Miguel Mora

Sobre el autor

es corresponsal en París, antes en Roma y Lisboa, fue redactor en la sección de Cultura y la Edición Internacional. Trabaja en EL PAÍS desde 1992, y es autor del libro ‘La voz de los flamencos’ (Siruela, 2008).

BB vota Le Pen. Sarkozy surca el Egeo

Por: | 23 de febrero de 2012

Brigitte-Bardot_articlephoto

Ahí la tienen, en esta foto de Christophe Morin (Maxppp) tomada de la web de Paris Match. Es Brigitte Bardot, BB, icono del cine francés, mito sexual durante varias generaciones, antes de ser un símbolo de la protección de los animales y de llegar a los 77 años convertida en una rancia y notoria militante islamófoba, racista y xenófoba sin complejos.

La noticia es que la otrora encarnizada defensora de las focas y los delfines acaba de entrar en campaña humana y en una carta enviada al Nice Matin ha tomado partido por Marine Le Pen de cara a las presidenciales de la primavera.

En los últimos años la actriz ya había manifestado su apoyo a las tesis del Frente Nacional, denunciando sin tregua "la islamización de Francia". Ahora, BB escribe a los alcaldes (se supone que a los católicos) del país y les anima a dar las 500 firmas de una vez a Le Pen para que esta pueda presentarse.

 La razón que aduce madame Bardot es que la presidenta del FN "forma parte de un equipo de lujo para las presidenciales, defiende a los animales y tiene el coraje de devolver a la France al lugar que debe ocupar en el mundo".

Y añade la musa, que ha sido procesada varias veces por alentar el odio racial: "Vivimos en una mentira permanente (hecha) de promesas no cumplidas y en una decadencia que nos llevará al desastre".

Firme enemiga de las muertes violentas de los bichos (y de las personas imaginamos que también), Bardot ha salido a la palestra electoral después de que Le Pen haya denunciado, sin pruebas, que en la región de Île-de-France toda la carne que se consume procede de animales sacrificados por el rito musulmán.

"El 100% de la carne que se distribuye en París es carne halal", ha afirmado la líder xenófoba, no sabemos si preocupada porque las terneras sufren más al morir bajo ese cruel rito oriental de lo que lo hacen al cascar en los agradables mataderos cristianos, o quizá porque todos los carniceros de la región parisense son árabes y por tanto no votan a un partido que propugna su conversión cuando no su expulsión del país.

Sarkozy

La segunda noticia tonta del día es que la foto de campaña de Nicolas Sarkozy, esa de la France Forte con el mar en calma, la puesta de sol a su espalda y el pin en la solapa se hizo nada menos que en el mar Egeo.

Quién habrá sido el genio que ha situado la metáfora del capitán que no abandona la nave en el mar de los pobres griegos subyugados por el rodillo de la austeridad merkozyana es todavía un misterio. Pero sí se conocen otos detalles sabrosos sobre la foto y el eslogan. Cuando se hizo el cartel, ya había naufragado el Costa Concordia. En ese mismo mar acaba de naufragar hace unos días el yate del millonario Stephane Courbit, uno de los amigos de Sarko que asistió a la célebre, hortera y adinerada fiesta nocturna de la victoria de 2007 en la brasserie Fouquet's, que daría origen al desencanto de muchos votantes solo 24 horas después del triunfo y generaría el apodo del 'presidente bling bling'. El yate, llamado Yogi, tenía 60 metros de eslora y era el más grande matriculado en Francia.

Le Canard del miércoles recuerda además que el mariscal Pétain utilizó en 1943 el lema "France plus forte" para animar a los jóvenes del país a alistarse como trabajadores forzosos (STO, Servicios de Trabajo Obligatorio) en la Alemania nazi, y revela que el eslogan France Forte (que algunos llaman ya France Morte) ha sido creado por el gurú giscardiano Jean-Michel Goudard, un publicista jubilado, inspirándose ¡en la primera secretaria socialista Martine Aubry!, quien durante las primarias socialistas acusó a Hollande de ser la "izquierda blanda".

El segundo gurú de campaña de Sarkozy se llama Patrick Buisson y es un redomado agitador ultraderechista, que escribió a cuatro zampas con el entrañable Claude Guéant el lamentable discurso de Grenoble de 2010 que sirvió para convertir a los gitanos en el enemigo público número uno y justificar las deportaciones de masa.

Buisson, dice El Pato Encadenado, es el inventor de la brillante promesa de convocar refrendos populares cada vez que los sindicatos bloqueen una decisión, y el autor de la idea-fuerza "el candidato del pueblo", lo cual no está mal considerando que a Sarkozy le gustan los pelucos Patek de 40.000 euros, frecuenta exclusivamente a millonarios o similares, se ha subido el sueldo un 175% y ha aprobado en cinco años exenciones fiscales de todo pelaje para las grandes fortunas.

Entre BB y estos otros artistas, si los socialistas no ganan esta vez es que no son propicios.

Como dice la chirigota del Selu, "así está España: uno trabajando y 40 mirando".

En Francia es parecido: uno mirando, y 40 disparatando.

Toma 3: esto tampoco lo arregla Merkel

Por: | 21 de febrero de 2012

Aquí les dejo un friso que circula por la net para que saquen sus conclusiones.

Sarkel

Y aquí tienen un resumen de todos los sondeos.

Si pinchan en el enlace verán (una vez identifiquen las fotos) que las curvas son mucho más rectas que curvas. Es decir, la tendencia desde octubre apenas se mueve. Ni la salida en tromba del candidato-presidente, ni las proclamas francofrancesas, frentenacionalistas y populistas, ni los incipientes insultos de los zapadores de la UMP a un Hollande que sigue siendo el hombre de goma parecen hacer demasiada mella en el electorado. Una cifra resume todo: Sarkozy no aumenta ni un punto tras declararse oficialmente aspirante: 25% en el primer turno, 41% en el segundo. Como hace 15 días.

Así, el ticket Sarkozy / Bruni continúa 6/7 puntos por detrás de H. en el primer turno, con la intención de voto para la segunda vuelta consolidando una paliza más próxima a los 20 puntos que a los 15.

Parecería que esto, como lo de Grecia, tampoco tiene arreglo, ni siquiera si Merkel se pone a la tarea como anunció. Aunque, visto lo visto, quizá si lo intenta será peor...

Solo una buena noticia para S.: lo que hace unos días parecía un tête à tête sigue siendo eso, entre otras cosas porque Madame Le Pen no es capaz ni de rozar la pegada mediática de su imitador. Hoy, en una entrevista en BFM TV, han leído algunos pasajes del libro firmado por la líder xenófoba que baila con los cabezas rapadas en Viena, y resulta que el presidente-candidato ha utilizado palabras muy parecidas en sus dos primeros discursos de campaña. El amor a Francia, la patria fuerte, esas cosas.

La revelación ha sido el jabón que ha dado a Le Pen la periodista Ruth Elkrief, que el otro día fue zarandeada a modo en televisión por la líder del FN por no cumplir la promesa de retransmitir su mitin en Lille. Vean más abajo la bronca que ambas mantuvieron en directo. Y escuchen a la señora Le Pen decir que los franceses van a sacar tarjeta roja a Sarkozy. La periodista pregunta:

-¿No estará un poco nerviosa?

Y Le Pen responde, entre otras cosas y sin privarse:

-Nerviosa está usted porque admira demasiado a Sarkozy, porque defiende a la casta, y porque es usted deshonesta porque ha dicho que iban a dar mi mitin y al final no lo han dado... Han mentido a sus espectadores durante toda la mañana...

El combate dura cinco minutos, pero incluso en francés tiene su garra para los que no lo entiendan.

 

Así está la cosa. Todos un poco nerviosos, menos Hollande, que va como por libre. Aunque nadie las tiene todas consigo. De hecho Le Pen sigue diciendo que no se puede presentar porque solo tiene 430 firmas de alcaldes prometidas, y acusa a Sarkozy de presionar al Consejo Constitucional, que ha decidido que las firmas no pueden ser anónimas como pedía Le Pen. Esto pasa todas las presidenciales en Francia desde hace 30 años, pero al final papá Le Pen siempre lograba las firmas a última hora.

En todo caso, con firmas o sin ellas, el Frente Nacional es un gran estorbo para Sarkozy, porque con el 17% que mantiene la ultraderecha hoy sería capitán general y no capitán de pedaló (la frase la acuñó el rojísimo Melenchon hablando de Hollande: Melenchon sigue siendo con mucho el más gracioso de todos los aspirantes).

Los populares de la UMP, en todo caso, van tan desesperados por trepar en las encuestas que hoy han intentado capitalizar el interrogatorio de la policía a Dominique Strauss-Kahn en Lille, donde le investigan por complicidad en proxenetismo. Los polis han decidido, inopinadamente, que pase la noche en el calabozo -¿para evitar quizá que reincida?- y el miércoles siga respondiendo.

La UMP acusa a Hollande de haber callado sobre los escándalos de sexo ocurridos en su partido mientras era primer secretario, y de tener al hombre más cercano a DSK, Pierre Moscovici, de número dos. Sacar a relucir al ex director del FMI, un cadáver político sin posible resurrección, y además teniendo en casa lo que tienen con L'Oréal, Karachi, el espionaje a los periodistas de Le Monde o el protegé bohemio de Bruni que cobraba del Fondo Mundial contra el Sida tendría hasta gracia si no fuera un truco tan barato.

Lo dicho, pues: me temo que ni Merkel y Giulia juntas van a ser capaces de arreglar el desaguisado cuasi surrealista en que se está convirtiendo esta campagne en la que la oferta de la derecha consiste en ser ultraderecha un día y presumir de socialdemócrata al siguiente para intentar tapar las promesas incumplidas y los desastres creados en los últimos cinco años.

A ratos parecería incluso que en el Elíseo hubiera estado todo este tiempo Hollande y no Sarkozy, pero parece que los franceses van a recordar la verdad a la hora de poner la papeleta en la urna.

Aunque si Merkel insiste en echar a Grecia del euro, Rajoy sigue dando leña a los colegiales y prende la revolución, igual acaban en la segunda vuelta Le Pen y Melenchon.

O se monta un Elíseo técnico, con DSK de presidente y su batín de leopardo...

 

 

La 'campagne' se aprieta: a tres puntos

Por: | 17 de febrero de 2012

La foto

16.02_affiche-sarkozy-campagne-presidentielle-2012-930x620.jpg_scalewidth_630

Y la otra foto (cortesía de Philippe Visseyrias). 2_image001

 

 El sondeo

Efecto anuncio: Sarkozy gana un punto tras decir que será candidato. Y la distancia con Hollande se reduce a tres. O hay gente muy tonta que todavía no sabía que S. sería candidato, o se aburren y cada día dicen una cosa cuando llama el de las encuestas de IFOP.

O quizá es el efecto "pueblo", esa forma de decir "peuple" cada tres frases, de apelar al populismo de esa manera tan redundante, falsa, vacía, demagoga: cada vez que me bloqueen una decisión, escucharé al pueblo y convocaré un referéndum. Toma, Paloma.

Realmente uno esperaba más de Sarkozy, de sus asesores sesudos, de sus visitantes ilustres, que esta forma tan chabacana y pobre, peronista o berlusconiana, correísta incluso de ponerse al "pueblo" por montera para robarle votos al Frente Nacional.

Y luego está el eslogan, ese France Forte que es más patraña que oxímoron, puro wishful thinking, y que como eslogan resulta de un patetismo primario e infantil. Recuerda a Forza Italia, y a Francoforte, y como me decía Juan Gómez el otro día en twitter, huele a salchicha. Con chucrut.

La propuesta de Sarkozy, en el fondo, no es más que una: Merkel nos hará grandes, Merkel nos hará libres, pero solo si trabajamos más y ganamos menos, claro. Como sin darse cuenta de que Merkel les ha hecho ya, con la ayuda inestimable de su palmero jaleador, un poco menos libres, bastante más pobres y mucho menos grandes.

Los admirables guiñoles sí lo tienen claro, y por eso sacan a Merkel dando el discurso de presidente de la República francesa y diciendo: "Finita la fiesta, hay que trabajar más, cheres compatriots".

Véanlo en

El vídeo

 

 

La noticia

Hollande ha dicho que quiere construir campos para los gitanos, que no puede ser que vayan todo el tiempo vagando por ahí porque molestan a los vecinos. Y la UMP se ha quejado de que nadie ponga el grito en el cielo, con toda la razón.

Es lo que pasa con la izquierda europea. En cuanto ven un gitano a mano se convierten en un Guéant cualquiera. Aficionado, mala copia, luego peor que el original.

Les pasó ya en Italia, donde los progresistas demócratas de Nápoles alentaron los progromos de los gitanos para sacarlos de los solares donde querían construir una ciudad de las artes estilo levantino. Así anduvieron años en la oposición a Berlusconi, intentando ser como Bossi y Alemanno pero sin conseguirlo. Hasta que Pisapia entendió que lo único que puede ofrecer la izquierda como solución a la marginalidad no es marginalidad entre vallas y espinas, sino acoger e integrar y escolarizar y dar viviendas dignas a bajo precio. Y de repente ganó a Berlusconi en Milán.

Hollande ha caído como un membrillo en la trampa de la seguridad y la identidad que le ha lanzado Sarkozy con Guéant. Y ha clonado de repente un gen alemán de los años treinta sacando a pasear la bonita palabra campo.

Uno realmente esperaba más de Hollande y de sus sesudos asesores, sus ilustres visitantes, etcétera.

Y basta por hoy, que de tanto bajar el nivel esto va a parecer el diario de campagne de Bollullos Par del Condado (Huelva), con todos los respetos por el fandango, etcétera.

 

Diario de 'campagne' (faltan 67 días)

Por: | 15 de febrero de 2012

Election-france-2012-presidentielle Comenzamos en 'Aquí París' un modesto diario, más satírico y personal que exhaustivo y analítico, sobre la campagne presidencial francesa, en la que el vencedor será agraciado con cinco años de estancia en el Elíseo más el honor de completar la desinencia de la palabra Merkel. Así, Merkelzy, Merkelande, Merkelepen y sucesivamente.

La noticia 

Faltan 67 días para la primera vuelta, y Nicolas Sarkozy, el presidente saliente (pero poco), ha decidido dejar por fin el armario y declararse candidato de forma oficial. La medida tendrá directas y benéficas consecuencias para el erario público. Se acabaron los actos electorales a cuenta del contribuyente. 

Es la hora del balance. Aquí tienen uno posible. Otro es que con Sarko, Carlita y Giulia, la presidencia de la república sarkozysta nada tuvo que envidiar al glamuroso Palacio de Buckingham. El presupuesto del Elíseo se elevó a 113 millones de euros en 2010. Más del doble de los gastos de la reina Isabel II y el duque de Edimburgo. Lo recuerda el diputado socialista René Dosière, convertido en auditor de las cuentas presidenciales, en su libro El dinero del Estado (Editorial Seuil).

Según ha contado Ana Teruel, la afición del mandatario por el transporte aéreo (de Estado, es decir de gorra ) supera casi a la de Berlusconi: S. vuela de media 24 horas semanales, lo que supone un alza (con perdón) del 49% respecto a su antecesor, Jacques Chirac. El saliente viaja más que Cousteau: se gastó el año pasado cerca de 6 millones de euros en traslados. Si a eso sumamos lo que cuestan los rescates de su retoño Pierre, el DJ, cuando se empacha fuera, si gana cualquier otro será suficiente para equilibrar el actual déficit del 5,3%.

Nos habíamos olvidado ya, pero en 2009 S. se gastó en una ducha de 1,6 metros de altura con cabina de hidromasaje y servicio de radio (!), en pleno Grand Palais de París, la friolera de 276.000 euros de los contribuyentes franceses y europeos. Y eso que no llegó a usarla. Como se entere Merkel no viene.

Sarkozy también ha disparado, según Dosière, el gasto dedicado a los sondeos (2,2 millones de euros anuales, frente a los 500.000 euros de la era Chirac) y ha duplicado, casi triplicado, el número de agentes de seguridad movilizados para sus desplazamientos (y los de Pierrito).

Hábilmente, en 2011 Sarko trasladó a Matignon todo el equipo de sondeos y dejó a François Fillon como paganini. Para dar ejemplo de rigor y austeridad.

Los candidatos

Tras el anuncio del prócer, y las retiradas de la integrista católica -cooptada- Christine Boutin, y de los antiguos ministros Hervé Morin y J.-P. Chevénement, la lista provisional de candidatos queda así.

  • Nicolas SARKOZY (UMP).
  • François HOLLANDE (PS)
  • François BAYROU (MoDem)
  • Eva JOLY (Ecologistas)
  • Nathalie ARTHAUD (Lucha Obrera)
  • Carl LANG

El sondeo

IFOP para Paris Match. 14 de febrero. Primera vuelta: solo cuatro puntos y medio de distancia...

  • François Hollande 30
  • Nicolas Sarkozy 25,5
  • Marine Le Pen 17,5
  • François Bayrou 11,5
  • Jean-Luc Mélenchon 7,5
  • Eva Joly 3,5
  • Dominique de Villepin 2
  • Corinne Lepage 1
  • Frédéric Nihous 0,5
  • Nicolas Dupont-Aignan 0,5
  • Nathalie Arthaud 0,5

La tabla 

1861041_WEB-PatronsPayes-Q-01Para los que todavía creen que hay crisis y que S. va a refundar el capitalismo, a meter mano a los ricos y a regular el perverso sistema financiero, la tabla del día cuenta que diez grandes patrones franceses cobraron en 2010 sueldos superiores a los 4,8 millones de euros. L'Oréal marcha destacado sobre Louis Vuitton, Renault, las armas y los periódicos de Dassault, y los yogures y actimeles de Danone. Son los presidentes bling bling.

 

 

 

AlpViQcCAAQJh54.jpg_large
La pista

Es un artículo de Le Canard Enchaîné de hoy. Cuenta que Hollande está cabreadísimo con Facebook porque ha puesto a disposición de Sarkozy un equipo de consejeros que ha diseñado la página oficial del candidato a la reelección. Facebook desmiente toda preferencia y cuenta que en mayo sus dirigentes se encontraron con Hollande. Pero fue Sarkozy quien recibió a Mark Zuckerberg en persona, y el 10 de febrero puso en marcha, sin esperar a ser candidato, su página electoral, que está ligada por cierto desde el Elíseo (aprovechategui) y cuenta con más de 500.000 seguidores. Con fotos y vídeos que recuerdan al culto a la personalidad estalinista, dice Le Canard, en la página no hay rastro de Cecilia, la ex, pero Carla y Giulia tienen grandes espacios dedicados. Mientras tanto, Hollande se conforma con 50.000 seguidores en FB. Paliza virtual.

El vídeo

 

Algunos pasajes del discurso de Hollande en Le Bourget. Con subtítulos. Por si no lo vuelve a decir...

 

Guéant, el hijo del esclavo y los nazis

Por: | 08 de febrero de 2012

 

 

Tremenda bronca en la Asamblea Nacional. Serge Letchimy, un diputado del Frente de Izquierda, adscrito al Partido Socialista y originario de la Martinica le ha dicho a Claude Guéant, el ministro del Interior, que hablar de civilizaciones superiores a otras no solo no es de sentido común sino que puede acabar mal, tan mal como lo que pasó hace 75 años en Alemania y Europa, o siglos antes con la esclavitud.

El Gobierno en pleno se ha levantado, indignado con lo que oía, y la mayoría conservadora ha abandonado el hemiciclo en medio de gran algazara, mientras dedicaba peinetas y gestos de desaprobación al orador.

La sesión se suspendió después de que Letchimy, citando a Montaigne, dijera: "Usted, señor Guéant, que confunde la inmigración con una invasión, usted que privilegia la sombra, nos recuerda cada día a esas ideologías europeas que dieron lugar a los campos de concentración. Señor Guéant, el régimen nazi, tan ansioso de purificación, ¿era eso civilización? ¿La barbarie esclavista fue una fuerza civilizadora?".

El diputado acabó su discurso, en medio de enorme griterío, y acusó a Guéant de intentar recuperar el voto de una parte del electorado del Frente Nacional halagando "a una Francia oscura que cultiva la nostalgia de aquella época. Es un juego peligroso, demagógico, inaceptable".

Las palabras de Letchimy replicaban a un discurso del ministro, pronunciado el sábado ante un auditorio de jóvenes, en el que dijo: "A diferencia de los relativistas de izquierda, nosotros pensamos que no todas las civilizaciones tienen el mismo valor".

A lo que añadió unas consideraciones impecables defendiendo a las culturas que respetan la igualdad entre hombre y mujer (quizá para poder decir después que la frase colonialista, parafascista o eurocentrista -que cada uno elija- había sido sacada de contexto).

En la entrevista que Merkozy dio en televisión el lunes, el presidente francés defendió que lo dicho por Guéant era "de sentido común", pese a que en las filas de la derecha hubo voces (Raffarin) que señalaron que Guéant "es mejor ministro que etnógrafo", y pese a que los musulmanes de Francia habían preguntado al titular de Interior si se estaba refiriendo a ellos cuando dijo lo que dijo.

Quizá sea útil añadir que Guéant es el ministro que expulsa a los gitanos rumanos en masa (siguiendo la línea marcada por su antecesor, Brice Hortefeux), que manipula los datos de delincuencia para rebajarla en año electoral y asociarla con la inmigración, y que cerró la frontera con Italia para evitar que entraran unos cuantos tunecinos huidos de Lampedusa cuando la revolución.

Ese racismo cotidiano, esa xenofobia convertida en rutina, era el contexto que conocía el diputado negro cuando tomó la palabra y puso en claro la peligrosa deriva ultraderechista del ministro blanco.

640x392_47028_193266Tras la espantada de los ofendidos, Letchimy justificó así lo afirmado: "Hay una declaración extremadamente bien pensada, bien concebida, que considera que todas las civilizaciones no valen lo mismo. No podemos callar ante ese tipo de palabras. No puede callarse alguien que es un hijo de ese innoble proceso que es la esclavitud. Si se refiere a África, que lo diga".

Convertido en víctima, Guéant ha afirmado que Letchimy "ha instrumentalizado la memoria de la Shoah".

Por supuesto, la mayoría conservadora no ha tardado un segundo en exigir a François Hollande que pidiera disculpas en nombre de su partido, para intentar rentabilizar la bronca con fines electorales y disimular tanto la penúltima patochada del ministro como el desastre de imagen causado por la declaración de la candidatura de Merkozy.

Photo_1328554958645-1-0
Entrevistado en la televisión pública, Hollande se ha negado a pedir disculpas, y ha dicho que prefiere hablar de cosas importantes como el balance de Sarkozy, el empleo o el frío, y que no tiene tiempo de discutir sobre la presunta superiodidad de unas civilizaciones sobre otras.

Como siga así, más de uno va a pedirle la nacionalidad francofrancesa a Guéant para poder votar a Hollande en las presidenciales.

Hollande-Letchimy contra Merkozy-Guéant...

Hagan sus apuestas.

 

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal