Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

Empiezan los miedos e incertidumbres en la NASA

Por: | 21 de julio de 2011

Poco van a durar las celebraciones en la NASA. Me refiero a las celebraciones tras el último vuelo del Atlantis que pone fin a la era de los trasbordadores espaciales.

Voces reputadas empiezan a hacer balance y reconocen que los trasbordadores espaciales han dado menos frutos de los esperados; y que los miles y miles de millones de dinero público invertido han servido para muchísimo menos de lo que la NASA prometió.

Y lo mismo ocurre con la Estación Espacial Internacional de los 100 mil millones de dólares, que todavía tiene que empezar a ofrecer alguno de los importantes resultados científicos que anticipó. Todo lo contrario que telescopios como el Hubble, que nos han aportado infinitamente más conocimiento científico sobre el Universo a un coste mucho menor.

Pero lo que más empieza a preocupar en el interior de la NASA es la falta de rumbo de la propia agencia, que no cuenta con un plan claro ni recursos para continuar con la exploración espacial. Tener que alquilar la Soyuz a los rusos les duele, y que China les pueda arrebatar el liderazgo espacial es una verdadera amenaza al principal pilar por el que se fundó la NASA: que EEUU fuera el líder en la exploración humana espacial. Esto está en peligro. Pero atención; también su proyecto científico estrella.

Constellation y James Webb Space Telescope: El riesgo de prometer más de lo que debes

En febrero de 2010 Obama canceló el programa Constellation que desde 2004 estaba trabajando con el Objetivo de enviar humanos a la Luna en y luego a Marte en 2030. El coste iba a ser mucho mayor del inicialmente presupuestado por la NASA, y los plazos no se iban a cumplir ni de cerca. A pesar de haberse invertido ya varios miles de millones de dólares, el proyecto se paró dejando a la deriva el destino de los viajes tripulados al espacio.

No fue una sorpresa. Y la crisis económica más una excusa que una realidad. Aquí en verano de 2008 ya anticipamos en un post titulado “Cotilleos científicos desde la NASA” que había muchas críticas internas al programa Constellation, y apostábamos a que fuera quien fuera el próximo presidente de EEUU lo iba a cancelar. Un año y medio más tarde Obama lo hizo. ¿Motivos? Quien inicialmente hubiera diseñado el plan se quedó corto en los presupuestos y largo en las promesas. Posiblemente con el objetivo de que fuera aprobado y luego ya se verá.

Algo parecido está ocurriendo con el proyecto en marcha más emblemático de la división científica de la NASA; el Telescopio Espacial James Webb llamado a ser el sustituto mejorado del Hubble. Contará con un inmenso espejo primario de 6.5 metros que podrá alcanzar las lejanísimas etapas cuando el Universo se empezó a enfriar y compactar las primeras galaxias. A diferencia del Hubble podrá medir infrarrojos, y estará criogenizado a 50 grados Kelvin para que ni el propio calor del telescopio interfiera en los débiles fotones que le lleguen. Además, operará a un millón y medio de kilómetros de la Tierra haciendo imposible cualquier reparación, pero evitando la contaminación óptica de nuestro planeta. Será la mayor ventana al Universo que nunca hayamos tenido, y nos permitiría investigar el nacimiento de estrellas, detectar planetas con agua líquida, ver etapas primigenias del Universo… y realizar un sinfín de medidas astronómicas sin las cuales las teorías cosmológícas no pueden ser verificadas. Para los que amamos la ciencia es un proyecto apasionante, pero para los políticos que la gestionan existe un problema: de nuevo, será más caro y lento de lo que la NASA anunció. Costará 2 mil millones de dólares más de lo previsto, y no se lanzará en 2014 sino en 2018 como muy pronto. Y esto está fastidiando a muchos miembros del congreso de EEUU, que proponen cancelarlo como castigo a la NASA.

Cotilleos científicos desde la NASA (II)

Esta de la derecha es la sala del edifico 29 del Goddard Space Flight Center a unos 40 minutos de Washington DC, donde se están preparando muchos de los componentes que constituirán el James Webb Space Telescope (JWST). Tomé esta fotografía en octubre del año pasado cuando tras entrevistar a una astrofísica el director de comunicación me acompañó a visitar las instalaciones. En el póster de la entrada a la sala decía que el JWST se lanzaría en 2014. Era lo previsto inicialmente. Cuando pregunté si estaría listo, el director de comunicación hizo un gesto que claramente indicaba “no te puedo responder que ni en sueños”.

Sólo un mes más tarde salía a la luz un informe independiente elaborado por John Casani explicando que el proyecto costaría 6.5 mil millones de dólares en lugar de los 5 mil que estaban previstos, y que el telescopio no estaría listo hasta finales de 2015.

En estos momentos ya se habla de 7 u 8 mil millones de dólares, y la NASA ha anunciado que como muy pronto podría lanzarlo en 2018. Y eso si le dan recursos extra.

No es un despiste. Es mucho dinero público, y se sospecha que la NASA sabía desde el principio que iba a ser más caro y largo de lo que anunciaba. Pero que lo pintó bonito para que lo aprobaran, como parece que hicieron con el programa Constellation.

“Accountability” es una palabra que tiene mala traducción al español. Pero es lo que se le exige a la NASA. Y por eso un comité del congreso de EEUU quiere recortar la financiación y cancelar el JWSP. La NASA agita los brazos gritando que ya se han invertido 4.000 millones de dólares en el proyecto, y parar ahora el JWSP significaría perderlos. Pero ya lo hicieron con el Constellation, y el congreso está dispuesto a repetirlo. El senado tendrá la última palabra.

De hecho, la propuesta de presupuesto para la NASA en 2012 que el congreso ha preparado para el senado es 16.800 millones de dólares. Un recorte de 1.600 millones respecto el de 2011. Si se confirma, adiós al James Space Webb Telescope. Primero se desquebrajó la exploración espacial, y ahora se debilitaría la ciencia. Miedo e incertidumbre en la NASA.

Detractores internos del JWST

No para todos. El Telescopio Espacial James Webb consume el 40% del presupuesto en investigación astrofísica de la NASA. Y esto hay científicos que no lo ven claro.

Si bien parece que el JWST cuenta con más apoyos que detractores, un astrofísico de la NASA en EEUU al que por descontado prometí anonimato me cuenta de manera extraoficial, anónima y no necesariamente representativa: “Personalmente odio el Telescopio Espacial James Webb. Está chupando todo el dinero y matando otros proyectos interesantes como la misión WFIRST destinada a entender el misterio de la energía oscura (algo mucho más cool que las galaxias cutres del JWST). El proyecto JWST es carísimo, irrealizable tal y como está planteado, y los resultados científicos no lo justifican. Además, creo que es muy arriesgado poner todos los esfuerzos y fondos en un único proyecto. NASA necesita replanteárselo, quizás encontrar un socio, o hacer una versión menos ambiciosa

El autor de este blog ya ha expresado abiertamente que enviar humanos a pasear por el espacio le deja bastante frío. Y todavía mucho más la carrera por ver de qué nacionalidad es el primero en plantar una banderita en Marte. La ciencia para descubrir y comprender el Universo es otra cosa. Es mucho más fascinante. Por eso también le preocupa denotar la indiferencia que parecen mostrar los dirigentes estadounidenses.

Al fin al cabo, nosotros no sabemos muy bien si 17 mil millones de presupuesto anual para la NASA es mucho o poco. Pero al contrastarlo con los 700 mil millones del presupuesto de defensa parece irrisorio. Comparado con los 31 mil millones que los Institutos Nacionales de la Salud dedican a toda la investigación biomédica en cáncer, sida, diabetes, genética humana, enfermedades mentales, neurodegenerativas, alergias, infecciosas, digestivas, enfermedades extrañas, infantiles, del ojo, de los huesos, dentales… Pues qué decir…

El tema es que si después de quedarse sin rumbo en la exploración espacial, la NASA se queda también sin el sustituto del Hubble, la agencia podría entrar en una crisis de identidad importante. Los presupuestos de 2012 tendrán la última palabra.

********

Contacto: pere@mit.edu / Twitter: @Perestupinya

Facebook group: Apuntes Científicos desde el MIT Web: www.elladrondecerebros.com

Hay 6 Comentarios

Para traducir "accountability", propondría "rendir cuentas". No es un sustantivo, sino que exige que se conjugue su forma verbal, pero es la expresión en castellano que, en mi opinión, mejor expresa el significado del término en inglés.

John: La solución es muy simple. Si tu país dejara de gastar SETECIENTOS MIL MILLONES EN DEFENSA, seguramente podría continuar realizando los sueños de todos los científicos de la NASA. La verdad sea dicha, casi todas las naciones del Planeta tenemos historias muy crueles para contar a las futuras generaciones acerca de la criminalidad con que tu país se condujo pretendiendo dominarnos a todos. ¿Con qué derecho ? Con el que le dieron la superioridad de las armas . Hace mas de 30 años en los paises de la América del Sur hicieron desaparecer toda una generación de jóvenes por el simple hecho de pensar diferente . Hemos asistido horrorizados a la invasión de Irak basados en una mentira flagrante de la que no habéis salido ni con bien ni con gloria. Para qué hablar de Afganistán, país que invadieron por puro capricho y donde las tropas americanas han masacrado civiles del modo mas lamentable. Porque ni siquiera han demostrado ser unos señores de la guerra.Militares que colisionaban entre sí con navíos, con helicópteros.Mataron por matar, sin que razón alguna los asistiera. No obstante te doy mi mas sentido pésame por tu país. Siento pena por el Pueblo americano porque sus sueños han quedado rotos.

Digamos pues que la investigación espacial no está para tirar cohetes [:[]

Aunque no todo lo que dice este articulo es cierto, los Americanos siempre tienen un as bajo la manga, pero aunque asi fuese, no nos molestaria a los Americanos, ya es hora que los otros paises arriesguen dinero, vidas para descubrir cosas nuevas (si es que pueden) ya los Americanos hemos aportado mucho a la humanidad, que sean otros los que inviertan dinero, estamos cansados de pagar impuestos para que todo mundo se beneficie, y siempre tenemos enemigos asi que que mas da? aunque repito USA siempre saldra con algo nuevo e innovador es un pais que no se da por vencido nunca.

Hay ejemplos de lo que pasa cuando se deja de hacer algo para invertir el dinero en otros proyectos. Por ejemplo, Europa ha adelantado a USA con el LHC porque no consiguieron financiar su acelerador de partículas en los 90. Dejar de invertir en la NASA ahora es matar el futuro no sólo de su hegemonía en el espacio, también de la ilusión de muchos jóvenes que son los constructores del futuro científico y económico del país. Además como deja claro Neil deGrasse Tyson NASA es mucho más para ellos su mero significado científico, se trata de la imagen de lo que puede llegar a hacer su país. China debe estar restregándose los ojos.(y Rusia el bolsillo ;) @DaniBoinc: has dado en el clavo con lo de ambientes extremos, el primero que debemos colonizar es el mar ¿por qué no practicar en el espacio lo que estaremos forzados a realizar aquí más tarde? Saluso

Creo necesario enviar humanos al espacio, es muy importante para el futuro de la raza humana, no a corto plazo y seguramente tampoco a medio pero sí en un futuro lejano. El espacio es un ambiente muy hostil y cuanto antes empecemos a aprender lo mucho que no sabemos para sobrevivir en estas condiciones más fácil será para las siguientes generaciones (¡no seamos egoístas!). Por otro lado,aunque parezca que no se obtienen resultados esto no es así, aunque estoy de acuerdo en que las expectativas puestas en la ISS no se están cumpliendo. De todos modos sobrevivir en el espacio es el desafío más complejo de la exploración espacial y por tanto el que, a priori, más impulsará el desarrollo de nuevas tecnologías. Respecto al James Web... me es difícil posicionarme: por un lado si se lleva a cabo promete ser espectacular, por el otro es cierto que está restando fondos a otros proyectos, quizás a demasiados. Una decisión que debería dejarse en manos de los científicos y que, como siempre, acabarán tomando un puñado de políticos basándose en el rédito electoral que puedan sacar. Una lástima que no haya dinero para todo, o mejor dicho, una lástima los 700 mil millones del presupuesto de defensa, de los que este año 20.000 han ido a parar en poner aire acondicionado en las tiendas de campaña de los soldados en Iraq y Afganistán (¡sigh!).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01675feb3056970b

Listed below are links to weblogs that reference Empiezan los miedos e incertidumbres en la NASA:

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal