Miguel Mora

"Mejor puta que trabajar en una fábrica"

Por: | 05 de septiembre de 2012

Morgane-merteuil-au-grand-journal-de-canal-capture-d-ecran

@MorganeMerteuil Pute, militante, féministe, syndicaliste. Sec Gen du STRASS ( @strass_syndicat ) S'intéresse à d'autres trucs aussi, sexe et politique surtout.  Paris · http://site.strass-syndicat.org/

Esta es la foto y la presentación en Twitter de Morgane Merteuil, la secretaria general del sindicato de trabajadores del sexo, STRASS. Merteuil presume de ser puta, quiere seguir siéndolo y pide a las feministas abolicionistas que le dejen serlo: "Prefiero ser puta que trabajar una fábrica", afirma M. M. cuando le preguntan por su oficio.

Quentin Girard, el preriodista de Libération que adelantó la noticia, cuenta que con la llegada del socialismo al poder, las feministas francesas han emprendido una ofensiva para abolir del todo la prostitución, y el sindicato STRASS se opone duramente. En su panfleto Liberad el feminismo, publicado esta semana, Morgane denuncia la campaña de acoso de las asociaciones feministas y antiprostitución en primera persona. El librito empieza así: "En mi trabajo de azafata de barra americana, entendí muy pronto que si quería ganar más de 20 euros por noche debía ponerme a tailler des pipes (hacer felaciones). Al pensarlo, no vi el menor inconveniente, prefiriendo eso para pagar mis estudios a tantos otros trabajos penosos".   

A los 25 años, Merteuil ha puesto entre paréntesis sus estudios, y trabaja como escort girl a domicilio en París mientras milita activamente en el sindicato. Su cruzada para despenalizar el ejercicio del oficio más viejo del mundo le opone a asociaciones como Ni putas ni sumisas, a las que acusa de "imponer una imagen mainstream y burguesa de la mujer. No son ni emancipadoras ni creadoras de nuevas cosas, salvo para las que buscan un trampolín caliente hacia el Gobierno", afirma.

Merteuil dispara directamente contra Najat Vallaud-Belkacem, ministra de los Derechos de las Mujeres y portavoz del Gabinete, por su radical posición abolicionista, y acusa al feminismo institucional de "estigmatizar a las mujeres que llevan velo con su pensamiento poscolonial que cree que los que son distintos están atrasados".

Siguiendo los escritos de Virginie Despentes y de la suiza Grisélidis Réal, Merteuil rechaza la idea de "una sociedad binaria, que opone a hombres y mujeres, porque las relaciones de dominación son más complejas y se sobreponen varias opresiones". Sobre el hecho de ser prostituta, defiende la libre elección entre putas y clientes: "Sí, los hombres pueden ser tiernos y precavidos. Sí, las mujeres pueden amar el sexo. Y sí, prostituirse puede ser una forma de reapropiarse del propio cuerpo y la sexualidad", escribe.

El panfleto, según analiza Girard en Libération, "oculta o trata de forma rápida los aspectos negativos de la prostitución y el velo, aunque trata de combatir el oprobio moral y se sitúa contra el proxenetismo, la esclavitud, el tráfico de seres humanos y la explotación infantil".

La declaración final parece pecar de cierta ingenuidad no exenta de pasión: "Somos prosexo, proporno, proputas y por la libertad de llevar el velo, o al menos por la toma de conciencia de que no existe solo una prostitución sino varias, que no existe solo un velo sino muchos. Solo así podremos calificar el feminismo como una lucha por la dignidad de las mujeres, entendida como una lucha para que cada mujer pueda ser considerada digna, sean cuáles sean sus elecciones".


Hay 124 Comentarios

Estoy absolutamente de acuerdo con la senora Marteuil. Las de abajo son putas pero las de arriba, las que venden el alma al diablo haciedo lo que sea dentro de ese cierto velo clandestino que da hacia las esferas de poder de la politica, igleasia y mundo empresarial, esas si son "senoras". Basta de tanta hipocresia. La mujer hace lo que desee con su cuerpo, basta de ese estigma a la prostitucion de personas adultas, inteligentes, totalmente conscientes de sus decisiones. El cuerpo d euna muejr es suyo, y si decide que prefiere tener sexo, bajos sus reglas, cobrando, porque piensa que es mejor que lavar platos 8 horas por 5 euros la hora, pues si, que haga lo que quiera con su libertad.

trabajadores del sexo, suena real,

puta la iglesia que se prostituye con el gobierno en el poder
y simplemente puta que sea la que quiera ser y se acabo
viva la libertad y la justicia verdadera

Al leer algunos comentarios, me estaba preguntando de que tipo de puta estamos hablando. Solo son putas las que estan en la casa de campo o en los polígonos industriales o las que reciben en un apartamento y cobran en metalico antes de dar su servicio... o también lo son las que planifican su vida al lado de un proveedor de dinero y caprichos dandole sexo a cambio de ello? Porque no cobrará en el momento, pero cobrar cobra. Si prohibimos la prostitución, no estoy de acuerdo, pero la mayoría mandará, habra que prohibirlas todas, verdad? Incluida la de las que buscan un marido rico para una vez casadas y con un retoño buscar una pensión vitalicia... esas son las putas mas caras de todas.

Se equivocan los que dicen que el cliente es el manda y por eso hace lo que quiere al pagar. No es así, cada meretriz ofrece unos servicios por un precio, otras cosas cuestan un suplemento o directamente no lo hacen (ej. griego, ejemplo azotes etc...). Eso se pide y se acuerda... es la meretriz la que fija los topes.

la prostitución se acabará cuando los hombres sepan follar, y consideren el sexo como algo más que bombear sin sentido. Si las mujeres vieran el sexo como algo placentero y no como un trámite engorroso, (y es algo placentero si alguien se preocupa de que lo sea) o como una moneda de intercambio, pues no cobrarían por el fornicio. Lo harían gratis...

Si, soy puta, cual es el problema? Si me follan señoritos del sistema....

http://www.eroticosprofesionales.es/

A nadie hace daño una puta. Es un servicio social, valioso por cierto, y es 1000 veces más ecológico que cualquier fábrica. Y no quiero hablar de políticos, banqueros, curas, monjas y militares!
Regulación. Que paguen impuestos como todos y gocen de instalaciones y servicios sanitarios adecuados.

A nadie hace daño una puta. Es un servicio social, valioso por cierto, y es 1000 veces más ecológico que cualquier fábrica. Y no quiero hablar de políticos, banqueros, curas, monjas y militares!
Regulación. Que paguen impuestos como todos y gocen de instalaciones y servicios sanitarios adecuados.

La putrefacción mental es colosal. Por esa vía de justificar el comercio carnal habría que justificar también el narcotráfico y el bandidaje, ya que todos esos actos, según esa podrida mente, es parte de la naturaleza humana. Creo que lucifer no para de reir , está encantado con el teatro de la diarrea.


# lewis. "No sé de que habla esta señora, porque tanto trabajar como puta o en fábrica te la meten por el culo. O sea, que más dá?l

De puta gana mucho mas si se organiza bien. Es la pasta, tio!

Bien por Morgane Merteuil, defiende sus derechos y la libertad de elegir de las mujeres a pesar de lo que digan y decidan sus "liberadoras". También me parece de reseñar la defensa que hace de que las mujeres que quieran lleven velo, si es su decisión está bien igual que la prostitución.

¿Que esta chica ha vendido su alma por ser puta?

Joder, ¿cuándo se lleno El Pais de mojigatos/as?

He leído varias veces la frase "el que hace lo que quiere es el que paga".

Es más bien al contrario: "paga quien no puede hacer lo que quiere"... gratis. Porque follar gratis no está al alcance de casi nadie.

Me encantan las mujeres que utilizan el término 'PUTA' como halago, con orgullo, y no como insulto.
(Autor: @grandezaVICIOS)

http://cuidadoconloshuevos.blogspot.com/

A mi esta tipa me demuestra varias cosas. Primero, es lista: prefiere hacer de puta que trabajar duro en una fabrica. Segundo, se esta labrando un futuro como sindicalista, para cuando el cuerpo falle. Tercero: dice que lo hace porque quiere, pero el que realmente hace lo que quiere es el que paga (quien paga manda, ya se sabe), por lo tanto no hay tal libertad. La verdadera libertad seria no necesitar trabajar. Cuarto: como es joven, francesa de verdad (no de importacion -> que nadie se me enfade por esto) hace de scort (puta) para tipos ricos. Asi es mas facil elegir clientes y evitar los machistas sucios. En resumen, que puede tener parte de razon, pero que no es tan facil como lo pinta. Y que aproveche mientras pueda porque no siempre podra hacer lo que hace ahora y tendra que tragar con lo que pueda (literalmente)

Lo que deberían hacer los Estados es admitir y regular apropiadamente la prostitución. Lo demás es darle vueltas a lo mismo y no va a llevar a nadie a ningún sitio.

La libertad es poder llevar velo si lo quiero llevar o poder ser puta si lo quiero ser. También hay trabajadores explotados y no por eso van a abolir el trabajo. Aceptar la prostitución no es aceptar la explotación sexual, el mismo celo que ponemos en evitar la explotación en el trabajo (aunque creo que ya no) deberíamos de ponerlo en evitar la explotación sexual, no la prostitución.

Fafa yo no lo explicaría mejor.... Besos

Independientemente de las declaraciones de esta señora, respetables como casi las de todo el mundo, veo muchos prejuicios y opiniones extrañas, al menos no con suficiente conocimiento del tema (salvo que seas prostituta/o, tampoco es mi caso), por ello permitidme recomendar un libro, que al menos a mí me sirvió para aclarar algunas dudas:
- Antimanual del Sexo, Valerie Tasso

http://elmejorhumorinteligente.blogspot.com/

Lo que me llama la atención de cualquier declaración pública entre franceses es el apoyo o el aval de la intelectualidad que siempre se busca. Esta no podría haberlo evitado, también ha leído a nosequién y se basa en esos escritos Lo que ella piense no puede valer si no lo ha dicho antes alguien. No se ve más que en Francia.

"Necesitais traductores" discrepo de su traducción, que es demasiado literal, "aimer le cul" no es "amar el sexo", normalmente a uno/a le "gusta el sexo" o "no le gusta el sexo".

Aimer le cul (Québec) : Éprouver un plaisir particulier aux relations sexuelles.
En: http://www.laparlure.com/terme/aimer-le-cul/

Mia, te vas por las ramas. La prostitucion la peor "profesion" que hay tanto para un hombre, como para una mujer. Y no es simbolo de "libertad" y de "hago con mi cuerpo lo que quiero" porque el que hace lo que quiere es el que paga.

Pueden darle las pinceladas glamurosas que quieran, pueden vestir el santo como accion de rebeldia pero en realidad vendes tu integridad, tu cuerpo y tu alma a cambio de cuatro duros.

Cada uno es libre de ejercer la profesion que mas le convenga, y por supuesto pedir unas condiciones dignas para ejercer la prostitucion PERO respaldarse en frases como "las mujeres tb pueden amar el sexo" me parece una soberana gilipollez. Las mujeres disfrutamos del sexo libremente desde hace muchos anhos y la gran mayoria no somos prostitutas. A mi no me hace falta que me paguen para sentir un orgasmo :)

LA QUE NACE CON RAJA NACE CON VENTAJA WWW.GLAMOURBABEZ.COM

@Edgardo. De entrada decir que soy un usuario regular de estos servicios, aunque no huelo a pescado ni soy más feo que la media europea. Pero no me enorgullezco de ello, ni menos aún me atrevería a soltar chorradas justificatorias de esta práctica. O sea que sé perfectamente de lo que estoy hablando. Obviamente, lo del pescado pasado ni siquiera admite puntos de vista. Pero esta chica parece reivindicar una cierta "conciliación entre trabajo y vida" o, en este caso, "trabajo y olfato", sobre la base de una selección de la clientela, algo que le sería dado permitirse, a juzgar por el aspecto que se le ve en la foto y habida cuenta de los cánones vigentes del mercado. El problema es que los hombres (y las mujeres) exteriormente aseados e incluso atractivos también pueden oler fuertemente a pescado pasado a nivel del alma o de la psiquis (que es exactamente lo mismo), cuando unimos nuestros órganos y secreciones a los/las de ellos de manera exclusivamente mecánica, sin que medie un intercambio de miradas, una sonrisa cómplice, unas palabras , en suma, algo que nos muestre como algo más que como una mera extensión incómoda de los órganos genitales. Eso esta chica lo sabe, porque se ve que no es tonta, o más bien por que no es tonta suelta todo este discurso demagógico, que, en definitiva, va dirigida a ella misma. Es a ella y a todos los que somos sus clientes a quien nos huele el alma a bacalao. Podría decir también nos "duele" el alma, pero me lo prohibe un cierto sentido del pudor y un rescoldo de dignidad.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es corresponsal en París, antes en Roma y Lisboa, fue redactor en la sección de Cultura y la Edición Internacional. Trabaja en EL PAÍS desde 1992, y es autor del libro ‘La voz de los flamencos’ (Siruela, 2008).

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal