Ayuda al Estudiante

Ayuda al Estudiante

El ecosistema educativo tiene un triángulo esencial: estudiantes, padres y profesores. Lo demás es contexto. Si este se sitúa en el centro de gravedad, algo va mal. Los análisis sobre educación tienen un peligro casi invisible: la paralización fascinada por lo mal que estamos. Descalificar sin analizar es injusto y analizar sin proponer alternativas, estéril. Así que el propósito de este blog es claro: ayudar a estudiantes, padres y profesores a encontrar alternativas de mejora.

El mejor profesor de mi vida

Por: | 06 de mayo de 2013

Clase Física 1
El mejor profesor de mi vida me enseñó que hay pocas cosas comparables con la emoción intelectual de ver cómo aprende un alumno. Vivir el momento en que sus pupilas se agrandan (fenómeno real, no ilusión poética) cuando su mente se enriquece gracias a ti es indescriptible. Y qué decir del momento en que un ex alumno llega a establecer contigo una discusión de igual a igual, o incluso llega a superarte. No hay nada igual: ver cómo un estudiante te deja atrás gracias justamente a lo que aprendió contigo es tu Premio Nobel como profesor. Un solo caso justifica muchos años de esfuerzos y sinsabores.

Por desgracia, muchos profesores y bastantes estudiantes aún no han tenido la fortuna de vivir esa situación. Y la vida diaria no está demasiado poblada de este tipo de sensaciones. Un profesor no puede mantener al máximo su sismógrafo emocional como docente a todas horas, pero me gustaría recordar algo a los docentes que ya están abatidos por la desilusión, el hastío, la carencia de recursos, la falta de empatía y reconocimiento social, la desidia de los alumnos, la indiferencia de los padres, la manipulación política, o simplemente porque ven cómo poco a poco les fallan las energías para ponerse delante de unos jóvenes cuyo universo ven cada vez más distante. Muy pocos estudiantes olvidan a un gran profesor.

Sé bien lo que digo. Cualquiera de nosotros echará antes en el olvido a su primer amor, a aquel amigo íntimo de infancia o al fiera que lo machacaba sin piedad en el recreo. Pero los grandes profesores dejan una huella que permanece hasta el final de los días. Es una relación de una naturaleza tan singular que el paso del tiempo, que tantas cosas se lleva por delante, lejos de enturbiarla, solo consigue purificarla, embellecerla y mitificarla.

Me gusta evocar con nostalgia la relación maestro-discípulo. Es algo que, desgraciadamente, ya no abunda, pero me niego a aceptar que se haya extinguido. Tuve la fortuna de vivirla con el mejor profesor de mi vida. Se llamaba Joaquín Plans Portabella.

Joaquín Plans fue mi profesor de Física cuando estudiaba en Madrid para ser profesor. Recuerdo su primera clase como si el tiempo se estuviera rebobinando cada día. Se acercó a la puerta absolutamente extraviado: no tenía ni la menor idea de dónde le tocaba. Se detuvo un momento, preguntó al que estaba más cerca y, una vez confirmada el aula, entró sonriendo de forma desmedida. Uno de sus encantos era su expresividad desmedida.

Desde el primer momento noté que tenía una recarga de combustible nuclear en el cerebro. Fue abrir la boca y darme cuenta de que nunca había tenido un profesor así (y me acuerdo de muchos, empezando por la maestra que me enseñó a leer, doña Ramona). Joaquín se volvía loco por enseñar, era un incontinente del conocimiento. Jamás se sentaba (luego entendí que dar clase de pie, como los toreros, es requisito imprescindible para ser buen profesor). Dejaba su carterón de tonelada y media en la mesa y, de forma súbita, se dejaba llevar por un arrebato didáctico feroz, de modo que, si se hubiera hundido el mundo, no nos habríamos enterado.

Tenía una capacidad extraordinaria para explicar los conceptos y, cuando alguien no los entendía, no duplicaba la explicación, sino que le daba la vuelta con metáforas increíbles. Entendí entonces que las metáforas son imprescindibles para enseñar ciencia, porque son una vía directa a la comprensión de lo complejo, e incluso de lo inaccesible. Desde entonces desconfío de los científicos que las desdeñan.

Clase Física 2
Sus fórmulas no parecían arcanos, sino que, desde la pizarra, nos explicaban el mundo a gritos. A menudo nos sacaba para hacer pequeñas representaciones teatrales sobre la inercia o la cantidad de movimiento, pensando en nuestros futuros alumnos, con unas miradas y unas sonrisas de alto voltaje que te taladraban y te bloqueaban el camino de salida. Era imposible no jugar a ese juego.

Al principio incluso te abochornaba la pasión intelectual que sentías crecer interiormente, como si te estuvieras mostrando borracho en público. Pero luego veías que era un sentimiento compartido y se te iba el pudor.

Cuando te hacía una pregunta desconcertante y la contestabas, su emoción era extraordinaria y contagiosa. Más de una vez replicaba admirado: “Increíble: ¿cómo lo has sabido?”. Y por un momento uno se sentía Newton, Bohr, Planck y Einstein, todos ellos juntos. Eso te hacía respetar y querer a los grandes mitos de la ciencia, pero también te hacía ver que la ciencia es una búsqueda de explicaciones salpicada de errores y siempre insatisfecha. Eramos demasiado jóvenes para aceptar que las verdades de hoy tenían muchas posibilidades de ser los errores de mañana.

Lo gracioso es que, cuando te preguntaba, te hacía decirle cómo lo habías sabido. No solo quería enseñarte. Quería saber cómo pensabas. Una respuesta aguda a sus maliciosas preguntas era para él un acontecimiento. Y cuando la respuesta no era acertada, no importaba, porque daba paso a una derivación a veces más interesante que la opción canónica.

No solo explicaba cómo eran las cosas, sino también cómo no eran. Y por qué. Y por qué no. Le interesaba tanto profundizar en el sí, como en el no. Siempre databa los descubrimientos. Personalizaba los hallazgos y dejaba claro que la ciencia no había caído del cielo, sino que había sido construida, con un esfuerzo sobrehumano muchas veces dirigido contra los propios prejuicios del descubridor, por personas que habían vivido aquí y allí, en tal época y tal otra.

En su aula tenías la sensación de ser tan afortunado que no podías evitar hacerte una pregunta: ¿Me merezco yo estas clases? Con él era imposible no estudiar: te habrías sentido un miserable. Y lo habrías sido. Era un profesor con todas las virtudes que adornan a los grandes directores de orquesta: como describo en este post, sabía sacar lo mejor de quienes estábamos delante y, al final, a muchos de nosotros nos daban ganas de aplaudir. Ahora lamento no haberlo hecho.

También fue un buen investigador (sobre corrientes en polímeros y estructuras de membranas biológicas), pero era mejor aún en el aula. Cuando ya no era mi profesor, decidí que sería imperdonable perder esa oportunidad y lo busqué. Tuve la inmensa suerte de ser su amigo y de conocer a su admirable familia. Pero duró poco, porque murió. Fue el profesor de mi vida. Me hubiera gustado ser su discípulo muchos años. En realidad, me siento su discípulo moral y, en algunas materias, antes de decidir qué pienso yo, me gusta imaginar qué pensaría él.

Fue un excepcional profesor universitario, pero estoy convencido de que hay casos similares en cualquier otro nivel. Porque ¿cómo puede uno olvidar al profesor que le enseñó a leer? ¿O a la profesora que te explicó el modelo atómico? ¿O a aquella que te hizo intuir la magia de los números primos? ¿O a quien te descubrió el texto, pero también el contexto y el subtexto del Quijote? ¿O a aquel gran maestro del violín? La pregunta es: ¿cómo olvidar a quien hizo posible que hoy ames la lectura, tengas el veneno de la física, la pasión por las matemáticas, hayas asumido el concepto de luchar contra los molinos de viento o hayas cambiado para siempre tu manera de tocar el violín? ¿O como dejar en el olvido a aquel profesor que te enseñó a analizar en silencio y con respeto los argumentos que contradicen tus más firmes convicciones?

Por no hablar de la situación inversa: cuando das tus clases de Biología o de Historia y, al cabo del tiempo, uno de los alumnos acaba siendo biólogo o historiador... deberías parar un momento y pensar que has contribuido a que tu alumno oriente su vida hacia una disciplina cuyos fundamentos y ramificaciones le pusiste tú ante los ojos. Ningún profesor debería olvidar eso.

Como ningún estudiante olvida al profesor que le abrió el camino hasta más allá de sus propios límites. Porque eso es lo que hacen los grandes profesores.

 

Nota para los lectores

Me animo a pedir a los lectores que sigan enviándome (al correo que consta en este blog) textos con este mismo título, “El mejor profesor de mi vida”. Ya han llegado varios. Iremos publicando una selección.

La intención es hacer honor al mérito extraordinario de estos grandes docentes y que, en la medida de lo posible, ello sirva como acicate para los jóvenes. Las normas son bien simples: textos de entre 500 y 1.000 palabras centrados en contarnos cómo eran aquel profesor o aquella profesora que nos dejaron una huella imborrable.


 

Hay 57 Comentarios

Tuve algunos de esos profesores. Una era de Arte. Estudiábamos con diapositivas, y en cada una transmitía su pasión por las bellas artes. Hoy disfruto con perderme en un museo, contemplar edificios antiguos... Pero se he de destacar a alguien, esa es la profesora de Matemáticas del instituto. Estricta, exigente, explicaba con la facilidad que sólo los apasionados de los números lo hacen. Hacia sencillo lo imposible. Y todos hablaban y hablan bien de ella. La suerte ha querido que mi hijo disfrute con ella también. Y en tantos años, no ha perdido su pasión por las mates ni su entrega a los alumnos. Necesitamos muchos así...

por despertarme tantos recuerdos idos,y pensar,-nunca los he olvidado-,a tantos buenos profesores que me enseñaron,siempre con sencillez e ilusión,gracias sinceras.

Sí, ser buen maestro o profesor es algo embriagante, tanto para el que enseña como para el que aprende.-
He sido afortunada: he tenido dos o tres profesores y una maestra como el que Ud. describe.
Mi amor hacia la docencia, la literatura, la filosofía, la música, el mundo en general, en gran parte se lo debo a aquellos ojos que me alentaban a no equivocarme, a ser curiosa, a investigar el cómo y el porqué.
Gracias a todos ellos.

Quise decir que los alumnos le visitaban con frecuencia Nieves

Me ha encantado esta lectura,mi padre era maestro de La República y pensaba así ,sus alumnos (algunos claro) ya que tuvimos la suerte que vivió hasta los 95 años,con toda lucidez,si le digo que a los 85 daba conferencias de más de media hora sin papeles......sobre todo de Historia,y tengo la alegría de tener una hija Maestra y tiene la buena herencia de su abuelo,un saludo Nieves

Hermosisimo homenaje a D. Joaquín Plans y a todos los "D. Joaquines" que han sabido y saben contagiar el amor por el conocimiento y la curiosidad, y que tanto dignifican la educación.

Una vez más, gracias por dignificar el papel de lo profesores que cada día aportamos nuestro granito de arena para hacer ciudadanos más libres

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Carlos Arroyo

ha navegado profesionalmente entre las cuatro paredes de un aula, la redacción de EL PAÍS y la dirección del Instituto Universitario de Posgrado. Esa travesía le ha convencido de que educar bien a los hijos es saldar buena parte de la deuda con la vida. Es autor de Libro de Estilo Universitario y diversos libros de ayuda al estudiante.

Web: www.ayudaalestudiante.com
Correo: arroyocarlos@ayudaalestudiante.com

Libros

Soy estudiante y necesito ayuda

Soy estudiante y necesito ayuda

El éxito en los estudios no es solo cuestión de inteligencia, sino que está al alcance de la mano con apertura personal al cambio, hábitos adecuados, una mejora organizativa, una adecuada actitud en el aula, un buen método de trabajo intelectual y una elevada dosis de motivación. Más información.

100 cosas que debes hacer para mejorar como estudiante

100 cosas que debes hacer para mejorar como estudiante

Una guía rápida con consejos concretos, claros y ordenados sobre cómo aprovechar lo que te empuja y evitar lo qué te frena para alcanzar el éxito académico. Perfeccionarás tus técnicas, aprenderás a manejar actitudes y motivación para aprovechar las clases, y mejorarás tus habilidades de organización y planificación. Más información.

Archivo

junio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal