08 dic 2010

Con la cámara colgando

Por: Antonio Espejo

Llevar colgando la cámara cansa. Eso lo sabemos todos los que las usamos. La espalda, las cervicales, o ambas cosas, protestarán. Sin embargo, sólo desde hace muy poco tiempo, se ha empezado a tener en cuenta a la hora de diseñar las bolsas y las correas para llevarlas colgando.

Aunque hace poco que ya comenté aquí mismo otros sistemas, acabo de descubrir otro nuevo. Todo sea por la salud del fotógrafo.

Sidebyside

Ahora parece que estén de moda estos diseños. Aparte de bolsas y bolsos mucho más racionales, prácticos y atractivos, la tendencia está en las correas de la cámara, o mejor dicho, en la forma de sujetar la cámara al hombro. 

Button

Los nuevos sistemas colocan el arnés, o la correa, cruzada, desde el hombro hasta la cintura del lado opuesto, en cabestrillo, así se equilibra mejor el peso, y se gana en seguridad. 

D32_6651

El siguiente paso es que la cámara esté firmemente sujeta, sin riesgo a que se pueda caer al suelo. La rosca del trípode, o las anillas de sujeción de la propia cámara, son aquí los puntos fundamentales. Un extremo es la cámara, y el otro el sistema de deslizamiento por la correa, las dos cosas más importantes. Todo lo demás son variaciones y complementos del propio sistema. 

Simple

El diseño que acabo de conocer, se llama Luma,  y es el más sencillo de todos. Se trata de una correa reforzada en el hombro (sólo para las más pesadas), por la que se desliza la anilla agarrada a la cámara, sin más, así de simple. Dependiendo del tipo de cámara, más o menos grande y pesada, hay dos modelos, el Loop, y el Looplt (en la foto). Sólo se venden en EE. UU. y los precios empiezan en 70 dólares sólo la correa grande, a lo que hay que sumar los agarres a 10 y 15 dólares más. Un poquito caro para lo que es. 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 4 Comentarios

Sorprenden algunos comentarios, que más que críticos, denotan un desconocimiento sobre el producto en cuestión... Modas, personalidad...? Más aún, llama la atención ese "tod@s picarán como paya@s"... Pues bien, Yo que he probado el producto, de hecho me hice con uno (correa y anclajes) por poco más de 40€. Puedo decir, que cuando salgo a disparar es algo que no me dejo en casa, como si, hago con alguna que otra mochila... No se trata para nada de una moda, se trata de un avance, de una forma diferente de sujetar la cámara y que dicho sea de paso, un sistema muy cómodo y seguro... Se agradece especialmente en largas marchas en las que vas disparando a medida que avanzas, sin notar ningún tipo de rozaduras y bien repartido el peso... Dejemos las modas para la ropa, relojes y demás... y los payasos para el circo, que los que gustamos de la fotografía, tenemos derecho a la practicidad y comodidad dentro de nuestro trabajo o hobby...
Saludos!!

Me parece algo caro y sin sentido. Las cámaras van bien como siempre, en la parte delantera del cuerpo (es la mejor forma de controlarlas y evitar los golpes que se darían si las colocamos en el lateral). Además, me parece demasiado caro para ser una simple correa con un ganchito en el extremo.

ASCO QUE DAN LAS MODAS, Y ESTO ES ESO, OTRA MODA, COMO MUCHAS OTRAS. QUE PASA, QUE LAS FORMAS DE ANTAÑO NO SON SEGURAS? ESO NO SE DECIA EN SU MOMENTO Y DENTRO DE UNOS AÑOS SE DIRA QUE ESTO NO ES SEGURO Y SE INVENTARA ALGO "NUEVO Y NOVEDOSO" Y TOD@S PICARAN COMO PAYAS@S. SI ALGO FUNCIONA, NO HACE FALTA TOCARLO. ASCO QUE DAN LAS MODAS. SEGUIR UNA MODA ES NO TENER PERSONALIDAD, PUES NO TE MUESTRAS COMO ERES, SINO COMO ES LA PERSONA QUE LA CREA. ABAJO CON LAS MODAS!!!

Vaya si es caro. No es más que una correa. ¿Y no se carga el hombro sobre el que se sostiene la cámra igualmente.
http://curiosea.net/

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión

Apunta y dispara

SOBRE EL BLOG

Yo usaba carretes de los de antes, los que se llamaban Tri X y Kodachrome, aunque me encantó la llegada de los TMax y la Velvia. Paralelamente empecé a darle al Spectrum, y me engancharon los bits. Del escáner al sensor sólo era cuestión de tiempo y fe en la tecnología. Y siempre la tuve, la defendí y ahí sigo, con un dedo en el teclado del ordenador y otro en el disparador de la cámara. De eso hablaré en este rincón, de fotografía y de fotografía digital.

Sobre el autor

Antonio Espejo

Antonio Espejo (Murcia, 1952) es periodista licenciado en la Universidad Autónoma de Barcelona; y más tarde profesor de la misma y en escuelas de fotografía. Fotógrafo de diarios, revistas y agencias, hasta 1982 que entró en El País, donde permanece aunque ahora dedicado al Ciberp@ís

Archivo

agosto 2011

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal