Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

Tu libertad es una ilusión del cerebro

Por: | 18 de febrero de 2009

Imagínate en una cafetería inmers@ en una conversación apasionante sobre ciencia. Estás absort@ escuchando las explicaciones de tu contertulio, y de golpe tu cerebro decide mandar una señal a tu brazo para que se mueva hacia la taza de café, la acerque a tu boca, la incline al tiempo que tus labios conforman un beso, aspiras un pequeño sorbo del líquido que contiene, y la vuelves a dejar sobre la mesa. Entonces tu compañero te pregunta: “¿has cogido la taza de manera consciente? ¿Habías decidido que ese momento era el momento en que te apetecía tomar el café? ¿o ha sido un proceso totalmente automático?” Tú no tienes ningún reparo en decirle que no, que no eras consciente, que ha sido uno de los centenares de procesos automáticos que realizamos continuamente sin pensar previamente en ellos. ¡Faltaría más que debiéramos andar pendientes de decidir cuando respirar, modificar nuestra posición en la silla, o cambiar de marcha mientras conducimos! “Ok, estoy absolutamente de acuerdo”, responde él. “Pero ahora olvídate de nuestra conversación anterior, concéntrate sólo en la taza de café, y durante el próximo minuto elige meticulosamente las tres veces que vas a darle un sorbo. Hazlo cuando tú quieras hacerlo.” Le sigues la corriente, y pasado el minuto te pregunta “¿has tomado la decisión de manera libre ahora?”. Tu contestas un contundente “claro! Esta vez sí que lo he pensado antes!”, y casi te ofendes cuando el rarito de tu amigo replica “No. La percepción de voluntad es una ilusión que crea el cerebro con posterioridad a que otros procesos inconscientes hayan mandado la orden de coger la taza de café a la zona motora de tu córtex prefrontal” Suena extraño, pero un experimento muy parecido hizo en los años 80 Benjamin Libet , en lo que representó la primera amenaza testada científicamente al free will o libre albedrío. Libet pidió a una serie de voluntarios que realizaran una serie de acciones con su brazo mientras registraba la actividad eléctrica de diversas áreas de sus cerebros y el momento exacto en que ellos creían que tomaban la decisión. Los resultados indicaron que ciertas zonas del córtex prefrontal relacionadas con la planificación de acciones motoras se activaban medio segundo antes de que los individuos fueran conscientes de su elección. Inicialmente los datos de Libet fueron tomados con escepticismo y aparecieron varias críticas al planteamiento metodológico de su experimento, pero desde entonces y con mejores técnicas han sido replicado en numerosísimas ocasiones. Una de las últimas, en este artículo de Nature Neuroscience que me envió un lector del blog (gracias José Luis), el cual explica el descubrimiento de otras áreas del cortex parietal que se activan hasta varios segundos antes de que seamos conscientes de la decisión que nuestro subconsciente ya ha tomado por nosotros. La abrumadora conclusión es que nuestros actos están muchísimo más predeterminados por mecanismos cerebrales involuntarios de lo que nos creemos. No tenemos dudas al afirmar que el comportamiento de una hormiga es puramente mecánico, o que una rana hambrienta se mueve sólo por instintos, o que el cerebro de un gato es un órgano que gestiona de manera automática e irreflexiva las entradas y salidas de información. En cambio, nosotros tenemos libre albedrío, nuestros movimientos no están tan predeterminados, no somos robots al servicio de nuestro subconsciente, el cual además nos deja tranquilos inventándose una ilusión para hacernos creer que sí tenemos cierta capacidad de control... No exageremos, quizás menos de lo que nos pensamos, pero algo sí debemos tener, no? Puede, pero de momento la neurociencia no lo ha encontrado. En este muy recomendable artículo titulado “La fisiología del free will” el investigador Mark Hallett del NIH hace una revisión de todos los estudios y bibliografía científica acumulada hasta el año 2007 y concluye que “no hay ninguna evidencia de que el free will sea una fuerza en la generación de movimiento. La sensación de libertad existe, pero no es la causa del movimiento sino una percepción posterior. Los movimientos se generan inconscientemente, y la ilusión de voluntad llega después”. Angustioso. Un resumen de las dos opciones a considerar sería el siguiente: a) La voluntad (free will) como fuerza generadora de movimiento: Decisión consciente ==> Mecanismos del cerebro motor ==> Movimiento b) La voluntad como percepción: Mecanismos del cerebro motor ==> Movimiento ==> Decisión consciente En el caso del control del movimiento, la neurociencia está demostrando que la opción b) es la que más se ajusta a la realidad, aunque la mayoría pensemos que debe tratarse de limitaciones tecnológicas, porque obviamente la a) tiene que ser la correcta. Pero reflexionemos un momento desde una perspectiva más filosófica. La opción a) efectivamente es la más lógica, pero tiene unas ligeras connotaciones dualistas: parece implicar la existencia de algo más allá de la actividad del cerebro que le dijera a las neuronas lo que deben hacer. Y hoy en día esta explicación más espiritual está ya bastante descartada. Entonces, ¿nos toca aceptar que nuestras acciones están mucho más programadas de lo que nos pensamos, por todo lo que va acumulándose en el subconsciente de programación genética, experiencias, influencias sociales, aprendizaje, traumas, estímulos subliminales…? La neurociencia parece indicar que si. No sólo Mark Hallett aborda científicamente esta cuestión sobre el determinismo en nuestra conducta que hasta hace poco quedaba reservado a los filósofos. En el texto “Neurología de la autoconciencia” V.S. Ramachandran describe el free will como otra sensación generada por el cerebro para sobrevivir, como la sensación de unidad entre todas nuestras impresiones y creencias, de continuidad en el tiempo, o de un cuerpo propio que nos contiene. En “La neurociencia del free will” Laurence Tancredi interpreta los últimos estudios científicos como una clara erosión a la dicotomía mente/cerebro. Y en una revisión más conciliadora titulada “Implicaciones de los avances en neurociencia para la libertad de voluntad” , la bioética Hilary Bok reconoce un mayor grado de determinismo en nuestro comportamiento del que nos creemos, pero opina que esto no excluye de ninguna manera que sí mantengamos capacidad de decisión y responsabilidad sobre nuestras acciones más complejas. La amiga con quien tomé un café el fin de semana pasado tampoco quedó muy convencida de que toda una serie de mecanismos inconscientes fueran los verdaderos responsables de dirigir su brazo hacia la taza, antes incluso de que ella tuviera la sensación de haberlo decidido. Y tampoco pareció gustarle, cuando me explicaba los motivos racionales por los que eligió continuar viendo a su último dating, que le dijera que se dejara de historias, porque su subconsciente ya había decidido que ese chic@ le gustaba mucho antes de su riguroso análisis de pros y contras a plena consciencia. Y malo si no era el caso. Y es que después de tanto ataque neurocientífico al free will yo sigo convencido de que sí tenemos libertad hacer lo que queramos, pero… ¿podemos decidir lo que queremos?

Hay 99 Comentarios

HOLA ESTOY BUSCANDO UN MATERIAL QUE BLOQUEE EL CAMPO MAGNETICO SIN ALTERARLO SI ES POSIBLE A TEMPERATURA AMBIENTE UN ABRAZO

Por otra parte, esta forma de actuar del cerebro es completamente logica desde un punto de vista evolutivo. Nuestro cerebro consciente se creo sobre el cerebro inconsciente. La consciencia es un mecanismo evolutivo para poder tomar decisiones a largo plazo y mas complejas. Una vez que hemos decidido conscientemente beber un cafe, dejamos que nuestro cerebro inconsciente elija cual es el momento mas adecuado, que ejecute la acción y que luego nos informe del resultado. Es lógico, que primero se actué y luego se informe. Ya que las decisiones que toma la consciencia son a largo plazo y no hay urgencia. Si primero se comunicara a la consciencia y luego se actuara se perdería un tiempo valioso. Si en lugar del café es una presa, seria mas probable de que se nos escape. Es mas rápido delegar la decisión del momento de atacar a nuestro inconsciente o instinto y esperar que nos informe del resultado. El caso del "dating" es diferente, Es una racionalización de una decisión para darse seguridad. Creo que son mecanismos completamente diferentes.

Opino igual que Maria, nuestro inconsciente forma parte de nosotros. Tomamos la decisión libremente, aunque nos cueste una pequeña fracción de segundo tomar consciencia de nuestras decisiones. Es una cuestión interesante y permite conocer del funcionamiento de nuestro cerebro, Pero no creo que tenga ninguna relevancia o transcendencia sobre el cuestiones filosóficas como el libre albedrío.

Se ve que a gente que no ha entendido lo que ha leido o ha creido que era demasiado poco sólido como para querer entenderlo. "Alberto de Francisco dijo Decido conscientemente utilizar una regla: cuando cruze una persona de derecha a izquierda por la calle tomaré el primer sorbo. Esperaré a la 5º para tomar el segundo sorbo, y a la 10ª para el tercer sorbo." El artículo se basa en: 1º - El artículo pretende demostrar su teoría en acciones automatizadas. 2º - Pretende explicar que hay mas automatísmos de los conscientes por nosotros. Planear algo de antemano no entra dentro de estas bases. Todos tenemos libre albedrío para decidir o hacer planes, pero no solemos emplear tanto como se cree. Te pondré un ejemplo: Nunca os ha pasado, levantarse un día para ir a trabajar, sin tener que ir realmente por ser festivo, ser fin de semana o tener vacaciones? En ese caso, nuestro cuerpo actua igual e incluso piensa igual que cuando tienes que ir a trabajar, ¿Porque? No tenemos libre albedrio? Solemos ponernos de explicación, las palabras: "no me acordaba que tenia libre"... Eso ha sido un automatismo de nuestro cerebro, tal como dice el artículo, basado en la experiencia pasada. El cerebro sabe que, cada mañana, a las 8:00, el cuerpo se debe levantar para ir a trabajar. En el caso que he explicado, tu consciencia no esta activada totalmente por lo que, tu subconsciencia actual con las ordenes que tiene automatizadas. Podeis hacer un experimento en casa. Poneros cada día el despertador a la hora que os levantais siempre. Incluso los días que no teneis trabajo. Al principio puede que no funcione por la sugestión misma del experimento, que hace que seas consciente de ello y falle. Pero seguro que al cabo de 2 semanas, un sabado, suena el despertador y alguien se levanta para ir a trabajar, hasta que cae en la cuenta de que tiene libre xDDDD Hace el experimento y a ver cuanta gente se levanta el dia que no toca xDD

De acuerdo con tpt. Lo que llamamos libre albedrío reside en el funcionamiento global de nuestro cerebro, sea consciente o inconsciente. Somos lo que es ese cerebro que toma decisiones "libremente", lleguen o no lleguen a la conciencia. La consciencia se revela como lo que se sospechaba: un informe parcial que el cerebro elabora a posteriori sobre su propio funcionamiento.

La perplejidad por antonomasia, como mi predecesor en el comentario.

Albedrío m. Potestad de obrar por reflexión y elección: libre albedrío. ¿Se puede decir que la reflexión sobre la libertad de elección no se ha sometido a un proceso evolutivo? ¿No tenemos más capacidad de decisión que una bacteria, ameba o un insecto? "Ser o no ser, he ahí el dilema". El quid de la cuestión es el dilema. En la duda, creo, debe comenzar el libre albedrío restringido.

Durante las primeras semanas de existencia de este blog ya se discutió intensamente sobre las experiencias de Benjamin Libet. Mi impresión es que está todavía por determinar la trascendencia de estas experiencias, máxime cuando hoy ya se han mejorado y el adelanto de los prcesos inconscientes sobre sus correspondientes correlatos conscientes es de varios segundos, lo cual es impresionante. Pienso que está pendiente una revolución copernicana sobre la manera de entender los procesos cerebrales y a lo mismos seres humanos, aunque esto signifique bajarnos de otro pedestal, como tantas veces ha ocurrido ya cuando la Ciencia ha entrado de lleno a analizar otros fenómenos. Vivimos inmersos en un universo de ilusiones y mitos que nos ayudan a vivir, pero que no tienen nada que ver con la verdad. El cerebro consciente esta afectado de ello, pues como dice el profesor F. Rubia "el cerebro nos sirve para adaptarnos a nuestro entorno y para vivir, pero no para conocer la verdad, pues frecuentemente nos engaña" Probablemente la interpretación que damos al papel de la consciencia sea uno de estos engaños, pero que debe tener significado evolutivo.

Para tpt: Distingues muy bien entre un sistema mecánico y uno determinista: el clima está regido por leyes mecánicas, pero la dependencia de pequeños factores de partida hace que el resultado no sea determinista. De todos modos, el quid de la cuestión no es si el resultado final es predecible o no. Un resultado "no predecible" no implica que sea fruto del libre albedrío, sino, los huracanes tendrían voluntad ;-). Lo importante es saber si tenemos control sobre los resultados finales de un proceso de decisión o simplemente la seguridad "psicológica" a posteriori de que somos los responsables de la misma. Quien crea tener una respuesta definitiva o es muy naif o tiene que ponerse a escribir el artículo y sus argumentos ya!

Hola a todos, no soy para nada un experto en el tema, pero creo que hay algun problema con el planteamiento de este post. Que la sensación de libertad sea sólo una sensación me parece algo bastante lógico, me resultaría más difícil de entender una explicación basada en almas o dioses o algo así. Que los patrones de excitación neuronal o lo que sea que cause esta sensación puedan tardar en establecerse más de lo que tarda el córtex prefrontal en reaccionar, me parece muy plausible y hasta lo esperable. Pero no veo dónde está el quid de la cuestión. De cualquier modo, ha habido algun proceso o mecanismo que ha desencadenado ambas respuestas (la acción y la sensación), y a éste proceso es a lo que debería llamarse tomar la decisión. La sensación de haberla tomado es sólo un registro de salida del proceso. De ésto a decir que el resultado de dicho proceso viene determinado de antemano hay un buen trecho, y el camino es derecho! Es cierto que algunos mecanismos de comportamiento animal los podemos explicar mecanísticamente, pero ésto no significa en absoluto que sea determinísticamente. Ni siquiera para sistemas mucho más simples es posible obtener conocimiento determinista (por ejemplo, no podemos saber cuando la gota "decide" caer de un grifo que gotea). Me parece que decir que hay algo subyacente que no podemos saber como se comporta, que nos empuja a querer lo que queremos es lo mismo que decir que queremos lo que queremos y punto. O no? Salud y alegría, me gusta este blog...

Decido conscientemente utilizar una regla: cuando cruze una persona de derecha a izquierda por la calle tomaré el primer sorbo. Esperaré a la 5º para tomar el segundo sorbo, y a la 10ª para el tercer sorbo. ¡Viva el libre albedrio!

El asunto es muy interesante y da para más de una discusión frente a tazas de café o té según el libre albedrío de cada uno. Un asunto interesante es la distinción entre libre albedrío y decisión consciente. Un libro muy interesante es el de Daniel M. Wegner: The Illusion of Conscious Will. En El País se publicó un reportaje hace un par de años: http://www.elpais.com/articulo/futuro/ilusion/libre/albedrio/elpepusocfut/20070207elpepifut_1/Tes

Hola a todos, Hace poco fui de vacaciones a uno de esos lugares donde conducen por el lado erroneo. Mi compahera me daba un toque cada vez que veia que me acercaba al borde de la carretera ( a su juicio, que yo no compartia) y despues de diez o quince avisos estaba ya que echaba humos por las orejas. Estuve pensando por que me mosqueaba cuando alguien dirigia continuamente mi accion. Llegue a la conclusion de que como todo tiende a la minima energia y supongo que tenemos una parte del cerebro tonta aunque trabajadora (consume poco) y otra lista pero vaga (consume mucho), estaba haciendo trabajar demasiado a la parte vaga y mi cerebro me daba un toque provocandome el mosqueo. La parte lista y vaga tiene capacidad de aprender por si misma, decidir y ensenhar a la tonta y trabajadora, es como el profesor y el estudiante de doctorado, el profesor "te ensenha" y despues se puede dedicar a otra cosa. Una vez aprendes a tomarte el cafe sin tener ningun accidente la parte trabajadora se encarga de ello y no hay por que decidir mas (que gasta energia de la parte baga), quizas sea dificil forzar a la parte vaga a trabajar cuando es consciente que la trabajadora puede hacer el trabajo, no se? De todas maneras la decision no esta en cuando bebes de la taza de cafe, sino en ir a la cafeteria y pedir el cafe. Supongo que si vas todos los dias a la misma hora a la cafeteria y te tomas siempre un cafe latte, pues la parte trabajadora lo hara eventualmente por ti y tu ni decidiras ni na ni na. Cuantas veces nos hemos montados en el coche para ir a algun sitio y sin darnos cuenta hemos aparecido en el trabajo? Estas son mis pajas mentales que pueden ser mas o menos correctas. Saludos, Sergio

Pues a mi lo que me gustaría es ser la chica a la que explicas estas cosas científicas tan raras y interesantes mientras tomas un café. A lo mejor resulta que también pierdo el free wil este.

A José Luis: Estoy de acuerdo con lo que dices, justamente, hasta lo del parpadeo "inconsciente", llegaron mis conocimientos. Pero también dices que mi elección del té viene dada por una información previa y estímulos biológicos, pero que no dejan de ser míos. A no ser que en el futuro se averigue que el cerebro es un "ser" desligado de la persona que lo contiene, de momento, en algún lugar, ya sea el insconciente o el consciente, hay una decisión, esté condicionada por el entorno, las circunstancias o lo que sea. En algún lugar de mi "YO", algo se movió para elegir té. Otra cosa es que piense que fui yo, la que veo en el espejo, la que tuvo el "desacierto" de elegirlo (porque estaba asqueroso, pero me aguanto). A lo mejor, como dice Sergio Alvaré, estamos "casi, casi seguros de la respuesta, pero no nos gusta". Y le doy la razón también, porque, al menos yo, prefiero pensar que somos responsables de nuestros actos, por lo menos de algunos, a quedarme esperando a ver que deciden mis estímulos y luego echarle la culpa si no me gusta su respuesta. Coincido contigo en que el post está muy interesante. Saludos,

Estoy enteramente de acuerdo con el contenido de este artículo. El ser humano es sólo "cuerpo" y lo que llamamos "mente" o "alma" es sólo una forma bonita de llamar a una parte muy concreta del mismo, a saber, el cerebro. Y el cerebro es sólo un montón de átomos, una maquinaria muy compleja, una suerte de computadora que está absolutamente condicionada por el entorno y cuyo "software" es la propia personalidad del individuo. En definitivas cuentas, yo también pienso que el libre albedrío es sólo una ilusión y siempre lo he pensado. No hay nada en el mundo que parezca indicar lo contrario. Y es sólo cuestión de tiempo que los científicos puedan demostrarlo definitivamente. Salu2

Generalmente me molestan esta clase de historias porque me hacen sentir como una puerta, sin la más mínima capacidad de dirigir mi destino. Cosa que evidentemente no es tan cierta tampoco porque de lo contrario todos tendríamos vidas muy parecidas, un poco de la manera en que los animales viven vidas similares, no tienen la inmensa diversidad que tenemos nosotros. Pero hoy me sentí mejor cuando leí tu comentario acerca del gato, porque me recordó que la misma voluntad que afirmo yo tener, es la que le concedo a mis queridas mascotas. Y si bien me molesta muchísimo que me comparen con una araña, no me molestaría para nada si lo hacen con un gato o un primate.

Ya que me salio todo el formulario "descolocado": el anterior comentario es mío, que no firmé correctamente.

Ésta es una de esas ocasiones en las que estamos casi casi seguros de la respuesta, pero como no nos gusta seguimos buscando, no la aceptamos. ¿Somos siquiera libres para encontrar una respuesta? ¿Nos sentiremos satisfechos sólo cuando nuestro subconsciente así nos lo indique? Bueno, por algún extraño motivo creo que con esto es suficiente como comentario, y que aquí voy a poner un emoticono... [8o]

A Maria: Segun lo que yo aprendi y entendi; el inconsciente es la parte del cerebro que actua de manera 'automatica', es decir, es como si estuviera programado. Respiramos y parpadeamos inconscientemente, y estas son acciones automatizadas como respuesta a ciertos estimulos biologicos que a traves del sistema nervioso llegan al cerebro. Ahora, nuestro cerebro puede 'elegir tomar te', basandodose en un amplio numero de premisas, formadas por la experiencia unica, nuestras impresiones y creencias, dejandonos pensar que 'nosotros elegimos te', pero en realidad es consecuencia de informacion y estimulos biologicos. A mi me parece muy interesante y nada absurda la idea del articulo, es como si nuestro cerebro tuviera un bit de libre albedrio, que en cada respuesta a los estimulos activara y desactivara para decirnos 'tu decidiste'. Me parece asombroso!!!!! Tenia que ser del MIT. Saludos.

No creo que haya un sólo tipo de movimiento. Por ejemplo, la decisión de darle a las teclas para escribir este mensaje está motivada por el pensamiento que quiero transmitir escribiendo. Sin embargo, no tengo que pensar en mover el dedo para darle a la letra Q. Jugando al tenis, por ejemplo, se dan 2 casos: - Movimientos que se hacen sin pensar, sin tener siquiera la sensación de haberlo decidido. Pensad en Nadal llegando por los pelos a una bola en una esquina y haciendo uno de esos golpes enroscados. - Movimientos para los que podemos tener la sensación de decisión. Pensad en Nadal haciendo un remate tranquilo en la red. Le da tiempo a decidir (¿o eso cree?) donde mandar la bola.

Realmente el flujo es así: Mecanismos del cerebro motor ==> Decisión consciente ==> Movimiento La decisión (más bien ilusión de decisión) se da despues de los "mecanismos del cerebro" pero antes del movimiento. Es por eso por lo que tenemos la ilusión de voluntad. Por cierto, un post muy interesante.

totalmente..nuestros cerebros están enjaulados..

Aunque poco sé de ciencia, al leer este post he recordado a mi profesor de filosofía cuando nos decía..."Nooo...así no...esa premisa es falsa". Existen dos "sectores" en el cerebro: la parte consciente y la inconsciente, pero las dos conforman mi YO. Me pongo delante de la máquina de café del trabajo y elijo entre té, chocolate y café. Hoy elijo té. ¿es consciente mi decisión? En realidad, no lo sé...me apetecía más el té que cualquiera de las otras dos cosas, que también tomo habitualmente. ¿Por qué lo elegí? Me gusta pensar porque creo que es más sano y me sienta mejor, pero de verdad, verdad.. no puedo saberlo. A lo mejor es que mi subconsciente ha elegido té porque llevo impreso en algún gen que alguno de mis antepasados vivió en Oriente. Pero hoy, me llevo a mi oficina, el vasito con mi té cargadito. Hasta que no existan pruebas o serias sospechas de que un Ente superior maneja, de forma precisa, lo que nuestro subconsciente dice y hace , hasta ese momento, diré... "mi subconsciente es mío y si él eligió el té, será por algo, pero sobre todo, lo eligió libremente, sin que "nadie" le dijera.. "Hoy toca té, te guste o no te guste". Creo que la premisa falsa en este caso es tomar al subconsciente como si fuera un alien en nuestro interior y que cada decisión que toma es de manera exógena. Que desconozcamos el proceso por el cual el subconsciente toma decisiones, no significa que no pueda tomarlas "libremente"...aunque como cualquier decisión en la vida, observando los pros y los contra..de manera subconsciente, claro está. Y por último una razón de peso para creer mis argumentos: Si no fuera una elección libre, hoy no estaría tomando té, ni café, ni chocolate porque mi YO (la parte que sea) ya sabe que esta máquina es una "destrozadora de estómagos". Si mi experiencia condicionara la elección es muy probable que me trajera el café de casa, pero no...."libremente" y bajo alto riesgo para mi salud, DECIDO tomar té. ¿No es ésto libre albedrío?.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0168e4ecaa90970c

Listed below are links to weblogs that reference Tu libertad es una ilusión del cerebro:

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal