Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

El valor biológico de la justicia

Por: | 23 de enero de 2009

El experimento empieza con dos monos en sendas jaulas contiguas. Uno de ellos tiene acceso a una palanca con la que acerca a la vez una galleta para él y otra para su compañero. Hasta aquí todo normal; siempre que el investigador coloca en el dispositivo una galleta para cada mono, el que tiene la palanca la utiliza y ambos consiguen el mismo premio. Ahora lo curioso: si el investigador pone una galleta frente al mono con la palanca, pero 3 frente al individuo pasivo, el que tiene el control se enfada y no realiza ninguna acción. La situación le parece tan sumamente injusta, que prefiere no obtener su premio si eso implica que gracias a su trabajo un aprovechado se quedará con el triple sin ningún esfuerzo a cambio. Cada vez que explico este experimento se inician suculentas conversaciones. No os lo conté antes en el blog porque cuando lo oí durante una charla de Marc Hauser todavía no estaba publicado en una revista que le otorgara la supuesta “veracidad científica”, pero los geniales comensales con los que compartí cena ayer me convencieron con un simple “¿y…?”, más el complemento perfecto que necesitaba. Y es que tenían toda la razón del mundo. El estudio se las trae… Recuerdo haber leído acerca de chimpancés enfureciéndose si por una misma acción a un compañero le daban un premio superior al suyo, pero llegar a sacrificar de tal manera su propio beneficio es algo relativamente inesperado. Sobre todo porque esto en principio no debería estar favorecido por la selección natural. El altruismo y el rencor son aspectos peliagudos en el estudio de la naturaleza humana. Trivers en los años 70 estableció que el altruismo podría haber evolucionado para favorecer la reciprocidad dentro de los grupos de primates sociales, pero algunos consideran esta colaboración como un egoísmo encubierto en el que la ayuda está condicionada a un beneficio futuro. Sea como sea, sí tiene sentido evolutivo. Sin embargo, realizar una acción que suponga un coste para nosotros sin que eso implique ninguna recompensa, es algo que no encaja en los esquemas de la selección natural. Entre dos monos, uno rencoroso que no come la galleta y otro más cándido que sí se la come sin importarle que un desconocido obtenga tres a cambio, el que tiene más posibilidades de sobrevivir en la selva es el que vaya mejor alimentado. Una explicación a este comportamiento sería que para el buen funcionamiento del grupo es muy importante penalizar las injusticias y asegurarse de que nadie se beneficia en exceso del trabajo de los demás, pero tal “razonamiento” parecía demasiado sofisticado para los primates. El estudio de las galletas induce a pensar que la mala sangre que sentimos cuando alguien sale beneficiado en demasía de una situación que consideramos injusta, aunque no nos afecte directamente, puede estar bien arraigada en nuestra herencia evolutiva. Evidentemente, da para mucho más. Nosotros anoche, tras darle vueltas y vueltas a las implicaciones de este experimento, el formidable Mikel Urmeneta me dijo “¿pero y esto por qué no lo has explicado en el blog?!”. “Es que no se si son macacos, chimpancés, tamarinos, bonobos… ni si les daban galletas, nueces o plátanos… ni el porcentaje exacto de monos que no accionaba la palanca… y ni siquiera tengo una triste fotografía para ilustrarlo.” “Nada de esto debería ser un inconveniente!”, replicó sabiamente Mikel mientras cogía un papel, rotuladores, y compartía su arte con la ciencia.

Hay 57 Comentarios

Por eos es que los sistemas "comunista no funciona porque si el productivo y el no productivo reciben los mismos beneficios pues que chiste tiene? y el socialista solo crea resentidos. El capitalismo pese a que no es perfecto pero es el que mejor funciona.

Hola, soi una alumna del colegio Los Sauces (Vigo) y la verdad es que me parece una entrada muy inetersante, es impresionante cómo los seres vivos somos capaces de renunciar a nuestra supervivencia, a nuestros premios (vivir) con tal de evitar que nuestro compañero se lleve un premio mayor, pero realmente es así como sucede. Si las especies tienen que convivir entre ellas, ayudarse unas a otras para poder sobrevivir, aquellas que no lo hagan acabaran muriendose, extinguiendose...y aquellas que decídan colaborar iran mutando, iran adquiriendo nuevas característica, etc. Pero en este tipo de comportamientos, como bien se dice, es donde realmente se observa nuestra evolución genética, de quienes provenimos, y que los genes que portamos no son 100% humanos, a más de uno le asombraría nuestro ran parecido con los primates. Me ha encantado esta entrada! :)

Marcel, No creo que sea teóricamente necesario postular la "supervivencia por grupos" (¿te hacen descuento? ;-), porque tampoco creo que la supervivencia a nivel individual prime las conductas egoístas. Sólo será así en el caso de individuos autosuficientes, pero hay muchos individuos que no lo son y que basan su propia supervivencia en la existencia del grupo, así que, incluso si sólo aspiran a sobrevivir ellos, nunca experimentarán adaptaciones tan egoístas como para poner en peligro la cohesión del grupo y, por lo demás, sí que resultarán seleccionadas un gran número de adaptaciones destinadas a colaborar con él.

Creo que tienes una concpeción algo limitada de cómo opera la selección natural. No opera sólo a nivel individual sino a muchos niveles y con distintas escalas de tiempo. A la selección individual, por ejemplo, hayq ue añadir la selección de grupo. Así un grupo con un porcentaje de individuos altruistas mayor que otro grupo, tiene ventajas evolutivas con respecto a un grupo de puros egoistas. Por eso el altruismo no ha desaparecido. Si la selección fuera sólo individual, todos seríamos unos egoistas redomados y no es así. Creo que la concentrarse en la selección individual fue lo que dió origen al socialdarwinismo y es lo que subyace también en el Homo Economicus que utilizan, equivocadamente, los economistas en sus modelos. Qué tal por MIT? Te tengo sana envidia. Yo pasé alli 6 años inolvidables de mi vida.

Me gustan mucho tus artículos, aprendo mucho leyéndolos y los dibujos de Mikel Urmeneta para este post son geniales. Enhorabuena!

grande Pere, keep it up.

Hay una publicación de 2008 en PNAS que muestra que el comportamiento cooperativo en seres humanos es largamente determinado genéticamente. El trabajo compara gemelos monozigotico con los dizigóticos en un juego (trust game) que es muy influenciado por cuanto gana la persona con que se juega. Cesarini et al. Heritability of cooperative behavior in the trust game PNAS March 11, 2008 vol. 105 no. 10 :3721–3726 www.pnas.org doi/10.1073/pnas.0710069105

Lo mismo sucede con los seres humanos. Ver el trabajo de henry tajfel & j. c. turner "an integrative theory of intergroup conflict" the social psycology of intergroup relations, monterrey california, brooks/cole, 1979. saludos

Me gustaria saber que pasa si la desicion egoista la tienen que tomar dos simios con hambre.

Pere, felicidades por el Blog, es adictivo, desde que lo descubri no puedo desengancharme! En cuanto al post, mucha gente veo que comenta: los monos son casi tan egoistas como los humanos, y tambien que evolutivamente se ha premiado a los inteligentes. Mi opinion es que deberiamos verlo a la inversa: nosotros, aunque supuestamente mas evolucionados, no dejamos de ser casi tan egoistas como los monos, y al igual que ellos, se sigue premiando a los mas inteligentes! Nos sorprende ver que un mono reaccione como la mayoria de nosotros hariamos en una situacion que consideramos injusta, y no nos planteamos que igual nos deberiamos sorprender que nosotros, en principio con una inteligencia superior, sigamos teniendo una respuesta equivalente a la de un simple mono? PD: perdon por no poner ningun acento, tengo el teclado del pc americano.

Hablando de monos, aprovecho este post para colgar este enlace de Youtube. La competitividad es otra cosa que como vemos no es tan exclusiva de los humanos. Que lo disfruteis. http://es.youtube.com/watch?v=KkwEKD_79gA

Ahi va un experimento sobre monos tambien la mar de interesante. Me lo contaron hace tiempo y buscando por ls red ahora me encuentro este blog http://catalizandomares.blogspot.com/ donde se detalla claramente. Copio y pego: Hace algún tiempo, me contaron de un experimento realizado con monos para estudiar el comportamiento y me pareció interesante. El experimento se desarrollaba en 3 fases: En una primera fase, los investigadores colocaron a 6 monos en una jaula con el suelo electrizado. En un momento determinado, se abría una pequeña puerta que dejaba un plátano a su alcance. Cuando alguno de los animales se acercaba para cogerlo, se administraba una pequeña descarga eléctrica a través del suelo a todos los monos. Esto se repitió varias veces hasta que ninguno de los monos se atrevió a coger el plátano. Después se trasladó a los monos a una jaula sin el suelo electrizado. No obstante, cuando se abría la pequeña puerta, ninguno de los monos iba a cogerel plátano. Al contrario, se miraban recelosos. Hasta aquí el resultado es el mismo que en cualquier estudio de condicionamiento: cuando un estímulo (el plátano) se asocia a una consecuencia (la descarga eléctrica), el estímulo continúa desencadenando la conducta adaptativa (no intentar coger al plátano)incluso cuado la consecuancia ya no se produce. Lo interesante es lo que sucede a partir de aquí. En la segunda fase los investigadores reemplazaron a uno de los monos por otro que no había participado en la primera fase del experimento. En cuanto aparecía el plátano, el nuevo mono se disponía a cogerlo, pero al instante, los otros cinco, se abalanzaban sobre el y le pegaban con bastante fiereza. El nuevo mono intentaba coger el plátano un par de veces más, pero como cada vez recibía el mismo castigo, acabó por desistir. A continuación se reemplazó a otro de los monos originales por otro. El recién llegado también intentó coger el plátano y, por supesto, fué golpeado por los demás ¡incluso por el mono que había llegado inmediatamente antes que él y que nunca había recibido la descarga eléctrica!. Así continuó el experimento, reemplazando uno a uno los monos que habían estado en la primera jaula, hasta que no quedó ninguno de los originales. Llegados a este punto, en la tercera y última fase ingresó un último mono. Cuando se dirigió a coger el plátano, los demás monos le golpearon con la misma fiereza con la que ellos habían sido castigados; sin embargo, ninguno sabía siquiera porqué. Interesante no?... A las personas nos ocurre muchas veces lo mismo que a los monos del experimento. Nos volvemos rígidos en nuestra forma de pensar o de actuar, repetimos irreflexiva y mecánicamente las maneras de entender el mundo y el modo en el que nos relacionamos con los demás. Creo que la rigidez mental, puede entorpecer relaciones, crear conflictos, y no nos deja buscar soluciones favorables para muchos problemas. Y personalmente pienso, que lo más lamentable, es no poder aprender de nuestras vivencias.

"Los chipancés son casi tan "egoístas" como los humanos. El egoísmo no se debe confundirse con un amor propio desmesurado, que pasaría a la categoría de psicopatía. Ya que el bien en cuestión -de uno mismo- puede revestir el carácter más elevado para el individuo, que, forzado biológicamente a perseguirlo, y no pudiendo alcalcanzarlo independientemente del bien de la sociedad, en este caso, los dos chimpancés, ha de perseguir este bien al mismo tiempo que el suyo. Pero tontos no son. A igualdad de condiciones, bien. A desigualdad de condiciones, mal. Y es que la selección natural favorece los cerebros inteligentes. El sistema no es perfecto, claro. No es culpa de nadie sino del patrón aleatorio y no teleológico. ¿O no?". Alabo tu cometario, pero sería mejor así; Los chipancés son casi tan "egoístas" como los humanos. El egoísmo no se debe confundirse con un amor propio desmesurado, que pasaría a la categoría de psicopatía. Ya que el bien en cuestión -de uno mismo- puede revestir el carácter más elevado para el individuo, que, forzado biológicamente a perseguirlo, y no pudiendo alcalzarlo independientemente del bien de la sociedad, en este caso, los dos chimpancés, ha de perseguir este bien al mismo tiempo que el suyo. Pero tontos no son. A igualdad de condiciones, bien. A desigualdad de condiciones, mal. Y es que la selección natural favorece los cerebros inteligentes. El sistema no es perfecto, claro. No es culpa de nadie sino del patrón aleatorio y no teleológico. ¿O no?.

La hora que és, y lo que me estoy riendo. Casajuntoalrio, no se si haces bien o mal comiéndote la galleta, pero chica, eso que te llevas puesto ¡que aproveche!

Bueno, yo como mono y habida cuenta de que soy bebé todavía, me como la galleta por lo que pueda ser. Eso sí, la mala hostia no me la quita nadie y aunque sea un un chimpancé no paro de discurrir soluciones para tan injusto desfase. Una mano en la liana y otra en la galleta. Saludos en la noche PD. Nadie debería ser el dueño del dispensador de galletas. y,sices así, se debe de modificar.

Peré: No tienes idea de cómo me divierto y aprendo en tu blog. ¡Qué historia la de los monos! ¡Y la de oxitocina! Gracias, Angeles Mastretta

Los chipancés son casi tan "egoístas" como los humanos. El egoísmo no se debe confundirse con un amor propio desmesurado, que pasaría a la categoría de psicopatía. Ya que el bien en cuestión -de uno mismo- puede revestir el carácter más elevado para el individuo, que, forzado biológicamente a perseguirlo, y no pudiendo alcalcanzarlo independientemente del bien de la sociedad, en este caso, los dos chimpancés, ha de perseguir este bien al mismo tiempo que el suyo. Pero tontos no son. A igualdad de condiciones, bien. A desigualdad de condiciones, mal. Y es que la selección natural favorece los cerebros inteligentes. El sistema no es perfecto, claro. No es culpa de nadie sino del patrón aleatorio y no teleológico. ¿O no?

Suponiendo que el experimento es válido (faltan datos y corroboraciones), la hipótesis no suena tan absurda. En cualquier ambiente natural los recursos son limitados. Un mono demasiado generoso se estaría perjudicando para favorecer a otro. De esa forma se favorecería al mono menos apto (o con posibilidades) para obtener recursos (el poder controlar la palanca que da los alimentos es una ventaja adaptativa). Para decirlo simple, la actitud parece egoista en un ambiente donde sobran los recursos. Lo cual rara vez se dará porque la propia especie se potenciará para aumentar su población (es algo simple, si sobran los recursos, quien se reproduzca más terminará monopolizando el pool poblacional). Tampoco, porque unos monos se comportan de una manera, hay que generailzar. Se debe revisar el trasfondo evolutivo que ha llevado a impregnar ciertos comportamientos.

Felicitaciones a "El Pais" y al blog de Pere Stupina y su equipo de cientificos por brindarnos, por primera vez en la historia de los medios hispanos un blog tan educaivo, interactivo e interesante sobre ciencias. Ya estas al alcance del lector promedio, por el lenguaje periodistico motivador del lector, y esto es importane porque lo podemos tomar como parametro en los medios caribenos y latinoamericanos. Hasta ahora la BBC era la unica que hablaba de ciencias en espanol, pero ellos no logran la depurada tecnica inovadora en periodismo que estas usando bajo la influencia del mejor periodismo norteamericano. Seria interesante si esta experiencia se pudiera discutir a nivel de redaccion con los diarios de el caribe que hasta ahoira solo tienen como referencia a la BBC primordialmente. Tu blog tiene mas alcance, mas inovacion y no deberiamos perder la oportunidad si a partir de los programas universitarios en los medios del caribe comenzamos a aplicar tu experiencia. De todas maneras, "gracias por el fuego". Nota.- Ahora el Caricom esta interesado en ensenar el espanol cubano como materia en todas las escuelas de los paises caribenos.

La crisis. Esa palabra nos esta fastidiando. Porque ?? Por el sistema capitalista en el que vivimos nos diferencia de unos a otros y nos pone barreras y impedimentos, pido soluciones simples y lógicas , de las cual yo creo que dispongo de muchas de ellas. ¿ Porque centrar a las generaciones que nos siguen y las que vivimos, a que sus padres ganen dinero para pagar sus estudios durante un determinado tiempo( el cual proceso es largo ) y poniendo trabas sociales a las clases de media o baja economía Española que solo les permite centrarse en arduas y especificas tareas para conseguir lo que quieren ( que trabajemos.. ). Propongo una idea simple , una re organización de el sistema de valores y morales por los que estamos pasando. Deveríamos digtaminar leyes morales y sociales que nos ayuden en los momentos mas dificiles ( como una gran familia ) y a la misma vez que las generaciones que nos preceden, tengan conciencia de lo que sucede y de porque pasan las cosas que pasan y que vean que no pueden hacer esto, o lo otro.Que entiendan desde que tienen poder de el pensamiento que hay que ser mejores personas de lo que estamos siendo, y darles oportunidades de cara al futuro para que se desarollen con sus inclinaciones naturales y puedan ser de provecho para la gente que les rodea osease, la sociedad. Tengo muchisimas propuestas de las cuales creo que muchas son interesantes, no dispongo de un titulo escolar o universitario pero como espero que veais eso no influye en pensar que se puede canviar a algo mejor de lo que tenemos.No influye en pensamiento. Yo puedo analizar la logíca o la psicología , pero no me puedo aprender los rios de España. Pido propuestas evolutivas. Os mando un saludo y un abrazo desde barcelona. Y aprovecho por si cave la posivilidad de que si alguien se interesa estoy dispuesto a colaborar en cualquier tipo de debate en cualquier medio , aunque solo sea por internet, ya que considero merece la pena hablar sin tapujos para buscar soluciones coerentes. Reorganización.Para todo/os

Como ya un post apuntó, la relación entre los dos monos puede ser un factor importante .Yo no sé de los demás "monos" pero en cuanto a esta mona : si amo al otro o pienso que el otro mono lo necesita más que yo no tendria ningún sentimiento negativo al accionar la palanca .También uno asume ciertas injusticias porque no puede cabrearse con todas .Sólo me pondría enferma de rabia según fuera la pose y actitud del mono beneficiado , que no compartiera , que no me reconociera el esfuerzo , y mirara para el otro lado , vamos que no mostrara ni la más minima empatia ni actitud de que compensación por el esfuerzo en su beneficio , ni la mas mínima actitud de resolver la situación, porque a diferencia de los monos los hombres pueden cambiar la situación si quisieran. Saludos

Me ha gustado mucho ese experimento. Refleja muchos aspectos i sentimientos que he experimentado en mi vida. No entiendo de ciencia ni de la teoría de la evolución. Pero creo que llevando la situación al mundo laboral de hoy, hay empresas que se benefician de forma exagerada de sus trabajadores pagándoles las migas de las galletas i esos las aceptan para sobrevivir. Sobrevivir aunque no tengan ninguna perspectiva de futuro en dicha empresa. Pero hay otro factor que juega un papel importante, el miedo a que uno le echen a la calle por protestar, es decir, que se quede sin galleta i se muera de hambre.

La conducta de los monos se resume en el refrán de mi abuela, doctorada en psicología de la calle: "hay quien se queda ciego por ver tuerto a otro".

Cuando leí este interesante post tuve la idea que veo ya ha expresado el Sr. Santiago Barroso: el mono pasivo es un potencial competidor y si el mono de la palanca lo “premia” con su acción, el pasivo terminará más fuerte. Teóricamente aún si ambos obtienen igualmente una galleta, ya existe cierta injusticia: el pasivo sin dispensar esfuerzo alguno, y a costa del esfuerzo del otro, recibe su alimento. Igualmente podría terminar más fuerte. Quizás el mono no “percibe esta sutileza”, pero cuando hay una diferencia 3-1, sí lo “percibe”. No sé si pudiéramos verlo desde este otro punto de vista: si el mono activo hala la palanca estaría realizando una “acción altruista”. Pudiera halarlo esperando que en una situación a la inversa, el otro mono también lo hale. Pero se niega a usar la palanca quizás porque “percibe” más fuertemente la injusticia o cierto sentido de riesgo propio. Especulando un poco, si el sujeto pasivo fuese una hembra (potencial pareja) o un vástago, me imagino que es de esperarse que el mono hale siempre la palanca (a menos que el vástago ya sea adulto). Incluso si el pasivo fuese un mono enfermo, por el tema del altruismo es posible que el otro hale la palanca. Saludos.

Pere, dices que el comportamiento no se explica con la teoria de la evolucion, pero estas mirando la teoria de la evolucion a corto plazo, yo me alimento hoy o no, y cuando se habla de evolucion siempre se dice eso de "millones y millones de anhos". Quizas si la miras mas a largo plazo las conclusiones sean distintas. Que puede pasar con un grupo que acepta desigualdades y que puede pasar con otro que no las acepta, aunque se tengan que apretar el cinturon de vez en cuando para poner a alguien en su sitio, Un mundo con demasiadas desigualdades controlables (obviamente estamos vivos en este mundo de desigualdad, pero ya veremos por cuanto tiempo) o picaresca supongo que al final se va al garete. Saludos, Sergio

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01675feb5b51970b

Listed below are links to weblogs that reference El valor biológico de la justicia:

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal