Autopsia

Autopsia

El blog “Autopsia” es una mirada. Sólo una mirada y las palabras que deja como rastro para volver.
No creo en la inocencia de la casualidad. Hoy es más fácil crear una nueva realidad a la que mirar que enfrentarse a la existente, por eso tenemos que “ver por los propios ojos”, aportar nuestra mirada y compartirla.

Él tan macho y ella tan feliz

Por: | 02 de marzo de 2014

SHAKIRA-PIQUELo ha dicho Shakira de Gerard Piqué, “es tradicional y celoso. Le gusta tenerlo todo bajo control”. “Gerard no me deja hacer videos con hombres, es una persona muy conservadora”… Todo un retrato del macho controlador y la mujer feliz en su sumisión, muy propia de una cultura que dice que los “hombres de verdad” deben ser así, y que las “mujeres de bandera” deben ser controladas ante la amenaza de otros hombres de verdad merodeando por las aceras, pues en definitiva, puede pensar Piqué y tantos otros como él, es lo que le ocurrió a la anterior pareja de Shakira, el argentino Antonio de la Rúa, tras la aparición del jugador del Barcelona CF y de la Selección Española.

En el artículo de Noelia Ramírez (“Shakira y el síndrome de la famosa sumisa” http://smoda.elpais.com/articulos/shakira-y-el-sindrome-de-la-famosa-sumisa/4535) recoge otros casos de famosas con una actitud similar de entrega y sometimiento a los dictados de sus hombres, como el de Miranda Kerr y de Candace Cameron. Todo ello no es casualidad, sino el resultado de una cultura androcéntrica que define las identidades de los hombres sobre la idea de protección y posesión de las mujeres, y la de las mujeres sobre las referencias de cuidado y sumisión a los hombres, por lo que la reproducción de estos valores es entendida como la manifestación máxima del amor que debe caracterizar la relación.

Las declaraciones de Shakira coinciden con un enorgullecimiento de los valores vintage y de lo conservador como escondite. Las posiciones tradicionales de la sociedad (partidos, religiones, instituciones…) han mandado el mensaje de que los problemas que tenemos en nuestra sociedad a todos los niveles (individual, familiar, social…) son consecuencia de la deriva sin rumbo de una izquierda hedonista y caprichosa que tiene un interés  especial en acabar con las referencias tradicionales. De este modo, las propuestas para alcanzar la igualdad y erradicar la desigualdad se ven como un ataque, no como una alternativa, de ahí la beligerancia con la que se responde ante ellas.

El problema, además de la injusticia que supone una relación en la que una de las personas actúa como referencia para imponer sus ideas y decisiones sobre la otra, es que aunque se asuma este juego de roles impuesto por la cultura, no siempre se está de acuerdo ni se perciben del mismo modo determinadas situaciones que se presentan en el día a día. ¿Qué ocurre cuando el protector-dominador entiende que su sumisa mujer no corrige lo suficiente aquello que él considera inaceptable?, ¿qué sucede cuando la sometida mujer decide que la nueva exigencia es inasumible?...

No es difícil de imaginar, la misma cultura de la desigualdad cuenta con mecanismos para obligar e imponer en esas circunstancias en que la duda genera conflictos, y uno de los instrumentos más accesibles, eficaces e inmediatos es  la violencia… Es lo que dicen muchas mujeres maltratadas: “mi marido me pega lo normal, pero hoy se ha pasado”, es decir, no cuestionan el uso de la violencia, sólo la intensidad utilizada. Por ello prácticamente el 80% de las mujeres que sufren violencia de género no denuncian, incluso cuando la situación es tan grave que terminan siendo asesinadas.

Y si todo ello ocurre en mujeres famosas, independientes, con recursos de todo tipo para afrontar una situación de esas características, imagínense lo que están pasando cientos de miles de mujeres sin esas posibilidades, que del  mismo modo entienden que entre las obligaciones de sus parejas está el controlarlas y el imponerle límites de toda clase. Y piensen cuáles son las circunstancias de las mujeres más jóvenes cuando aún no han agotado las oportunidades que dan al amor romántico y a su príncipe azul-policía.

Bien, pues a pesar de todas estas circunstancias y de una normalidad cómplice con la violencia de género, todavía hay muchos jueces que en los casos de violencia de género no entienden lo de la “desigualdad estructural”, de manera que si la mujer tiene más ingresos que el hombre concluyen que no hay desigualdad. Y del mismo modo, dan más credibilidad a las palabras de las mujeres cuando retiran la denuncia (sin tener en cuenta todas las presiones que hayan podido recibir y sus propias dudas), que cuando la ponen (sin considerar todas las dificultades y miedos a la hora de hacerlo).

Y aún sorprende más cómo todavía hay tantos hombres que defiendan esa identidad con olor a “Varón Dandy”, y se sientan más hombres por desconfiar y dudar de las mujeres con quienes comparten una relación. Todo ello lo que en verdad demuestra es que a quienes protegen es a ellos mismos y la imagen que supondría que “su mujer los dejara”, máxime si es por otro hombre, y que el único amor que sienten es el “amor propio”.

¿Ustedes creen qe este planteamiento tradicional es querer a las mujeres?, ¿y creen que defender esa masculinidad significa querer a los hombres…? Yo, sinceramente, creo que no.

Hay 41 Comentarios

Resulta curiosa esta Inquisición Hembrista que lapida mediáticamente a la mujer cuyas libres elecciones - insisto: LIBRES elecciones - no están en linea con los intereses del Santísimo Evangelio Progresista. El Sr Lorente y sus adláteres han heredado los defectos de lo que tanto critican...

No me lo llego a creer. Siempre ha dado imagen de mujer controladora y seductora de hombres. Autónoma y famosa gracias a su esfuerzo y reconocida como icono feminista. Si es verdad...qué decepción!! Ha vuelto al siglo pasado :(

Es doloroso escuchar declaraciones de este tipo en una mujer que tiene todas las posibilidades de vivir la vida como a ella le dé la gana, sin nadie que la controle ni le diga lo que tiene que hacer. Además, me parece una falta de respeto a todas las mujeres que han luchado para que las otras mujeres como ella gocen de libertad. Hace pocas décadas, Shakira hubiera necesitado el permiso de su controlador marido para salir fuera del país o abrir una cuenta bancaria. Una vida libre del control de los hombres es un derecho que ha costado demasiado conquistar para que luego llegue ella a despreciarlo de esta forma. En cuanto a Piqué, su actitud roza la ilegalidad.

esto es la cultura donde ella se ha criado, una infancia reprimida y acomplejada, que la ha vuelto insegura con los años, a pesar de la fama, ese síntoma refleja que sigue en ese espiral de inseguridades, que pena me creí que tenía mas personalidad, otra que tendrá cuernos y elt ambién, no le auguro mucho de matrimonio, estas personas al final sale en desastre tota.

No lo ha dicho Piqué de Shakira, pero no hace falta... “Shakira no me deja tener sexo con otras mujeres por placer, es una persona muy conservadora”… Todo un retrato de la hembra controladora y el hombre feliz en su sumisión, muy propia de una cultura que dice que las “mujeres de verdad” deben ser así, y que los “hombres de bandera” deben ser controlados ante la amenaza de otras mujeres de verdad merodeando por las aceras. ¿Y qué sucede cuando la dominadora-controladora entiende que su sumiso esposo no corrige lo suficiente aquello que ella considera inaceptable? Que se lo pregunten, por ejemplo, a Tiger Woods...

@beatriz: Zzzzzz…. “Sociedad patriarcal”… Zzzzzz. Me abrumas con tus argumentos, maja…

Qué triste y qué penoso. Tanta lucha y reivindicación para que todo siga igual. De verdad! Ascazo.

Para "qué aburrimiento": qué poquito sabes las dinámicas de dominaciòn hombre-mujer y mujer-hombre de las sociedades patriarcales. Yo antes de pegar un rollo tan largo, estudiaría un poquito.

Qué aburrimiento lo suyo, sr Lorente... Vamos a ver: Aquí nadie le impone nada a nadie. Aquí las cosas se hablan, se negocian, se evalúan y si se considera que son factibles, se ponen en práctica. Y si no se está a gusto con la solución, se vuelven a hablar, a negociar y a discutir. Se usa la COMUNICACIÓN. "Cariño, ¿a tí te importa que haga videos musicales frotando mi culo contra el pene de otros hombres?" "Verás cielo, sabes que respeto todo lo que haces. Pero realmente preferiría que no lo hicieses. A pesar de que confío en tu amor, no es algo que me deje indiferente. Quizás nuestro hijo no lo entienda en el futuro y se pregunte por qué actuabas de forma sexual con otro hombre distinto a su padre. Además, no necesitas hacerlo. ¿Crees que no puedes atraer la atención del público de otra forma? A cambio, naturalmente, te prometo que jamás me verás con ninguna otra mujer. En cualquier caso, es tu decisión y respetaré lo que decidas". ¿Qué ocurre cuando el protector-dominador entiende que su sumisa mujer no corrige lo suficiente aquello que él considera inaceptable? Para empezar, la posición de "protector" se la otorga LA MUJER, que VOLUNTARIAMENTE se acoge a su protección. A mí nadie me protege sin mi permiso... Lo de "dominador" es una obsesión suya misándrica a la que ya nos tiene acostumbrados... "¿Qué sucede cuando la sometida mujer decide que la nueva exigencia es inasumible?". ¿Sometida? En todo caso, sumisa. Y la sumisión, de nuevo, es una actitud VOLUNTARIA que adoptamos constantemente en nuestro día a día. Pues cuando estas cosas suceden, SE HABLAN. En esta relación nadie le impone nada a nadie. Cada miembro de la pareja tiene unos deseos y dichos deseos se discuten. No todos son aceptables, pero eso depende del criterio de la pareja, no de los caprichos de usted. Y haga el favor de responsabilizar de una puñetera vez a las mujeres por estas actitudes. Tenga la valentía de morder la mano que le da de comer.

La gran mayoría de los hombres somos así y es un problema de educación. Mientras más buena está la hembra más control ejercerá el macho http://xurl.es/9ik46

Que cada palo aguante su vela, Sarna con gusto no pica......son refranes que tienen mucho que ver con este tipo de personas. Ojooooo, que nadie se lleve a escándalos, pero que cada cual viva su vida y su relación como quiera aunque las consecuencias puedan llegar a ser las no deseadas.....

Y que me dices de las que , aparte de aguantarse al macho controlador y ser sumisa, tienen que tirarse a la calle a trabajar para llevar otro sueldo a la casa porque el pendejo macho no puede ni siquiera mantener sólo la familia? Ahí sí somos iguales no?

Muy de acuerdo. Para más inri, el video lesbiano es con Rihanna, a quien una de sus parejas le dio una brutal paliza y parece que se plantea volver con él. El ejemplo es dañino para las mujeres y más para las jovencitas que pueden tener a Shakira o a Rihanna como ídolos glamurosos. Creo que vamos para atrás, como en casi todo o todo.

¿Pasará ese mensaje a las niñas que tiene en sus orfanatos? No lo pienso. Me creo más que sea una estrategia para revenderse en su nueva etapa como madre perfecta y esposa amantísima...Qué aburrimiento...

Ahí es nada lo que plantea este señor. Si estamos hablando en abstracto, cabe discurrir acerca de si la masculinidad es ser violento y controlador; yo lo dudo mucho. Si estamos hablando de llevarse a una mujer, habrá que estar, aunque sea en parte, a ver lo que ellas consideran un hombre; y en un porcentaje que no me atrevo a intentar cuantificar, para las mujeres un hombre viene a ser precisamente éso. Sé que corren malos tiempos para afirmar estas verdades, pero como decía Cafrune, "es una falsa experiencia vivir temblándole a todo".

Piqué es el típico ejemplo de la España profunda, el macho celoso, conservador, casposo.
Aunque él no lo sepa.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Miguel Lorente

Miguel Lorente Acosta . Aunque parezca extraño, soy Médico Forense, también Profesor de Medicina Legal de la Universidad de Granada, Especialista en Medicina Legal y Forense, y Máster en Bioética y Derecho Médico.
He trabajado en el análisis del ADN en identificación humana, el análisis forense de la Sábana Santa, y en el estudio de la violencia, de manera muy especial de la violencia de género, circunstancia que llevó a que me nombraran Delegado del Gobierno para la Violencia de Género en el Ministerio de Igualdad.

-->

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal