Autopsia

Autopsia

El blog “Autopsia” es una mirada. Sólo una mirada y las palabras que deja como rastro para volver.
No creo en la inocencia de la casualidad. Hoy es más fácil crear una nueva realidad a la que mirar que enfrentarse a la existente, por eso tenemos que “ver por los propios ojos”, aportar nuestra mirada y compartirla.

Los tramposos y su vídeo trampa (Hombres al borde de un ataque de nervios)

Por: | 29 de mayo de 2014

VIDEO-1

El vídeo podría titularse “Sexo, mentiras y cintas de video”, pero en lugar de jugar con la ficción, como ocurre con la película de Steven Soderbergh, el anuncio que recorre las redes sociales juega con la realidad para manipularla y darle un sentido diferente. Es lo que hace habitualmente el posmachismo, y por ello no es casualidad que el vídeo proceda del Reino Unido, uno de los países donde más organizado está.

El objetivo siempre es el mismo y el instrumento para alcanzarlo uno de los habituales. 

El objetivo busca desviar la atención sobre la violencia contra las mujeres, y desvincularla de los elementos culturales que dan lugar a ella a través de la desigualdad y de la figura del hombre como referencia encargada de mantener el orden que él decide, y de corregir aquello que se desvía de su criterio, incluso por medio de la violencia. Y para ello han jugado con un mensaje y unas circunstancias: el mensaje es presentar a los hombres como víctimas de las mujeres, y el contexto es un escenario público donde la pasividad y las sonrisas de la gente ante la agresión al hombre intenta demostrar la desconsideración de la sociedad ante esta violencia que sufren los hombres. La intención es clara, procurar romper con la idea de que la sociedad calla ante la violencia contra las mujeres, y afirmar que es justo al contrario, que su silencio es cómplice con la violencia que sufren los hombres por parte de las mujeres.

Todo ello se refuerza al final con un dato contundente obtenido, según el propio anuncio, del Office of National Statistics: el 40% de la violencia doméstica la sufren los hombres.

Todo muy objetivo en apariencia, sin embargo, está cargado de trucos y trampas para, una vez más, generar la confusión que necesita el posmachismo con vistas a que todo continúe como siempre, es decir, bajo las referencias de la desigualdad y con los privilegios en el lado de los hombres. No por casualidad la organización responsable de esta campaña, Mankind Initiative, tiene como uno de sus objetivos que las violencias sean consideradas y tratadas de la misma forma, sin distinción de quien la sufre, lo cual, como se puede ver, busca descontextualizar la violencia de género y todo su significado dentro de la cultura de la desigualdad, algo que, como pueden entender, beneficia a los hombres que la ejercen, no a las mujeres que la sufren. 

Mankind Initiative podía pedir recursos, ayudas de todo tipo, medios y personas para combatir la violencia que sufren los hombres, pero no tiene por qué hacerlo en contraste con la violencia de género. Además, dado su interés por la paz de los hombres, podía llevar a cabo alguna iniciativa en contra de la violencia que sufren los hombres de mano de otros hombres, que es la principal y la que más homicidios masculinos ocasiona. Pero eso parece quedar en un segundo plano, lo importante para ellos es la violencia que ejercen las mujeres.

Por eso manipula la realidad y actúa de ese modo, porque su estrategia busca borrar la palabra “género” y todo su significado con relación a la cultura androcéntrica que normaliza la desigualdad y la violencia contra las mujeres como parte de ella. Es la esencia de lo que defienden desde su organización, y clave del posmachismo. Si una organización sanitaria defendiera que se desarrollaran medidas y campañas a favor del cáncer de pulmón cuestionando las que se desarrollan contra el cáncer de colon sería muy sospechosa, por mucho que se basara en que el porcentaje del cáncer de pulmón representa el 23.2% del total.

Y como su objetivo tiene esa carga de perversidad necesita de campañas con trampa, como la que han presentado con el video en cuestión, para manipular y confundir a la sociedad. Veamos algunos elementos. VIDEO-Minuto 0-14

- Se busca un mismo escenario público para desarrollar las dos acciones, la de la agresión del hombre a la mujer y la contraria, la que lleva a cabo la mujer contra el hombre. Sin embargo, ese aparente espacio neutral se utiliza de manera diferente jugando con el montaje de la grabación para mezclar escenas, caras y actitudes de las personas presentes, así como tiempos diferentes, como si se tratara de un mismo momento lineal, cuando no es así. De hecho, si observamos la diferente intensidad de la luz del sol y de las sombras, y las distintas personas que hay en el escenario, se aprecia claramente que se tata de momentos diferentes que se presentan con continuidad temporal.  VIDEO-Minuto 0-47

- Otra cuestión es la presentación del video como una hecho global, es decir, como si todo hubiera ocurrido de manera natural y espontánea un día aislado en un momento determinado, sin explicar cuántos intentos han hecho falta y en cuántos escenarios diferentes se han grabado hasta dar con ese resultado.

- En el caso de la violencia contra la mujer, la idea que intenta mostrar el anuncio es que la sociedad responde contra la mujer atacada, pero en verdad la situación es muy diferente. No se trata de una respuesta “general” de las personas que presencian la escena, sino que son 5 mujeres, y al cabo de un rato, las únicas que defienden a la mujer agredida. Sólo al final, cuando ya está todo resuelto, se acerca un hombre. VIDEO-5 Mujeres defienden

- En el caso de la violencia contra el hombre, la pasividad de la sociedad se intenta potenciar con la sonrisa de las personas que la contemplan, que no sólo no hacen nada, sino que además el video busca mostrar que se burlan del hombre agredido. Sin embargo, ninguna de esas caras sonrientes se muestran junto a la agresión, sólo se pone la imagen de la cara con el sonido de fondo de la agresión de la mujer, algo que es fácilmente manipulable y que parece haberse hecho cuando comparamos el contraste de las sombras en los protagonistas de la violencia, que es intenso y marcado, y en las personas que se ríen, que apenas se percibe; indicando que se trata de momentos diferentes unidos por el montaje, algo que hace creer que el origen de las sonrisas está en la escena de la agresión. Lo mismo sucede con la mujer de rojo que aparece girando la cabeza, como si se dirigiera a la escena violenta y después sonríe, sin embargo la presencia de una chica sentada en la verja justo al lado de donde se produce la escena en la que la mujer agrede al hombre, revela que pasa y sonríe en un momento diferente a la agresión. Como se puede ver, todo indica que se trata de una manipulación para potenciar el odio contra las mujeres, pues son ellas las que, principalmente, se ríen del hombre atacado. VIDEO-Sonrisas

- El vídeo pretende mostrar la actitud pasiva de la gente como una respuesta exclusiva a la violencia que sufren los hombres, cuando en realidad es general a otras muchas escenas en las que se considera (con razón o sin razón) que la persona agredida tiene capacidad y recursos para defenderse. Un ejemplo, si la escena hubiera sido la misma, pero cambiando de protagonistas, con un padre agrediendo e insultando a un hijo de 17 años primero, y después el hijo agrediendo e insultando al padre, probablemente la reacción habría sido la misma. La gente habría defendido más al muchacho ante la agresión del padre, que al padre ante la agresión del hijo. Lo mismo habría ocurrido con una hija y una madre o con otras situaciones donde la relación de desigualdad condiciona la respuesta de la persona atacada. VIDEO-Mujer de rojo

- El posmachismo y Mankind Initiative ignoran que uno de los factores más importantes a la hora de utilizar la violencia y de reaccionar ante ella, tal y como demostraron los trabajos de Dibble y Strauss (1980), es la capacidad de generar amenaza y riesgo para la víctima. Dichos estudios demostraron que los hombres no se sentían amenazados ni en riesgo ante la violencia de las mujeres, incluso cuando estas portaban un arma de fuego; en cambio, las mujeres sí se sentían amenazadas por los hombres sin necesidad de que estos llevaran ningún arma o instrumento. Las simples manos de los hombres sirven para atemorizar y amenazar a las mujeres, de hecho, tal y como recoge el análisis de las sentencias de homicidios por violencia de género que realiza el CGPJ, el 33’5% de las mujeres son asesinadas por sus parejas o exparejas directamente con las manos.

Esta misma percepción de indefensión, no sólo respecto a las mujeres, también frente a otras personas que se ven como vulnerables, es la que lleva a actuar en su defensa, y por el contrario, no se actúa contra quien se percibe que tiene recursos para defenderse.

Como pueden observar, la manipulación del vídeo parece evidente y no es casual que se haga en el sentido de intentar mezclar todas las violencias para que, de ese modo, no se pueda avanzar en la prevención y abordaje de la violencia de género. Por eso la manipulación termina con el dato rotundo de la violencia que sufren los hombres: el 40% de la violencia doméstica es sufrida por los hombres, y para ello citan la fuente, concretamente el Office of National Statistics.

Pero cuando uno se va a la Web de dicha entidad y comprueba los datos, con independencia de que los porcentajes no coinciden del todo, algo en lo que no voy a entrar puesto que el anuncio no dice nada sobre cuál es el periodo de tiempo que utiliza para obtener el dato, lo que sí se aprecia es otra trampa propia del posmachismo.

Concretamente, lo que hace es mezclar todas las violencias que sufren los hombres y las mujeres en las relaciones íntimas, de manera que las mujeres sufren el 60% y los hombres el 40%, que es su mensaje, aunque callan lo del 60% de la violencia contra las mujeres. Sin embargo, la cosa tiene trampa.

Y tiene doble trampa. Por un lado, porque mientras que la mayoría de la violencia que sufren los hombres está dentro de las formas menos graves por sus características y circunstancias (intensidad, frecuencia, duración del ataque, combinación de diferentes tipos de violencia, utilización de objetos…), las mujeres sufren violencias más graves, entre ellas la violencia sexual en porcentajes mucho más altos. Y por otro lado, porque los datos del Informe del Office of National Statistics también habla de “violencia familiar”, no sólo de la pareja, y mientras que la mayoría de la violencia que sufren las mujeres  es ocasionada por hombres (fundamentalmente la pareja, pero también el padre, los hermanos u otros familiares), la que sufren los hombres dentro del contexto familiar no sólo la ocasionan las mujeres, y también es llevada a cabo por esos otros hombres (padre, hermanos y familiares). A pesar de ello, el vídeo habla de un 40% total intentando jugar para que sea interpretado como causado sólo por las mujeres.

Mankind initiative y el posmachismo están obsesionados con la violencia de género, no tanto con la violencia que sufren los hombres, por eso parecen estar al borde de un ataque de nervios ante los cambios sociales. Nunca han dicho nada ni han propuesto iniciativa alguna hasta que no se ha empezado a hablar y actuar frente a la violencia que sufren las mujeres como un problema enraizado en una construcción cultural desigual, de ahí el término “violencia de género”, y, curiosamente, salen en defensa de los hombres pidiendo que se actúe sólo contra la violencia que ejercen las mujeres, no contra la que producen otros hombres que, como hemos indicado, es la más frecuente y la más grave.

La Igualdad busca erradicar todas las violencias, pues pretende acabar con los privilegios de quienes se sienten en posiciones de poder y de quienes creen que el uso de la violencia es un instrumento más para resolver los conflictos que ellos mismos generan. Pero para alcanzar la igualdad hace falta corregir la desigualdad y sus manifestaciones, entre ellas la violencia de género, sin que ello sea incompatible con otras medidas y actuaciones dirigidas a las otras violencias y circunstancias que se traducen en discriminación. Pero tratando las circunstancias específicas de cada violencia, no mezclando medidas que no aborden las causas  y manifestaciones de cada una de ella, y que sólo sirvan como justificación política y social, no como solución.

“Violencia es violencia”, por supuesto, como “enfermedad es enfermedad”, “discriminación es discriminación”, y “abuso es abuso”, pero no es lo mismo una cirrosis que una encefalitis, ni una discriminación por las ideas que otra por el país de origen, ni un abuso laboral que un abuso sexual…  Por eso la violencia de género no es igual que la violencia que sufren los hombres, o los niños y niñas, o los ancianos, ni tampoco es lo mismo que la violencia terrorista, ni a ninguna otra, aunque en todas ellas se produzcan lesiones y homicidios. Cada una ha de ser abordada desde sus características diferenciales.

Por eso no es un error el vídeo del anuncio, Mankind Initiative y el posmachismo buscan más la confusión y que no se avance en igualdad, que la solución a la violencia que sufren los hombres, porque la desigualdad significa privilegios para los hombres. Esa es la razón de que no le guste el “género” y de que callen ante una cultura que acepta la violencia contra las mujeres, hasta el punto que, según el Eurobarómetro de 2010, el 3% de la UE considera que  la violencia contra las mujeres es “aceptable en algunas ocasiones”, y un 1% que afirma que es “aceptable en todas las circunstancias”.

Ante esa realidad el posmachismo y Mankind Initatitive no hacen ningún anuncio ni llama a la acción, tampoco pide donativos, como sí lo hace en el anuncio para lograr “sus objetivos”.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Sobre las diferentes violencias: "La violencia no tiene género. El género sí tiene violencia": http://blogs.elpais.com/autopsia/2014/01/la-violencia-no-tiene-g%C3%A9nero-el-g%C3%A9nero-s%C3%AD-tiene-violencia.html

Hay 52 Comentarios

Bueno, asi que cuando una mujer usa violencia contra un hombre la gente lo toma en serio?

Entonces supongo que estos videos tambien tendran que ser falsos no cierto?

https://www.youtube.com/watch?v=LlFAd4YdQks

https://www.youtube.com/watch?v=muuFygvXPAM

Dice Alejandro:

"La gente responde de diferente manera ante la violencia física mujer-hombre porque si el hombre quiere (en la mayoría de los casos, insisto) puede destrozar la mujer, no así en el caso inverso. Aun así, en este punto, la violencia puede ser correspondida, aun que como digo, no en un plano de igualdad."

Pues no, el hombre está indefenso porque si la mujer le pega nadie le defiende, y como él se defienda fisicamente, tiene todas las de perder porque por mucho que haya empezado ella, la sociedad lo verá como un maltratador, y como ella le denuncie por pegarle, aunque el hombre alegue "fue en defensa propia, empezó ella" tiene todas las de perder legalmente.

En cualquier caso, nada justifica la mofa ante quien es victimizado. Si el hombre no se defiende por las razones a las que yo aludo, no es ético mofarnos, si no que lo correcto es solidarizarnos y compadecernos. Si el hombre no se defiende porque ama a la mujer aunque ella le pegue, y no quiere hacerle daño, también está mal que se rían de él, y es justo compadecerse. Si es porque siendo hombre aún con todo es más debil que la mujer que le está pegando, lo mismo...y sea por la circunstancia que sea, si una persona (hombre o mujer) victimiza a otra (hombre o mujer) nunca es ético reirse, y sí lo es solidarizarse.

De nuevo, digo que si en un vídeo muestran que si un hombre pega a una mujer se desencadena una respuesta de protección a la víctima, pero a la inversa se mofan de la víctima, y muestran esto como una evidente injusticia (que lo es), no se sigue de ello que se esté justificando o quitando importancia a la violencia contra la mujer. Eso es una falacia Non sequitur:

"Todas las personas tienen derecho a no ser víctimas de violencia, pero cuando una mujer agrede a un hombre la gente se ríe. Por eso, no se le debería dar importancia a la violencia contra la mujer"

¿veis donde reside la falacia? De que del hecho de que cuando una mujer agreda a un hombre la gente se ríe NO SE SIGUE que entonces no se deba dar importancia a la violencia contra la mujer.

@Alejandro: Es que es oir "patriarcado" o, pero aún, "post-patriarcado" y ya me entran los picores...


dice usted: "El hombre está en una posición de desigualdad respecto a la mujer, cuya traducción viene a ser la de que estamos construyendo una sociedad hembrista". Este video no muestra nada que no se sepa desde hace centenas o miles de años. Que el hombre que muestra debilidad es objeto de ridiculización, mofa, befa, indiferencia, burla, risa, cachondeo... Es un hombre emasculado. Ninguna de esas reacciones son "nuevas".


Que hombres y mujeres son distintos es algo que la sociedad ha aceptado ampliamente a lo largo de los siglos. También ha sido aceptado ampliamente que el hombre no lo tenía más fácil que la mujer. Sencillamente, hombres y mujeres sufrían esclavitudes distintas. Esto último, aceptado durante siglos, es lo que ha venido a romper el hembrismo. El hembrismo ningunea el sufrimiento masculino y exagera el sufrimiento femenino. Y peor aún: Responsabiliza el hombre del sufrimiento de la mujer.


Por eso el señor Lorente es máximo exponente del hembrismo: Se atreve a calificar como "posmachista" una experiencia con siglos de antiguedad - la risa social que provoca el hombre maltratado -. Bueno, le va el salario en ello... Es un fiel siervo de su señor. Perdón. Señora.

La razón, el intelecto, o el pensamiento, en su nivel más básico, se manifiesta de dos formas: diferenciado (que es una forma de añadir) y asociando (que es una forma de confluencia o reducción). Vamos aplicar la diferenciación a una realidad tan cruenta como invisibilizada, que no invisible; la estructura post-patriarcal.
Hace escasos días tuve contacto con uno de los muchos vídeos que circulan por la red en la que dos actores (hombre-mujer) simulaban en público violencia psico-física del uno respecto del otro. Por un lado, cuando el hombre era el autor de esta acción se producía una situación de inflexión, es decir, el público actuaba para reprenderlo; en cambio, si era la mujer quien la llevaba a cabo se producía una situación de flexión, la gente no actuaba sino que incluso se mofaba del hombre. La conclusión del vídeo es, cuanto menos, sonrojarte: el hombre está en una posición de desigualdad respecto a la mujer, cuya traducción viene a ser la de que estamos construyendo una sociedad hembrista. ¿Pero qué clase de barbaridad es esta? Yo se lo responderé: es una reacción más, que se añade a la larga serie de reacciones contemporáneas, del patriarcado hacia el progresivo reposicionamiento de las mujeres en el orden de poder, o lo que es lo mismo: una táctica de descrédito cuyo fin es invisibilizar la propia existencia de la estructura patriarcal.
Adelantándome al ejercicio contradictorio al que me someterán los paladines de dicha estructura, explicaré el por qué de las premisas que he vertido.
La violencia es violencia, y es cierto, pero hay distintas intensidades de violencia igual que existen distintas intensidades de la libertad. Iré más allá: igual que existen, directamente, distintas libertades. Yo puedo tener libertad de expresión, sin embargo, ¿Puedo ejercerla si carezco de la instrucción necesaria para tener en mí un mínimo de compresión lectora o, ya puestos, la capacidad de leer y escribir?; yo puedo tener la libertad deambulatoria, más si carezco de cualquier sistema de transporte obviando el que me prestan mis pies ¿Es igual mi libertad respecto de quien posee un vehículo, y dentro de estos, quien posee uno más veloz o menos? Con esto quiero asentar una premisa: dentro de una misma realidad formal existen una diversidad de intensidades, lo que hace a estas no verticalmente pero si transversalmente distintas. Eadem sed aliter, lo mismo salvo que de distinta manera (que no es lo mismo que de distinta forma, pues lo formal evoca a estética y con manera quiero evocar manifestación o fenómeno, lo cual agrupa toda la realidad en tanto a aparecer-ahí).
La violencia que se realiza socialmente a las mujeres es más amplia que la que se puede realizar las mujeres a los hombres. Y digo socialmente porque la sociedad actual sigue asumiendo los patrones patriarcales, y nunca mejor dicho. Es decir: las mujeres se encuentran en una posición de sub-poder respecto al de los hombres, y cuando se avanza para estabilizar la estructura de poder surgen estas reacciones contra una realizad invisibilizada: que las mujeres siguen sin ser fenoménicamente iguales en tanto a poder social respecto del hombre.
En primer lugar, la diferencia física. Ese vídeo es totalmente descriptivo: por norma general, la corpulencia física del hombre es superior a la de la mujer, y sí, pueden darse casos en los que no se cumpla esta regla, pero basar un argumentario en un punto tan excepcional como este constituye una falacia de generalización precipitada, un abuso de lo hiperbólico. La gente responde de diferente manera ante la violencia física mujer-hombre porque si el hombre quiere (en la mayoría de los casos, insisto) puede destrozar la mujer, no así en el caso inverso. Aun así, en este punto, la violencia puede ser correspondida, aun que como digo, no en un plano de igualdad.
En segundo lugar, la violencia simbólica. En este tipo de violencia no hay reciprocidad, pues los objetivos de esta son únicamente las mujeres. Concepciones como la promiscuidad mujer-hombre son una manifestación clara de la misma: en una misma situación, socialmente las mujeres reciben un castigo difamatorio (no en todos los casos), no así con los hombres, pues la promiscuidad suele ser considerado inversamente, como signo de estatus, al menos entre los propios hombres. Sin embargo, las mujeres, reciben reprobación desde ambos géneros, pues la mayoría de las mujeres han asumido los patrones axiológicos de lo bueno y de lo malo en una sociedad post-patriarcal como la actual. Las propias mujeres, como proyectos humanos que son, tiene una herencia histórica, esto es, asunción de creencias, visiones, perspectivas, normalmente las imperantes. La traducción es simple: las mujeres se siguen mirando a sí mismas, al otro, a través de los ojos del hombre. Lo que Sartre definía como Ser-para-otro: somos un no-Ser para Ser, un proyecto que se autodefine con sus elecciones y avatares en nuestro mundo, uno de los cuales es la conciencia del otro; no solo nos reafirmamos a nosotros mismos por nosotros mismos, sino que lo hacemos también con el otro, pues el proyecto humano lo es dentro de la intersubjetividad humana. Es en esta retroalimentación creativa de lo que es o no es lo humano (pues somos un proyecto que se hace), que las mujeres se autodefinen como humanas a través de los patrones de lo humano-masculino. No digo que la igualdad formal no sea efectiva, que lo es (art.14) incluso se está consiguiendo la igualdad material (art.9.2 CE), sin embargo, la simbólica hoy día, aun no ha sido destronada. Esto también es una forma de violencia, que hay, en primer lugar, que mostrar, levantando su velo. Vídeos como los que estoy criticando son una muestra más de la reacción post-patriarcal. Al hilo de la simbólica, está la cultural. Comportamientos históricamente heredados, pues los ensayos vitales del-otro, aquel que vivió antes, nos iluminan la tarea de construirnos, por ello es difícil superar creencias, comportamientos, visiones, y demás perspectivas que culturalmente empoderan más al hombre que a la mujer.
La reacción post-patriarcal lo que intenta es volver a los patrones y descalificar la progresión en orden a colocar a la mujer en la misma posición de poder respecto del hombre, y dado que física, material y simbólicamente esto no es así, el ordenamiento jurídico ha de tomar cartas en el asunto. Eso es la igualdad material, tratar igual a los que están en la misma situación de hecho, pues tratar igual a los que no son iguales, no es promocionar la igualdad. Se ha de alcanzar la misma, ni más ni menos. No cedáis ante lo que no es acorde a la realidad, por favor, diferenciad precisamente para poder unificar.

La manipulación y la desinformación interesada de la que hace gala este señor llega hasta tal punto que él, tan aficionado a los links, es incapaz de poner un enlace al video para que la gente juzgue por sí misma. Eso es lo que quiere: "¿A quien vas a creer, a mí o a tus propios ojos?".

La ley de violencia de genero promueve la desigualdad dado que protege a la mujer, solo a la mujer y más concretamente a la mujer a la que agrede el hombre.
Una ley defendida por un ministerio en cuyo nombre lleva impresa la "igualdad" y defiende con tal decisión la desigualdad rememora los ministerios orwellianos.
Que alguien me explique porque motivo no se puede defender del mismo modo al hombre y a la mujer que sufren violencia por parte de su pareja, sea esta del genero que sea.
Hablamos de situaciones en las que el agresor se cree en esa potestad, no lo agrava su genero, no cambia su pecado, sigue siendo cáncer, no es otra enfermedad como afirma este artículo.
Quizá el video este manipulado, me es indiferente, dado que es una realidad con la que nos tropezamos cada día, quizá el video abra ojos, pero no dirá nada de lo que no somos conscientes. Curioseando en los comentarios he visto el subido por Daniel y se me ha quedado grabada esa respuesta:
El hombre lo merecía seguramente, no he creído que ella pudiera hacerle daño.
Eso es sexismo, acérrimos defensores de la igualdad. Pero es más fácil vuestra demagogia populista.
Y finalizo diciendo que subrayar tu propio articulo con negritas es una cutrez,
Elementos citados:
http://es.wikipedia.org/wiki/1984_%28novela%29
https://www.youtube.com/watch?v=GNCZfdQNqug

creo que tienes razon pero solo porque eres un hombre

Señor Lorente: muchas gracias por continuar con su labor divulgativa contra el machismo y la desigualdad. Es cierto que este grupo de machistas que aún mencionan varón - hembra, aburren con falsos silogismos, esforzándose en argumentar sin lograrlo. Sería interesante que reflexionasen y pensasen en sus vástagas. Tan sólo deseaba darle las gracias.

La persona cuyo nick es " La violencia física la perpetran principalmente los HOMBRES, sea del género que sea la víctima" afirma centrarse solo en el video, y no en el articulo de Lorente. Sobre el video, afirma:

"este anuncio inglés estaría bien si hubiéramos superado el machismo, cosa que no ha sucedido."

Pues bien, está afirmando esta persona que hasta que no se supere el machismo no esta bien denunciar las injusticias que sufren los hombres por el hecho de serlo. En otras palabras, "primero hay que ocuparse de la mujer, y luego, si eso, ya nos ocuparemos del hombre", por lo que en ese comentario hay una gran cantidad de sexismo contra el hombre, cuya dignidad merece defenderse menos que la de la mujer (según la opinión de la persona que cito y cuyo nick escribo al principio)

Si quien defiende esa postura tratara de justificarse diciendo que las injusticias sufridas por las mujeres son mayores que las de los hombres, aunque eso fuera cierto, no por eso debieramos aparcar la defensa de estos cuando sufran injusticias por el hecho de serlo. Esa falacia sería como decir que no debemos ocuparnos de los problemas que tiene España con sus politicos porque peor viven en otros paises que hay dictaduras, pena de muerte etc, o que no debemos quejarnos del acoso escolar porque peor lo tienen los niños que no pueden ir al colegio, etc...

Dice también esa persona:

"con esta publicidad lo único que se busca es dar una excusa a todos esos acosadores, maltratadores y cerdos machistas que dominan la sociedad con el "¿Han maltratado a una mujer? Ah, bueno, pero es que también maltratan a hombres.""

Esto no se sostiene por ninguna parte. Esa publicidad simplemente dice que también maltratan a hombres y es también algo injusto que ha de combatirse, pero de ese mensaje no se sigue justificación alguna del maltrato a la mujer.

Dice también:

"Me dan asco estas guerras de sexos en las que el patriarcado tiene las de ganar porque son quienes dominan el mundo"

Bueno...si se ve el video que ha puesto Daniel, lo de que "el patriarcado tiene las de ganar" resulta cuanto menos dudoso.

Otra cosa, sobre:

"la violencia hacia las mujeres es un caso particular que por cierto, viene de lo que vosotros los hombres habéis impuesto y permitido durante tantos siglos"

No, "nosotros los hombres", no hemos impuesto ni permitido nada durante siglos, porque ningún hombre vive siglos, y desde luego, las personas de ahora, hombres o mujeres, somos culpables de nuestros actos, no de los de nuestros antepasados.

Pero en una cosa sí que estoy de acuerdo con esa persona:

"Como personas que somos todos, la violencia debe ser igual de condenable"

Por ultimo, los mejores comentarios los de Krlos y Daniel. Enhorabuena

**en el post anterior quise decir, no es de Gran Bretaña, es de Estados Unidos

Este video no es de Mankind, es de ABC News. No es de Gran Bretaña, es de Reino Unido. No tiene "trampas" de edición, pues se narra la cronología de los hechos, se dan detalles de cuántas personas pasaron, cómo actuaron, y lo más importante, qué pensaron al ver el video y porqué obraron como lo hicieron.
Por tanto, casi toda la crítica del señor al video viral se caen con este otro, y sin embargo lo que prevalece es el prejucio social de que si un hombre sufre violencia es "porque se lo ganó"
http://www.youtube.com/watch?v=qfzo4ZTorQk&feature=youtu.be

la defensa de la igualdad (es decir, el maltratado feminismo), sufre hoy ataques desde todos los frentes, también desde sí mismo.
este famoso spot pretendía fomentar la autoestima estética de la mujer, cuando en realidad se constituía en un nuevo ataque:
http://www.contraelamor.com/2013/07/falsos-feminismos-campanas-dove-o-la.html
otro ejemplo:
http://www.contraelamor.com/2014/03/first-kiss-y-la-ceguera-del-feminismo.html

En estos temas siempre se generaliza y se divide en dos bandos, el de los hombres y las mujeres, lo cual me parece un grave error. Por un lado estan las mujeres que se sienten agredidas por los hombres y los hombres que se sienten perjudicados por las mujeres, asi en general, como si todos los hombres y todas las mujeres fueran exactamente iguales. Pero la realidad es que no se puede encasillas a todos los hombres y a todas las mujeres en un solo grupo. En esta sociedad las agresiones son multidireccionales, quizas en algunas de ellas exista mayor proporcion y gravedad pero no se puede ni generalizar ni ignorar las demas agresiones.


Deduzco del último mensaje que matar con veneno es más tolerable - o cuanto menos, no tan condenable - que hacerlo con una escopeta. Aunque en el fondo, lo que realmente quiere decir es que cuando una mujer mata "por algo será". Algo así como que la violencia de la mujer nunca es gratuita. La del hombre - claaaaaro, es que es más fuerte y eso lo explica todo - generalmente sí lo es. Según ella...

Hablando solo del vídeo, no del artículo, este anuncio inglés estaría bien si hubiéramos superado el machismo, cosa que no ha sucedido. Las mujeres siguen siendo violadas, asesinadas a manos de sus parejas e incluso se las insulta y humilla por algo tan humano y natural como el hacer con su cuerpo lo que deseen (anda que no hay calificativos ofensivos para las mujeres en ese aspecto). Pero ahora, además de permitir que esto siga sucediendo, porque se permite, se duda de la versión de la víctima traumatizada (conozco más de un caso en que cuando una mujer denuncia, como si fuera fácil, todavía cuestionan su versión de los hechos, y hablo de denuncias reales con sus signos visibles, traumatismos y pruebas médicas, aunque esto no siempre se puede demostrar si el acoso es verbal y el maltrato es psicológico), y no solo se duda de su versión, sino que las medidas de protección pasan por hacer responsable a la víctima (con el famoso "vas provocando", por llevar minifalda cuando el problema está en los ojos del cerdo que se cree que eso es una invitación para acosar y no una prenda como otra cualquiera), y todavía hay más: con esta publicidad lo único que se busca es dar una excusa a todos esos acosadores, maltratadores y cerdos machistas que dominan la sociedad con el "¿Han maltratado a una mujer? Ah, bueno, pero es que también maltratan a hombres."

Me dan asco estas guerras de sexos en las que el patriarcado tiene las de ganar porque son quienes dominan el mundo, y porque sus falsas medidas de igualdad solo pasan por la discriminación positiva hacia la mujer cuando les conviene para no levantar polémica y dejar el resto del mundo igual. Cuando de verdad se apoye la igualdad hacia la mujer, igualdad por la que nuestros antepasados femeninos han tenido que luchar y nadie les ha regalado con publicidad y chorradas demagógicas, en ese momento se podrá implantar una guerra de sexos con igualdad de oportunidades, pero hoy por hoy, hay que tener mucho estómago para excusar la violencia hacia las mujeres con el pretexto de que los hombres también lo sufren. Como personas que somos todos, la violencia debe ser igual de condenable, pero la violencia hacia las mujeres es un caso particular que por cierto, viene de lo que vosotros los hombres habéis impuesto y permitido durante tantos siglos, y por eso se aborda a parte. Pero al parecer el hombre no tiene bastante y ve que como le están arrebatando el poder en pos de que todos seamos iguales, él debe ser tratado mejor, no solo en las empresas con mayores sueldos y demás, sino también frente a la justicia. Hoy en día, la violencia de una mujer hacia un hombre no son más que excepciones que se presentan como la regla para quitarnos los derechos que tanto ha costado alcanzar, presentando a la mujer como una villana que tiene el poder y a la que todos protegen y al hombre como la víctima desprotegida, cuando en el mundo real esto nunca ha sido así, de hecho ha sido y es al contrario. Científicamente está demostrado que los hombres suelen ser más violentos que las mujeres, debido a ciertas hormonas, por ello los hombres son más maltratadores físicos que las mujeres (independientemente de que su víctima sea hombre o mujer), en la infancia, diferentes estudios han demostrado que los niños acosadores hacen bullying mediante violencia física y las niñas mediante violencias verbal, hay más psicópatas hombres que mujeres, y de hecho dentro de la psicopatía femenina, los métodos de matar no suelen ser a través de daño físico, sino que se suele emplear artilugios como el veneno. Además, un hombre suele tener mayor envergadura física que una mujer, por lo que en la mayoría de los casos el hombre es capaz de hacer más daño o de parar a la mujer si ésta intenta hacerle daño. Así que antes de hablar de que si hay más víctimas mujeres u hombres en el mundo, para acusar a las mujeres de esto o lo otro, mirad quiénes suelen ser más violentos y cuál es la tasa de crímenes de violencia física dentro de cada sexo, porque violencia doméstica también es el padre que pega al hijo y que la víctima sea un hombre, no significa que el perpetrador sea mujer, ya que en la mayoría de casos no es así.

Supongo que ellos que más simpatizan con el Sr. Lorente son Mujeres que han recibido algún maltrato. Yo como Hombre fue maltratado por una mujer. Pero como suena eso ? Que suposiciones surgen en tus pensamientos? Que debo haber sido menos grave que los abusos de un hombre a una mujer ? Desconoces los detalles y así de paso demuestras la injusticia y la existencia de la desigualidad.

Cuando yo buscaba apoyo, nadie me dio caso y cuando lloré me miraron como un loco enfermo. Si, el caso es que las mujeres igual que los hombres, maltratan y abusan. Y ahora que hay tanta histeria, sin prueba, una mujer si quisiera, puede condenar un hombre por gritar y agarrarle cuando ella esta atacando a él. Donde esta el abuso ?

Pues el texto de Sr. Lorente parece una fina vela sobre algo personal que trata de esconder. Por lo tanto no es una critica objetiva. Tampoco sería objetivo un comentario de una mujer previamente abusado. Igual a ella, no quedan hombres buenos en la tierra.

Por mi, intento no perderme en el abismo de la amargura.

Sé feliz.

Aquí el único que parece al borde de un ataque de nervios es usted, sr Lorente. Menuda diatriba histérica...

"Mientras que la mayoría de la violencia que sufren los hombres está dentro de las formas menos graves por sus características y circunstancias (intensidad, frecuencia, duración del ataque, combinación de diferentes tipos de violencia, utilización de objetos…), las mujeres sufren violencias más graves, entre ellas la violencia sexual en porcentajes mucho más altos", que dice el Sr Lorente.


Echemos un vistazo a las cifras, si es que el Sr Lorente admite las de la WHO (World Health Organization). Página 11, Cuadro 1.3 del informe sobre la violencia mundial (http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/112670/1/9275315884_spa.pdf?ua=1). Tasas de víctimas de homicidio por sexo y edad. Entre los 0 y los 4 años, mueren algunos más varones que hembras... ¿Víctimas de sus compañeros varones de guardería, quizás? Y a partir de los 14 años... ¡Tachán! Las tasas de homicidio en los hombres cuadriplican e incluso quintuplican las de las mujeres.


No sé, quizás yo sea un poco raro, pero no concibo una violencia más grave que aquella que pone fin a tu vida... ¿Será que el Sr Lorente considera más grave una mujer violada que un hombre asesinado?


Claro que si de violencia sexual se trata, recomiendo la lectura del recuadro 6.1, pag 167... "La violencia sexual contra los hombres y los niños es un problema grave. Sin embargo, ha sido dejado de lado por las investigaciones, salvo en lo que se refiere al abuso sexual infantil".

Me quedo con que la violencia es violencia y debería ser castigada. Lo demás me la pela. Tratémosnos como personas de una vez... sin genero.

@benus: Para empezar, no sé qué relación existe entre estar en contra de las opiniones del Sr Lorente y el machismo. Todo lo que se opone a los caprichos del hembrismo no tiene que ser necesariamente machista. Probablemente, cualquier oposición al hembrismo misándrico del que hace gala este señor es más igualitario que el más sincero y honesto de los feminismos (inexistente desde hace unas décadas ya).


Dicho lo cual, el argumento para borrar de un plumazo el histerismo lorentiano es sencillo: El video no muestra más que la atávica reacción social ante cualquier muestra de sufrimiento o debilidad por parte del varón. Ridiculización, burla, verguenza, desprecio e indiferencia. "Llora como una mujer lo que no supiste defender como un hombre", que decían ya hace 500 años...

chapó por el artículo, sr. lorente!

Y lo bien organizados que están... que son los primeros en contestar al post!!! Gracias Sr Lorente por ponerse del lado correcto. Lamentablemente no hay más ciego que el que no quiere ver.

En algo estamos los postmachistas de tu lado. Tambien luchamos contra quien pretende pertpetuar sus privilegios, en este caso usted, Sr. Lorente. Por cierto, una observacion, cuanto mas largos son sus escritos, menos sentido tienen. QAfirmacion mucho mas objetiva que las de su texto.

No entiendo la furibunda reacción del autor.
El maltrato hacia las mujeres es un problema mayor, no cabe duda, pero no veo por qué hay que menospreciar e incluso vilipendiar a los (pocos) hombres que sufran este tipo de situaciones. No porque sean una minoría hay que dejarlos desprotegidos.

Nos quejamos de que en los medios manipulan información o sólo cuentan medias verdades, en cambio por regla general si a un hombre le enseñas este artículo se ofende (por regla general, no todos repito). En cambio aquí tenemos una verdad completa, violencia es violencia es por esto que los hombres no necesitan ser más víctimas que las mujeres para llamar la atención, pero claro no interesa.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Miguel Lorente

Miguel Lorente Acosta . Aunque parezca extraño, soy Médico Forense, también Profesor de Medicina Legal de la Universidad de Granada, Especialista en Medicina Legal y Forense, y Máster en Bioética y Derecho Médico.
He trabajado en el análisis del ADN en identificación humana, el análisis forense de la Sábana Santa, y en el estudio de la violencia, de manera muy especial de la violencia de género, circunstancia que llevó a que me nombraran Delegado del Gobierno para la Violencia de Género en el Ministerio de Igualdad.

-->

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal