Autopsia

Autopsia

El blog “Autopsia” es una mirada. Sólo una mirada y las palabras que deja como rastro para volver.
No creo en la inocencia de la casualidad. Hoy es más fácil crear una nueva realidad a la que mirar que enfrentarse a la existente, por eso tenemos que “ver por los propios ojos”, aportar nuestra mirada y compartirla.

Messi, Ronaldo y Obama

Por: | 27 de marzo de 2012

Del “mamá, quiero ser artista” hemos pasado al “hijo, tienes que ser como él”. Vivimos en plena posmodernidad y los ídolos cargados de valor se han cambiado por iconos levantados sobre la estética, más fáciles de manejar y de disfrazar, también de imitar.

Hoy “vale más una imagen que dos mil palabras”, el relato se ha devaluado frente a lo visual y es más importante demostrar que mostrar, por eso hemos pasado de una era “digital manual” a una era “digital gráfica”. Antes bastaba contar un viaje y señalar con el dedo el lugar donde uno había estado para que el otro formara parte de esa aventura,  ahora, en cambio, lo primero que se hace es mostrar una foto propia en algún lugar para excluir al otro, como diciendo “yo si he estado y tú no”. Es la constatación de la desconfianza o la demostración del exhibicionismo en el que se ha caído.

Ya no se piden autógrafos, ahora se busca la foto junto al famoso, da igual que sea del equipo contrario o de una ideología diferente, lo trascendente  no es enseñar su firma en un papel sino mostrarse junto a él, por eso llama la atención cada fin de semana cuando llegan los jugadores del Real Madrid o del Barcelona a alguna ciudad, cómo los aficionados se acercan a ellos teléfono móvil en mano, y se echan con gran habilidad una foto a sí mismos junto a Leo Messi o Cristiano Ronaldo. Muchos, al ver estas escenas desde sus hogares, se muestran sorprendidos y comentan desde una cierta superioridad, “pobrecillos, el futbol es el opio del pueblo…”

Hoy (27-3-12) la noticia a primera hora era si Mariano Rajoy se haría una foto de pasillo junto al crack Barak Obama, aunque saliera movida por las prisas. Toda la diplomacia se ha puesto a trabajar para que  esa primera oportunidad que proporcionaba la cumbre de Seúl no resultara fallida, y no  ocurriera como con Zapatero y Bush, que ni siquiera se encontraron con la mirada. A final lo ha conseguido, ha habido foto con la que demostrar que… bueno, no había nada que demostrar, pero ha habido foto. Y según ha trascendido la iniciativa en la conversación la ha tomado Obama, que ha comentado que no hablaba español, pero que sus hijas lo estaban estudiando, a lo cual ha respondido Mariano Rajoy que él tampoco hablaba inglés y que lo estaba aprendiendo junto a sus hijos. Por seguir en una actitud afable, Barak lo ha invitado a la Casa Blanca, y Mariano ha devuelto el gesto invitándolo a la “casa sin blanca”  que es hoy la Moncloa, el viernes ya tendremos presupuestos, y se supone que algo de dinero. Me veo a las hijas de Obama y a los hijos de Rajoy en un intercambio de verano y como protagonistas de una nueva película, “Yo a Washington, tú a Madrid”.

Esta escena demuestra que no somos tan diferentes, cada uno a su nivel busca recompensas similares, unos una foto con Messi, otros con Ronaldo y otros con Obama para poner en su despacho y hacer creer que son algo diferente a quienes en realidad son, pero sobre todo que son más. No hay mucha diferencia entre lo que ellos hacen y lo que llevan a cabo muchos indígenas al cubrirse con la piel de determinados animales para adquirir sus cualidades. Unos usan las pieles otros las fotos, pero ambos intentan presentarse como aquello que muestran, en lugar de cómo en verdad son.

En el fondo esa actitud revela un complejo de inferioridad, ciertas carencias afectivas que buscan cubrir con el reconocimiento y la admiración, y algo de puerilidad.

¿Recuerdan todo lo que se dijo de Zapatero cuando buscó la foto con Obama en la reunión de la Alianza de Civilizaciones (abril de 2009), y se comentó que no hablaba inglés…? Esos olvidos interesados y ese tratamiento tan distinto sin duda forman parte de la posmodernidad más pura… o de la antigüedad más clásica.

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Miguel Lorente

Miguel Lorente Acosta . Aunque parezca extraño, soy Médico Forense, también Profesor de Medicina Legal de la Universidad de Granada, Especialista en Medicina Legal y Forense, y Máster en Bioética y Derecho Médico.
He trabajado en el análisis del ADN en identificación humana, el análisis forense de la Sábana Santa, y en el estudio de la violencia, de manera muy especial de la violencia de género, circunstancia que llevó a que me nombraran Delegado del Gobierno para la Violencia de Género en el Ministerio de Igualdad.

-->

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal