El amor en Internet es una cuestión semántica (y de datos)

Por: | 25 de abril de 2014

Amor1

                                                                                                © Gloria Rodríguez

Lo bueno de salir a buscar el amor en Internet no es que uno lo pueda encontrar. Ya se sabe que estas cosas están en manos de San Judas Tadeo. Lo bueno de practicar el dating online (los anglosajones empezaron primero y por eso respetamos su término) es que se puede aplicar a algo tan azaroso, elástico y subjetivo  como el amor reglas que corresponden al universo de las ciencias exactas. Y eso, queridos lectores, tranquiliza. 

Así se ha conseguido sacar algo en claro de lo que se cuece en portales como OKCupid o Meetic, quiénes triunfan y quiénes siguen buscando. Los ingenieros de datos no se resignan a responsabilizar del asunto a la suerte o a la alineación astral, y han aplicado sus mentes cartesianas a bucear en los datos y hábitos de cada usuario, han separado el trigo de la paja, y al menos ahora sabemos qué palabras usan los triunfadores y cuáles aquellos que aún siguen deshojando la margarita. 

El más reciente de estos análisis se hizo en el portal PlentyOfFish (¿Hay más peces en el mar, diríamos nosotros?). Se examinaron 1.2 millones de perfiles y los ingenieros observaron "claras tendencias" que diferenciaban el comportamiento de unos y de otros. Como era de esperar los que iban al grano y mencionaban claramente la palabra "love" (amor) en su perfil encontraban pareja antes. Esto funcionaba tanto para los hombres como para las mujeres. También causaban buena impresión a la pareja potencial el uso de términos como "time" (tiempo), "life" (vida), "friend" (amigo), "music" (música). 

En el caso de los hombres, las palabras que se asociaron a los perfiles más populares denotaban el interés por establecer una relación estable y de largo recorrido

Las palabras que se asociaron con el éxito amoroso en los perfiles masculinos fueron: 

heart (corazón)

children (niños)

romantic (romántico

relationship (relación)

Entre las mujeres se repetía un patrón parecido. Aquellas que encontraban pareja habían mencionado la posibilidad de una relación, y explícitamente la palabra, un 16% más que aquellas que aún seguían solteras

Los que aún seguían en su travesía del desierto solían emplear con mayor frecuencia términos que se referían a momentos o a actividades a corto plazo, contactos sin mucho recorrido. Por ejemplo, ellas hablaban de una cena, un viaje o un día de compras. Ellos, a pasar un rato juntos o hacían chistes vagos y demasiado seguidos.

Una investigación parecida se hizo por encargo de la revista Wired en los portales de búsqueda de pareja OKCupid y Match.com

En este caso, los que habían encontrado pareja habían empleado con frecuencia palabras referidas a la práctica de deportes, sobre todo al aire libre como el esquí o el surf

Otras palabras que puntuaban bien eran London, NYC y pasaporte. De lo que deducen los ingenieros que hay un espíritu internacional y cosmopolita a la hora de buscar pareja, o al menos que se prefiere a alguien a quien le guste viajar

Las palabras que se asociaron a los perfiles masculinos de éxito (Es decir, que habían encontrado pareja estable en un periodo relativamente razonable) fueron: 

Surfing, surf, Yoga, esquí, mar, conciertos (live music), desayuno, ojos azules, árboles, mañanas, atletas, jubilación. 

En cambio, las mujeres más populares en esos portales se asociaron a estas palabras: London, NYC, yoga, surfing, atletas, fitness, moda, Pulp Fiction, meditación. modelos, pereza, entrenamiento, Radiohead, Homeland, vacaciones, afortunada, creatividad, sushi, pasión, Europa, filosofía, mar, The Office, foodies, hiking, Embrujadas (Charmed) y Archer (una serie de televisión). 

Se pueden deducir de estos datos dos hechos: 1. las mujeres hablan que los hombres (véase la diferencia en la cantidad de palabras empleadas con el mismo propósito). 2. Las mujeres comentan mucho más sobre las series y películas que han visto o que quieren ver. (Estas deducciones son mías no de los ingenieros de datos)

Esta fue la infografía que publicó la revista Wired con los datos recopilados

Wired

Los investigadores también miraron las fotos de los 400 perfiles más exitosos de esos portales para buscar las razones por las que funcionaban mejor que los otros. Según sus observaciones, en el 88% de estas fotos los usuarios establecían un contacto visual directo con la cámara, y en el 54%, los afortunados sonreían ampliamente, sin reservas. Literalmente, con todos los dientes fuera

Si no sabe qué hacer con esta información, me permite remitirle a un post publicado en este blog donde se cuenta la historia de Amy Web, una experta en datos que se fabricó un superperfil de sí misma imitando lo mejor de todo lo que encontró en Internet. Al año se estaba casando con el primer chico que decidió interactuar con su superperfil. 

Esto no es suerte ni azar, es ingeniería de datos. Si no cree en el amor, al menos crea en la ciencia. 

Hay 7 Comentarios

El amor en las tecnologías...
El otro día reía al escuchar a mi sobrino explicar cómo estaba saliendo con tres chicas a la vez... Con tan sólo 13 años, el concepto que tiene de relación se reduce a lo que acuerda mediante "whatsaap". Me resultó increíble lo que le costaba comprender lo que una verdadera relación implicaba.
Nuestra época fue muy distinta, y a mí personalmente me dieron las uvas, pero me pregunto qué efecto tendrá la tecnología en las relaciones cuando un niño con un móvil corre el riesgo de sufrir adicciones a la pequeña pantalla, y con un acceso casi descontrolado a informaciones que su edad pueden provocar una idea distinta de lo que es, entre otras cosas, el amor.

https://www.facebook.com/SaludOriental.dxncadiz

Y qué es el Amor, sino datos? Datos contrastados por nuestro cerebro según las percepciones. La diferencia es que "en persona" hay un factor que influye determinantemente, bueno dos: Las hormonas y el olor. Bueno, quizá sean lo mismo

Será porque las pesonas se confían más con los desconocidos? O es todo lo contrario?

Un artículo muy curioso, felicidades

Creo en el amor, pero creo que la mayoría de la gente usa la palabra para decir "joder", lo cual ya se detectó hace mucho tiempo. Dicho ello, creo que la posibilidad de joder -o de encontrar el amor, incluso- es tan jodidamente azarosa que puede suceder hasta mediante estos portales. ¿Y por qué no?

jajaj, muy bueno, nunca se sabe donde está cupido!!
https://sorprendeatupareja.es/store/index.php

Vamos, que si te descuidas, es más difícil ligar por internet que en persona. Quita, quita...

http://areaestudiantis.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Antigurú

Sobre el blog

Agotada de la alta concentración por metro cuadrado de gurús de las redes sociales, en este sitio se levanta un muro de contención: Todos somos torpes y primerizos en la jungla digital. No hay expertos. Eso, al menos, es lo que enseñan en la Universidad de Stanford, donde se ha inventado casi todo y nadie se proclama gurú de nada. Este es, pues, un lugar para reírse de los tropezones en Internet. El viernes abrimos consultorio. Pregunte sin piedad, porque más temprano que tarde todos tendremos nuestro minuto de miseria digital.

Sobre la autora

Karelia Vázquez

es periodista. Escribe en El País Semanal desde 2002, y en Marie Claire, desde 2005. Es la primera española que obtiene una beca J. S. Knight en la Universidad de Stanford (California), que le permitió, entre otras cosas, vivir una temporada en Palo Alto, el Dorado de las nuevas tecnologías, comprar en el mismo supermercado que Mark Zuckerberg y compartir plaza de garaje con los chicos de Facebook. También ir a clases de Clifford Nass, Clay Shirky, Evgeny Morozov y otros -esta vez sí- gurús de la era digital. Es autora del blog “Vivo entre Google y Facebook”, porque así era literalmente. Ha sido cobaya de variados experimentos extremos en Internet, y este blog no pretende ser ni más ni menos, que eso: Un sitio para radicales.

Eskup

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal