Ayuda al Estudiante

Ayuda al Estudiante

El ecosistema educativo tiene un triángulo esencial: estudiantes, padres y profesores. Lo demás es contexto. Si este se sitúa en el centro de gravedad, algo va mal. Los análisis sobre educación tienen un peligro casi invisible: la paralización fascinada por lo mal que estamos. Descalificar sin analizar es injusto y analizar sin proponer alternativas, estéril. Así que el propósito de este blog es claro: ayudar a estudiantes, padres y profesores a encontrar alternativas de mejora.

Gracias

Por: | 17 de junio de 2014

Querido lector:

Todo llega a su fin y este blog no es la excepción.

Lo primero que quiero es darte las gracias muy cariñosamente por haberme permitido colarme en tu vida durante 501 días, desde el 12 de febrero de 2013. Han sido desde entonces 136 artículos, de los cuales 63 han estado a cargo de autores invitados. Como no puedo adivinar qué huella te hayan podido dejar, espero y deseo que al menos te hayan reconfirmado un principio básico: que todos debemos esforzarnos, de forma específica y sostenida, para educar a nuestros niños y jóvenes. No solo el resto del mundo, sino cada uno de nosotros, en primer lugar, nos toque el papel que nos toque. Solo así estaremos en condiciones morales de exigir a los demás, empezando por nuestros propios hijos e hijas. Eso es algo que no siempre cumplimos.

Supongo que algunos os preguntaréis por qué termino aquí. Evitaré suspicacias asegurando que se ha debido estrictamente a mi propia decisión, que tomé in pectore a principios de año (si bien es cierto que unos meses después de tomarla conocí que el periódico estaba replanteando el tema general de los blogs). Desde que Vicente Jiménez, ex director adjunto, me ofreció publicar el blog en EL PAÍS, la acogida ha sido espléndida en todo momento, incluyendo a Lola Huete, responsable de blogs durante ese tiempo, y a Natalia Marcos, siempre dispuesta a sacarme de apuros técnicos. Si Ayuda al Estudiante ha podido llegar a miles de lectores ha sido gracias al periódico (que hace tiempo fue mi casa durante una década). Así que solo tengo palabras de agradecimiento, porque no es nada fácil (y seguirá sin serlo) que los medios acojan propuestas educativas en las que el ingrediente político está tan en segundo o tercer plano como lo ha estado en este blog.

He decidido abordar nuevos proyectos que no me dejarían dedicarle al blog el tiempo que requiere. Prefiero dejarlo con dignidad antes que hacerlo de cualquier manera y provocar su degradación o su prolongación en vida vegetativa. De hecho, en la última frase de este post, que iniciaba hace más de cuatro meses la serie sobre el método de estudio, ya anticipaba un poco crípticamente que se acercaba el final.

Aprendí de niño que es de bien nacidos ser agradecidos. Así que dejo constancia, una vez más, de mi extraordinario agradecimiento a los lectores, especialmente a los reincidentes. No imaginaba que serían tantos, porque siempre he sospechado que en la sociedad y en el entorno político se habla de la importancia de la educación más como proclamación retórica que por interés real. De ahí mi sincera sorpresa por la buena acogida que tuvo el blog entre los lectores. Tenía mis serias dudas.

Muchas gracias a los centenares de lectores que se molestaron en dejar comentarios semana a semana. En todos ellos se observaba un interés sincero, cuando no una auténtica pasión por la educación, y me enorgullece haberlos tenido como lectores. Algunos de ellos provocaron incluso que les pidiera un artículo para publicar en el blog. A estos, gracias por partida doble.

En cuanto a los autores invitados, a quienes se debe el 46% de los artículos publicados a lo largo de este casi año y medio, mi nivel de agradecimiento se dispara. Algunos tenían gran prestigio y experiencia en publicación de artículos y libros, y otros no. Pero todos ellos reaccionaron encantadísimos a mis propuestas de publicación. Como es complicado hacerlo individualmente, quiero expresarles desde aquí mi admiración, e incluso mi más entusiasta envidia intelectual: me hubiera gustado ser yo quien escribiera sus artículos. Pero me alegro mucho de que hayan sido ellos.

Quiero dar las gracias a todos mis profesores, especialmente a la mayor fuente de inspiración en toda mi vida educativa, Joaquín Plans, ya fallecido, a quien dediqué un artículo hace un año, y a la maestra que me enseñó a leer en su pequeña aula, doña Ramona. Aún vive, y me acuerdo inexorablemente de ella cada día, cada vez que tengo un libro entre las manos. También gracias a muchísimos de mis compañeros, singularmente los maestros de la educación pública Juana Madrid y Abilio Ruiz, de quienes tanto he aprendido.

Mi madre, Paula Jiménez, maestra de Infantil recientemente fallecida, me enseñó día a día, año a año, que el verdadero termómetro de las sociedades (y las personas) civilizadas es el respeto y agradecimiento a sus profesores. Así lo pienso, más allá de los muchos errores que puedan cometer cada día en su trabajo, por los que, naturalmente, no están libres de cualquier crítica profesional, por profunda que sea. Es más, por mi cuenta y riesgo he llegado al convencimiento de que, sobre la valoración que cada sociedad hace en el fondo de sí misma, no es fácil encontrar mejores indicadores que el aprecio y la valoración que otorga a sus profesores. Gran parte de las demás ostentaciones patrióticas son meros juegos florales.

Por último, no puedo dejar de dar las gracias a todos esos chicos y chicas a los que, en alguna medida, he contribuido a educar. Creo que, en realidad, ellos me han educado a mí.

 

NOTA DE LOCALIZACIÓN

Quizá parezca algo a contracorriente, y lo es, sobre todo después de la ejemplar exhibición de poderío realizada por Podemos en las pasadas elecciones, pero he decidido suspender mi presencia activa en las redes sociales. Ello, a pesar de lo muchísimo que agradezco su interés a quienes me han seguido hasta aquí. Ahora, mi dirección de contacto pasa a ser solo arroyocarlos@ayudaalestudiante.com.

 

 

Hay 20 Comentarios

Hola, Carlos:

Como al 100% de las personas que han comentado, yo no voy a ser una excepción, mi más sentida pena por el fin de este blog.

Sé que llego con dos años de retraso con respecto a la publicación de esta entrada pero nunca es tarde si la dicha es buena (o, al menos, eso dice el refranero).

Hace años descubrí este oasis en el desierto de los blogs periodísticos dedicados al aprendizaje.

¡Qué pena que el "cambio climático" haya hecho acto de presencia en forma de "tormenta de arena" para borrarlo del mapa!

Requiescat in pace este blog.

Un fuerte abrazo allá donde vayas. Creo que eres un buen candidato para que acudan a ti y les digas a los políticos cómo ha de orientarse la educación en este país.

:'(

Gracias!!! También fue una gran inspiración para nuestro proyecto de motivación par que los estudiantes no tengan miedo de afrontar sus estudios y lo hagan con ánimo.

Y deseo agregar que este blog fue una gran inspiración para comenzar mi nuevo proyecto al que también los invito. ¡Mucha suerte!

Muchas gracias Carlos, tu ayuda fue realmente invaluable a lo largo de estos años y sobre todo la constancia a la que nos tenías acostumbrados, un verdadero ejemplo. Sin más que decir, me despido y te deseo lo mejor. ¡Saludos!

Gracias a ti y mucha suerte en lo que hagas!

Hola Carlos,

Comentar públicamente que me da mucha PENA como profesora de Secundaria que este blog cierre...Era un foro de reflexión y aprendizaje continuo.

Sinceramente creo que estos espacios, de tanta calidad son necesarios para que entre todos CAMBIEMOS LOS PARADIGMAS DE LA EDUCACIÓN y creemos una juventud COMPETENTE Y CON VALORES.

Saludos,

Blanca

solo resta decir ...mil gracias por que fueron 501 días de aprendizaje .de crecimiento y de absoluta delicia leerle ...para no solo eso ...leer ...también para naturalmente colocar en practica en nuestro diario vivir ....mil bendiciones..

Gracias .

Muchas gracias por las ideas, las palabras, las emociones, los datos, las personas, las situaciones, los problemas,... que he ido leyendo y me han ido apareciendo gracias a este blog. Muchas, de verdad. Espero que este blog no desaparezca, es una de mis referencias cuando necesito desconectar, aprender en otras partes o sentir una patada en la espinilla. Para mi es un placer leerte. Quiero seguir haciéndolo, porque como refirió Borges, las segundas lecturas sun muy necesarias. Espero que tengas mucha suerte en cualquiera de tus proyectos. Hasta la vista.

Muchas gracias por su contribución a la docencia y el rendimiento de los estudiantes. Les echaré de menos.
Gracias!

Una pena que lo dejes, echare de menos lo que escribes. Solo un ejemplo: soy profesor y estoy utilizando todo lo del estudio con mis alumnos. Gracias por todo.

Tengo un hijo con 4 años y he ido guardando la mayoría de sus artículos para dosificármelos a medida que los vaya necesitando. Muchas gracias por su ayuda, en directo y en diferido.

Gracias por todo. Nos va a hacer mucha falta. Un abrazo 'rompehuesos' :-)

Gracias, Carlos, por todo lo que nos has enseñado y por tu dedicación.
Abrazos

Enseñar a quienes no saben, es una labor muy seria porque con esa acción se hacen buenos y buenas ciudadanos y ciudadanas, que arrimando cada cual su grano de arena al montón de la sociedad.
Transforman un país en varias generaciones, cambiándolo de mediocre en grande.
Y son las personas docentes los actores principales.
En esa función, desde la labor diaria.
Educando y formando.
Con todo respeto, un cordial saludo.


Muchísimas gracias por el blog y muchísimas gracias por haber interactuado del modo en que lo has hecho. A pesar de no haber comentado todo lo que hubiese querido, sabes que te he leído siempre, ya que siempre ha habido algo que aprender.Has sido de gran ayuda, de verdad.
Un abrazo fuerte.

Muchísimas gracias a ti, Carlos.
Me has enseñado mucho.

Justamente hoy Elmayor, 4 años, ha entregado a sus profesores las postales de agradecimiento, que ha dibujado personalmente, por este año tan fantástico que le han regalado.

Un abrazo enorme y aquí estoy para lo que se te ofrezca.

Gracias por todo, Carlos

Siento una inmensa pena en este momento. Este blog ha sido un acompañante maravilloso para quienes la educación es un gusanillo que se ha incrustado en nuestras vidas y nos ha ofrecido material para el trabajo y para la reflexión. He estado presente en los momentos que he podido, tratando de debatir abiertamente sobre mis opiniones en materia educativa, supongo que a veces con vehemencia y puede que con el resultado de haber molestado a alguien. Siento si así ha sido, pero mi conciencia no me permite otra cosa que pelear por lo que tanto amo.
Guardo con mucho cariño la inmensa mayoría de los post aquí publicados y los considero de gran utilidad para mi práctica docente y para la reflexión intelectual sobre hacia dónde queremos caminar en la educación de nuestros y nuestras jóvenes.
En la medida en que haya podido participar en el blog, estoy agradecido a Carlos Arroyo por ello. Admiro su trabajo y su sabiduría y espero volver a encontrarlo en la red para compartir experiencias y opiniones y seguir disfrutando de sus magníficos trabajos y consejos.
Es una pena que espacios como este tengan que cerrarse y confío en que sea únicamente por motivos personales y profesionales. Quienes hemos amado este periódico nos sentimos cada vez un poco más huérfanos por el cambio editorial y el análisis periodístico y en temas especializados que en los últimos tiempos nos ofrece. Este blog era, precisamente, uno de los oasis que me permitían mantener mi fidelidad de lector del medio.
Un abrazo muy fuerte, querido Carlos, y que te vaya bonito.

Mucha suerte en su nuevo proyecto. Agradecer sus posts, han sido de gran ayuda y no sólo como padres que acompañan a su hijo en los estudios, también nos ha ayudado a nosotros, por ejemplo, con sus post sobre procastinación.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Carlos Arroyo

ha navegado profesionalmente entre las cuatro paredes de un aula, la redacción de EL PAÍS y la dirección del Instituto Universitario de Posgrado. Esa travesía le ha convencido de que educar bien a los hijos es saldar buena parte de la deuda con la vida. Es autor de Libro de Estilo Universitario y diversos libros de ayuda al estudiante.

Web: www.ayudaalestudiante.com
Correo: arroyocarlos@ayudaalestudiante.com

Libros

Soy estudiante y necesito ayuda

Soy estudiante y necesito ayuda

El éxito en los estudios no es solo cuestión de inteligencia, sino que está al alcance de la mano con apertura personal al cambio, hábitos adecuados, una mejora organizativa, una adecuada actitud en el aula, un buen método de trabajo intelectual y una elevada dosis de motivación. Más información.

100 cosas que debes hacer para mejorar como estudiante

100 cosas que debes hacer para mejorar como estudiante

Una guía rápida con consejos concretos, claros y ordenados sobre cómo aprovechar lo que te empuja y evitar lo qué te frena para alcanzar el éxito académico. Perfeccionarás tus técnicas, aprenderás a manejar actitudes y motivación para aprovechar las clases, y mejorarás tus habilidades de organización y planificación. Más información.

Archivo

junio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal