Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

De película: Neurocientíficos que borran recuerdos

Por: | 03 de agosto de 2011

Carmen Inda se planta frente la puerta de su casa en el neoyorquino barrio de Williamsburg y me dice: “acabas de ver esta puerta por primera vez. En tu hipocampo se empieza a conformar un recuerdo. Si vienes dentro de una semana y ves la puerta de nuevo, tus neuronas recuperarán esa memoria y habrá un proceso de reconsolidación que la hará más firme. Esto es lo que yo estudio. Pero si en ese mismo momento te inhibo la síntesis de proteínas en el cerebro mediante fármacos, te bloqueo algunos genes, o te suministro un electroshock, podría ser capaz de extinguir ese recuerdo. De eliminar la puerta de mi casa de tu memoria”. ¡Toma ya! Os prometo que yo iba sólo a ver si Carmen me subalquilaba su piso mientras se iba de vacaciones a su Huelva natal. Ni siquiera sabía que estaba haciendo un postdoctorado en neurociencia en el Mount Sinai School of Medicine.

Tras insinuarme lo de la puerta Carmen dijo que se tenía que ir ¡Eso sí es dejarle a uno a medias frente la puerta de tu casa! Le pedí que me enviara bibliografía científica, y a los 4 días ya me tenía en su laboratorio interrogándola sobre cómo se puede emular al doctor de la gran película “¡Olvídate de mi!” (Eternal Sunshine of the Spotless Mind, Gondry 2004) y borrar para siempre recuerdos que puedan atormentarnos. La película

Eternal Sunshine of the Spotless Mind” es un alegato al amor de verdad y a las segundas oportunidades. Kate Winslet y Jim Carrey se enamoran, al tiempo su relación decae, y deciden separarse. Pero sus cerebros todavía se aman.

El dolor del recuerdo de lo que pudo ser es tan grande que ambos deciden -cada uno por su lado- acudir a un doctor para que borre de sus memorias a su expareja y todo lo que pudiera recordarla. Reviviendo recuerdos con fotos y objetos y suministrando pequeñas descargas eléctricas consiguen ir eliminando todo rastro de suamor. O casi.

Carmen quiere dejar bien claro que si bien la idea básica de Gondry coincide bastante con el objetivo final de estas investigaciones (en una ocasión le llegaron a preguntar y el director reconoció que había concebido la historia como pura ficción sin tener ningún asesoramiento científico), hoy por hoy estas técnicas para borrar recuerdos no se pueden utilizar todavía en humanos. En su laboratorio Carmen sólo reconsolida memorias de ratas, e investiga métodos para eliminarlas. ¡Que no es poco!

El experimento Pones una rata en una caja con luz. Dejas que explore. Entonces abres una puertecita que comunica con una habitación oscura. La rata, que es curiosa por naturaleza y en realidad prefiere la oscuridad, entrará casi de inmediato a la habitación. Entonces le suministras una pequeña pero dolorosa descarga eléctrica. Lo repites 4 veces. Y con varias ratas.

Dos días más tarde coges un tercio de esas ratas y vuelves a repetir el experimento. Estás reactivando y consolidando el recuerdo de que en la habitación oscura recibes descargas eléctricas. Si más adelante pones de nuevo las ratas en una caja con una puerta abierta hacia una habitación oscura, el tercio que ha repetido el experimento tardará más tiempo en entrar a la habitación que el otro tercio que actúa de control y no ha sufrido reconsolidación de memoria. Lógico hasta aquí.

¿Pero qué ocurre con el último tercio de las ratas? Con ellas también repites el experimento de las descargas eléctricas en oscuridad, pero con una diferencia: les inyectas un inhibidor de síntesis de proteínas llamado anisomicina en sus cerebros. Resultado: te acabas de cargar el recuerdo inicial de que en la habitación oscura dan descargas eléctricas. Cuando vuelves a poner a las ratas por tercera vez en la caja, entran significativamente más rápido a la habitación oscura que las ratas control que recibieron descarga sólo el primer día. Impresionante.

Dos consideraciones importantes para asumir esto:

1- A nivel molecular los recuerdos son lábiles; dinámicos. Esto es fundamental para entender la base fisiológica del proceso. Cuando tú reactivas la memoria, las neuronas en las que está codificado ese recuerdo se activan de nuevo; entran en un estado inestable en el que son susceptibles a cambios. Pueden reforzarse, modificarse… o eliminarse.

2- El carismático Eric Kandel recibió su premio Nobel de fisiología por sus estudios con un molusco marino llamado Aplysia, con el que demostró que la síntesis de proteínas era un paso imprescindible en la formación de memorias a largo plazo. Sin ella no hay recuerdo.

Uniendo ambos conceptos, si tú puedes reactivar las neuronas implicadas en un recuerdo e inhibir la síntesis de proteínas mediante anisomicina o propanolol, bloqueando la expresión de ciertos genes con ADN mensajero, o con electroshocks que saturen todas las vías moleculares, podrás quizás eliminar el patrón de actividad neuronal y por tanto extinguir el recuerdo asociado. En ratas se ha conseguido. Y en humanos, intentado.

Lento camino hacia la extinción de recuerdos traumáticos

A un humano no le puedes inyectar anisomicina porque es tóxica. Ni bloquearle tan alegremente la expresión de ciertos genes. Y los shocks electroconvulsivos para distorsionar memoria sólo estaban permitido en ciertos pacientes hace algunas décadas. Esta es la principal limitación para trasladar estos experimentos en ratas a humanos. De momento continúa siendo mucho más eficiente una terapia psicológica conductual, donde sin saber qué está pasando a las neuronas, también las reactivas y alteras modificando la experiencia asociada al recuerdo doloroso. Pero el propanolol que he citado en el párrafo anterior no es tóxico, y muchos tests en animales de laboratorio han demostrado que sí es capaz de borrar recuerdos. De aquí a que ya se hayan realizado algunos estudios con pacientes con trastorno de estrés postraumático. Los resultados iniciales fueron esperanzadores, pero Carmen Inda explica que las últimas revisiones en la bibliografía indican que el valor terapéutico del propanolol es prácticamente nulo. Se deberá buscar otra vía.

¿Para qué olvidar?, podrías estar pensando. Desglosemos la respuesta en dos partes. Primero en la propia comprensión básica de cómo reforzamos, modificamos o eliminamos los recuerdos. Carmen ya sabe que su vía de investigación no va a derivar directamente en un fármaco porque la anisomicina es un producto tóxico. Pero le puede acercar a comprender a nivel básico cómo funciona el sistema, y a partir de allí, explorar otras posibilidades. Por ejemplo, su jefa Cristina Alberini ha demostrado que haciendo lo contrario (estimulando la síntesis de proteínas con un factor de crecimiento llamado IGF-II), es capaz de reforzar la memoria en ratas; hacer que sus recuerdos sean más fuertes y tarden más a olvidar. Esto puede tener implicaciones en aprendizaje, y dicen que quizás en enfermedades neurodegenerativas o evitar el deterioro cognitivo con la edad. Muchas vías no previstas a priori se abren cuando vas experimentando y comprendiendo la ciencia básica detrás de los procesos naturales.

Lo segundo es más dirigido. Las aplicaciones que se vislumbran son, por ejemplo, adictos en fase de recuperación a los que eliminar recuerdos condicionados que les hacen recaer en el consumo de drogas. Pero la principal ventana son los pacientes con Trastorno de Estrés Postraumático: Intentar manipular el recuerdo de una traumática violación o el fatal accidente de un ser querido.

¿borrar como en la película el recuerdo de nuestro amado o amada porque nos amarga? No se llegará a eso, y posiblemente es una opción cobarde. La moraleja de “Eternal Sunshine of the Spotless Mind” es clara: nunca querrás olvidar el amor de verdad. Y merece la pena luchar por él por mucho que te haga sufrir. Muá!

********

Contacto: [email protected] / Twitter: @Perestupinya

Facebook group: Apuntes Científicos desde el MIT Web: www.elladrondecerebros.com

Hay 24 Comentarios

Sería maravilloso desaparecer de nuestro conciente recuerdos desagradables y que nos hacen actuar en la vida en forma equivocada. Espero que algún día se haga realidad.

Sigue siendo un experimento ya que si no fuera así, cambiaríamos la esencia humana.

MxOnd, como tus payasadas....como tus preguntas.

oye eso si quie esta de pelicula.. Imaginate poder borrar los malos recuerdos. eso seria totalmente genial ya que ayudaria a muchas personas que han pasado por traumas a vivir una vida mejor.

Las sensaciones son recordadas. ¿Esas como se borran?

Estas investigaciones podrian servir en el futuro para borrar las enseñanzas religiosas de la mente de los creyentes y asi la humanidad daria un gran paso contra el fanatismo religioso. No mas religiones, ergo no mas guerras en Irak, Afgnistan, Palestina, USA, etc.

No se pueden borrar los recuerdos , se puede impedir que estos se formen o se puede dificultar el acceso a ellos . Si te tapo los ojos no te llegará la información , recuerdo eliminado ! , si altero tus mecanismos de funcionamiento cerebral dificulto la recuparación o gravado de información . Puedo hacer una influencia selectiva en determinado momento , pero no puedo hacerlo de manera selectiva ni sin alterar la función . Tal vez encuentren alguna aplicación práctica en todo esto , que no será desde luego la eliminación de traumas , el trauma se elimina precisamente recordandolo y procesandolo a nivel cognitivo en las estructuras racionales , para que se produzca una retroalimentación emocional que elimine los aspectos negativos ...

Ultimo comentario es mio.

Se asocian recuerdos con objetos. Todo el mundo recuerda, por una fotografía, una imagen, un enser, un objeto personal, broche, pendientes, medallas, etc.. Me deben más de un café, pero no lo cobro, si nó me lo quieren dar.

¡Hola Pere! Este artículo me ha resultado muy interesante. Me molan los temas de neurociencia. Enhorabuena a tu amiga por investigar cosas tan interesantes :)) Alguna vez me han hablado también de un tipo de terapia que se llama EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing) que tiene que ver con tratar de eliminar los rastros que dejan sucesos traumáticos en el cerebro (tales como violaciones... u otros traumas que desencadenen un PTSD). Me gustaría mucho que le preguntases a tu amiga sobre este método (no sé cómo de desarrollada o validada está esta línea de investigación), en contraposición con las terapias de exposición; y cómo todo esto encaja con lo que ella está investigando. Te debo un café. Un abrazo!

Existe otra forma de reconsolidar la memorización, ésta es inducida, atiende a un recuerdo colectivo. La famosa frase de: "te acuerdas!" Si tras borrar tus recuerdos por experimentación neurocientífica o defecto de forma (lagunas de tu cerebro), y pasados 50 años o x tiempo volvieras a encontrarte con Carmen jústo delante de una puerta, dá igual que no fuera la misma, se activarían procesos neuronales o mentales que harían que a tu mente volviera la situación vivida anteriormente, la que creías olvidada. Eso, o que alguien que os viera te diga..recuerdo cuando acompañabas a Carmen, te disponias a entrar en un edificio, en la calle 43, esquina con roadaveniue..te acuerdas! Tu memoria también almacenaría la frase de..te dejo me tengo que ir, que pronunciada por cualquier voz femenina, que sea parecida al tono de Carmen, te haría recordar, pero sin recordar del todo, pues ese momento no estaría ya en tu memoria. Algo queda.Saludos

Gracias, Carmen Inda y Antimetaria, por vuestras interesantes aportaciones. Saludos, IGV

Estimada Carmen, por mi parte, nada que objetar a ningún trabajo de investigación científica. Supongo que nadie ha pretendido con sus comentarios poner en duda la utilidad de tales investigaciones por sí mismas. Sin embargo, me sigue pareciendo engañoso ligar las posibilidades de modificación de la memoria basadas en las investigaciones orientadas a dilucidar su funcionamiento a posibles mejoras en el tratamiento del TPEP. A menos que admitamos que cualquier investigación generadora de conocimiento tiene el potencial de ayudarnos a mejorar casi cualquier aspecto de nuestra vida, lo cual ya me parecería bien. En todo caso, desearía señalar tanto el componente de falsa esperanza que se puede producir con facilidad por mor de justificar la obtención de fondos para tal o cual investigación, como la competencia desleal en la obtención de dichos fondos que ejercen determinadas fracciones científicas dominantes; además, en todo el proceso seguimos renunciando a lo que entiendo debiera ser el objetivo principal, esto es, que dejen de exigírsele utilidades imaginarias a la ciencia y se reconozcan los beneficios que la investigación produce per se. Nada más.

Hola a todos, Gracias por el interés en este artículo y a Pere por la difusión. Soy Carnen, la fuente de informació de Pere, Quería aclararos unas cosas: - El concepto de "Borrar recuerdos" durante la fase "reconsolidación" o recuerdo es algo que se conoce desde los años 70. De hecho mis trabajos no se centran en eso, sino en conocer cual es la función de la reconsolidación. Que en mi caso he visto que es fortalecer la memoria (Inda et al, 2011). - Yo trabajo con animales, y desgraciadamente estamos muy lejos de tener una pastillita que borre o aumente memorias en humanos. Sin embargo, un estudio reciente, (como apunta Pere en este artículo) con un paradigma determinado ha demostrado como mediante reconsolidación las memorias pueden modificarse e incluso borrarse en humanos (Schiller et al, 2010). -Como algunos mencionais, las memorias en humanos son muy complejas y encierran una historia, no sería tan sencillo borrar memorias sin alterar otras. También tienen un componente emocional como alguno ha sugerido, que en el caso biológico se relaciona con niveles del glucocorticoides (u hormonas del estrés) y amígdala (región del cerebro relacionada con las emociones). Si os interesa el componente emocional leer a Carmen Sandi y Joseph LeDoux. -En ciencia, lo que se pretende es comprender cómo se establece una memoria y cómo puede alterarse, cuáles son las bases morfológicas, fisiológicas y moleculares con el objetivo, a largo plazo, de paliar los efectos adversos del estrés postraumático, o evitar la pérdida de memoria en con la edas y/o en enfermedades neurodegenerativas. Carmen Inda

Interesante artículo. Me encanta la idea de poder manipular un poquitín la mente, ya que a veces me siento totalmente manipulado por ella. Citando otra peli (Como ser John Malkovich), sería una pasada entrar al cerebro y encontrar todo organizado a manera de un gran archivero, lo cual encuentro dificil. Me imagino que en este caso más real, se borrarían periodos de tiempo o pequeñas zonas de fijación de dichas proteinas, barriendo con recuerdos de todo tipo.

El cortéx (retentiva) es la ordenación de los recuerdos, situación en el tiempo y situación del entorno. Si además del calambrazo, te acuerdas cuándo, cómo y en qué condiciones te dió. Pies descalzos, humedad y dedo en el interruptor, mucha posibilidad de que te dé un nuevo calambrazo. Da igual cuando fuera, el caso es que te acuerdas, lo almacena tu memoria.

Creo que hay un caso en el que se planteó la posibilidad de borrar el recuerdo de una paciente a la que se estaba sometiendo a una intervención para extirpar un tumor cerebral. Pero ahora no lo recuerdo, ¿seguro que es tóxica la amisomicina?. Una nueva cuestión que no he comentado en la entrada al blog ¿cómo podemos identificar la red neuronal que implementa el recuerdo, si estos son de carácter dinámico? La misma red, una vez que se ha consolidado puede servir para soportar recuerdos de otro tipo, o la red puede ser compartida para soportar recuerdos de otros eventos. Los recuerdos están distribuidos, no hay una caja de recuerdos en la que buscar el recuerdo RE1j y eliminarlo. Por otro lado, ¿también funciona el proceso cuando los recuerdos han pasado del hipocampo a instalarse en la corteza? Gracias

Y si lo pones, es a sabiendas de que te puede pegar otro calambrazo.

Gracias por la nueva entrada. Un trabajo muy interesante y útil, especialmente para neurofilósofos fisicalistas rodeados de dualistas del más variado pelaje. Me surgen unas cuantas dudas. De un lado habría que dejar claro que en estos casos se presentan cuestiones diversas, cuestiones sobre neuroética, metafísica (qué son los estados mentales) y epistemológicas (cómo identificiamos, y nos las vemos con los estados y procesos mentales/cerebrales. Centrándonos en las cuestiones de tipo metafísico y epistemológico tendría unas cuantas preguntas que hacer. Primera: ¿Cuándo se administra la anisomicina o el propanolol, antes o después de que los sujetos pasen a la sala oscura? Si se les proporciona el inhibidor de la síntesis molecular antes de pasar a la sala oscura (que mal suena esto), simplemente estaríamos impidiendo la formación de un recuerdo. Si se le administra después, una vez que se le han administrado las correspondientes descargas (en jerga filosófica, una vez que sucede el evento), entonces sí se estaría inhibiendo el recuerdo en tanto que el patrón de actividad neuronal que se corresponde con el evento, desaparece. Segunda: si los procesos cerebrales son de tipo dinámico ¿qué nos garantiza que la red que soporta la información no va a ser activada de nuevo por otras vías?. Tercera: Los recuerdos están asociados a estados emocionales (Damasio dixit) ¿también desaparecen las emociones asociadas a los recuerdos que se eliminan? En principio no veo ningún problema en esto, pero tengo colegas que se aferran al carácter qualitativo de las percepciones para defender dualismo de todo tipo. Gracias por la entrada. Es una de esas que hay que guardar para las clases.

Excelente articulo y muy muy interesante, felicidades.

Los recuerdos no se van tan facilmente. La memoria tiene sus sistemas de autoregresión, selecciona los patrones de memorización de forma selectiva, activándolos según conviene u olvidándolos si es necesario. Así es. Casi siempre a través de los sentidos. Entonces, si te pega un calambrazo, te acuerdas y no vuelves a poner el dedo en el interuptor. Hay..estos neuro-científicos investigadores.Saludo a capricho.

¿Para qué narices habría de servir borrar recuerdos traumáticos? Los "recuerdos" (siendo más precisos habría que hablar de núcleos de información -Kandel dixit), hasta donde conozco y he leído sobre el TPEP, no constituyen la parte más relevante de este "trastorno", siendo con mucho de mayor importancia las consecuencias psico y fisiológicas que tienden a hacerse crónicas. No tengo conocimiento de ningún estudio que plantee como hipótesis -mucho menos demuestre- que la eliminación de uno o n "recuerdos" tenga incidencia alguna sobre los patrones de activación fisiológica, psicológica y/o conductual cuando éstos se han convertido ya en una suerte de estado psíquico funcional adaptativo. Podría tener algún sentido para aquellos casos relacionados con episodios traumáticos singulares (catástrofes naturales, asaltos sexuales...) si se aplicase de forma más o menos inmediata, aunque este extremo deja un par de cuestiones abiertas: primera, ¿hasta qué punto un recuerdo es aislable del total de la memoria? ¿cómo afectaría la supresión de ese patrón neuronal a la red yoica de patrones neuronales? si una infancia es en sí misma traumática, ¿la borramos entera? ¿podemos formatear? ¿hasta qué punto -o mejor: desde qué punto- es reversible la flecha del tiempo psíquico? Etcétera. Segunda, si se suprimiese el recuerdo pero no las consecuencias sobre el estado psíquico de la persona afectada, ¿qué sucedería con la pisque de esa persona? ¿asociaría otro recuerdo como punto de referencia con vistas a mantener la integridad identitaria? ¿alguien ha investigado algo al respecto? Si se aceptan sugerencias, creo que sería mucho más interesante un artículo sobre las bases neurológicas del EMDR, cuya eficacia clínica parece establecida. c u

Todo en la vida tiene su lado positivo y negativo, TODO, pero claramente en un estudio cientifico debe primar LO POSITIVO y adjuntar como en cualquier prospecto farmacologico, la informacion sobre los posibles efectos secundarios, Pero la CIENCIA debe, y tiene la obligacion moral, mental y socialmente mundial de poner al alcanze de los ciudadanos, los remedios para olvidar por ejemplo el bulling que sufrio una persona en su infancia y que por ello decidio no seguir estudiando en ninguna otra aula, el maltrato violacion o actos de violenbcia de sus propio padre hacia ella, etc.. lo que seria frivolo como en cualquier operacion xejemplo, seria dedicar ese sistema de borrado, tachado y/o anulado de recuerdos traumaticos, destinarlos a olvidar una decepcion amorosa seria algo asi como el cirujano que opera para salvar una vida a un individuo y otro que destina su energia y papiencia a ponerle nalgas o pechos a la juven siempre descontenta con su cuerpo. Ojala la ciencia ponga en marcha ese sistema para los que realmente lo necesitan. no para pijos encaprichaditos.

Muy interesante. El problema claro serían los daños colaterales. ¿Cómo ser selectivo en el borrado de recuerdos? Y una posible secuela no podría ser un desasosegante y contínuo Presque-vu?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0162fef64b8e970d

Listed below are links to weblogs that reference De película: Neurocientíficos que borran recuerdos:

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook