Autopsia

Autopsia

El blog “Autopsia” es una mirada. Sólo una mirada y las palabras que deja como rastro para volver.
No creo en la inocencia de la casualidad. Hoy es más fácil crear una nueva realidad a la que mirar que enfrentarse a la existente, por eso tenemos que “ver por los propios ojos”, aportar nuestra mirada y compartirla.

Síndrome de Alienación Parental (SAP)

Por: | 30 de marzo de 2013

SAP-Sombra“Los alienígenas han invadido el planeta…” podría parecer el comienzo de un relato de ciencia ficción con seres procedentes de otros mundos, pero la situación es más mundana. La invasión se ha realizado desde otro tiempo, desde el pasado arraigado en la desigualdad, y quienes lo han hecho nunca se han marchado del todo, siempre han utilizado el poder con sus argumentos e ideas. 

El posmachismo es la nueva versión del machismo tradicional que juega con las formas y el mensaje para defender lo mismo que hicieron sus antepasados sin formas ni mensaje, sólo con la violencia de palabra, obra y “misión”, pues todo se hacía en nombre del bien común y en defensa de las instituciones. Y entre esos nuevas estrategias está la del Síndrome de Alienación Parental, o lo que es lo mismo, la manipulación por parte de un progenitor de los hijos e hijas para indisponerlos y enfrentarlos contra el otro progenitor.

Si se han fijado, como buena estrategia posmachista, juega con dos elementos esenciales, la neutralidad y el cientificismo. Se trata de un “síndrome”, o lo que es lo mismo, de un “producto de la ciencia”, y lo puede ejercer tanto el padre como la madre. De este modo superan las críticas iniciales, aquellas que, por ejemplo, se levantaron contra un antecesor del SAP, otro “síndrome” que fue denominado con todo el descaro “Síndrome de la Madre Maliciosa”. Cuando todo se les puso en contra por la falacia científica y por la formas de plantearlo aprendieron que ya no podían utilizar el ataque directo a las mujeres, que la sociedad había cambiado y que tenían que revestirse de neutralidad. Eso ocurría a mediados de los 80, y desde entonces han ido trabajando en el SAP con más éxito social, aunque con las mismas dificultades nacidas de su naturaleza, de ser una construcción ideológica que pretende controlar a las mujeres tras la separación.

El SAP juega con los mitos y prejuicios que históricamente han impregnado la percepción social sobre la actitud y personalidad de las mujeres, y lo hace al poner en valor la perversidad y la malicia que son capaces de desarrollar por interés personal, sin considerar a nada ni a nadie. En definitiva, se trata de aplicar esa idea sobre la “maldad” de las mujeres a los casos prácticos de las relaciones de los hijos e hijas con sus padres tras la separación.

Por eso no es casual que se empezara a utilizar cuando las leyes de “divorcio no culpable” posibilitaron que las mujeres pudieran separarse y rehacer sus vidas, pues hasta entonces  para hacerlo tenía que demostrar la “culpa” del marido, algo prácticamente imposible cuando la prueba era su palabra frente a la de ellos. A partir de ese momento la situación cambio de forma significativa. Antes, tras la separación la mayoría de los hombres “entregaban” los hijos a las madres y no pasaba nada cuando no respondían con responsabilidad ante las obligaciones que tenían como padres, por eso no había SAP. Pero cuando todo cambió, y las mujeres no quedaban atrapadas en el cuidado de los hijos, ni dependientes en la distancia del exmarido porque la ley les obligaba a pasar la pensión por alimentos, muchos hombres sorprendidos empezaron a desarrollar otras tácticas para mantener ese control.

El SAP parte del hecho objetivo de que los hijos e hijas no quieren ver al padre tras la separación, y lo que hace es dar una explicación coherente con las referencias culturales a esa conducta. Y esa es la trampa. 

Es una trampa porque lo que hace el SAP es evitar que se investigue cuáles pueden ser las verdaderas razones para que los hijos e hijas muestren ese rechazo al padre. Desde el momento en que en sede judicial se comprueba esta actitud en los hijos, estos son separados de la madre “manipuladora” y entregados al padre “herido”, creándoles  un trauma que será difícil de superar. De manera que la propia estrategia del SAP conlleva no profundizar en lo ocurrido.

En todo este contexto hay un detalle que no suele tenerse en cuenta, y es que la mayoría de las mujeres que sufren violencia de género salen de ella a través de la separación, concretamente la Macroencuesta de 2011 indicó que el 73.4% lo hacían de este modo. La situación es clara. Todas estas mujeres acuden a un Juzgado de Familia para separarse sin decir que han sufrido violencia por parte de sus maridos, violencia que los niños han visto y sufrido y que genera una conducta de rechazo hacia el agresor (el padre), que sólo ponen de manifiesto cuando se sienten seguros, es decir, tras la separación.

Esta es la causa más frecuente del rechazo de los hijos hacia el padre, la violencia de género previa. Luego hay otras razones que han sido puestas de manifiesto por múltiples estudios, pero todo choca contra el muro del SAP.

El Síndrome de Alienación Parental es una trampa y es una manipulación interesada al amparo de la cultura de la desigualdad. El SAP no existe. No está aceptado por ninguna de las clasificaciones mundiales de trastornos y enfermedades mentales, ni por el DSM-IV-TR de la Asociación Americana de Psiquiatría, ni por la CIE-10 de la OMS, y por lo tanto no debería aceptarse como categoría diagnóstica en los Juzgados, como ahora se hace. Así lo ha recomendado el propio CGPJ, pero muchos Jueces y Juezas continúan aceptándolo. La independencia judicial se lo permite, pero también es exigible un papel más activo del Ministerio Fiscal y una respuesta profesional por parte de los equipos forenses (Medicina, Psicología y Trabajo Social).

El hecho de que haya científicos que lo defiendan no significa que sea una categoría científica, eso dependerá del cumplimiento de los criterios establecidos por la comunidad científica, no de las ideas u opiniones de unos cuantos científicos. Y hoy por hoy no se acepta.

A mi me parece perfecto que esos científicos continúen su trabajo para intentar que se admita el SAP, lo mismo que hay otros que intentan que se incorpore un nuevo fármaco que está en fase experimental. Pero del mismo modo que ese fármaco no se puede utilizar hasta que no sea aceptado, el SAP no debería ser utilizado en los Juzgados hasta su reconocimiento por la comunidad científica.

No es casualidad que se acepte y se tomen decisiones a partir de su diagnóstico, pues en definitiva viene reforzar la ideología de la desigualdad. Lo mismo que no es casualidad que quienes defienden y apoyan la existencia del SAP sean los mimos grupos de hombres y posiciones ideológicas que cuestionan la Ley Integral contra la Violencia de Género, que hablan de denuncias falsas, de custodia compartida impuesta, de discriminación de los hombres…  No deja de ser llamativo que quienes hablan de denuncias falsas utilicen la falacia del SAP como argumento para que se imparta Justicia.

Todo ello demuestra cómo el SAP forma parte de ese “paquete de medidas” desarrollado por el posmachismo para atacar a las mujeres tras la denuncia de violencia de género, y para mantener las referencias de la desigualdad.

Hay 95 Comentarios

Gloria, la psicóloga, me ha encantado tu comentario. Yo he sido una niña cuyo padre la chantajeaba emocionalmente para ponerla en contra de su madre. Pensaba que yo era idiota, "tu madre, tu madre, tu madre" Ahora, de adulta, no quiero ni verle.

Yo no creo que deba denominarse SAP, ni que deba incluirse como categoría diagnóstica en un manual psiquiático. Pero lo que es cierto es que la manipulación de los menores en contra del otro progenitor en casos de separación y divorcio existe, que dicha manipulación puede llegar a ser sistemática y convertirse en un auténtico maltrato emocional son situaciones que se dan por desgracia en muchas familias. La manipulación de los menores no es exclusivo de un género, pueden ejercerla tanto padres como madres, la única diferencia es que la custodia suele otorgarse a las madres, que a partir de ese momento disponen de más tiempo para ejercer dicha manipulación. Esto es una realidad, disfrazarla de discursos de género no ayuda a los niños y niñas que lo sufren.

ay, lástima de todo lo que la mujer ha logrado hasta ahora para intentar alcanzar la igualdad real, justo cuándo parecía que el hombre estaba cambiando, acechan estos neomachistas sesgándolo TODO, el SAP, la CUSTODIA COMPARTIDA,LAS DENUNCIAS FALSAS, DOCUMENTAROS, POR FAVOR!! ESTÁIS HABLANDO SIN MANEJAR DATOS, POR TANTO, SIN SABER, ASÍ QUE NO CREEIS OPINIONES ERRADAS!!!

Estoy básicamente de acuerdo con el artículo, aunque para defenderlo habría que hacer algunas referencias a la insufrible defensa de la injusticia más intuitiva que ha hecho fracasar (sí, ya no tiene remedio) el feminismo más elogiable como herramienta de liberación de la humanidad en su conjunto: el código penal de autor (sexista), el divorcio sin "culpa" (que debiera ser posible tratar cuando proceda como un vulgar incumplimiento de contrato) y las pensiones de alimentos sin rendimientos de cuentas.
Y en general la baja calidad procesal que no valora las custodias... así como el desprecio por la custodia compartida.
De todas formas es el acusar a quienes detestan estas injusticias de simples "monstruos postmachistas" lo que más daño a hecho a la causa de la liberación de la mujer. Pues la convierte de pronto en una causa interesada, irracional y pesetera.
Y ya de paso, hablar del capitalismo... ese sistema que hace que los hombres machistas unidos a mujeres machistas acaben siendo más ricos y más poderosos, cuando no directamente los jefes de los que creemos en la igualdad,,,
Y así se escribe la historia...

No Entiiendo Nada..!!!!!! Assdsgfg

Supongo que ninguna de las exaltadas hembristas que opinan en contra del SAP han visto a un niño de 10 años mearse encima antes de una entrevista con el equipo psicosocial de un Juzgado, ante la ansiedad de que su madre, custodia, se entere de que en realidad él desea vivir con su padre. No es un SAP en sentido estricto, puesto que el odio al padre todavía no es patente, pero es el principio de ello. Para no sufrir las consecuencias de la ira de la madre, se posicionará cada vez más a su lado y contra el otro progenitor. ¿Es el SAP un síndrome o no? La verdad es que es lo de menos. Lo que es innegable es que existen actitudes, fundamentalmente por parte de los progenitores custodios - en su mayor parte, madres -, que buscan poner a los hijos en contra del otro progenitor para alejarlo de sus vidas. Dichas actitudes constituyen un claro ejemplo de maltrato infantil y las personas que los llevan a cabo, maltratadoras con todas las letras que deberían ser alejadas de sus hijos. Y en tal modo funcionan los jueces: Cuando ven indicios de maltrato - y poner a tu hijo en contra de su padre, lo es - proceden como lo harían en cualquier otro caso: Alejando a la maltratadora del maltratado. Tan sencillo como eso. Lo llamen o no lo llamen SAP. En realidad, es maltrato.

Supongo que ninguna de las exaltadas hembristas que opinan en contra del SAP han visto a un niño de 10 años mearse encima antes de una entrevista con el equipo psicosocial de un Juzgado, ante la ansiedad de que su madre, custodia, se entere de que en realidad él desea vivir con su padre. No es un SAP en sentido estricto, puesto que el odio al padre todavía no es patente, pero es el principio de ello. Para no sufrir las consecuencias de la ira de la madre, se posicionará cada vez más a su lado y contra el otro progenitor. ¿Es el SAP un síndrome o no? La verdad es que es lo de menos. Lo que es innegable es que existen actitudes, fundamentalmente por parte de los progenitores custodios - en su mayor parte, madres -, que buscan poner a los hijos en contra del otro progenitor para alejarlo de sus vidas. Dichas actitudes constituyen un claro ejemplo de maltrato infantil y las personas que los llevan a cabo, maltratadoras con todas las letras que deberían ser alejadas de sus hijos. Y en tal modo funcionan los jueces: Cuando ven indicios de maltrato - y poner a tu hijo en contra de su padre, lo es - proceden como lo harían en cualquier otro caso: Alejando a la maltratadora del maltratado. Tan sencillo como eso. Lo llamen o no lo llamen SAP. En realidad, es maltrato.

Mi sencilla apreciación es, que para explicar el Sap, se debe recurrir a un lenguaje sencillo y que en forma escueta, se desarrolle la idea. De lo contrario para los que recién se enteran del tema, es engorroso entender ,cual es la intención del texto. De ahí la diversidad de opiniones.El sap. fue escrito por un pedofilo y utilizado actualmente en los juzgados, para defender a los pedofilos ,y padres que incurren en el incesto.Una actitud machista??? no creo ...mas bien una actitud perversa de parte de quienes toman una teoría en defensa de asesinos de almas........

Individuo Lorente Acosta, es una autentica vergüenza que disponga de un titulo universitario ligado con la sanidad.

SAP, pues claro que existe, tristemente utilizado, me da igual por quien, aunque siempre contra los niños.
No comparto en absoluto los comentarios feministas, como tampoco lo haría acerca del machismo. Hombres y Mujeres somos diferentes, esa es la grandeza de la diferencia.
Los hijos en relaciones desechas, sufren sin saber porque, autoculpandose de una situacion en la que desde luego no son responsables y de la que lo necesitan todo.
No pueden defenderse, no poseen experiencia, no tienen armas de contraste, solo quieren seguridad y cariño de quien no sabe darsela mutuamente y en el seno de los que nacieron.
Soy testigo de situaciones de Sindrome de Alineacion Parental, asi como de usos de lo llamado Principio de Autoridad, en la que a los hijos se les exige ladinamente una lealtad hacia uno de los hoy estupidamente llamados progenitores.
De que hablais, de violencia de genero? porqué utilizais a los niños? Porque no considerais, miembros de la progresia sesgada, de la violencia verbal?, existe una terrible violencia feminista, nunca aireada por miedo, vergüenza y presion social....
Ya esta bien de polaridades! Hombres versus Mujeres como otras tantas de corte politico!! Los hijos nunca son moneda de cambio!!!!

Excelente nota. Realmente la felicito. El SAP en la Argentina se usa como instrumento de violencia de genero y misoginia. A las madres que denunciamos incesto, aún cuando este está probado por los médicos forenses, los fiscales nos acusan de SAP para deslegitimizar la denuncia y nos amenazan con sacarnos a los niños si no nos callamos.

VAYAAAA, saltaron las liebres, tal como expone el artículo.
A los machos se les está acabando el reinado autoproclamado.
VIVA LA LIBERTAD FEMENINA!!!

Todos los jueces y abogados deberían tener claro que cuando los niños no quieren tratar a uno de sus progenitores (sea el padre o la madre) - o a cualquier otra persona- pueden tener razones de peso para ello, y toca pedir asesoría a los a los psicólogos , que deben investigar esas razones con objetividad y profundidad . Nuestras leyes tienen a los niños por unos ceros a la izquierda cuya opinión no cuenta, por títeres manipulables sin capacidad para pensar por si mismos y casi nunca se les escucha adecuadamente. Como psicóloga infantil por décadas,sé que los niños tienen más que decir que los adultos, y hay que oirlos más que a ellos, pues los adultos en conflicto se mienten a si mismos hasta más de lo que mienten a los demás (que ya es mucho) y hay que ser muuuuy perspicaz y muy carente de prejuicios machistas o hembristas a la hora de evaluar estas situaciones, El psicólogo, abogado o juez que no actue así (con objetividad-profundidad-perspicacia) no es un buen profesional .

es usted un claro ejemplo de este pais, diarrea verbal sin sentido sobre algo de lo que no tiene ni idea, felicidades, con gente como usted el pais llegara muy lejos

Con toda consideración, le sugiero que cambie su resumen bajo el epítome encabezado por "Sobre el Autor". Creo que sería mas verosimil iniciarlo diciendo: " Miguel Lorente Acosta. Aunque parezca mentira, soy médico forense...."

Muchos jueces son conscientes de las presiones por parte de los lobbies hembristas para que el SAP no sea reconocido por parte de ninguna institución. Son conscientes de que fueron estos mismos lobbies los que consiguieron que el Síndrome de la Mujer Maltratada fuese reconocido en el DSM-IV, sin que, por cierto, se haya reconocido un Síndrome del Hombre Maltratado. Ante las burdas manipulaciones de estos grupos de interés, uno de cuyos tristes y lamentables ejemplos es este artículo del más radical corte hembrista, muchos jueces han tomado la decisión de seguir adelante con lo que es de Justicia utilizando las pocas armas de las que pueden disponer. Y hacen bien. Por mucho que a personajillos como este columnista le moleste que su mano y la de sus amigas cada vez tenga menos poder.

Además de frívolo y manipulador, ¡qué mala persona este hombre!.

Soy mujer. Gran barbaridad el artículo de este sr. El que utilice a sus hijos contra su otro progenitor, es un mal padre/madre, lo primero. A partir de ahí, como persona peor. Pero independientemente de su sexo, me da igual... Sólo conozco casos de mujeres que ponen a sus hijos contra el padre, pero es una casualidad!!! No importa el sexo del progenitor, sólo el daño causado.

Me supongo que este discurso le reportará una cantidad ingente de ligues, affaires y aventuras de barra de medianoche, eso sí, con chicas de moral distraída (por no decir HDP). Sólo así entiendo que lo escriba, lo que no acabo de entender es por qué está su progre discurso en El Pais.

'Sr.' Acosta: hay algo peor que ser una hembrista (que no feminista como tal) descerebrada y resentida contra todo hombre, ser un varón que pretende adularlas siguiéndoles sus teorías y dándoles pábulo, es vd. penoso, y torticero, Dr. vd. será, pero le recomiendo que vaya a verse a un psquiatra... lo necesita, está vd. completamente abducido. Por cierto, cuando quiera puede bajarse a la realidad; se entiende perfectamente porqué lo nombraron a vd. delegado del gobierno para la mal llamada violencia de género... daba CLAVADITO el ferfil que buscaban...

Les propongo darle al Sr, Lorente una nueva oportunidad. Convengamos en olvidarnos del término "Síndrome" y pidámosle, entonces, que nos diga si bajo el título -ahora reformulado- de "La alienación parental (AP)" se ratificaría en las afirmaciones de su artículo. ¿qué opinan?

Interesante artículo publicado en este mismo diario en 2007, escrito por M..Teresa Junco López, psicólogo forense durante 18 años en juzgados de familia. Escrito por alguien que ve los toros desde arena y no desde la barrera como el Sr.Lorente. (Por cierto, un manipulador burdo).

http://elpais.com/diario/2007/06/24/opinion/1182636006_850215.html

Interesante artículo publicado en este mismo diario en 2007, escrito por M..Teresa Junco López, psicólogo forense durante 18 años en juzgados de familia. Escrito por alguien que ve los toros desde arena y no desde la barrera como el Sr.Lorente. (Por cierto, un manipulador burdo).

http://elpais.com/diario/2007/06/24/opinion/1182636006_850215.html

Pues que queréis que os diga: mi ex se pescó un rebote tremendo en el divorcio por que quería la casa (que, por cierto, pagamos a medias y está a su nombre por completo), se dedicó durante cuatro años a hacernos la vida imposible a la niña y a mi, intentando que la cría testificara que yo la maltrataba y, cuando descubrió ya con 12 años que la niña no tenía intención de participar en ello, la puso de patitas en la calle a la 1 de la mañana en un Madrid. Intervención policial, etc, etc. ¿justificación? Que la culpa es mía y que la niña padece SAP. Lo hemos metido por psicólogos, y la conclusión es que lo mejor para la niña es que no vea al padre hasta que esté más "tranquilito". LE DOY LA RAZÓN AL ARTICULISTA.

La Ley de Violencia de Género introdujo en nuestro ordenamiento jurídico aberrantes discriminaciones contra el hombre, una de ellas es la de las amenazas leves. Si una mujer amenaza a su marido se considera falta y se castiga con pena de multa (artículo 620 del Código Penal), si el que profiere la amenaza es el marido contra su esposa automáticamente, por el mero hecho de la condición masculina de su autor, se considera delito con pena de hasta un año de prisión pudiendo perder la patria potestad sobre sus hijos (artículo 171 apartado 4º del Código Penal). Esta es la igualdad que impera en nuestro Derecho. Bajo esta normativa subyacen las tesis del Derecho Penal del Enemigo desarrolladas por el jurista alemán Günther Jakobs y adaptadas para la ocasión por el hembrismo de género. Las ultras feministas consideran que todo hombre es un enemigo del Estado, un ser malo por naturaleza y un maltratador en potencia, por lo que la respuesta del Estado debe ser más agresiva, hay unas penas para los miembros comunes de la sociedad, las personas, y otras más graves para los enemigos del Estado: los hombres.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Miguel Lorente

Miguel Lorente Acosta . Aunque parezca extraño, soy Médico Forense, también Profesor de Medicina Legal de la Universidad de Granada, Especialista en Medicina Legal y Forense, y Máster en Bioética y Derecho Médico.
He trabajado en el análisis del ADN en identificación humana, el análisis forense de la Sábana Santa, y en el estudio de la violencia, de manera muy especial de la violencia de género, circunstancia que llevó a que me nombraran Delegado del Gobierno para la Violencia de Género en el Ministerio de Igualdad.

-->

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal