Ayuda al Estudiante

Ayuda al Estudiante

El ecosistema educativo tiene un triángulo esencial: estudiantes, padres y profesores. Lo demás es contexto. Si este se sitúa en el centro de gravedad, algo va mal. Los análisis sobre educación tienen un peligro casi invisible: la paralización fascinada por lo mal que estamos. Descalificar sin analizar es injusto y analizar sin proponer alternativas, estéril. Así que el propósito de este blog es claro: ayudar a estudiantes, padres y profesores a encontrar alternativas de mejora.

Me rescató la profesora de alemán que fue a buscarme a casa

Por: | 19 de agosto de 2013

Post número 15 de la serie El mejor profesor de mi vida, escrita por los lectores del blog como homenaje a la profesión docente.


Autor invitado: GUILLERMO FERNÁNDEZ BARCIA (Doetinchem, Holanda)

La mejor profesora de mi vida fue aquella profesora de alemán que vino a buscarme a casa. Tengo 50 años y soy emigrante por partida doble. A los nueve años dejé mi pueblo en el sur de España para irme a vivir a Holanda con mis padres. Pasé allí 30 años y regresé a Sevilla en 2001 en busca de mis raíces, pero después de 12 años, opté por volver de nuevo a Holanda. 

Mis padres, como la mayoría de los emigrantes de los años 60 y 70, jamás lograron aprender la lengua y, en consecuencia, adaptarse a su nueva vida. Se drogaban con el sueño de que llegaría el momento de regresar a su tierra. En mi etapa escolar no me fueron de gran apoyo. En 3º de Bachillerato, la falta de apoyo combinada con la rebeldía de la pubertad me llevaron a abandonar los estudios para ponerme a trabajar. Trabajé tres años duramente en empresas como aquellas en las que trabajaban mis padres, lo que al menos me permitió independizarme.

Cuando me quedé parado opté por retomar los estudios en una escuela para adultos. Tenía claro que era la única manera de no verme atrapado toda mi vida como Chaplin en Tiempos modernos. En aquella época convivía en una casa vieja con emigrantes mayores del norte de España. Huelga decir que el ambiente, aunque familiar, no era muy festivo, y de una u otra forma caí en una depresión que me llevó a abondonar otra vez los estudios.

Pero un día, al regresar a casa me sorprendió ver sentada en el mugriento sofá de nuestro lúgubre salón a mi profesora de alemán. Tras recuperarme del susto le pregunté por el motivo de su visita y me contestó que el que le interesaba a ella era el de mi abandono. Tuvimos una charla en la que me dejó claro que me equivocaba y que todos los profesores, incluida ella, estaban convencidos de que podía alcanzar mi meta. 

Confortado por la idea de que ahí fuera había gente que no me daba por perdido, retomé las clases, aunque con cierta reticencia. Finalmente aprobé y conseguí mi título. Recuerdo muy bien la entrega de los diplomas. Temblando, me dirigí a ella para decirle: “Gracias”. Y añadí apresuradamente: "Pero no nos volvamos sentimentales".

La visita de aquella profesora transformó mi vida. Seguí estudiando, haciendo cursos, trabajando como administrativo en oficinas del Estado, investigando y elaborando métodos de enseñanza, y finalmente acabé montando una academia de español para adultos, para transmitir mis conocimientos de nuestra lengua y cultura a un pueblo agradecido y muy interesado en ampliar sus horizontes.

El recuerdo a aquella visita lo tengo tatuado de forma indeleble en mi corazón. Ninguno de mis fracasos logrará borrarlo. 

No sé si aquella profesora vive aún, pero, sí es así, me gustaría sorprenderla uno de estos días en el sofá de su casa para decirle en su amada lengua de Goethe “Gracias por ser tan buen ejemplo”, y estrecharla con fuerza entre mis brazos. 

 

 

Nota sobre la serie El mejor profesor de mi vida

La idea de pedir la participación de los lectores para publicar esta serie surgió a finales de abril, cuando estaba retocando precisamente el post El mejor profesor de mi vida. La primera selección de testimonios de los lectores de este blog es muy emocionante. Comenzó a publicarse el pasado 4 de julio (con El milagro de Miss Phillips con la Historia) y continuará publicándose hasta primeros de septiembre.

Sería estupendo que siguieran llegando textos y fuéramos capaces de establecer un día fijo para publicar esos testimonios más adelante. Por eso animo a todos los lectores, y también a los jóvenes que aún están a diario en el aula, a enviarme sus textos.

Las normas son muy simples:

- Identificar al autor y al profesor con nombres y apellidos.

- Extensión: 500-1.000 palabras.

- Ubicación: ciudad actual del autor y ciudad en la que se produjo el encuentro con el profesor.

Espero nuevos testimonios. Creo que el reconocimiento a los grandes profesores es nuestra deuda moral como estudiantes y nos ennoblece como sociedad. Que falta nos hace.


 

 

 

 

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Carlos Arroyo

ha navegado profesionalmente entre las cuatro paredes de un aula, la redacción de EL PAÍS y la dirección del Instituto Universitario de Posgrado. Esa travesía le ha convencido de que educar bien a los hijos es saldar buena parte de la deuda con la vida. Es autor de Libro de Estilo Universitario y diversos libros de ayuda al estudiante.

Web: www.ayudaalestudiante.com
Correo: arroyocarlos@ayudaalestudiante.com

Libros

Soy estudiante y necesito ayuda

Soy estudiante y necesito ayuda

El éxito en los estudios no es solo cuestión de inteligencia, sino que está al alcance de la mano con apertura personal al cambio, hábitos adecuados, una mejora organizativa, una adecuada actitud en el aula, un buen método de trabajo intelectual y una elevada dosis de motivación. Más información.

100 cosas que debes hacer para mejorar como estudiante

100 cosas que debes hacer para mejorar como estudiante

Una guía rápida con consejos concretos, claros y ordenados sobre cómo aprovechar lo que te empuja y evitar lo qué te frena para alcanzar el éxito académico. Perfeccionarás tus técnicas, aprenderás a manejar actitudes y motivación para aprovechar las clases, y mejorarás tus habilidades de organización y planificación. Más información.

Archivo

junio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal