Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

Tu libertad es una ilusión del cerebro

Por: | 18 de febrero de 2009

Imagínate en una cafetería inmers@ en una conversación apasionante sobre ciencia. Estás absort@ escuchando las explicaciones de tu contertulio, y de golpe tu cerebro decide mandar una señal a tu brazo para que se mueva hacia la taza de café, la acerque a tu boca, la incline al tiempo que tus labios conforman un beso, aspiras un pequeño sorbo del líquido que contiene, y la vuelves a dejar sobre la mesa. Entonces tu compañero te pregunta: “¿has cogido la taza de manera consciente? ¿Habías decidido que ese momento era el momento en que te apetecía tomar el café? ¿o ha sido un proceso totalmente automático?” Tú no tienes ningún reparo en decirle que no, que no eras consciente, que ha sido uno de los centenares de procesos automáticos que realizamos continuamente sin pensar previamente en ellos. ¡Faltaría más que debiéramos andar pendientes de decidir cuando respirar, modificar nuestra posición en la silla, o cambiar de marcha mientras conducimos! “Ok, estoy absolutamente de acuerdo”, responde él. “Pero ahora olvídate de nuestra conversación anterior, concéntrate sólo en la taza de café, y durante el próximo minuto elige meticulosamente las tres veces que vas a darle un sorbo. Hazlo cuando tú quieras hacerlo.” Le sigues la corriente, y pasado el minuto te pregunta “¿has tomado la decisión de manera libre ahora?”. Tu contestas un contundente “claro! Esta vez sí que lo he pensado antes!”, y casi te ofendes cuando el rarito de tu amigo replica “No. La percepción de voluntad es una ilusión que crea el cerebro con posterioridad a que otros procesos inconscientes hayan mandado la orden de coger la taza de café a la zona motora de tu córtex prefrontal” Suena extraño, pero un experimento muy parecido hizo en los años 80 Benjamin Libet , en lo que representó la primera amenaza testada científicamente al free will o libre albedrío. Libet pidió a una serie de voluntarios que realizaran una serie de acciones con su brazo mientras registraba la actividad eléctrica de diversas áreas de sus cerebros y el momento exacto en que ellos creían que tomaban la decisión. Los resultados indicaron que ciertas zonas del córtex prefrontal relacionadas con la planificación de acciones motoras se activaban medio segundo antes de que los individuos fueran conscientes de su elección. Inicialmente los datos de Libet fueron tomados con escepticismo y aparecieron varias críticas al planteamiento metodológico de su experimento, pero desde entonces y con mejores técnicas han sido replicado en numerosísimas ocasiones. Una de las últimas, en este artículo de Nature Neuroscience que me envió un lector del blog (gracias José Luis), el cual explica el descubrimiento de otras áreas del cortex parietal que se activan hasta varios segundos antes de que seamos conscientes de la decisión que nuestro subconsciente ya ha tomado por nosotros. La abrumadora conclusión es que nuestros actos están muchísimo más predeterminados por mecanismos cerebrales involuntarios de lo que nos creemos. No tenemos dudas al afirmar que el comportamiento de una hormiga es puramente mecánico, o que una rana hambrienta se mueve sólo por instintos, o que el cerebro de un gato es un órgano que gestiona de manera automática e irreflexiva las entradas y salidas de información. En cambio, nosotros tenemos libre albedrío, nuestros movimientos no están tan predeterminados, no somos robots al servicio de nuestro subconsciente, el cual además nos deja tranquilos inventándose una ilusión para hacernos creer que sí tenemos cierta capacidad de control... No exageremos, quizás menos de lo que nos pensamos, pero algo sí debemos tener, no? Puede, pero de momento la neurociencia no lo ha encontrado. En este muy recomendable artículo titulado “La fisiología del free will” el investigador Mark Hallett del NIH hace una revisión de todos los estudios y bibliografía científica acumulada hasta el año 2007 y concluye que “no hay ninguna evidencia de que el free will sea una fuerza en la generación de movimiento. La sensación de libertad existe, pero no es la causa del movimiento sino una percepción posterior. Los movimientos se generan inconscientemente, y la ilusión de voluntad llega después”. Angustioso. Un resumen de las dos opciones a considerar sería el siguiente: a) La voluntad (free will) como fuerza generadora de movimiento: Decisión consciente ==> Mecanismos del cerebro motor ==> Movimiento b) La voluntad como percepción: Mecanismos del cerebro motor ==> Movimiento ==> Decisión consciente En el caso del control del movimiento, la neurociencia está demostrando que la opción b) es la que más se ajusta a la realidad, aunque la mayoría pensemos que debe tratarse de limitaciones tecnológicas, porque obviamente la a) tiene que ser la correcta. Pero reflexionemos un momento desde una perspectiva más filosófica. La opción a) efectivamente es la más lógica, pero tiene unas ligeras connotaciones dualistas: parece implicar la existencia de algo más allá de la actividad del cerebro que le dijera a las neuronas lo que deben hacer. Y hoy en día esta explicación más espiritual está ya bastante descartada. Entonces, ¿nos toca aceptar que nuestras acciones están mucho más programadas de lo que nos pensamos, por todo lo que va acumulándose en el subconsciente de programación genética, experiencias, influencias sociales, aprendizaje, traumas, estímulos subliminales…? La neurociencia parece indicar que si. No sólo Mark Hallett aborda científicamente esta cuestión sobre el determinismo en nuestra conducta que hasta hace poco quedaba reservado a los filósofos. En el texto “Neurología de la autoconciencia” V.S. Ramachandran describe el free will como otra sensación generada por el cerebro para sobrevivir, como la sensación de unidad entre todas nuestras impresiones y creencias, de continuidad en el tiempo, o de un cuerpo propio que nos contiene. En “La neurociencia del free will” Laurence Tancredi interpreta los últimos estudios científicos como una clara erosión a la dicotomía mente/cerebro. Y en una revisión más conciliadora titulada “Implicaciones de los avances en neurociencia para la libertad de voluntad” , la bioética Hilary Bok reconoce un mayor grado de determinismo en nuestro comportamiento del que nos creemos, pero opina que esto no excluye de ninguna manera que sí mantengamos capacidad de decisión y responsabilidad sobre nuestras acciones más complejas. La amiga con quien tomé un café el fin de semana pasado tampoco quedó muy convencida de que toda una serie de mecanismos inconscientes fueran los verdaderos responsables de dirigir su brazo hacia la taza, antes incluso de que ella tuviera la sensación de haberlo decidido. Y tampoco pareció gustarle, cuando me explicaba los motivos racionales por los que eligió continuar viendo a su último dating, que le dijera que se dejara de historias, porque su subconsciente ya había decidido que ese chic@ le gustaba mucho antes de su riguroso análisis de pros y contras a plena consciencia. Y malo si no era el caso. Y es que después de tanto ataque neurocientífico al free will yo sigo convencido de que sí tenemos libertad hacer lo que queramos, pero… ¿podemos decidir lo que queremos?

Hay 99 Comentarios

Si aquél subconciente es parte del cuerpo, y el cuerpo está generado por los genes, y los genes (y la vida) surgieron del medio ambiente (del universo), entonces tendríamos que inferir que, en definitiva, quién nos genera y nos "utiliza" para algo, es el medio ambiente ( el universo sería nuestro monitor ).

No, no, esto no tiene nada que ver con la psicología. Esto no tiene nada que ver con el yo, el superyo, la conciencia, el subconsciente, etcétera. Esto es pura y simplemente física, química y biología. El rollo no es que a veces nuestro subconsciente tome decisiones antes de que lo percibamos conscientemente. El rollo es que nuestro cerebro siempre toma las decisiones antes de que la percibamos conscientemente. Y puesto que nuestro cerebro no es más que una burda maquinaria sometida a las leyes de la física, la conclusión es evidente: el ser humano dispone del mismo libre albedrío que un ordenador, esto es, nada en absoluto. Siguiendo con tu ejemplo del ajedrez, el proceso sería el siguiente: la luz rebota en las piezas del ajedrez, llega a los ojos, los ojos envían la información al cerebro, el cerebro decide automáticamente y medio segundo después tenemos la sensación de que hemos tomado una decisión. Pero realmente ya ha sido tomada y sólo nos viene dada. Es sólo que la percibimos a posteriori.

Hola. Lo cierto es que me ha parecido sorprendente el tema, sin embargo me asalta una duda que me hace dudar sobre si realmente he comprendido de que habla este articulo: Al parecer tomamos una decision antes de decir, de forma consciente, que la hemos tomado. Bien mi duda es la siguiente: Pongamos por caso una partida de ajedrez. Cualesquiera de los jugadores se encuentra evaluando la posicion. Llega a la conclusion de mover una pieza por unas razones concretas, independientemente del peso de las mismas en la trascendencia de la partida. La eleccion de que pieza mover ha sido establecida mediante procesos logicos, si no me equivoco, ergo es una eleccion de la conciencia y el subconsciente simplemente toma parte en el MOMENTO de decidir nuestro movimiento. Es decir el subconsciente simplemente se encarga de decir: "No te lo pienses más! mueve caballo a C4" no de las razones. ¿Sería por tanto esto una eleccion? O de lo contrario mis razonamientos se equivocan en algún lugar, de ser asi indicadmelo. Un saludo

Y tan extraño. Algunos incluso apestan a zorro, graznan tal Kuervo negro y tienen menos seso que una hormiga.

de retorno al racionalismo determinista de spinoza y schopenhauer, mezclado con algo de budismo? no hay dudas de que la gran mayoría de nuestras decisiones y actuaciones responden a mecanismos biológicos. pero siempre existe la posibilidad de que algunos actos escapen a estos mecanismos, al menos en lo más profundo de lo obvio, no? por ejemplo, lo actos altruistas. y no me refiero al altruismo visceral por el cual una madre da la vida para salvar la de su hijo. sino a estos actos, totalmente incomprensibles, donde un hombre da la vida por una causa, o el suicidio mismo. son actos realmente extraños dentro del mundo animal. pero es posible que se deba al hecho de que el hombre es una animal extraño. bueno, buenísimo, pepe

Hola a todos, como siempre llego tarde a este blog de ciencia, pero la verdad que este tema del free will me interesa muchsimo. Yo trabajo en el grupo de "motor system" en Newcastle, y leyendo este interesante articulo, he buscado en la literatura, y me parece que hay un articulo muy interesante sobre los movimientos con voluntad propia. Los que esten interesados, aqui va el link: Nature Reviews Neuroscience 9, 934-946 (December 2008) de Patrick Haggard, aparecido hace muy poquito. Para el que no lo sepa la UCL es una de las Universidades mas prestigiosas en UK en lo que a Neurociencia se refiere. Gracias Pere, por este interesantisimo articulo, y por tu blog. Saludos. Jose.

Interesantisimo el tema... Yo creo que también hay que hablar de niveles, en neurologia se sabe que un movimiento que repites creo que sesentaytantas veces queda impreso en la corteza cerebral y pasa a ser reflejo ( la toma del café ) pero en principio existe una eleccopn y voluntad de hacerlo por primera vez. Igual habrá niveles en los procesos inconscientes, espirituales, morales etc-

Interesantisimo el tema... Yo creo que también hay que hablar de niveles, en neurologia se sabe que un movimiento que repites creo que sesentaytantas veces queda impreso en la corteza cerebral y pasa a ser reflejo ( la toma del café ) pero en principio existe una eleccopn y voluntad de hacerlo por primera vez. Igual habrá niveles en los procesos inconscientes, espirituales, morales etc-

En cierta ocasión Bertrrand Russel discutía acerca de si somos libres con un oponente que mantenía que no lo somos. Entonces Bertrand le empezó a propinar sin parar una serie de golpes (suaves, claro). Su contertulio le pidió que parara. Entonces Bertrand le dijo: "Es que, al no ser libre..."

Esto es un blog de CIENCIA dijo Lo ves, Pere? Solo hizo falta 1 hora, 8 minutos: a las 23:00 escribi "Cazafantasmas" y a las 00:38 ya tienes al loco de turno haciendose eco del asunto. Sabia que con "Cazafantasmas" la cosa estaba facil ;-) Venga, Aksha, loquito, sigue con lo tuyo. Pero un placer saludarte, como siempre. Recuerdos al Pancreator. 21 Febrero 2009, 00:43 Esta locura, la cura el sr. Perez que no la lee. Ves sr. Perez es que no ya estoy yo aqui para poner orden en toda esta humanidad loca. El ser humano es pura química, entonces como va a ser libre: es una falacia. El ser humano es un ente químico que no tiene libre albedrío y que hace ciencia porque la ciencia es pura química.

Estoy enteramente de acuerdo con "Esto es un blog de CIENCIA": el mundo está lleno de tarados, y basta escribir "espíritu" o "libre albedrío" en un blog para que éstos vengan como los osos a la miel. Señores, seamos serios: es mucho más fácil suponer que el ser humano NO ES libre en absoluto de tomar sus decisiones, como el resto de los animales, que suponer lo contrario. ¿Por qué? Porque la postura opuesta (el ser humano SÍ dispone de libre albedrío) supone explicar cómo diablos puede tomar dichas decisiones (¿alma? ¿y de dónde sale? ¿de Dios? ¿y de dónde sale Él?) y por qué un perro, por ejemplo, no puede hacerlo. ¿Porque tiene un cerebro más pequeño? ¿Y qué? ¿No dispone de cinco sentidos, como nosotros? ¿No dispone de un sistema nervioso? ¿Entonces qué? En definitivas cuentas, el ser humano NO DISPONE DE LIBRE ALBEDRÍO. O, al menos, no dispone de más "libre albedrío" que un perro, un mono o una mosca. Sólo somos animales, como ellos, pero un poco más complejos. Y pretender otra cosa es sólo una muestra de arrogancia: los seres humanos NO somos tan especiales...

A priori algunas veces podemos tener la ilusión de que realmente elejimos o decidimos libremente, si lo analizamos minuciosamente a posteriori siempre encontraremos las causas que condicionaron la elección o decisión. Pero es magnifica la sensación de que esos condicinamientos están en uno mismo y no vienen impuestos desde fuera.

la vloluntad como generadora del movimiento y la consiencia como coordinadora de que está bien tomada la decisión decisiones sub-conscientes==>Mecanismos del cerebro motor ==> Movimiento ==> percepción consciente de la decisión y los primeros intantes del movimiento ¿otra opción? ¿experimentros en este sentido?

¿es lo mismo inconsciente que involuntario? ¿qué son sealmente esos intintos y cómo se reflejan en el crebro ranil? ¿podríamos ser considerados como una "comunidad de célilas (enorme) con cabeza"? ¿no se rigen la maorñia de los procesos consciente e incoscientes por grupos de cálilas alojado en esa cabeza? ¿hasta que punto se pued considerar entoces dietinto el consciente y el incosciente? ¿podría se considerada un pais como una comunidad de humanos "con " cabeza? en las relaciones económicas entre los paises, ¿nosuelen ser las empresas (pymes poer lo general y alguna intenacional) las que dan el primer paso y luego de estos movimetos se entera el govierno incluso meses depues de ue hayan empezado laas relaciones ? ¿no se lleva el govierno la mayoría de la mayoría de del mérito al fianl desde el punto de vista mediático e hist´´orico "a gran escala"? ¿no es esto algo parecidoa o que se dice de la consciencia?

Hola, internautas varios. Primero, voy a referiros una experiencia personal (muy terrenal): Después de varios años lesionado, volví a jugar a pelota en frontón (en un frontón de la ciudad de Míkel Urmeneta) .Las sensaciones que tuve se parecían mucho a lo experimentos de Hallet que nos cuenta Pere: tenía la sensación de que no era YO quien golpeaba la pelota; de todos los movimientos que se emplean en este juego (persecución visual de la pelota, movimientos de adaptación del cuerpo a la trayectoria, armado y golpeo), fueron estos dos últimos los que me provocaron una mayor sensación de no ser yo quien decidía ejecutarlos. Segundo, intentaré dar una explicación de experiencias como ésta y que no implican que la corteza cerebral no actúe "antes" que los centros inconscientes: Todo movimiento se aprende mediante la modificación de movimientos previos conocidos. La parte consciente,deliberada, de un movimiento se manifiesta en los cambios que decidimos realizar sobre las ejecuciones anteriores. Encontramos dos casos: 1) Si decidimos no hacer correcciones, sencillamete ponemos el "modo automático" y los centros conscientes no participan "durante" la ejecución. Ahora bien, esto no significa que no hayan participado "antes", ya que decidir no corregir es una decisión de estos centros. 2) Si tras la ejecución decidimos hacer cambios, aquí encontraremos actividad eléctrica en la corteza (área prefrontal y área de Wernike) y ESTA ACTIVIDAD ELÉCTRICA ES, EVIDENTEMENTE. PREVIA A LA ACTIVACIÓN DE LA CORTEZA MOTORA de la ejecución siguiente.Comparamos el resultado de la ejecución con lo que en realidad QUERÍAMOS antes de la ejecución. Hasta aquí he hablado de activaciones eléctricas. Ahora bien, el problema del libre albedrío y del determinismo siguen siendo filosóficos, por mucho que algunos científicos pretendan desentrañarlos. Para que el determinismo sea cierto, aplicado a la conducta de un hombre cualaquiera, querría decir: "Existe una descripción verdadera del estado presente de este hombre que bastaría (junto con leyes naturales verdaderas) para predecir sus futuras acciones". Se trata de un enunciado existencial y, por tanto, no empírico .

¿Y no será que existe una confusión en el planteamiento, la definición o el concepto de que es o de cómo percibimos el tiempo? Esto es, las sondas neuronales detectan una actividad (sea consciente o no) mucho antes de que nuestro cerebro detecte o procese o averigüe que hemos tomado una decisión o hemos obrado (conscientemente o no). Quiero decir: existe un lag entre la toma de decisiones/proceso y la verificación de que esta decisión (y la acción subsiguiente) es efectivamente tomada. Como conjetura, esto no sería de extrañar, puesto que ya está probado que este lag existe en la percepción sensorial externa (alrededor de 0.1 a 0.5 segundos creo). En mi oponión, debería estudiarse este aspecto en profundidad, y de paso, plantear otras variantes del mismo que no incluyan acción motora (por ejemplo, decidir o no sumar una cifra, pronunciar una palabra, o tal vez con los nuevos interfaces de actividad mental para videojuegos o sondas de interacción con computadoras que actualmente se ensayan para tetrapléjicos).

Yo personalmente creo que estamos confundiendo las cosas. Para ciertas decisiones intrascendetes, como por ejemplo el momento en el que decidimos darle un sorbo a la taza de café, evidentemente es posible que nuestra consciencia no juegue un papel importante... pero desde luego, me niego a creer que para todas las decisiones motoras nuestra consciencia sea una pura ilusión. El ejemplo más claro: una partida de ajedrez. De verdad los científicos creen que al mover las fichas, no es el jugador, después de haber analizado cientos de posibilidades, el que decide qué ficha mover y hacia dónde. El hecho de que ciertas zonas del cerebro se activen antes de que seamos conscientes de la decisión que vamos a tomar no significa que la decisión esté ya tomada... sino que quizás esas señales son parte del proceso en sí de tomar la decisión.

Parece mentira que haya gente aun comente tonterias sin entendido el artículo. 1º - El artículo pretende demostrar su teoría en acciones automatizadas, no en las que concientemente realizamos. 2º - Pretende explicar que hay mas automatísmos de los conscientes por nosotros. Y sigue habiendo gente que delira textualmente al intentar atacar el artículo, diciendo que si no tenemos voluntat ni libertat, etc.. etc...; aprended a leer y a entender y luego sabreis comentar.

Me permitirán una contestación: ¿Qué es lo que nos aporta este artículo? ¿Hay alguna novedad? ¿No os parece raro que a medida que las ciencias se especializan, el problema del ser humano se va ramificando en cada vez nuevas microdisciplinas, nuevos especialistas que descubren nuevos factores, nuevas zonas inexploradas? En realidad, a medida que progresa la ciencia, el ser humano se hace cada vez más incomprensible... Me acuerdo de un filósofo francés que ya decía hace más de cuatro décadas: "los científicos me hacen pensar en esos ejércitos que emprenden conquistar una jungla rebelde: se dividen en patrullas y postes de combate y se imaginan controlar el país; pero el indígena se esconde, y una vida clandestina, nocturna, se teje por encima de la vida oficial." Y ahora pensamos que podremos controlar, explicar cosas como la libertad o el futuro. La prospectiva se sustituye a la utopía, ya no pensamos en el futuro, pero lo calculamos. De no poder controlar a los humanos, proclamamos nuestro poder sobre los embriones. Esto también lo decía el filósofo hace más de cuatro décadas... Para mí, "descubrimientos" como ése sólo sirven a conformar el nihilismo tranquilo, cómodo y sonriente de nuestras sociedades.

Pere, como psicólogo conozco superficialmente esos estudios. No son ni mucho menos concluyentes, porque todavía no se conoce qué implica ser consciente de algo (qué zonas activa y cómo comprobarlo por neuroimágenes). Tomar el café y rascarse la oreja son mecanismos semi-conscientes o semi-automatizados, para no sobrecargar la memoria de trabajo y tener plena disponibilidad para tareas que exigen más atención. Es cierto que esos actos no quedan registrados en la memoria, pero eso no significa que sean inconscientes. Repara en que cuando estabas con esa chica no te hurgaste el interior de la nariz ni hiciste gestos groseros, aunque tu inconsciente supuestamente te lo aconsejara ( o abalanzarte sobre su carnoso cuello). El córtex prefrontal es quien domina la situación, es quien supervisa y decide, en coordinación con otros circuitos (amígdala, etc). La decision de "querer iniciar un movimento" es muy evanescente, es un mal planteo para una investigación, creo yo. Si nuestra corteza motora estuviera fuera del control del lóbulo prefrontal, estaríamos aquejados de párkinson o de trastornos extrapiramidales. De todas formas, no estoy seguro de que nada de esto tenga que ver con el libre albedrío, sino más bien con ese punto ciego que todos tenemos en la conciencia, y que es necesario para vivir sin estar pendientes de todos nuestros reflejos y respuestas de nuestro organismo. Careceríamos de libre albedrío si n fuéramos capaces de controlar ciertos gestos. Cuando andamos automatizamos el sistema de pasos, pero eso no implica que los demos sin consentimiento consciente.. No obstante lo dicho, es un tema interesantísimo sobre el que hay que seguir investigando.. Le felicito.

Esto es superior a mis fuerzas. Haria falta un ejercito y la marina de los EEUU para acallar a esta panda de locos y tarados con nombres esotericos y mega-chungos como "Anandras" o "Aksha". Yo mismo soy ahora Megamornancias, Rey de las Papeleras. Tal cual la miel y los osos: pon las palabras "libertad", "albedrio" o "consciencia", y al cabo de unas horas tendras en tu blog todo un ecosistema de chalados y locos peligrosos plenamente desarrollado: escribiran sus comentarios, haran terapia de grupo, deliraran a su aire, cada uno a su rollo y hablando de su chaladura favorita (la Patata Universal, los Babuinos Eternos, la Salchicha Cosmica o el Kleenex-Chi). Pere, te ha salido un experimento de manual! :-D Podrias presentar tus experiencias con este blog en cualquier revista de neuropsicologia: psicopatologias religiosas, espirituales y para grupos :-D La media parece ser de un loco por cada tag o keyword relacionado con la mente :-D Solo para comprobarlo y ver que pasa, ahi van unas cuantas mas, como glucosa, a ver cuantos organismos aparecen en nuestro "blog-cultivo" :-) al cabo de unas horas: "cerebro, cerebelo, consciencia, inconsciente, libre albedrio, psicoterapia, Cazafantasmas, Star Trek" Jajajaja YA SE VE DE QUE VA ESTE

Pere escriibe: Entonces, ¿nos toca aceptar que nuestras acciones están mucho más programadas de lo que nos pensamos, por todo lo que va acumulándose en el subconsciente de programación genética, experiencias, influencias sociales, aprendizaje, traumas, estímulos subliminales…? La neurociencia parece indicar que si. Lo que me parece más curioso es que al describir estos supuestos hallazgo con la terminología moderna y digital de la neurociencia se olvide que todo esto ya está más que reflexionado a lo largo de la historia de la filosofía occidental y también la psicología, sobre todo por el psicoanálisis y las escuelas posteriores. También las filosofías orientales y especialmente el budismo ha descubierto muchas cosas interesantes al respecto de la voluntad y la autoconciencia. ¿Por qué no somos capaces de tenerlo en cuenta? Quizá el placer de realizar un redescubrimiento nos compense o si acotamos la reflexión con el vicio especialista tenemos una mayor sensación de control... Y son consciente de que al presionar cada tecla concluye una larga cadena de acontecimientos interconectados que escapan a eso que llamamos voluntad, pero ¿a que llamamos voluntad?

Por favor, es realmente necesario poner arrobas en todas las palabras para indicar M/F??

Totalmente identificada con Perplejo, 20.2.09 - 00:45, cuando dice : "Pienso que está pendiente una revolución copernicana sobre la manera de entender los procesos cerebrales y a lo mismos seres humanos, aunque esto signifique bajarnos de otro pedestal, como tantas veces ha ocurrido ya cuando la Ciencia ha entrado de lleno a analizar otros fenómenos. Vivimos inmersos en un universo de ilusiones y mitos que nos ayudan a vivir, pero que no tienen nada que ver con la verdad." Lo único a comentar es que yo creo que esta revolución va a significar subirnos al pedestal más elevado. Algo que ni siquiera podemos imaginar. Felicidades, Perplejo.

Retomando el hilo del asunto, creo necesario llamar la atención sobre algunos puntos esenciales. 1. Nuestro cuerpo es un conglomerado psicosomático que se mueve de un modo automático: está construido así. Posee unos sentidos que captan información, la transmiten a la mente, hay un intelecto que decide, y un ego que experimenta. En base a todo ello, el sujeto toma determinaciones y actúa. La diferencia entre esto y un animal es que el animal se limita a funcionar automáticamente de acuerdo con los dictados involuntarios de su estructura somática. Es decir: hay un funcionamiento automático también en lo humano. 2. ¿Por qué hay una diferencia entonces? Ahí está la clave. Pues resulta que el ser humano sufre un proceso de entificación ilusorio, es decir, se identifica con el cuerpo y asume una personalidad ficticia, ilusoria. Se organiza como un ente individual, separado, independiente. Comienza la ficción de yo soy este cuerpo, yo tomo estas decisiones, yo decido, yo mando, yo tengo estas ideas, yo pienso. Yo soy el Rey del Mambo, en definitiva. Toda una fantasmada de lo más ilusorio. 3. De aquí, en el fondo, el origen de la pregunta mefistofélica: "…tenemos libertad de hacer lo que queramos, pero… ¿podemos decidir lo que queremos?" Una pregunta que sólo puede contestarse con otra pregunta: "¿Quién es el que tiene libertad para hacer lo que quiera, y quién es el que decide lo que quiere?" La respuesta no se hará esperar: Yo. Y entonces saldrá el verdadero origen de este foro: "¿Y usted quién es?" Hasta ahora hemos vivido muy tranquilos pensando que éramos alguien que sólo pensaba en sí mismo desde que se levantaba hasta que se acostaba, que decidía y que organizaba a todo el mundo. Pero esto se acabó: el modelo egoico de funcionamiento se ha terminado. Lo vemos cada día al leer el periódico. Esta entelequia mental que hemos creado y llamado civilización de progreso con una arrogancia que asusta, se está viniendo abajo. Se vendrá abajo completamente. No quedará ni rastro. ¿Y qué viene ahora? Un nuevo proceso de selección natural de la especie, el último. ¿Cómo? Pues, sí. Y aquí enlazamos con Pere Estupinya y sus bichitos antidiluvianos que se van transformando de peces a gorilas hasta llegar a creerse los Reyes del Mambo. Saludos cordiales PD. Oye, Cazafantasmas, mi amor, yo también me he tomado algunos ácidos, pero ya hace tiempo que me he recuperado.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0168e4ecaa90970c

Listed below are links to weblogs that reference Tu libertad es una ilusión del cerebro:

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal