé con mi nombre y apellido...Ustedes no, y no me extraña....

Éstos son mis principios, pero si no le gustan, tengo otros.
Y ante tanto batiburrillo y falta de timón con el que sortear los momentos difíciles, donde los buenos capitanes de los barcos asumen su responsabilidad y deciden.
Se pusieron a debatir el: No es No.
Con ochenta y cinco asientos y las ajustadas adhesiones inquebrantables de algunos.
Siempre y cuando se pasara por las horcas gaudinas que se estipularan.
Incluidos los puestos de gobierno, y las direcciones prohibidas de no comulgar con los otros adversarios.
Se jorobó el invento en cuanto no se pudo bailar con tantas parejas a la vez.
Demasiado baile, con tan pocos números.
Los buenos capitanes nunca pierden de vista el barco, ni la tripulación ni la carga.
Sean como sean los arrecifes.
Por no tener peso específico, nos vemos en estos lodazales.
Por eso mucha gente prefiere en la calle a Barrabás.

Totalmente de acuerdo con Don Giovanni. Y añado más. Los militantes no ganan elecciones, los votantes sí. Pedro Sánchez obtuvo el apoyo de 65.000 militantes, pero con él el PSOE ha perdido número considerable de votos y escaños en dos ocasiones. Es para hacérselo mirar, sobre todo cuando muchos de esos votos se habrán perdido en la abstención.

Entiendo el desasosiego de los revolucionarios que querían asaltar el poder por la vía violenta y revanchista... Revancha en la que llevan ya muchos años, por eso suavizada.
Menos mal que las personas de a pie suelen ser más razonables y creo que sobre un 75 u 80% de los votantes del PSOE consideran que se ha impuesto lo que debía.
Voté al PSOE una vez, allá por el 96... Cuando ganó Aznar. Las siguientes no voté, las del 11-M lo hice por el PP.
igual soy poco demócrata, pero no consigo votar al que gana!

Estos señores no pueden dirigir una nación. Intelectualmente no pueden. Ya están desacreditados por el esperpento de la semana pasada. Su gestión esta ya mas que demostrada. Como Andaluz estoy harto de que el Psoe se haya adueñado de mi institución, La Junta de Andalucía. Gracias por desvelar como sois. Mi voto ya jamás lo tendréis.

Coincido. El artículo sería interesante si no estuviera tan mal escrito, con tantas prisas y de manera tan enrevesada que solo la debe entender el que lo ha escrito.

La cronología de los hechos tiene cierto interés, al fin y al cabo, es detallar la "logística" del golpe, pero lo más interesante es conocer el trasfondo, la trastienda, -los autores intelectuales que diría el otro-. Desde luego Susana Diaz no ha sido, es de una capacidad nula, su máximo esfuerzo intelectual se resume en el PSOE es mucho PSOE, o la inigualable, me duele el PSOE. Ella ha sido, el "Tejero" del asunto. Felipe González, Bono y Rubalcaba, posiblemente sepan más del tema. Ya nos enteraremos. Yo por lo pronto, prefiero tirar el voto a una papelera que votar al PSOE.

"Desde la puerta de La Crónica Santiago mira la avenida Tacna, sin amor: automóviles, edificios desiguales y descoloridos, esqueletos de avisos luminosos flotando en la neblina, el mediodía gris. ¿En qué momento se había jodido el Perú?", Mario Vargas Llosa, Conversación en la Catedral. Es la obertura de la magna novela de Vargas. ¿En qué momento se había jodido el Perú? Sr. Ekaizer, a usted siempre le atacan por las cuestiones más variopintas (incluida la estupidez de recriminarle el hecho de haber nacido en un determinado lugar y no en otro), pero ésta de hoy todavía no la había leído: ¡Le critican a usted por citar a un premio nóbel en el título!

Como lamento que el Sr. Lupi Esposti no haya leído a Vargas Llosa, cuando, en su obra "Conversación en la Catedral", uno de los personales dice: Varguitas, ¿cuando se jodió el Perú? (sic). Ha quedado desde entonces, casi como una frase hecha para expresar cuando algo se tuerce.
La ignorancia es muy atrevida.....

Nadie sabe nada. ¿Es un programa de radio en La SER? También. Pero lo cierto es que nadie sabe nada dentro del PSOE. Muchos de los que se llaman líderes desconocen sus propios estatutos, no se lo han leído.
Otros creen que dando un golpe de mano, con la dimisión de 17 miembros del comité federal, piensan que eso hará dimitir al secretario general. Nada más lejos de la realidad.
Dicen los que estuvieron allí metidos, en aquel berenjenal, que perdieron media mañana en interpretar los estatutos. Unos decían una cosa y otros la contraria sobre el mismo tema. Si eso ocurre dentro del partido que no harán cuando de gobernar a los ciudadanos se trata.
Barreda se marchó de la reunión hastiado de la situación y de las discusiones sin fin. Pero cómo es posible que una persona que se desplaza a Madrid para tratar de solucionar el problema más gordo que ha tenido su partido en toda la historia, se marchara porque le aburren los compañeros. ¿Dónde está su tolerancia, su cintura negociadora, su transigencia? Mejor hubiese sido que se hubiese quedado en casa.
Luego está el intento de pucherazo, por parte de Luesma, con el asunto de la urna oculta, para remediar la situación. Votemos, que así se solucionan las cosas. Sí, pero no como en tiempos de Franco (Si, sí, en tiempos de Franco se votó dos veces) Como no lo consigue, los críticos resuelven que es mejor un golpe de mano con las firmas para una moción de censura. Todo manipulado por Susana Díaz. O sea, si no te vas, te echo. Y los demás a tragar.
Así le luce el pelo al PSOE. Eso sí, cuando le preguntan a Susana Díaz si se presentará a las primarias, no sabe, no contesta.
Y ahora ¡Qué? ¿Abstención sin la ocasión de pactarla con Rajoy porque igual no se deja, a la vista de las circunstancias, o no es no y terceras elecciones para conseguir 65 escaños? A la vergüenza nacional le seguirá el desastre nacional. ¿A quién culparán entonces?

Sr. Ernesto Ekaizer.....yo no sé cuando se jodió P.S. pero sí que sé a partir de cuando voy a dejar de leerlo...porque esa palabra " JODIO ", un periodista de clase, no la usa.....uno de los arrabales, quizas...pero yo lo consideraba a usted muy poco parcial y algo sectario...pero arrabalero....jamás.....Debería recordar que la labor de un buen periodista....es EDUCAR...

Imposible leer un artículo completo del Sr. Ekaizer. No se entiende nada, enrevesado y mal escrito.

Sobre los supuesto pactos de Pedro Sánchez, los que afirman que los tuvo, no aportan más que sospechas al respecto. Ni una sola prueba. Creo que las bases del partido tienen derecho a ser escuchados y no ninguneados. Pedro Sánchez fue elegido mayoritariamente por las bases.. pero no son esas bases quines lo echan, sino los "barones"

la lucha ha sido de la vieja guardia para conservar privilegios

la politica es sucia. los politicos jamas piensan en su Pais.
y todavia hay pardillos que se creen lo que les dice el cantamañanas de turno.
como entender sino que in dictador como Peron que fejo Argentina arruinada tenga todavia tantos seguidores...

la politica es sucia. los politicos jamas piensan en su Pais.
y todavia hay pardillos que se creen lo que les dice el cantamañanas de turno.
como entender sino que in dictador como Peron que fejo Argentina arruinada tenga todavia tantos seguidores...

Lo mejor de todo es que en un momento tan crucial, tan histórico, en el que se estaban jugando tantas cosas con las fuerzas muy igualadas, y cuando se iba a producir una votación, ocho miembros de la asamblea se piran "porque tenían el billete cogido"
Mandan muchos huevos!!!

Toda esta parafernalia se resume en que los politicos como no consigan el voto no les interesa nada. Si Pedro Sánchez no hubiese perdido la mitad de los votos no hubiese pasado nada y seguiria mandando, pero como ha sido un fracaso en tosas las elecciones a las que ha concurrido, pues..... fuera

De donde se deduce, que semejante contubernio se ha desencadenado en un partido político centenario, qué nos puede ocurrir con los recién nacidos.
Democráticamente hablando con estas misma reglas del juego que tenemos habilitadas a día de hoy.
Pues que nos pueden hacer un pan, como la boina de pastor de cabras.
Mientras la ciudadanía vota con todas las de la ley.

Los críticos han hecho lo que tenían que hacer tras conocer que Pedro Sánchez ya había llegado a un acuerdo con independentistas y con Podemos. Me uno a lo dicho por Juan Ortega. Si vuelve al centro izquierda podría recuperar mi voto. Pero a Podemos nunca lo votaría.

Ekaizer un sectario argentino, que jamás se preocupo por los gravísimos problemas de su país .

Más que momento Alea Jacta Est, habría que hablar de momento Rebus Sic Stantibus para los posibles electores: estando así las cosas, si alguna vez les voté....que me devuelvan el voto.

El momento Alea Jacta Est ( frase en verdad en Griego que Julio Cesar dijo al cruzar el Rubicon). Fue cuando el señor Felipe Gonzalez Marquez decidió desde Chile iniciar el Golpe de Estado. That's it.
Resultado: espectáculo lamentable y sospecha de la inmensa parte de los votantes del PSOE que los críticos (FG) solo querían cargarse a Sanchez para posibilitar un gobierno de Rajoy. ¿ Quien está detrás de Felipe Gonzalez y Prisa? ¿ ¿Quien ha hecho mover las piezas? esa es la cuestión.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

, Buenos Aires, 1949. Ha trabajado, por este orden, en redacciones de televisión, revistas semanales y diarios en Argentina; trabaja, desde hace 36 años en Madrid, en diarios, revistas, radio y televisión. Ha escrito ocho libros.

Las materias de Analítica son
las de un viejo proverbio latino:
"Nada humano me es ajeno"...

Sobre el blog

El periodismo para seguir siéndolo debe ser Periodismo Analítico... O no será. El viejo adagio según el cual los periodistas son como mínimo tan buenos como sus fuentes requiere una actualización. Necesitamos, según dice el profesor norteamericano Mitchell Stephens, periodistas con cinco cualidades: Informados, Inteligentes, Interesantes, Industriosos, y, sobre todo, Perspicaces.

Periodismo analítico

Libros

Queríamos tanto a Luis
Terminada la investigación judicial, el relato más completo de la relación entre Luis Bárcenas y el presidente del PP y del Gobierno de España, Mariano Rajoy.

El caso Bárcenas (Editorial Espasa, 2013)
El autor sigue los rastros del tesorero nacional del Partido Popular desde su imputación en la trama corrupta de Francisco Correa.

Sed de Poder .La verdadera historia de Mario Conde (Espasa, 2012)
La crisis de Bankia y del sistema financiero español es una ocasión para revisitar la historia del ex presidente del Banco Español de Crédito (Banesto), destituido junto con su consejo de administración a finales de noviembre de 1993.

Indecentes. Crónica de un atraco perfecto (Espasa, 2012)
El relato, a partir de entrevistas e información inédita, hace un viaje hacia la gestación y estallido de una crisis que dará lugar a la Gran Depresión que afecta a la economía y la sociedad española.

Yo, Augusto (Aguilar, 2003)
Tras obtener, en abril de 2000, el Premio Ortega y Gasset de periodismo por su cobertura del caso Pinochet en las páginas de EL PAÍS, el autor publica este libro en coincidencia con el XXX aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El Farol. La primera condena de Mario Conde (Temas de Hoy, 1997)
El 20 de marzo de 1997, la Audiencia Nacional condena a Mario Conde a seis años por los delitos de apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El delito: el pago de una factura de 600 millones de pesetas (3,07 millones de euros) en 1990 a una sociedad domiciliada en Antillas Holandesas.

Vendetta (Plaza & Janés, 1996)
He aquí la violenta historia de dos financieros: Mario Conde y Javier de la Rosa. Practican el chantaje con un doble objetivo: añadir dinero a sus capitales fuera de España y neutralizar la acción de la justicia mediante presión sobre las instituciones.

Banqueros de rapiña. Crónica secreta de Mario Conde (Plaza & Janés, 1994)
Título premonitorio. La rapiña. Este libro analiza la crisis de Banesto, las maniobras para conseguir salvar la entidad mediante un acuerdo de ampliación de capital, la mayor de la banca española hasta entonces.

José María Ruiz-Mateos. El último magnate (Plaza & Janés, 1985)
Una radiografía del imperio oficial y clandestino, del magnate de Jerez.

Más información »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal