19 ene 2011

El cuarto oscuro

Por: Antonio Espejo

1_roysnell2010

Hay cosas que nunca se olvidan.

Yo nunca me olvidaré de la primera vez que vi la magia del cuarto oscuro, del papel en el revelador, de como aparecía la imagen. Cuando aprendes a revelar aumenta tu interés por la fotografía, y descubres un nuevo placer, el de positivar tus fotografías, el de personalizar tus propias obras, añadirles tu toque. Yo disfruté muchísimo. Tanto, que aún conservo un magnífico laboratorio (Beseler, luz fría, condesadores, ...), en el que pienso pasarme muchas de las horas que tenga libres cuando me jubile.

Ya se que no todo el mundo piensa así. Se de muchos que han preferido dejar este trabajo a otros, por falta de tiempo, por comodidad, o por que lo prefieren así. Siempre lo hará mejor un especialista que uno mismo, dicen, y puede que tengan razón, pero yo he sido de los que me gustaba hacerlo yo mismo. Ahora, el cuarto oscuro perfecto se llama Adobe Photoshop. Y también me gusta, y mucho.

Pero yo aconsejo que de vez en cuando, desempolvemos las cámaras analógicas, compremos algunas de las cada vez más escasa, películas tradicionales. Y, sobre todo, no perder la costumbre de revelar, al menos el carrete, sobre todo si es en blanco y negro. Luego, el escáner puede sustituir a la ampliadora y las cubetas, aunque lo ideal sería completar el proceso tradicional.

Este ataque de nostalgia, me ha venido al ver la colección de fotografías de ampliadoras en cuartos oscuros de laboratorios profesionales que ha hecho Richard Nicholson, un fotógrafo inglés, de Liverpool, y que ha expuesto en Londres, bajo el título: "El último en salir, por favor, encienda la luz". 

En el verano de 2006, el fotógrafo Richard Nicholson comenzó a tomar imágenes de los cuartos oscuros profesionales de y alrededores de Londres, en ese momento 204 se encontraban todavía en activo, continuando con la impresión en papel a partir de película, a la vez que la nueva era digital. Cuando terminó el proyecto, unos tres años más tarde, sólo 6 de estos laboratorios seguían abiertos.

Según cuenta la propia galería Riflemaker, donde se exponen las obras, y en una entrevista que le hicieron en la revista Wired.

¡Una gozada!

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 7 Comentarios

feliz cuarto oscuro...

El cuarto oscuro es (era) el palacio de verano que nos esperaba a las 11 de la noche tras una sesión tardía del Rey Hussein o Tamames, de Jurado o López Vázquez, de las cariátides en retirada o de los hipermercados norteamericanos aún impensables en casa. Y siempre con el sueño de nuestro propio Blow Up surgiendo de las perezosas cubetas. The good old times...

Todavia con el cuarto oscuro en producción, no tanto como antes por que tiene uno que encargar los carretes, las latas de pelicula de 100 pies, la pelicula light para las tecnicas antiguas ( cianotipia, goma bicromatada, etc) pero experimentando con reveladores b/n hechos por uno mismo con formulas que estan en los libros, y en internet.

¿Crees de verdad que para entonces aun habrá película en las tiendas??
Yo me resistí bastante tiempo a pasarme a la digital y seguía con la película. Mis laboratorios de confianza fueron cerrando y los últimos revelados eran realmente lamentables. Así que me rendí y pasé a lo digital. Creo que, lamentablemente, a la película química le queda muy poca vida

Uff! El cuarto oscuro! Ahora tengo 44, pero cuando tenia 17 me echaban del instituto a las 12 de la noche, porque habia un cuarto oscuro y me pegaba toda la tarde (a veces en horas de clase) y la noche revelando y ampliando. Siempre en blanco y negro, que era mas barato...
Ahora mi cuarto oscuro es el Adobe Lightroom, pero sigue siendo un cuartucho en la azotea con el ordenador, el escaner, un par de pantallas y muchos papeles y fotos.
Muy buena la copilacion que has puesto.

Y las camisas que habré fastidiado yo con el revelador? ....
Pienso que era más rápido producir fotos revelando que con los métodos actuales.

Tengo 22 años y hace 2 tuve la misma experiencia, y sigo desde entonces con una ampliadora que conservaban en mi casa. Gracias por el artículo. Es cierto que manejo muy bien el Photoshop y llevo 6 años manejandolo, pero el encanto del cuarto oscuro no se me ha ido de la cabeza. Tiro casi todo en carrete y con un poco de música se pasa toda una tarde. El único problema es el reciclaje de los líquidos, que me complica un poco el hacerlo a menudo. Si alguien tiene información de como deshacerme responsablemente de ellos lo agradecería muchisimo. Un saludo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Apunta y dispara

SOBRE EL BLOG

Yo usaba carretes de los de antes, los que se llamaban Tri X y Kodachrome, aunque me encantó la llegada de los TMax y la Velvia. Paralelamente empecé a darle al Spectrum, y me engancharon los bits. Del escáner al sensor sólo era cuestión de tiempo y fe en la tecnología. Y siempre la tuve, la defendí y ahí sigo, con un dedo en el teclado del ordenador y otro en el disparador de la cámara. De eso hablaré en este rincón, de fotografía y de fotografía digital.

Sobre el autor

Antonio Espejo

Antonio Espejo (Murcia, 1952) es periodista licenciado en la Universidad Autónoma de Barcelona; y más tarde profesor de la misma y en escuelas de fotografía. Fotógrafo de diarios, revistas y agencias, hasta 1982 que entró en El País, donde permanece aunque ahora dedicado al Ciberp@ís

Archivo

agosto 2011

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal