Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

La mujer que corría, y corría… porque no se acordaba de parar.

Por: | 28 de julio de 2009

Pregunta para los que soláis ir a correr de manera frecuente: ¿creéis que durante el recorrido, estar pensando cuánto falta por llegar o el tiempo que ya lleváis forzando vuestros músculos, influye de manera considerable en el cansancio físico percibido? La experiencia de una de las mejores corredoras de larga distancia del mundo, que mejoró sus marcas tras una operación en la que le extirparon una parte del lóbulo temporal derecho de su cerebro, parecen indicar que sí. A pesar del título tan veraniego del post y de introducir el asunto con cierta ligereza, la historia de la estadounidense Diane Van Deren, esconde más dolor que entusiasmo. A los 16 meses de edad Diane sufrió una lesión en el cerebro que en aquel momento pasó desapercibida. Los médicos la encontraron años más tarde, cuando se pusieron a buscar las causas de los ataques epilépticos que Diane empezó a padecer a sus 30 años, durante el embarazo de su tercer hijo. A partir de entonces, la situación se agravó y los ataques iban apareciendo de manera cada vez más frecuente, llegando a producirse 4 o 5 veces por semana. Había una solución: como la lesión estaba muy localizada, en 1997 los doctores optaron por quitar un fragmento del tamaño de un kiwi del cerebro de Diane. Los ataques desaparecieron, pero también algunas de sus capacidades. Desde la operación Diane es incapaz de orientarse, tiene mucha menos capacidad de memorizar, de organizar tareas, y ha perdido gran parte de su concepción del espacio y el tiempo. Esto último, sin embargo, la ha convertido en una mejor atleta. Diane ya era una aficionada a las carreras de larga distancia antes de que aparecieran sus problemas. Pero ahora, a sus 49 años, compite en carreras de más de 100 millas (161 km), y el año pasado ganó la Yukon Arctic Ultra 300 (480 km) Como opina el neurofisiólogo que la trató en el artículo del New York Times que describe su historia : “cuando está corriendo, la cirugía cerebral le ayuda”. Diane entrena horas y horas por las Montañas Rocosas de Colorado y compite en larguísimas distancias sin el freno que puede suponer la percepción del tiempo y el espacio. Simplemente avanza y avanza sin capacidad para recordar donde se encuentra, y cuanto falta por llegar. Los problemas de memoria y organizativos de esta madre de familia hacen que su día a día no sea nada fácil, pero como ella misma describe en este inspirador video (en inglés): “utilizo mis piernas como mis palabras. Cuando gano una carrera, es como una demostración de que todos podemos superar las tragedias que ocurren en nuestras vidas.”

Hay 46 Comentarios

Dejando a un lado el ácido láctico (del que poco sé), creo que Oloroseco y Temístocles y servidor coincidimos en que en el caso de la corredora el factor esencial puede no ser de naturaleza espacio-temporal, sino secundario a un aumento del umbral del dolor en términos de fatiga central, provocado por su terrible operación. Y, tecnicismos aparte, creo que tener que someterse una operación así es uno de los peores trances que puede sufrir una persona. Me pregunto si Diane, por sus propios mecanismos metacognitivos, podrá ser consciente de sus nuevas limitaciones perceptivas, o sólo lo sabe a través una fuente exterior (su neurocirujano, etc).

Temístocles, hay bibligrafía abundante y reciente (desde el año 2000 hasta ahora) que demuestra que el ácido láctico no es el causante de la fatiga muscular. Es más que es un protector de la contracción muscular en situación de esfuerzo debido a que cierra canales de potasio evitando la excesiva acumulación extracelular y permitiendo una correcta hiperpolarización de la fibra muscular. este trabajo es reciente y lo bajas sin problemas desde pubmed Is fatigue all in your head? A critical review of the central governor model. Weir JP, Beck TW, Cramer JT, Housh TJ. Br J Sports Med. 2006 Jul;40(7):573-86; discussion 586. Review. PMID: 16799110 [PubMed - indexed for MEDLINE] este otro también y te explica toda la historia del lactato desde principios de siglo pasado... hasta cuando se pensaba que era culpable de todo y ahora... que no lo es. repasa dato a dato y discute las razones fisiológicas. Lactate metabolism: a new paradigm for the third millennium. Gladden LB. J Physiol. 2004 Jul 1;558(Pt 1):5-30. Epub 2004 May 6. Review. PMID: 15131240 [PubMed - indexed for MEDLINE] Related Articles Free article in PMC | at journal site esos dos son solo ejemplos. hay mucha bibligrafía de fisiología el deporte que no ha llegado todavía nuestras facultades de INEF... tristemente!!!!! salud y vino tinto fresco

Antonio, no seas mijita, eso es un fallo de escritura con el ordenador, suele ocurrir, Pere es un tío ilustrado.

Con respecto a la influencia de la percepción del espacio y el tiempo, existen investigaciones que utilizan la música como distracción durante la carrera (con un mp3, por ejemplo) Pues bien, llegan a conclusión de que no hay influencia de esta distracción en el rendimiento.

El tiempo máximo que puede mantenerse un esfuerzo está determinado por la intensidad del mismo: 1. Los esfuerzos de intensidad máxima (saltos. lanzamientos, pruebas de velocidad cortas) pueden mantenerse un tiempo máximo de 5 a 7 segundos. El factor limitante es el descenso de las concentraciones de ATP Y fosfocreatina en los músculos implicados. 2.Los esfuerzos cuya intensidad puede mantenerse hasta un intervalo de 40 segundos a un minuto y medio están limitados por el exceso de producción de ácido láctico. Esta molécula se divide en dos partes: el lactato, que se reutiliza como combustible, es decir, que no es ningún límite; y el catión H+ que es el verdadero tóxico y limite al acidificar el medio. Por ejemplo: tras una prueba de 400m, la concentración de lactato puede ser de 26 milimoles por litro de sangre; si fuesen de ácido láctico, habría 0.026 moles de H+ por litro de sangre y resultaría un pH=-log0.026=1,5 , mortal de necesidad. Naturalmente, el organismo evita ese pH con sustancias tampón. Así que no se habla con propiedad cuando se habla del lactato como limitante del esfuerzo. El descenso del pH bloquea la glucolisis anaeróbica y la transmisión de los impulsos nerviosos. 3. El caso de este artículo es un esfuerzo de intensidad muy leve, que puede mantenerse durante varias horas. Hay esfuerzos intermedios cuyos factores limitantes están bien estudiados (umbral anaeróbico, consumo máximo de oxígeno, glucógeno almacenado...), pero me voy a centrar en el tipo de esfuerzos de Diane. De acuerdo con la revisión bibliográfica de Gorostiaga e Ibáñez (Fiaiología aplicada al alto rendimiento) los dos límites más importantes de este tipo de esfuerzos son: la pérdida de líquidos y electrolitos (que conllevan la deshidratación y afectan a la transmisión de impulsos nerviosos) y los dolores producidos por la suma de microtraumatismos. El primer factor se puede controlar con el adecuado aporte de líquidos y sales. Y aquí llegamos, creo yo, por eliminación, al meollo del problema: Diane se cansa menos que es resto porque controla mejor sus dolores. Ésa es mi hipótesis: su operación cerebral le ha dado esta capacidad. Saludossssss

Refiriéndome a la frase inicial de tu artículo «Pregunta para los que soláis ir a correr de manera frecuente», me parece que estás usando el subjuntivo cuando deberías usar el indicativo y decir «Para los que soléis ....» Mira en http://rae.es/soler Gracias

A mi me pasa exactamente igual con la bebida. Comienzo y cuando llevo un rato, pierdo toda percepción del tiempo y espacio. Por no hablar de la cuenta... vamos... que no me acuerdo de pagar. Ni como coño salí del bar y acabé en la calle. Misterios de la vida.

Oloroseco, ¡buena contribución al debate! Comparto tus apreciaciones. La fatiga central es un concepto que viene muy al caso y aporta un enfoque complementario. Las objeciones de Scientific Method también me parecen enriquecedoras para el debate. Gracias y buenos vinos, con muchas dosis de Resveratrol, que favorece la longevidad. Por cierto, Pere, ¿qué opinas del Resveratrol? ¡Ahí hay un buen post!

oye, olorososeco, vas a acabar borracho con tanto vino.

haciendo un poco de crítica científica, existen otras patologías en las que también se pierde la memoria a corto plazo, la percepción del tiempo y el espacio. Y curiosamente son enfermedades (alzheimer, parkinson ...) en las que se describe un componente de fatiga muy importante. Posiblemente el hecho de que ahora compita más y más... no se debe a la percepción espacio tiempo. De otra forma tendríamos una forma fácil de encontrar dóping en deportes... cortar esa zona a los atletas. Pero, ¿es reproducible? salud y vinos frescos

Es posible que no sólo deje de percibir bien el espacio y tiempo... si hace deporte sin causar fatiga... hay que pensar que existe un fuerte componente de fatiga central (la que se genera en el sistema nervioso central y determina el fin o una mala ejecución de cualquier tarea) que ha desaparecido de su percepción. Si vemos una maratón cualquiera o una etapa ciclista y vemos que da una pájara a los deportistas... se alude siempre a la fatiga muscular, y al famoso lactato.... bien, en los últimos años (aproximadamente desde el 2000) las revistas más prestigiosas entre ellas Nature y Science, publican artículos sobre fatiga central y el paso a la historia del lactato como desencadenante de nada. Otras revisiones muy buenas en revistas de fisiología (J Physiol, por ejemplo) hablan desde hace tiempo de la fatiga central como determinante real del fin de ejecución de tareas. Si el cerebro no percibe fatiga, el músculo es un pobre soldado, un mandado, y pasa por encima de todo, de la falta de combustible (si es que eso llegase a producirse) de la deshidratación (si no afecta al correcto funcionamiento del cerebro y conducción nerviosa). A la vista de estos resultados, habría que pensar en un posible componente de la red neuronal o el circuito que se encarga de determinar recompensas vs dolor o riesgo para el sistema. Una de las teorías más potentes en el campo es que cuando el sistema nervioso central detecta que la prolongación del ejercicio conllevará riesgos (una cuestión de umbrales de excitabilidad neuronal en distintos sitios) se activan órdenes de parada. Scientific Method, te veo muy cerca de las teorías (con datos maravillosos claro! y con mejores resultados) de Rodolfo Llinás. Sin embargo, creo que junto a la importancia del bucle tálamo-corteza, están otras estructuras de asociación cortical y de gánglios de la base que hacen que la consciencia o el yo sea algo más distribuido, e incluso redundante como forma de "salvar" al sistema en caso de un fallo. Pero es sólo mi opinión.... :-) salud

Creo que si influye, porque aunque no soy, ni remotamente, atleta, voy al gimnasio con regularidad para intentar compensar el sedentarismo de mi trabajo. Correr hacia ninguna parte, como se hace en un gimnasio, viendo como lentamente pasan los segundos y minutos hacen muy pesada esta actividad. Veo que hay gente que tapa la pantalla digital con su toalla, como para no ser "consciente" de lo que queda para llegar a la "meta imaginada". También es cierto, como comentaba alguien anteriormente, que si la marcha está amenizada por una entretenida conversación, el cansancio parece menos, pero, evidentemente, al hablar al tiempo que corremos nos cansamos más. La historia de esta mujer, que corre porque no acuerda de parar, me trae a la mente la película Forrest Gump, donde un buen día empezó a correr y casi se sale del mapa. Como siempre, has traído una historia muy interesante. Saludos.

Scientific method, no me refiero tanto al self como a la integridad del sentido corporal, que se ve alterada si estimulamos con electrodos el lóbulo temporal y la circunvolución angular. La percepción del espacio está íntimamente ligada a la información del cuerpo en el espacio. Puedes consultarlo en cualquier buscador, es el experimento de Olaf Blanke, experto en cirujía epiléptica del hospital Universitario de Ginebra. Sus resultados fueron publicados en Nature. Ahí va un link. http://diario.elmercurio.cl/detalle/index.asp?id={a1e6350f-0bdc-4c69-8e64-8a5ac787e79a} ¡Saludos muy cordiales!

yo prefiero los deportes de narices

Ya me veo el año que viene a Amstrong estrirpandose algo de seso, para vencer a Contador. Tambien podria considerarse una forma de doping? por que parte con algo de ventaja Ahora en serio, es digno de admiracion y sus palabras llenan a las personas que mas lo necesitan aumentando su motivacion

Ignacio, ¿el self o yo en el lóbulo temporal? Con propiedad es el bucle tálamo-cortical.

Como soy forofo de Sacks, Damasio y otros del club, estos posts me encantan. No conozco el caso más que por lo que cuentas, Pere, pero he leído que las intervenciones quirúrgicas del lóbulo temporal con epilépticos afectan a la noción del self, y hasta pueden provocar vivencias de salir del propio cuerpo, "viajes astrales", despersonalización, sentir tu doble, etc. Y es que en estos lóbulos hay mucho más que los esquemas de espacio y tiempo. No es que dude en absoluto de que el factor que hace a Diane V.D. más inmune al cansancio sea la pérdida de la orientación espaciotemporal, pero siempre hay que abrirse a otros supuestos, en este caso si podría deberse a una alteración de su propia vivencia del esquema corporal, o a una leve pérdida de capacidad para evaluar de forma interoceptiva el estado de su propio cuerpo. Siendo tantas las funciones que confluyen en el lóbulo temporal, en un kiwi perímetro, es difícil aislar variables. Imagino que los investigadores lo habrán tenido en cuenta. Sólo estoy especulando.

Vaya pues se ha encontrado una muy muy buena manera sin querer de correr mas jaja, que cuiroso, espero que la gente no se empiece a hacer esto...jaja. Yo la verdad es que cuando corro, los 1º minutos es cuando "peor" se pasa, pero una vez que llevas 45 minutos, puedes seguir, seguir y seguir sin cansarte ni nda por el estilo, porque digamos que te acostumbras y vas solo, Yo cuando corro, la verrdad es que no pienso en nada de nada, absolutamente nada.

Yo prefiero los deportes de pelota y contra alguien: tenis, baloncesto, fútbol, ping-pong; me entretengo con el juego y me canso menos que correr por correr. Ahora bien, eso de ganar una carrera de maratón, deber ser una sensación indescriptible. Me quedo con esta frase llena de superación ante la adversidad: [...] "Cuando gano una carrera, es como una demostración de que todos podemos superar las tragedias que ocurren en nuestras vidas". Gracias, Pere, por entradas tan entretenidas y a la vez tan ilustrativas. Saludos.

Bueno, yo soy aficionado al excursionismo y si es cierto que si vas con una agradable conversación o sencillamente pensando en tus cosas se pasa el tiempo volando, sin cansancio. Aún más, por muy descansado que estés, cuando te acercas a una hora mas o menos de casa o el refugio (y por tanto empiezas a impacientarte por llegar y beber una cervecita bien fresca) empiezas a notar el cansancio y el dolor en los pies y terminas al límite de tus fuerzas o eso parece, qué casualidad que el límite subjetivo siempre esté al sentarte con una cerveza en la mano sea cual sea el tamaño y dureza de la excursión. Desde luego no tenía idea de que la percepción del tiempo y el espacio supusiera una diferencia tan brutal en la sensación de cansancio. Gracias por el artículo, intentaré sacarle partido en las próximas salidas (aunque me temo que es difícil engañarse a uno mismo si no te han extirpado un trocito de cerebro).

ESta vez soy el primero , aprovecho para dar mi enhorabuena a Pere por su labor divulgativa y amena.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01675feb601a970b

Listed below are links to weblogs that reference La mujer que corría, y corría… porque no se acordaba de parar.:

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal