Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

"Escuchando a los volcanes", por Gerardo Soto

Por: | 10 de febrero de 2008

Antes de 1968, los habitantes de Pueblo Nuevo dudaban que aquella colina atestada de vegetación fuera un volcán. Los científicos lo decían, pero ellos no lo terminaban de creer... Pueblo Nuevo ya no existe. No queda ni un sólo vestigio de su presencia. Quedó sepultado cuando el Volcán Arenal despertó de forma inesperada y empezó a expulsar rocas incandescentes llegadas del interior de la Tierra. 70 personas fallecieron. El volcán Arenal todavía permanece activo, y ahora presenta un aspecto muy diferente. Mientras caminábamos por su ladera, oíamos lejanas explosiones, observábamos desprendimientos, y alguno decía notar temblores, el geólogo Gerardo Soto nos exponía los estudios científicos que están realizando para entender la naturaleza y el comportamiento de éste y otros volcanes. Hablamos de los tipos que existen, caracterización de zonas activas, repercusiones en el clima, y de todo lo que hemos aprendido gracias a esta ventana a la composición y comportamiento del planeta. La conversación sobre la historia geológica de la Tierra continuó de forma desenfadada por la noche, en el mirador del hotel desde donde cada 5-10 mintutos oíamos una explosión y observábamos algo rojizo desprenderse por la montaña que teníamos frente a nosotros. (la fotografía no es una nebulosa captada por el Hubble, sino una burda ampliación de la foto menos mala que puede captar). “Tienes que escribir un texto donde nos expliques todo esto, y comprometerte a responder las preguntas que te hagamos”, le dije a Gerardo. Aquí os lo adjunto. No dejéis de preguntarle todo lo que os genere curiosidad sobre la vulcanología, pero también sobre la estructura, origen y evolución de nuestro planeta. "Estudiando los volcanes de Costa Rica", por Gerardo J. Soto Corría el año 1984 cuando, en mi último año de estudiante de Geología, por fin me pude enrolar en un estudio serio de volcanes. El vulcanólogo Andrea Borgia realizaba estudios en el volcán Arenal, en Costa Rica (foto adjunta). Con él me adentré dentro de las faldas del volcán, que había iniciado una fuerte fase explosiva tan solo un mes atrás. Desde el interior de la selva podíamos oír, no sin un poco de temor, las fuertes explosiones y el caer de los bloques a varias centenas de metros del cráter, cerca de un kilómetro de distancia de donde caminábamos. Fue mi bautizo de fuego. Auténtico, pues los bloques incandescentes se mostraban al rojo vivo, aun a la luz del día. El primer proyecto con mi participación plena como investigador fue en un estudio de amenaza volcánica de la Cordillera Volcánica Central de Costa Rica. Años después, en 1990, estaba de nuevo en el Arenal, tratando de develar los detalles de su historia, de su volcanalidad (neologismo que he acuñado para explicar la “personalidad” individual de cada volcán), de la distribución de sus productos explosivos y lavas, y finalmente poder evaluar con detalle su amenaza. ¿Por qué estudiamos los volcanes? El trabajo es peligroso, pero también divertido. Conlleva una mezcla de adrenalina y placer. Entender el proceso volcánico implica tratar de explicar cómo se forma el magma en profundidad, cómo asciende hasta la superficie, y por qué causa erupciones explosivas y de lavas, o bien se queda en profundidad y engrosa paulatinamente la corteza. Los gases que contiene el magma son el principal motor de todo este proceso de ascenso y erupción. Estos recirculan y se reciclan desde la atmósfera a los sedimentos que se depositan en el fondo oceánico, son transportados por las placas en movimiento, se subducen en las grandes fosas oceánicas, bajan hasta unos 80 a 100 kilómetros de profundidad, ayudan a formar el magma y lo acompañan de vuelta a su salida a la atmósfera (de manera pasiva, o con explosiones como las de las fotos siguientes). Así fue como los volcanes contribuyeron a la formación de la atmósfera durante los estadios tempranos de la formación de la Tierra. Necesitamos saber cómo funcionan los volcanes por varios motivos: para aplicarlo en los estudios de amenaza volcánica, y para desvelar los procesos que actúan el interior de la Tierra y otros planetas, pero también para utilizar la energía geotérmica en la producción de electricidad, calefacción, u otros usos menores como fuente de calor, por ejemplo en viveros de áreas frías. Muchos depósitos volcánicos alojan asimismo importantes depósitos minerales y por eso la geología volcánica también tiene un importante capítulo en la geología económica. Los suelos de origen volcánico, desarrollados a partir de depósitos con una riqueza en vidrios de relativa fácil descomposición, son una gran fuente de elementos fertilizantes. No en vano las áreas perivolcánicas han sido el asentamiento de culturas y poblados que se han dedicado a la agricultura. Los suelos han sido la fuente vital para viñedos, café, arroz… Últimamente, los volcanes también representan un atractivo turístico para países donde esta industria está naciendo, como Costa Rica, o el sostén en otras áreas del mundo, como Japón, las islas del sur de Italia o algunos parques nacionales en las Canarias y Estados Unidos. Independientemente de entender cómo funcionan estas enormes máquinas productoras de rocas, debido a su belleza y magnanimidad los volcanes han sido una fuente enorme de inspiración para el arte plástico, la literatura -¿recuerdan “Viaje al centro de la Tierra”, de Verne?- y hasta la danza. La comparación de los diferentes volcanes en diferentes regiones y ambientes es una necesidad. Los volcanes se comportan usualmente de formas muy diferentes, e incluso un mismo volcán varía su comportamiento en el tiempo. Los parámetros comparativos sirven para estudiar cómo los volcanes se reactivan en áreas vulnerables, y ofrecen datos de interés económico y de desarrollo. Por eso los vulcanólogos acaban siendo viajeros frecuentes en busca de la ciencia, y por qué no, la aventura. El Arenal y los volcanes de Costa Rica Costa Rica es un país de formación geológica joven, con rocas a lo sumo de 200 millones de años de antigüedad. Las más jóvenes son precisamente las que produce el volcán Arenal cada día desde que inició su inesperada erupción hace casi cuarenta años, en julio de 1968. Gran parte del territorio costarricense y el de sus cercanías ha sido esculpido a lo largo de una serie de construcciones de cordilleras volcánicas y procesos tectónicos relacionados con la subducción de placas en su margen pacífico. Los edificios volcánicos actuales en Costa Rica suman apenas una decena. Nos interesa estudiar su tamaño y estructura porque nos hablan sobre su historia. Los más grandes y voluminosos en el centro del país, cerca de las áreas urbanas que alojan casi dos millones de personas, se han construido por casi un millón de años, mientras los chicos (como el Arenal o su hermano el Chato, en la foto adjunta), son apenas unos niños de sólo 7 mil años. Las historias de estos volcanes se ha podido recopilar gracias a los depósitos de erupciones pasadas, utilizando métodos radiométricos (carbono 14, por ejemplo) o a través de restos arqueológicos prehispánicos. La investigación detectivesca sobre la distribución de tales depósitos explosivos y su frecuencia nos ha llevado a establecer mapas de peligros volcánicos, para usar en áreas de restricción y planificación alrededor de ellos. Muchas preguntas han encontrado respuesta en Vulcanología. Pero es claro que aún quedan muchas otras en el tintero para las cuales aún tenemos respuestas inconclusas. Queremos entender los detalles de los procesos que llevan al magma a eruptar, los signos que deben ser interpretados como previos a una erupción, y modelar las áreas que pueden ser más o menos afectadas durante una erupción inminente. También queremos saber la contribución de los gases volcánicos a periodos cálidos o fríos en el pasado de la Tierra, la comparación entre el vulcanismo terrestre y el de otros cuerpos del Sistema Solar, o las relaciones entre el vulcanismo intenso y las extinciones masivas. Solo la observación científica constante nos podrá llevar a responder tales interrogantes. Nosotros trabajamos para intentar salir de la ignorancia que aún abrigamos respecto a muchos de los comportamientos de nuestro planeta. Gerardo J. Soto

Hay 42 Comentarios

Hola Gerardo, Gracias por el post, quería preguntarte algo que en cierto modo está relacionado, ¿podrías decir porqué se dice que ciertas mujeres, como Angelina Jolie, son un volcán?

Estimado Minor: Reconfortante que abogados, o cualquier otro tipo de profesionales o aficionados se interesen por estos temas. En parte tiene razón, pero no en toda. El relieve costarricense -y centroamericano en general- ha sido esculpido por las fuerzas geodinámicas internas -el volcanismo y la tectónica, o sea las fuerzas internas que deforman las rocas y la corteza, de manera general- y la geodinámica externa -la erosión, también de manera general-, y en esto el hombre ha tenido poca influencia a lo largo de muchos millones de años hasta la fecha. Los humanos llegaron a estos lares hace tan solo unos miles de años atrás. Hemos cambiado el relieve externo, o sea, la cobertura de suelos y de vegetación, debido a la colonización. Carreteras, urbes, canteras, deslizamientos antropogénicos, y erosión por ejemplo. Pero son pequeños comparados con el gran relieve terrestre. Hay numerosos trabajos publicados internacionalmente sobre el efecto del hombre en el relieve, sobre todo por la erosión debido a su impacto por deforestación para agricultura y urbanismo, aunque no de manera explícita en el área centroamericana. Por ejemplo, en nuestro caso que usted refiere, en el noroeste de Costa Rica, desde la conquista europea, muchos bosques se perdieron y provocaron erosión del suelo y una altísima tasa de sedimentación consecuente en el Golfo de Nicoya, que incluso promovieron la formación de la barra arenosa de Puntarenas. Me imagino además la vista que tuvieron los conquistadores cuando llegaron a Ochomogo y avistaron el Valle Central Occidental, lleno de frutales y gramíneas de lo que hoy es la gran urbe metropolitana de San José y ya no existe de manera prístina. Pero es la cobertura, no el relieve como tal. Somos agentes erosivos intensos, está demostrado. Pero el relieve, con sus grandes montañas y valles, es imposible de causar en pocas centenas o miles de años. Tarda millones en formarse. Si Ud. quisiera asesorarse o plantear sus inquietudes, le aconsejo comunicarse con los geólogos de la Escuela Centroamericana de Geología de la Universidad de Costa Rica, o bien proponerlo en círculos científicos, como el venidero Congreso Geológico de América Central (2-5 de julio, en San José), o bien con la Revista Geológica de América Central.

OTRA VEZ YO SE ME OLVIDO AGREGAR QUE CREO QUE NO SOLO EL RELIEVE DE CR. SINO TALVES DE CENTRO AMERICA O MAS ALLA./

GERARDO TENGO UN ANO DE ESTUDIAR PIEDRAS EN UN SECTOR DEL NORTE DE CR. ESTOY CONVENCIDO DE QUE GRAN PARTE DEL RELIEVE DE CR. FUE HECHO POR EL HOMBRE DE ACUERDO A SU CONVENIENCIA, TENGO APUNTES FOTOGRAFICOS Y FILMACIONES QUE CREO AVALAN MI TEORIA Y SI FUERA CIERTA ROMPERIA EL PARADIGMA DE COMO FUERON FORMADA EL RELIEVE, MI TEORIA SE LLAMA LA TEORIA DEL RELIEVE ARTIFICIAL,PERO NO SE COMO PLANTEARLA FORMALMENTE ANTE LA COMUNIDAD CIENTIFICA PUES SOY ABOGADO Y LO IGNORO.CREE UD. QUE ALGUIEN ME PUEDA AYUDAR EN ESE SENTIDO./

¡Hola a todos! Solo escribo para haceros una recomendación: si gusta leer os informo que ha salido el nuevo libro de Lucia Etxebarria: “Lo que los hombres no saben” una recopilación de relatos eróticos. He leído algunos fragmentos y tiene buena pinta. ¡Promete!

Con mucho gusto, Ana. En efecto, los volcanes se dividen según su tipo en escudos (amplios de baja pendiente, de lavas fluidas y pocos piroclastos o cenizas; como en Hawai), estratovolcanes o compuestos (pendientes fuertes, un conjunto de lavas y piroclastos, no tam amplios, como el Vesubio), domos (pequeños, de lavas viscosas en forma dómica, como el del interior del Saint Helens) y conos piroclásticos (sin lavas, también pequeños, usualmente adosados a otro volcán mayor, como algunos en las Canarias). Es más bien al revés, el tipo de erupción y de magma (más sílice = menos viscoso = más explosivo) determinan el tipo de estructura resultante. Con magmas basálticos (=poco sílice ~ 45-52%), tenemos lavas fluidas, poca explosividad y por eso la estructura resultante es un escudo. Con los volcanes de áreas del tipo del Anillo Circumpacífico, tenemos magmas de andesíticos (sílice 52-63%) a dacíticos (63-70%) o riolíticos (sílice >70%), y por lo tanto más explosivos, pero también con productos lávicos. Por eso construyen edificios tan imponentes con fuertes pendientes. Los tipos de erupciones son hawaianos para los lávicos fluidos con poca explosividad, luego los explosivos de menor a mayor: estromboliano, vulcaniano y pliniano. Un volcán puede tener varios tipos de erupciones a lo largo de su historia, dependiendo del magma que erupte y su contenido de sílice y gases, que no siempre son homogéneos a lo largo de su historia, aunque suelen tener ciclos o un espectro reducido. Por eso, no todas las erupciones de ese volcán serán devastadoras o formando flujos piroclásticos (está bien traducido) o con grandes avalanchas volcánicas. De hecho, desde 1980 el Saint Helens ha estado eruptando domos, de un magma desgasificado y viscoso. Para usar el ejemplo del Arenal: varias plinianas separadas por 800-1000 años, varias estrombolianas, algunas vulcanianas y cinco ciclos lávicos mayores. Por eso usamos el término "volcanalidad".

Hola Gerardo: Estupendo y fascinante el articulo. Yo tenia una pregunta basica. Si entendi bien en su dia, parece que los volcanes estan divididos en distintas categorias basandose en su estructura basica, pero no me ha quedado claro si podemos esperar el mismo tipo de erupcion de un volcan porque el tipo de erupcion esta determinado por la estructura del volcan o si en verdad puede haber distintos tipos de erupciones desde un mismo volcan porque el determinante es otro. Por ejemplo, podemos esperar que un volcan como el Monte St. Helens en Washington tenga siempre erupciones que involucren flujos piroclasticos (no se si traduje bien el termino) y por lo tanto sus erupciones siempre sean devastadoras? Gracias de antemano por la respuesta.

Me ha encatado el artículo sobre los volcanes.... Además lo he sentido muy cercano, pues yo también he estado en la ladera del volcán Arenal y he visto y oído sus impresionantes rocas saliendo del interior. Creo q no puedo describir la sensación que se tiene cuando uno se sienta delante de un volcán y ve semejante espectáculo. Siempre me han fascinado los volcanes, y poder leer un poco más sobre ellos, me parece genial. Muchas gracias por este blog!!

Con mucho gusto, Mike san. Respecto a tu nueva pregunta, sí en efecto la Pangea es un hecho que existió. Pero solo fue el más reciente supercontinente que existió. Con base en las reconstrucciones hacia atrás del movimiento de los continentes, se ha podido precisar bastante bien cómo era y cuándo existió. Se empezó a formar hace unos 330 millones de años y hace 230 millones de años existía como un todo homogéneo. Pero empezó a desintegrarse hace unos 200-180 millones de años para dar la geometría actual de los continentes. Antes de Pangea existió otro supercontinente, llamado Rodinia, el cual es más difícil de reconstruir porque muchas partes se han erosionado, fragmentado y vueltas a fusionar. Existió desde hace unos 1000 millones hasta hace 750-550 millones de años. Y antes de ella, debe haber existido otro supercontinente hace unos 1800-1500 millones de años, mas este sí es casi imposible reconstruirlo con precisión en su forma y edad. La tectónica de placas como la conocemos actualmente ha operado por al menos los últimos 2500 millones de años, pues antes el régimen térmico terrestre era diferente (algo más caliente, como dijimos antes) y los continentes eran menos extensos y menos gruesos. Entonces, al menos durante la mitad de la historia terrestre (en total, 4600 millones de años), el proceso de construcción y fragmentación de supercontinentes ha sido cíclico, y volverá a ocurrir en algunas centenas de millones de años. Gravitacionalmente sí hubo un ligero desequilibrio en la forma del geoide (una esfera algo asimétrica, que en realidad es la Tierra), pero como la corteza y la parte superior del manto (hasta unos 100 km de profundidad) son apenas una "cáscara" de la Tierra (¡6350 km de radio en total!) llamada litosfera, de comportamiento rígido, que forma las placas, comparada con toda la masa del planeta es relativamente poca para un gran desequilibrio gravitacional. Sí importa más el asunto de que una gran masa continental implica una enormísima masa oceánica casi continua rodeándola, y eso tuvo severas implicaciones y cambios en las circulaciones oceánicas que promovieron cambios climáticos realmente dramáticos, provocando glaciaciones y movimientos diferenciales del planton y la fauna y flora marinas, y con ello la recirculación del CO2 en la atmósfera y en el mar. Como ves, el planeta se comporta como un gran complejo de una serie de subsistemas asimismo complejos, cuyos cambios promueven causas y efectos en los otros subsistemas. Ahora, el porqué se forman esos supercontinentes se explica porque las celdas de convección que operan en el interior de la Tierra llevan a juntarse a los continentes, pero una vez juntos, debe haber una reingeniería de esas celdas, que conllevan a su fragmentación. No cabe duda que en este planeta "todo, todo cambia", como canta Mercedes Sosa. No solo los seres vivos han evolucionado, sino también la atmósfera y sobre todo, la parte sólida, que es la más voluminosa y de mayor masa de la Tierra.

Interesante pregunta, Jorge. Si los volcanes hicieran huelga, resulta que el reciclado de gases desde el manto hacia la atmósfera pararía, y sufriría la vida y el clima, también. Gran parte del bióxido de carbono (CO2) que existió y existe en el manto, es incorporado en el magma que sale en los volcanes de las dorsales mediocoeánicas y en los de las zonas de subducción (como los del Círculo de Fuego Circumpacífico) y vuelto a expeler a la atmósfera. Una parte importante de ese CO2 se incorpora luego en las conchitas de seres plantónicos marinos (como se dice en el argot: "es secuestrado"), que al morir, se depositan luego como sedimentos carbonatados sobre la corteza oceánica. Esta corteza oceánica es trasladada por el movimiento de placas hacia las fosas oceánicas donde se subducen (se arrastran las placas unas por debajo de otras), originan el magma a unos 100 km de profundidad, y ese CO2 contenido en los sedimentos, más agua y otros gases vuelven a incorporarse al magma y continúa el proceso. Parte importante del agua está en ese ciclo y el azufre y otros muchos elementos menores también. Para ponerlo de una manera simple: los volcanes (y el magmatismo de manera más amplia, pues no todo el magma que se produce sale a la superficie, sino que mucho se queda atrapado en la corteza y la engrosa) son fábricas recicladoras de rocas y gases que ayudan en gran parte a mantener el equilibrio del Planeta.

Hola de nuevo Gerardo, Muchas gracias por tu rápida respuesta anterior. Te lanzo otra pregunta que me ronda por la cabeza sobre la evolución de nuestro planeta. Creo que toda la comunidad científica acepta la teoría de Pangea, el continente único. Cuando me imagino así el planeta, me da una sensación rara, como de poca simetría. ¿Por qué tenia el planeta un "grano"de esa magnitud? No es eso inestable gravitacionalmente? De donde viene Pangea y por qué era la única región que sobresalía del oceano? Se tiene alguna idea clara sobre lo que había antes del continente único?

Hola Gerardo, me gustaría saber el papel global de los volcanes en el clima, ecosistemas y funcionamiento de la Tierra. Pero te lo preguntaré de forma diferente: ¿Cómo sería la Tierra si no hubiera volcanes, si se pararan de golpe? ¿Pasaría algo importante? ¿Notaríamos algún efecto? Muchas Gracias

Un placer, Mike san. La corteza tiene espesores variables, desde unos 8-10 km en las partes oceánicas (más densa, por cierto), hasta 70 km máximo en las raíces de las grandes cordilleras como los Andes e Himalayas. El promedio de la continental es cerca de 30-35 km, así que puedes caminar un poco más tranquilo. Lo que sucede es que los continentes han variado su forma y además parte de la corteza se recicla por erosión, o bien por tectonismo (deformación de su corteza y manto superior). En términos generales tenemos una corteza que es más gruesa y evolucionada, pero los cambios son dramáticos solo cuando comparamos cómo era hace unos 2500 millones de años a ahora. Los continentes se mueven junto con las placas del planeta y su motor ha sido y sigue siendo el transporte de calor desde el interior, junto con las rocas, que aunque son rígidas y "duras" en función del tiempo geológico de millones de años, también son fluidos dúctiles. Aparte del calor inicial que se originó por el colapso gravitacional del núcleo en el mero inicio del sistema solar y los planetas (transformación de energía gravitacional a térmica), aún hay muchos isótopos radiactivos en el manto que continúan generando calor, el cual se transmite por convección hacia el exterior. Sucede lentamente porque la conductividad térmica de las rocas es muy baja, pero funciona en el tiempo geológico. Parece que tenemos suficiente combustible radiactivo en el interior para otros miles de millones de años. Para ese entonces los Homo sapiens ya habremos evolucionado a otra especie y nos habremos extinguido... ¡Así que no temo a quedarme sin trabajo! Io sería un paraíso para visitar como sitio de volcanismo activo -el más activo del sistema-, aunque quizás Venus sería apasionante, porque quizás aún guarde volcanismo activo. No lo sabemos muy bien porque su superficie solo nos es visible por radar y no podemos verla realmente. Los satélites de los planetas exteriores, algunos tienen volcanismo porque están frente a gigantes que ejercen una fuerza gravitacional enorme, y eso los "frena" un poco en su recorrido rotacional, lo que genera calor interno que se transmite a las rocas, las funde y origina volcanismo, pero es muy diferente al de los plantetas terrestres porque allá no hay rocas silicatadas, sino hielos de aguas e hidrocarburos. Los planetas terrestres tienen el mismo mecanismo de calor de la Tierra, pero en el caso de Marte y Mercurio, por ser pequeños, ya gastaron su combustible y entraron en "bancarrota volcánica". Saludos, también.

Hola Gerardo, Interesante profesión la tuya. Si me permites, me gustaría hacerte un par de preguntas sobre geología o planetología, un poco así a gran escala. Te lanzo la primera. Siempre me ha impresionado saber lo delgada que es la corteza terrestre sobre la que caminamos (yo camino de puntillas, por si acaso...), así como también la atmósfera. Supongo que la Tierra sigue enfriándose en su totalidad (a largo plazo, pasando del cambio climático de su superficie), por lo que la corteza debería ampliarse paulatinamente y cesar sus movimientos. ¿Es eso correcto? ¿Pero, por qué se enfría el planeta tan lentamente?¿Hay generación de calor en el interior del planeta o sólo se conserva el inicial?¿Quien lo genera?¿Habrá algun día que los vulcanólogos os quedeis sin trabajo? Eso me hace pensar en lugares especialmente activos como Io, satélite de Jupiter (el paraiso de un vulcanólogo, me imagino) ¿Por qué hay planetas-satélites más calientes y activos que otros? Gracias y saludos

Un traductor de volcanes, quiero.

Cristi: En realidad sí podemos entrar en algunos cráteres, pero no muy profundo, y cuando no estén en erupción explosiva... Por eso nos remitimos a los datos que nos dan los minerales y química de las rocas, para descifrar lo que pasa en profundidad de manera indirecta. La gente de Pueblo Nuevo sintió temblores durante unas semanas previas, y muy fuertes el día anterior y propio de la erupción, pero no supieron entender el aviso de la naturaleza. Parece que los animales salvajes en la ladera que explotó sí lo "entendieron" y huyeron. El problema también es que la Vulcanología estaba en pañales, y no había observación ni monitoreo, y por lo tanto no hubo ninguna alerta, de modo que ni idea de la erupción inminente tenían. Es el precio que pagamos en el pasado por no poder interpretar los signos naturales. Por eso se trata hoy se subsanar esas omisiones, con la vigilancia volcánica.

Sr. vulcanólogo interesante y riesgosa labor, no lo cree!, aún más si son máquinas de hacer rocas, como el volcán Arenal. Si se pudiera ingresar dentro de ellos como la aventura de Julio Verne en "Viaje al centro de la tierra" posiblemente estaríamos fascinados de cuanto descubrimiento se haría allí dentro sin embargo, esta posibilidad nos es negada a los mortales y quizás nos tenemos que conformar con verlos, admirarlos y estudiarlos desde afuera. Me interesa conocer qué sabía el pueblo donde murió tanta gente sobre su vecino el volcán, lograron ver o sentir señales de su anunciada actividad, algunos se alejaron por temor o solo, no tenían idea de lo que podía ocurrir y la actividad previa pasó desapercibida hasta su muerte.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0168e4ecaf6d970c

Listed below are links to weblogs that reference "Escuchando a los volcanes", por Gerardo Soto:

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal