Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

Voluntarios por Obama; El dinero reduce la satisfacción

Por: | 05 de noviembre de 2008

Anoche celebré en Washington DC la victoria demócrata rodeado de voluntarios de “DC for Obama”, muchos de los cuales han invertido gran cantidad de tiempo y esfuerzo sin ningún tipo de recompensa económica a cambio. La pregunta que os planteo es: ¿creéis que si esa tarea hubiera sido remunerada se habrían alistado más voluntarios? ¿o su dedicación hubiera sido más intensa? Si reflexionamos primero utilizando parámetros exclusivamente “racionales”, la respuesta debería ser sí: todo aquel que esté convencidísimo de querer luchar de manera activa por Obama lo hará igualmente, tanto si cobra como si no, pero quizás haya algunos indecisos a los que un pequeño incentivo económico hará que se decidan. En todo caso, podría ser también una justificación añadida para trabajar con más dedicación... Este sería el razonamiento utilizado si los responsables de decidir pagar o no a los voluntarios hubieran sido economistas de la corriente más neoclásica, la que asume que los humanos somos homo economicus que calculamos “racionalmente” y de manera egoísta los beneficios y costes que derivan de nuestras decisiones. Probablemente porque ellos sí utilizan un planteamiento analítico a la hora de valorar “objetivamente” cuantos voluntarios necesitan, cuál sería el gasto de pagarles a todos, si valdría la pena o no… En cambio, si le preguntamos a un psicólogo experto en el campo de la economía conductual (behavioral economics), nos advertiría de que a veces las emociones juegan un papel mucho más importante que la razón en la toma de decisiones, y la idea del homo economicus construida por los economistas neoclásicos es una verdadera falacia. No somos maximizadores racionales de beneficios. Introducir un premio económico puede reducir la satisfacción que sientes por tu entrega, ya que “inconscientemente” compite con los motivos intrínsecos por los que participas como voluntario. De hecho, durante un estudio realizado en Suiza observaron que los voluntarios que colaboraban sin cobrar en un proyecto determinado, dedicaron más horas por semana que aquellos a los que se les donaba una pequeña cantidad de dinero. El efecto contrario también existe: en una guardería de Israel estaban preocupados porque varios padres solían llegar tarde a recoger a sus hijos, y decidieron poner pequeñas multas simbólicas pensando que eso disminuir los retrasos. Sorprendentemente, no sólo más padres empezaron a llegar tarde, sino que además se demoraban más tiempo. El dinero pagaba el sentimiento de culpa por tener a tu hijo esperándote. Porque señores, volviendo al asunto de los voluntarios, aunque algunos modelos económicos anticuados no lo predigan, la satisfacción por el altruismo sincero existe de verdad! Y si alguno todavía no se lo cree, que piense en la siguiente situación: llamáis a un buen amigo para invitarle a él y a su pareja a cenar en vuestra casa, simplemente porque hace tiempo que no le ves y te apetece charlar con ellos. Acepta encantado, pero dice que te pagará 15 euros por la comida. ¿aceptaríais? Claro que no!, a pesar de que “racionalmente” sí tenga sentido. Y en caso que insistiera hasta el extremos de no poder rechazarlo porque “él se sentiría mejor así...” ¿pondríais más esmero en la elaboración de la cena? Podéis pensar que no es lo mismo, pero os aseguro que para algunos voluntarios por Obama con los que estuve ayer, no es tan diferente. Sirva este sencillo post como introducción a uno venidero sobre una conferencia de behavioral economics impartida por Dan Ariely, y para transmitiros la extrema alegría e ilusión que se manifestaba y contagiaba anoche por las calles de Washington DC, por tantísima gente para la que el dinero y el beneficio propio no era su principal prioridad.

Hay 13 Comentarios

El hombre es una mezcla de razón y de irrazón, de animalidad y de cultura, de interés y desinterés y ninguna visión unilateral puede dejar de reconocer esta sencilla verdad, aunque en cada época hay una tendencia mayor a reflejar la tendencia de la época. Es evidente que ahora- dentro de la sociedad capitalista el magneto unipolar es el dinero, la ganancia. Pero como toda ley y toda tendencia, hay siempre una o varias excepciones. A la inversa, hay personas que ni siquiera pagadas fueran a una reunión como la que usted refiere, y esto porque ellos pueden poner por delante, antes que sus sentimientos, los principios racionales a los cuales se deben.

Este efecto está muy bien ex plicado en el libro freakonomics Saludos.

Hay un ejemplo muy claro: Te acostarías con una persona que consideras sumamente atractiva y deseable, si te ofreciese dinero a cambio.

Hola a todos, Interesante el texto. Despues de leer los comentarios sigo pensando lo mismo que pensaba antes. A todo el mundo le gusta estar relajado, sin presiones, etc... Por que el trabajo se paga?, porque se exige algo a cambio, y esta exigencia nos fastidia nuestra paz interna, si soy voluntario y no me encuentro a gusto corto por lo sano y ya esta. Si estoy trabajando, incluso si disfruto lo que hago, pero si me pagan, tengo la responsabilidad, el peso, de realizar el trabajo, incluso en la hipotetica situacion (que tenemos en nuestro inconsciente acechandonos) en la que nos encontremos en una situacion no deseada. Esa es mi teoria. Saludos, Sergio

Sobre como influyen las motivaciones extrínsecas (dinero por ejemplo) en la motivación intrínseca (pasión o diversión por hacer algo) han estudiado y publicado mucho dos psicólogos ingleses Edward L. Deci y Richard M, Ryan. Ellos crearon la self determination theory precisamente para demostrar la conexión inversación entre estos dos tipo de motivadores. Os dejo la web de su grupo de investigación (http://www.psych.rochester.edu/SDT/index.html) donde podreis encontrar muchos estudios que demuestran que efectivamente la motivación extrínseca disminuya la intrínseca. Saludos a todos.

Voluntarios por Obama; El dinero reduce la satisfacción Hola Pere, hoy en tu comentario aludes a un tema que me parece interesante al máximo: La motivación y los estímulos en nuestras actuaciones, tanto en lo laboral como en lo extralaboral. Sobre los argumentos teóricos de los pensadores del behaviorismo , algo he leído y por lo tanto ya sobre éstos me expresé en comentarios anteriores, sin embargo, ahora, me gustaría hablar de mi propia experiencia. Sin ánimo de ponerme como único ejemplo de una realidad humana muy diversa, querría hablar de una experiencia que es probable que comparta con mas gente. Soy universitaria, de clase media acomodada y funcionaria en una administración pública. Tengo un puesto de trabajo fijo, un horario muy aceptable y un salario por encima de la media. Debería por tanto ser muy feliz por mi trabajo que, aparentemente ha colmado todas mis aspiraciones, y no lo soy. Soy feliz en otros muchos ámbitos: el familiar, el social, el participativo (he militado en un sin-numero de ONGs y en la política y sigo siendo militante y socia de varias ONGs y a veces útil para los demás). Mi trabajo es una birria, además estoy en proceso de sufrir un acoso absurdo y triste que ha rehecho una relación laboral antes rica y fructífera. Tengo expectativas en otros puestos de trabajo y, probablemente, seguiré ganando el mismo dinero que hasta ahora (el cual necesito para, con el de mi marido, pagar hipotecas y la vida de mis hijas- cuya educación en la escuela pública ha sido muy enriquecedora para ellas y para mi pareja y para mi-así como el desarrollo del ocio y el arte pues me gusta mucho pintar y jugar al golf). Bien, mi marido está harto de trabajar, yo estoy harta de trabajar y el dinero sólo nos llena la hucha y nada mas. La adaptación al medio la logramos fuera de los ámbitos de trabajo, siendo voluntarios –él como abogado de las tres “pes”- y yo en todo lo que hago sin cobrar un duro: Presidenta de un club de golf “rojo”, en las Ampas de los colegios e institutos de mis hijas, en la militancia partidista y muy sufrida, en la vocalía de UNICEF Madrid en su momento, en la elaboración de escritos con ideas distintas sobre economía, sociología y filosofía en distintos blogs- sobre todo aprovechando la ausencia de trabajo provocado por el acoso que sufro (pronto a solucionarse)-en mi comportamiento con la gente que de mi depende laboralmente, en mi colaboración económica con diversas asociaciones de carácter altruista ...... Evidentemente todos necesitamos la pasta para vivir, mi duda es si esta pasta no se podría conseguir de otro modo y sobre todo, de que manera se puede y se debe trabajar para que nuestro rendimiento sea el mejor, sin esas diferencias salariales absurdas que sólo obedecen a una diferenciación puramente teatral entre distintos actores. No me creo que todos trabajemos por la pasta, como mucho por ella seguimos acudiendo a nuestro puesto de trabajo. Trabajamos por otras cosas: 1º.- Hemos sido educados para sentirnos mejor si trabajamos y somos, por ello, reconocidos. 2º.- Sentimos que la ayuda al compañero es el primer objetivo en nuestro trabajo (al menos en términos generales pues siempre puede haber excepciones) 3º.- Nos motiva mas un pequeño reconocimiento de nuestra labor que todo el sueldo del mundo, de hecho a mas sueldo menos tareas y por tanto mas inseguridad en lo que hacemos puesto que controlamos menos. 4º.- Tenemos una tendencia hacia el autismo en cuanto se eleva nuestra capacidad de poder, y en caso de no ser autista sueles durar poco en un puesto en el que se te exige ser actor principal de la trama cuando tu te sientes uno mas de la obra de teatro.Si sólo te mandan sin mas te da exactamente lo que ganes pues reaccionar fatal a ese estímulo tan decimonónico. 5º.- Nos hacemos daño sin apenas saberlo por una falta absoluta de educación en la empatía, sobre todo en sistemas que, como el de la Administración Pública, se llega a un puesto de mando por oposición y desde la nada experimental. 6º.- En la empresa privada sigue imperando la relación familiar y nepotista ( en ocasiones también y mucho en la Ad. Pública) , y por lo tanto es una falacia la teoría del método y la capacidad, la influencia y la confianza siguen siendo los motores que mueven el mundo laboral. Y podría enumerar otras mil causas de la falta de satisfacción en el ámbito del trabajo remunerado. Por lo tanto se debe pensar y reflexionar el porqué y la eficacia de existencia de diferencias salariales como las que observamos hoy en día: ¿Porqué mi peluquera gana tres veces menos que yo y trabaja el doble?, ¿porqué un camarero inmigrante trabaja 16 horas al día y gana 900 euros escasos?, ¿porqué los que estamos ya situados tenemos mas derechos que el resto por ejemplo a vivir en una casa cara y espaciosa y ellos-muchos inmigrantes y otros desclasados- sobreviven 20 personas en 40 metros cuadrados?. Es una cuestión básicamente de reparto y de justicia, procuramos ser felices pero os aseguro que , consiguiendo tu propio bienestar sólo, estas cojo, necesitamos urgentemente que el bienestar sea general, olvidando ideologías tramposas que nos han pintado como seres eminentemente egoístas y elaborando nuevas tesis, pegadas a la realidad, que nos descubran como lo que somos: Seres generosos y que disfrutamos con la felicidad de los demás. Me considero voluntaria , primero de Hillary R.Clinton y luego de Barak Obama, en los distintos comentarios que he realizado en distintos blogs, incluido éste, y es lo que, por ahora, me ha provocado una gran sensación de placer en mi trabajo. Gracias.

Voluntarios por Obama; El dinero reduce la satisfacción Hola Pere, hoy en tu comentario aludes a un tema que me parece interesante al máximo: La motivación y los estímulos en nuestras actuaciones, tanto en lo laboral como en lo extralaboral. Sobre los argumentos teóricos de los pensadores del behaviorismo , algo he leído y por lo tanto ya sobre éstos me expresé en comentarios anteriores, sin embargo, ahora, me gustaría hablar de mi propia experiencia. Sin ánimo de ponerme como único ejemplo de una realidad humana muy diversa, querría hablar de una experiencia que es probable que comparta con mas gente. Soy universitaria, de clase media acomodada y funcionaria en una administración pública. Tengo un puesto de trabajo fijo, un horario muy aceptable y un salario por encima de la media. Debería por tanto ser muy feliz por mi trabajo que, aparentemente ha colmado todas mis aspiraciones, y no lo soy. Soy feliz en otros muchos ámbitos: el familiar, el social, el participativo (he militado en un sin-numero de ONGs y en la política y sigo siendo militante y socia de varias ONGs y a veces útil para los demás). Mi trabajo es una birria, además estoy en proceso de sufrir un acoso absurdo y triste que ha rehecho una relación laboral antes rica y fructífera. Tengo expectativas en otros puestos de trabajo y, probablemente, seguiré ganando el mismo dinero que hasta ahora (el cual necesito para, con el de mi marido, pagar hipotecas y la vida de mis hijas- cuya educación en la escuela pública ha sido muy enriquecedora para ellas y para mi pareja y para mi-así como el desarrollo del ocio y el arte pues me gusta mucho pintar y jugar al golf). Bien, mi marido está harto de trabajar, yo estoy harta de trabajar y el dinero sólo nos llena la hucha y nada mas. La adaptación al medio la logramos fuera de los ámbitos de trabajo, siendo voluntarios –él como abogado de las tres “pes”- y yo en todo lo que hago sin cobrar un duro: Presidenta de un club de golf “rojo”, en las Ampas de los colegios e institutos de mis hijas, en la militancia partidista y muy sufrida, en la vocalía de UNICEF Madrid en su momento, en la elaboración de escritos con ideas distintas sobre economía, sociología y filosofía en distintos blogs- sobre todo aprovechando la ausencia de trabajo provocado por el acoso que sufro (pronto a solucionarse)-en mi comportamiento con la gente que de mi depende laboralmente, en mi colaboración económica con diversas asociaciones de carácter altruista ...... Evidentemente todos necesitamos la pasta para vivir, mi duda es si esta pasta no se podría conseguir de otro modo y sobre todo, de que manera se puede y se debe trabajar para que nuestro rendimiento sea el mejor, sin esas diferencias salariales absurdas que sólo obedecen a una diferenciación puramente teatral entre distintos actores. No me creo que todos trabajemos por la pasta, como mucho por ella seguimos acudiendo a nuestro puesto de trabajo. Trabajamos por otras cosas: 1º.- Hemos sido educados para sentirnos mejor si trabajamos y somos, por ello, reconocidos. 2º.- Sentimos que la ayuda al compañero es el primer objetivo en nuestro trabajo (al menos en términos generales pues siempre puede haber excepciones) 3º.- Nos motiva mas un pequeño reconocimiento de nuestra labor que todo el sueldo del mundo, de hecho a mas sueldo menos tareas y por tanto mas inseguridad en lo que hacemos puesto que controlamos menos. 4º.- Tenemos una tendencia hacia el autismo en cuanto se eleva nuestra capacidad de poder, y en caso de no ser autista sueles durar poco en un puesto en el que se te exige ser actor principal de la trama cuando tu te sientes uno mas de la obra de teatro.Si sólo te mandan sin mas te da exactamente lo que ganes pues reaccionar fatal a ese estímulo tan decimonónico. 5º.- Nos hacemos daño sin apenas saberlo por una falta absoluta de educación en la empatía, sobre todo en sistemas que, como el de la Administración Pública, se llega a un puesto de mando por oposición y desde la nada experimental. 6º.- En la empresa privada sigue imperando la relación familiar y nepotista ( en ocasiones también y mucho en la Ad. Pública) , y por lo tanto es una falacia la teoría del método y la capacidad, la influencia y la confianza siguen siendo los motores que mueven el mundo laboral. Y podría enumerar otras mil causas de la falta de satisfacción en el ámbito del trabajo remunerado. Por lo tanto se debe pensar y reflexionar el porqué y la eficacia de existencia de diferencias salariales como las que observamos hoy en día: ¿Porqué mi peluquera gana tres veces menos que yo y trabaja el doble?, ¿porqué un camarero inmigrante trabaja 16 horas al día y gana 900 euros escasos?, ¿porqué los que estamos ya situados tenemos mas derechos que el resto por ejemplo a vivir en una casa cara y espaciosa y ellos-muchos inmigrantes y otros desclasados- sobreviven 20 personas en 40 metros cuadrados?. Es una cuestión básicamente de reparto y de justicia, procuramos ser felices pero os aseguro que , consiguiendo tu propio bienestar sólo, estas cojo, necesitamos urgentemente que el bienestar sea general, olvidando ideologías tramposas que nos han pintado como seres eminentemente egoístas y elaborando nuevas tesis, pegadas a la realidad, que nos descubran como lo que somos: Seres generosos y que disfrutamos con la felicidad de los demás.

Pues aprovechemos esta "Obamitis aguda" por la que atravesamos para recapacitar sobre lo provechoso del altruismo, donde el esfuerzo que uno realiza por otro le revierte más provecho que si estuviera trabajando directamente en su propio provecho. Claro que hay gente que se aprovecha, pero cuando se simulan con ordenadores estos encuentros, la estrategia más provechosa es la del "toma y daca", la que hacemos de forma intuitiva, colaborar de inicio con todos, y no colaborar con quien nos engaña, aunque los rencores eternos tampoco son rentables. Como en el "dilema del preso", donde nuestro instinto de colaborar es más eficaz que la decisión matemática de mirar el provecho propio. Pero esto debería hacernos recapacitar sobre lo que nos hace sentirnos bien y ser felices. Hay muchos estudios sobre problemas y enfermedades, pero muy pocos sobre la felicidad. Creo que llaman "fluenza" a ese sentimiento de gran y duradera felicidad, que se produce tras conseguir una meta tras un esfuerzo (intelectual y físico) prolongado. Nos terminamos acostumbrando y esa felicidad por lo conseguido llega a desaparecer. Es el conseguir un reto difícil lo que nos hace felices; el dinero no pinta nada, por muy pecaminoso que resulte decir esto en este mundo "do quien no compra perece". Es lógico que la gente no lo tenga en cuenta, cuando tiene sus necesidades básicas mas que cubiertas.

Pere, amig@s, Las motivaciones de los voluntarios son muy diversas (pueden ser inclusive de caracter egoísta), así como también lo son sus estímulos. Es lo que aprendí trabajando varios años en la Agencia de Voluntarios de Naciones Unidas (www.unv.org). Nuestros voluntarios (los UNVs) recibían un estipendio, y en ese sentido el esquema es similar a lo que habitualmente llamamos 'un cooperante'. El problema es que a veces una persona no podrá desempeñar su tarea solidaria sin algún tipo de estipendio. Imaginaros a un profesional de nivel, por ejemplo un buen ingeniero con 10 años de experiencia profesional. Para animarle a irse a otro país como voluntario a colaborar en labores de cooperación alguien va a tener que cubrirle los gastos ( y los de su familia, si la tiene). Si fuera a recibir pongamos que 1,000 dólares al mes, eso sería bastante menos de lo que un profesional similar cobraría si fuera 'empleado' por un proyecto (y marco el término empleado deliberadamente). En fin, siempre habrá debate sobre si a un voluntario real se le debe pagar algo o no. Pero lo que pienso que el rol de un voluntario es fundamentalmente función de compromiso, ethos y desempeño (no se puede olvidar lo último). Factores como el nivel de remuneración o la misma motivación creo que quedan en un segundo plano. Dale, Obama! Que bueno es ilusionarse, aun en medio de una situación tan cruda como la actual, no? Saludos, Manuel . .

hola quizá los voluntarios no retribuidos también está obrando racionalmente y en base a sus intereses: saben que con su aportación pueden ayudar a que el candidato idóneo (para ellos... y para mí) llegue a la casa blanca...: quizá piensen que así el país no malgastará el dinero en armamento y lo dedique a crear un sistema de seguridad social decente.... o desean poner punto final a las políticas republicanas (sobre todo dados sus resultados últimos). desde hace un año colaboro con una ONG: y (creo que) lo hago porque si colaboro en que se cumplan sus objetivos mis hijas vivirán en un mundo mejor... lo hago como una inversión, igual que pagarles una buena educación centrar en el estipendio económica es acercarse al tema de forma muy cortoplacista, no? y utilizo muy conscientemente el economiquísimo término "cortoplacista" saludos

Pere,es indudable el carisma de Obama y la necesidad de cambio en toda la Unión America para demostrar al mundo que las malas experiencias son hechos aislados.La creencia en un futuro mejor y la fortaleza de todo el pueblo norteamericano,multiracial por cierto pero unidos en la necesidad de algo diferente.No se trata de hablar de Bush,él realizó lo necesario en su momento y la historia lo juzgará.Habría que pensar en los efectos del NO HACER para defender a su pais.Ciertamente,que el gran político negro,joven, captó el interés de su pueblo y, también de extranjeros,hasta enemigos de EU.Muchos nos congratulamos de esta lección donde se comprueba el amplio criterio del pueblo.Hasta Mc Cain ,reconoció este triunfo. Eso, habla de una cultura política cimentada recordando el largo trayecto hacia la Casa Blanca.Pienso....

Creo que esto es similar a cuando un hobby se convierte en un trabajo. A priori es lo que desearía todo el mundo, pero es posible que empieces a disfrutar menos de la actividad que antes era tu pasión. Una explicación parece ser que cuando realizas alguna actividad tienes que justificarte a ti mismo la razón de hacerla. Si obtienes algo a cambio, como por ejemplo dinero, esa ya es una justificación y no necesitas buscar otras, y así funcionan la mayoría de los trabajos. Pero si no te dan nada a cambio, obviamente tienes que querer hacer lo que haces, pero además tenderás a autoconvencerte aún más de que te gusta hacerlo, y te autojustificarás añadiéndole más valor. Así que te sientes aún más identificado con lo que haces y convencido de que estás haciendo algo bueno.

Aunque os hubiesen dado ... por ayudar a levantar la campaña electoraal ¡tdo, todo el oro del mundo!... No se hubiera ganado .... Sin ese valiosisimo y tan escaso valor como es ... el poder de n Ser Humano como Obama, que ha sabido transmitir con su verdad y con su pasion, la ilusión... ¡La Ilusión de Volver a Creer en La Democracia!. Él, Él solo ha sido la Gran Moneda Valiosa. Y despues de Kennedy... ¡Esto, el Mundo Etero no lo habia vuelto a Vivir, Hermano.! ... Pero lo voluntarios en la Gran Campaña Electoral de Obama..¡¡Claro que habeis ... ayudado!!! ... Un abrazo. Rusbel

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0162fef6832f970d

Listed below are links to weblogs that reference Voluntarios por Obama; El dinero reduce la satisfacción:

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal