Autopsia

Autopsia

El blog “Autopsia” es una mirada. Sólo una mirada y las palabras que deja como rastro para volver.
No creo en la inocencia de la casualidad. Hoy es más fácil crear una nueva realidad a la que mirar que enfrentarse a la existente, por eso tenemos que “ver por los propios ojos”, aportar nuestra mirada y compartirla.

' Mercadios '

Por: | 14 de febrero de 2012

No iba muy descaminado Antonio Gala cuando, hace ya muchos años, allá por la era pre-crítica, escribió en una de sus Troneras que habíamos cambiado el becerro de oro por el oro del becerro. Y no le faltaba razón, el tiempo (que es oro) se la ha dado, el problema es que nos han engañado en el cambio . Quieras que no, el becerro de oro se estaba quietecito en su pedestal y cuando molestaba en un lado se le llevaba a otro, si se le quería adorar por allí, pues para allá que se le trasladaba, y si lo querían hacer aquí mismo, pues no se le movía. Todo era a pedir de boca. Ahora, el problema es que el oro del becerro no hay quien lo vea, ha desaparecido como si fuese obra de un prestidigitador, y el planeta “Tierra trágame” se ha convertido en un gran escenario donde no se ve nada por aquí ni nada por allá, ni siquiera la paloma de la paz se atreve a salir de la chistera. Los mercados donde se compraba el becerro para adorar, o para dorar a fuego lento y luego comérselo, se han convertido en “mercadios”, unos lugares invisibles que todo el mundo adora y cuya palabra es ley incuestionable, hasta el punto que de no cumplirse se cae en pescado mortal y los tiburones de las finanzas terminan por devorar al osado marinero de aguas revueltas. Así no puede haber ganancias ni nadie que se atreva a mojarse. Vivimos el comienzo de una nueva religión, y toda religión en su inicio se caracteriza por promesas futuras de salvación y amenazas de castigo eterno en el presente. Ante una situación de ese tipo, la primera actitud no es la de creer, sino la de temer, y para desarrollar la estrategia necesita una doble referencia, en lo cercano la acción de los chamanes de la gestión de la confianza y la fe, y en lo distante el poder invisible que todo lo puede. Y entre lo cercano y lo lejano, entre lo humano y lo divino, están los sacrificios de un pueblo tomado como borrego que es llevado hasta el altar con la promesa de la salvación, pero que termina protagonizando su propio sacrificio para honra y beneficio de otros y de esos mercadios que se quedaron con el oro y nos dejaron hechos unos becerros como cencerros, y por los cerros de Úbeda, ¿verdad Sabina?

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0168e94c9575970c

Listed below are links to weblogs that reference ' Mercadios ':

Sobre el autor

Miguel Lorente

Miguel Lorente Acosta . Aunque parezca extraño, soy Médico Forense, también Profesor de Medicina Legal de la Universidad de Granada, Especialista en Medicina Legal y Forense, y Máster en Bioética y Derecho Médico.
He trabajado en el análisis del ADN en identificación humana, el análisis forense de la Sábana Santa, y en el estudio de la violencia, de manera muy especial de la violencia de género, circunstancia que llevó a que me nombraran Delegado del Gobierno para la Violencia de Género en el Ministerio de Igualdad.

-->

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal