Joaquin Roy

La salud de Obama

Por: | 30 de septiembre de 2013

El principal problema de Barack Obama es haber ganado las elecciones dos veces. Fue una doble bofetada que los votantes que se quedaron en casa o eligieron en contra, y algunos de los que simplemente no pudieron ejercer su derecho (por minoría de edad), todavía no han digerido. El espejismo de las cifras globales oculta que ni siquiera dos tercios de los potenciales votantes se molestaron en acceder a las urnas. De los que lo hicieron, la mitad lo rechazaron frontalmente prefiriendo a MacCain o Romney. El resultado es que apenas una cuarta parte se decantó por Obama. Como recompensa de ese doble triunfo, los que prefirieron a sus opositores e incluso los que se abstuvieron le ha negado no solamente el perdón sino el simple reconocimiento. En sus guiones históricos todavía no se incluye el ascenso tan espectacular de un candidato negro.

            Ese mismo sector es el que escuchó los delirantes cantos de sirena de Sara Palin cuando calificó al senador de Illinois como “socialista” por haberse atrevido a proponer algunos programa amenazadores de gobierno en su campaña. La joya de la corona era, y sigue siendo todavía ahora, una moderada reforma del sistema de salud que se antojaba revolucionaria. Obama-ObamaCare-Time[1] El plan ha resistido en hilvanes hasta la actualidad, pero corre el riesgo de ser aniquilado si el sistemático ataque de los republicados y afines se sale con la suya.

Algunas cosas han cambiado en Estados Unidos ostensiblemente desde la mitad del siglo pasado, cuando se apagaron los fuegos de la Segunda Guerra Mundial, la última “guerra justa” de Washington. Algunas pautas de conducta no se han movido en absoluto. Cuando llegué a Estados Unidos, en el crepúsculo de la administración de Johnson, el padre de un colega mío en una elegante, excelente y cara escuela secundaria privada, tuvo la generosidad de adelantar algunas predicciones para ir conociendo al país. Médico de profesión, me advirtió que en un par de años el país adoptaría un sistema de salud “socializado”, semejante al europeo. Apenas yo me había recuperado de ese rotundo cálculo, se animó y casi con admiración por mi origen europeo, me aseguró que en el mismo espacio de tiempo Estados Unidos adoptaría el sistema métrico decimal. Banner_math_metric_system[1]

            Curioso en comprobar si tales predicciones tan drásticas se cumplirían, decidí quedarme en ese intrigante país. Mi familia sigue yendo al mercado, llenando el tanque de gasolina, calculando las distancias de viajes en coche y en avión en millas, midiendo  peso y estatura en un conjunto de medidas que siguen resonando a la vieja Inglaterra. Y casi medio siglo después examino cada año con cierto cuidado las condiciones del seguro médico proporcionado por mi universidad (con la obligatoria y generosa contribución de parte de mi sueldo, claro). Me siento afortunado, ya que millones de norteamericanos no tienen tal privilegio. Se juegan la vida y coquetean con la ruina financiera por no contar con seguro alguno y todavía no pueden acogerse a la protección de la cobertura médica de la jubilación completa.

            La tozudez del sistema en no haberle dado la razón al padre de mi amigo se debe, más que a una interpretación financiera de los gastos y beneficios de la aplicación del  propuesto sistema mixto, a unas razones intrahistóricas firmemente asentadas en la sique norteamericana, atizada por un grupo dominante de políticos en intereses económicos. El grueso del Partido Republicano y afines (no solamente los militantes del Tea Party) consiguen sistemáticamente ahondar en un doble sentimiento del americano medio. Por una parte, desconfía del gobierno, y por otro lado, tiene un pánico atroz a verse identificado con una clase inferior que debe llegar a fin de mes con la ayuda de los cupones de alimentos.

            Ese sector, ampliamente mayoritario, vive en una permanente contradicción ideológica y sociológica. Es fundamentalmente “anarquista” y preferiría subsistir sin la tutela del gobierno. De ahí que deba autoprotegerse de su inacción de gobernanza con leyes y tribunales que religiosamente terminan por tolerar con entusiasmo. Por ese motivo, todo lo que rezume sabor de “socialismo” les pone nerviosos. Desde la cuna, les comen la conciencia con una dicotomía falsa entre “democracia” (capitalismo a ultranza) y “socialismo” (sinónimo de comunismo).

            Pero a los mismos ciudadanos que desconfían de los planes de Obama, ni en sueños se les ocurriría oponerse a otras facetas de la vida de Estados Unidos. Su existencia sería inconcebible sin la escuela elemental y media, gratuita, universal, y obligatoria, diseñada como una fábrica de ciudadanos. La sola mención de tener que pagar los libros de texto generaría motines. El que quiera una educación diferente o más cara, que la pague. Nada de “escuela concertada” a la española, con ligámenes religiosos, o moderados “vouchers”.

            De nada sirve recordarles a los estadounidenses que un par de docenas de países europeos y Canadá tienen indicadores de salud mejores que los de Estados Unidos, y expectativas de vida superiores, a un costo inferior. Si además, es Obama, de origen racial mixto, el que se atreve a proponer un sistema que desafía los oligopolios de la industria de los seguros privados y la presión de la profesión médica, con la anuencia de los productores de medicinas y las compañías de investigación que se alimentan de fondos públicos, el drama está servido. El cambio será más difícil que la adopción universal del sistema métrico.         

Hay 7 Comentarios

Es siempre sorprendente conocer que según algunos, EE. UU esta en franca decadencia y al mismo tiempo que las solicitudes de visas para venir a residir al país no cesan de aumentar. Sera que hay tantos perturbados mentales o al revés?

Bueno finalmente llegan al final del camino, los ee.uu estan en decadencia, moral, economica, politica, y la sociedad que crearon no tiene futuro, o cambian ya, o tienen que desaparecer

Como dicen en mi tierra... Cada uno en su casa y Dios en la do todos!!!
A buen entendedor, pocas palabras bastan!!!
Saludos bloguer@s!!!

Si Justina, sobre todo ahora que la situación económica es mala. Mientras estaban de fiesta, "de eso no se habla".

Ramón, creo que el miedo al comunismo, ese fantasma que esgrimían todo el tiempo, los llevó a crear y mantener a dictadores.

Hemos leído: "la ONU insta a España a revisar las muertes y excesos del franquismo."
Por fin!!!!!!!! Era hora que sucediera. Ojalá que al menos, salgan a la luz muchos de la infinidad de delitos, incluídos muertes, torturas del franquismo.
España ya no podrá mirar hacia otro lado, reprimir y esconder su oscuro pasado.

Y después pretenden dar lección de democracia y libertad al resto del mundo. En el siglo pasado crearon tiranías en Centro y Sudamérica, que asesinaron a miles y miles personas, incluyendo las torturas... Pinochet en Chile, Videla,en Argentina, Batista en Cuba, Somoza en Nicaragua, Trujillo en República, Dominicana, etc., etc. O sea, crearon un sistema colonial disfrazado de democracia, para apoderarse de los recursos de esos países. Dice el dicho... el que siembra vientos recoge tempestades y el Imperio de Estados Unidos tiene sus días contados. Los tiempos son otros. En fin, a Obama no lo dejan gobernar. Está atado de pie y manos a ese partido de asesinos y sobretodo a los grandes intereses económicos que controlan el Imperio.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Joaquín Roy es Catedrático Jean Monnet “ad personam” de Integración Europea y Director del Centro de la Unión Europea de la Universidad de Miami. Es Licenciado en Derecho (Universidad de Barcelona) y Doctor por la Georgetown University (Washington DC). Nacido en Barcelona, reside en Estados Unidos desde la administración Johnson.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal