Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

Repóquer de ases científicos

Por: | 25 de mayo de 2010

¿Cómo? ¿Hasta hoy no conocíamos a Eduard Batlle, Modesto Orozco, Lluís Ribas, Ernest Giralt y Marco Millán? Pues si representan al grupo de profesionales que puede averiguar cómo funciona nuestro organismo, liberarnos de enfermedades, y evitar que caigamos en la siguiente crisis económica si logramos salir de ésta…

As de Picas: Células madre trastocadas y cáncer de colon

Las células de la pared interna de tu intestino son las que más rápido se regeneran de todo tu cuerpo. Cada día produces –y expulsas- 5 gramos de ellas. El secreto de tan rápida reproducción son unas células madre que –situadas una fina capa interna de tu epitelio intestinal- van generando a toda marcha células hijas para renovar las que vas perdiendo durante el agresivo proceso de la digestión.

Pero en ocasiones ocurre algo terrible: en lugar de producir una célula hija diferenciada, la célula madre produce otra célula madre idéntica a ella que continuará generando más y más células madre sin parar. Consecuencia: poco a poco un pólipo irá creciendo en un lugar concreto de tu intestino. En ese estadio el pólipo no es grave. Pero si alguna de sus células sufre cambios genéticos, quizás se convierta en maligna y transforme ese bultito inofensivo en un tumor; un cáncer de colon que si no es detectado a tiempo podría hacer metástasis y expulsar células cancerígenas al torrente sanguíneo hasta convertirse en mortal. Pero… ¿Qué diferencia esas células madre de otras ‘normales’? y ¿por qué de repente una de ellas produce otra célula madre en lugar de una hija? ¿¡quién le da órdenes equivocadas!?

“¡Eso! ¡Exactamente eso es lo que perseguimos averiguar!” me contestó entusiasmado Eduard Batlle, el primero de los 5 investigadores del Instituto de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona que Sònia del gabinete de comunicación prometió presentarme cuando nos encontramos en Madrid hace un par de semanas atendiendo al congreso MFSF.

El repóquer de ases científicos empezaba a lo grande. El enigma a desentrañar por Eduard Batlle no es nimio en absoluto. El vínculo entre células madre y cáncer ha sido comprobado también en ciertas leucemias, y es una de las áreas más candentes en la cruzada contra esta enfermedad.

La investigación científica es una aventura maravillosa. El equipo de Eduard ya ha publicado un Nature explicando que las células de los pólipos (adenomas) poseen un receptor celular determinado que se encuentra desactivado en las células tumorales que crecen sin control. No os quepa duda que gracias a la investigación básica de Eduard y toda la comunidad científica que trabaja en esta dirección, en 10, 20 o 30 años lograrán responder la ansiada pregunta y quizás encontrar la manera de frenar el cáncer de colon. Lo hemos dicho más veces: los científicos están destinados a ser los héroes del siglo XXI.

As de diamantes: Recorriendo el camino científico completo

“¿Básica?”. Ya empezamos… ¿cuándo dejaremos en España de ser considerablemente buenos en número de artículos científicos publicados, pero tremendamente mediocres en producción de patentes y generación de empresas que aporten también beneficios económicos directos a la sociedad que los acoja?

Pronto, si nos contagiamos de la filosofía emprendedora de centros como el IRB y sus científicos. Lluis Ribas lo tiene clarísimo: el primer paso en biomedicina es comprender cómo funciona nuestro organismo con el máximo grado de detalle posible. El segundo es saber qué ocurre exactamente cuando enferma. Y el tercero transferir este conocimiento en algo útil. “Aquí tengo mi laboratorio de ciencia básica donde investigamos cómo el ARN mensajero se traduce a proteínas”, dijo Lluís. “Y en el piso de arriba está Omnia Molecular, la empresa spin-off donde realizamos un esfuerzo extra en este tercer punto: la transferencia de conocimiento a aplicaciones prácticas”.

Por ejemplo; antibióticos como las tetraciclinas actúan bloqueando la traducción de proteínas en bacterias, pero hay muchas especies -como ciertas cepas de tuberculosis- que son resistentes a todo lo que conocemos. Diseñar antibióticos más específicos es uno de los proyectos en que Lluís Ribas pretende recorrer todo el camino desde el conocimiento básico a la acción.

Omnia es joven. pero tiene ya dos patentes licenciadas sobre nuevos métodos de identificación de fármacos. Sin embargo, quizás por su extensa experiencia internacional, Lluís se queja: “de media, en EEUU una spin-off en biotech se constituye con 25 millones de dólares y en 5 años ya sale en bolsa. A parte del poco dinero que aquí tenemos, los primeros años ya sabes que los vas a invertir esperando que todas las instituciones se pongan de acuerdo. No sólo faltan recursos; también agilidad burocrática”. Lluís considera que no es sólo culpa del gobierno, sino de una reticencia cultural que impregna todos los eslabones de la cadena. No logra entender, por ejemplo, que a la hora de pedir un proyecto las publicaciones científicas cuenten muchísimo más que las patentes que ha desarrollado el investigador. Y a pesar de percibir esfuerzos serios de mejora, asegura que en transferencia de conocimiento España no sale perdiendo sólo al ser comparada con el científicamente todopoderoso US; está todavía muy por detrás de países europeos no tan diferentes del nuestro.

As de tréboles: Biología computacional para observar lo invisible

Mirad este vídeo, porque estoy convencido que nunca habéis visto cómo se abre una molécula de ADN. ¿Por qué estoy tan seguro? Porque el grupo de Modesto Orozco ha sido el primero en modelizarlo con sus herramientas de biología computacional, y lo acaba de publicar hace escasos días.

Me imagino que a algunos el trajín de bolitas y palitos os habrá dejado indiferente. Pero creedme; es espectacular. Imagináoslo como un microscopio poderosísimo capaz de ver en movimiento algo imposible de observar directamente. Los 35” que habéis visto equivalen a pocos microsegundos de un proceso que casi mágicamente están haciendo millones de moléculas de ADN en tu cuerpo en estos mismos instantes. Miento: no es magia. Es una tarea controladísima, y conocerlo en un grado de detalle tan íntimo es un hito en que se han invertido 4 años de cálculos en el superordenador Marenostrum.

La biología computacional será una de las herramientas más revolucionarias del siglo XXI. La idea final es aplicar los principios básicos de la física y la química para crear modelos matemáticos que expliquen –por ejemplo- cómo se abre, se copia y se expresa el ADN. O averiguar algo tan sorprendente como que un hilo de proteína recién salida de un ribosoma termine enrollándose formando una estructura tridimensional tan bien definida que le permite realizar funciones tremendamente específicas. Es un misterio. Pero se está desentrañando. Y claro está, al final también aparece el escenario del diseño de fármacos que nos sirvan para interferir en los ladrillos de la vida en un grado de detalle ni siquiera soñado.

Joker: El diseñador-cazador de fármacos

Ernest Giralt utiliza diferentes estrategias para conseguir nuevos fármacos. En unas ocasiones busca principios activos en plantas o medicina tradicional china, y en otras los diseña con herramientas de biología computacional como las de Modesto.

Su sueño de ciencia básica es lograr caracterizar en alto grado de detalle la superficie de ciertas proteínas. ¿para qué? para diseñar una moleculita que se enganche específicamente a ella y las inactive. Un ejemplo: El VEGF es una proteína clave en la generación de nuevos vasos sanguíneos alrededor de un tumor. Si se lograra encontrar un grupo de péptidos que se engancharan a ella, se podría bloquear el proceso y frenar el cáncer. Dando pasos hacia ese fin, el grupo de Ernest está a punto de publicar un artículo viendo cómo cambia específicamente la afinidad de los ligandos para el VEGF en función del medio en que se encuentren.

Ernest empieza caracterizando superficies de proteínas pero quiere llegar lo más lejos posible en el proceso de 1- encontrar un posible interceptor, 2- testarlo en cultivos celulares, 3- hacer pruebas con animales, 4- ensayo clínico de fase I con voluntarios sanos para comprobar toxicidad, 5- fase 2 con enfermos en estado muy grave, y 6- fase 3 con elevado número de pacientes de hospitales diferentes. Un proceso que puede empezar con una molécula sintética diseñada a partir de la información en un ordenador, o de un producto natural como el ácido salicílico del sauce, que una vez identificado sirvió para inspirar su versión mejorada: el ácido acetilsalicílico que encontramos en las aspirinas.

As de corazones: Las leyes Fundamentales de la biología del desarrollo

Recuerdo un físico teórico de Harvard diciéndome una vez “a mi no me importa nada de las partículas subatómicas con nombres estúpidos. Yo lo que de verdad quiero es entender las leyes físicas fundamentales del Universo que las hacen posibles”.

La excelente conversación fuera del laboratorio con Marco Milán me recordó ese mismo argumento, pero en el campo de la genética del desarrollo. Marco bloquea genes específicos, analiza alas de mosca, rastrea proteínas… pero sólo las utiliza como herramientas para entender el lenguaje de las células y encontrar las leyes fundamentales que dirigen la construcción de nuestro organismo a partir de una única célula que empieza a dividirse. Quiere averiguar la sintaxis de la vida; cómo una misma señal molecular implica funciones diferentes un una célula u otra, o qué relación hay entre la simetría de un ala de mosca y que las uñas de las manos nos salgan arriba del dedo y no abajo. En este mismo mes de Mayo Marco acaba de publicar 3 artículos científicos en revistas diferentes. “Claro que la biología del desarrollo tiene y tendrá aplicaciones prácticas. Especialmente en el crecimiento tumoral”, me responde. Pero se ve clarísimo que su motivación fundamental es comprender el funcionamiento básico de la vida. Generar conocimiento. Y no nos andemos con complejos: no es poco, todo lo contrario. Es una aventura intelectual que contagia la cultura de la sociedad que lo contiene. Y la enriquece.

El crupier

Qué mejor colofón para terminar mi estimulante tarde científica en el IRB que encontrarme con el responsable de amalgamar este equilibrio impecable entre ciencia básica y aplicada en el ámbito de la biomedicina.

Cuando me ve, el director del IRB Joan Guinovart me saluda parecido a otras veces en que hemos coincidido: “Hombre! Lo xiquet de Tortosa!”. Joan tiene un toque de genialidad que le permite combinar humor con críticas punzantes a las decisiones en materia de política científica más recientes. Nada resume mejor su visión que este inteligente texto suyo en El País. Charlamos, y no ocultó su decepción por la triste apuesta por la ciencia que se hace en España. Resulta lamentable.

“Es la ciencia, estúpido

“Es la economía, estúpido” (“it’s the economy, stupid”) fue una frase utilizada durante la campaña de Bill Clinton para plantar cara –y terminar derrotando- a un George Bush padre que había descuidado los aspectos más puramente económicos durante sus primeros y únicos cuatro años como presidente de EEUU.

“Es la ciencia, estúpido” podría resonar en los oídos de más de uno. Al póquer no se juega apostando un poquito en todas las manos, independientemente de las cartas que te salgan. Sino apostando bien fuerte cuando te llegue un repóquer de ases. No hacerlo es desperdiciar tu gran oportunidad, y permitir que al final de la partida tu contrincante te gane con peores cartas. Por cobarde.

Hay 13 Comentarios

Estoy en el más profundo desacuerdo en tu arbitraria y malintencionada interpretación de estos trabajos. Si dieras la cara y presentaras credenciales en lugar de esconderte en el anonimato, quizá incluso te explicaría porqué. ah, y por cierto: Collins es creyente pero no creacionista, y no le echaron de ningún puesto. Creo que ya lo sabías...

--- El enigma a desentrañar por Eduard Batlle no es nimio en absoluto. El vínculo entre células madre y cáncer ha sido comprobado también en ciertas leucemias, y es una de las áreas más candentes en la cruzada contra esta enfermedad--- Pero este señor no ha planteado dicho enigma, sino que lo ha recogido de otros, y tampoco ha descuierto la relación entre células madre y tumores, sino que se ha limitado a continuar con la hipótesis, pero no es suya. ---Lluís se queja: “de media, en EEUU una spin-off en biotech se constituye con 25 millones de dólares y en 5 años ya sale en bolsa. --- Un pequeño Venter que también quiere hacerse rico con la ciencia. ---Modesto Orozco ha sido el primero en modelizarlo con sus herramientas de biología computacional,--- Por favor, que algún científico de verdad explique lo poco útiles que son estos modelos. ---Ernest Giralt utiliza diferentes estrategias para conseguir nuevos fármacos. En unas ocasiones busca principios activos en plantas o medicina tradicional china--- Un científico serio que busca en la "medicina" tradicional china, que ni es medicina ni es tradicional. Sin comentarios. ---Dr Milán: Claro que la biología del desarrollo tiene y tendrá aplicaciones prácticas. Especialmente en el crecimiento tumoral”,--- Poniendo la palabra "tumor" por delante, se te abren las puertas de la financiación, aunque estés 20 años sin aportar nada nuevo. Basta con repetir la palabra mágica en cada proyecto o charla para que suelten el dinero y mantener el puesto. ---Guinovart: no ocultó su decepción por la triste apuesta por la ciencia que se hace en España--- Pero sigue cobrando del gobierno, paradójico, no? Brillantes científicos de salón, sin nada propio que haya salido de sus mentes y de sus investigaciones. Menos mal que para algo sirven los postdocs en el extranjero, para traerse las ideas novedosas de otros a casa. Lo que me extraña es que casi todos los entrevistados son catalanes trabajando en un instituto catalán. ¿No admiten gente de otras comunidades autónomas? Aparte de que las páginas web están en su mayoría en catalá o inglés, pero nada de castellano. Hasta la guerra de las lenguas oficiales llega a la ciencia. Que pena.

Yo no los conozco, pero sí se cómo son este tipo de gente. Cuando les hablas de algo que está fuera de su campo super específico, son completos ignorantes. He visto investigadores en biología molecular, grandes sabios ellos, que no tenían ni idea de porqué existen estaciones a lo largo del año, o porqué es imposible que existan fotos que muestren nuestra galaxia al completo tomadas por un satélite. Este tipo de gente publica en prestigiosos medios científicos, da conferencias magistrales a cientos de personas, presiden institutos punteros, llevan a cabo proyectos altamente innovadores, mueven las manos al hablar como políticos que aspiran a ser algún día, te miran por encima del hombro. En cambio, cualquier mente inquisidora que mire las estadísticas mundiales sobre producción científica, se dará cuenta de que la ciencia en España es una caca y de que nuestros investigadores van siempre por detrás de los investigadores extranjeros. Vamos, que es prácticamente imposible que le den el Nobel a alguno. Ramón y Cajal y para de contar.

hola Pep! me encantan tus artículos siempre los sigo, me hacen bien y me llenan de optimismo el saber que grandes personas buscan incansablemente la cura a grandes enfermedades como la que padezco que es el cáncer. me llena de alegría y me encuentro de nuevo amando al género humano por tal calidez de espíritu amo la ciencia es mi esperanza!

MikeSan, tómate una tila, cálmate esa emoción

Yo me río de la biología computacional y de la bioinformática. La aproximación con programas de ordenador se basa, inevitablemente, en la experimentación científica. Por ejemplo, la búsqueda de fármacos. El bioinformático de pacotilla, delante de su ordenador, se pone a jugar con un programita, le da a enter y se va a su casa. Al día siguiente tiene en la pantalla 100 fármacos que se unen al centro activo de una enzima con más afinidad que el ligando natural. Luego le da estos fármacos al químico o biólogo experimental, que se traga todo el trabajo duro de laboratorio, de meses, para descubrir que ninguna de esas moléculas sintéticas funciona como predecía el listo del ordenata. El listo vuelve a darle al enter y produce otra lista de fármacos mejorados. "Ahora sí que nos dan el Nobel, es que se mucho de docking, de modelización 3D y de su puta madre, soy un Einstein". Y va de nuevo el biólogo, prueba los fármacos y descubre de nuevo que de fármacos no tienen nada, que son una mierda. El bioinformático, cansado de recibir resultados negativos que contradicen lo que su querido programa (que ni entiende) le presentó, decide ponerse la bata y se mete a experimentar. Por supuesto, no sabe lo que es una pipeta ni una solución tampón. Cuando empieza la tarea, ve que está tan absolutamente pegado de todo, que sale corriendo. Esta es la verdad de la bioinformática. Listillos que no tienen ni idea. No confundir, por supuesto, con esos biólogos o químicos experimentales que se especializan en bioinformática. Esos son los que valen, no los listos de los programitas de ordenador.

Alta concentración de buena ciencia en este post! Sólo un problema: desde el comentario de IGV ... que ahora no puedo evitar ver personajes y bichos bailando frenéticamente en el video del ADN... qué puedo tomarme para que se me pase?

Da gusto comprobar que tenemos científicos que estén a la altura de la mejor ciencia que se produce internacionalmente, lástima que nuestros politicuchos sean tan rastreros, ignorantes y ladrones. Y el pueblo tan burro.

Como siempre un gustazo leerte tus posts Pere!!! Solo un apunte , y ya que en esto de la ciencia hay mucha publicidad, me permites una sugerencia...Un post de Craig Venter daria mucha discusion, se que se le ha dado muchismo bombo... pero bueno de eso se trata, de generar una buena discusion y aqui creo que esta mas que servida!!! Saludos!!

hola recuerdas quien te dijo “a mi no me importa nada de las partículas subatómicas con nombres estúpidos. Yo lo que de verdad quiero es entender las leyes físicas fundamentales del Universo que las hacen posibles”. Es justo la cita que necesito.

Excelente trabajo Pere. Un ejemplo de cómo hacer divulgación científica de calidad. ¿Para cuándo un libro? ;) Saludos

Hay mucho que decir de este post, pero antes de escribir nada sensato, he tenido una curiosa experiencia con el visionado del vídeo. Al principio, sí, veo un trajín de bolitas y palitos, pero a mitad del vídeo veo un tipo que comienza a andar, enseguida echa a correr, y se va transformando en tipos pintorescos que corretean y hacen cabriolas desternillantes. Juro que no me he fumado nada.

¿Y qué? Estas noticias publicadas en este momento, no pueden obedecer más que a dar una falsa esperanza de supervivencia al sistema. ¡Pero si los que creen en el sistema, no creen en el sistema! Una visión atomista de la ciencia no soluciona nada, hay que tener una visión holística de la sociedad en la que la ciencia no es más que una parte. Es la política, ¡estúpido! Saludos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01675feb3261970b

Listed below are links to weblogs that reference Repóquer de ases científicos:

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal