Balón teutón

Sobre el blog

Crónicas de la Liga más alemana del mundo.

Sobre el autor

Fernando Aramburu

, donostiarra, es autor de cuentos y novelas. Desde 1985 reside en la República Federal de Alemania, donde se dedicó durante largo tiempo a la docencia. Entretanto cayó el muro, como caen tantas cosas. Y hoy pulsa las teclas y no precisamente las del piano. Lo que más le gusta del fútbol es la literatura, o sea, el barro y el gol en el último minuto, la épica y la lírica.

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El cañón de los goles

Por: | 08 de mayo de 2014

El cañón goleador o cañón de los goles (Torkanone) es el trofeo que recibe al término de cada temporada el máximo goleador de la Bundesliga. Consiste en un pequeño cañón con aspecto de juguete, de 3,2 kilos de peso, fijado sobre una base de madera. Exhibirlo en la vitrina de casa es el sueño de cualquier delantero que se precie. Desde hace diez años también se entrega un ejemplar a la futbolista más goleadora.

Esta simpática distinción no tiene carácter oficial. De hecho surgió como ocurrencia de un periódico deportivo, el Sport-Magazin. Tras su fusión con el Kicker, es este último el que en la actualidad mantiene el rito. El cañón empezó a entregarse en 1966, al término de la tercera temporada de la Bundesliga.

El primer afortunado en recibirlo fue Lothar Emmerich, del Borussia Dortmund, que aquel año consiguió 31 goles. No obstante, por un sentido elemental de la justicia, los máximos goleadores de las temporadas precedentes recibieron asimismo el premio, si bien con décadas de retraso; entre ellos, el célebre Uwe Seeler, primer pichichi de la Bundesliga.

DOS

Mandzukic y Lewandowski, candidatos al trofeo al máximo goleador.

Este año se disputan la pieza unos cuantos candidatos. A falta de un solo partido, los más próximos a obtenerla son Mario Mandzukic y Roberte Lewandowski, cuya rivalidad, según dicen, aumentará después de las vacaciones estivales, cuando se vean obligados a disputarse el puesto de delantero centro en el Bayern Múnich. Ambos encabezan la clasificación actual con 18 tantos cada uno, una cosecha escasa si la comparamos con la conseguida en viejos tiempos por otros jugadores.

En siete ocasiones recibió el juguete el goleador por antonomasia de la Bundesliga, el inolvidable Gerd Müller. Su récord de 40 goles, correspondiente a la temporada 1971/72, no ha sido superado todavía en Alemania. Los 345 goles que marcó en 427 partidos lo colocan, treinta y cinco años después de su despedida, en el primer puesto de los goleadores alemanes. No en vano es conocido por los aficionados con los sobrenombres de “Bomber der Nation” (Bombardero de la Nación) y Torpedo Müller.

MullerGerd Müller, con el trofeo como máximo goleador.

Gerd Müller destacó asimismo como certero rematador en competiciones internacionales, con un palmarés asombroso. A su bota derecha se debe el 2-1 de la victoria de Alemania contra Holanda en la final de la Copa del Mundo de 1974. Dos años antes estableció una marca de máximo goleador en el curso de un año completo, con 85 dianas. Tuvieron que transcurrir cuatro décadas justas para que otro jugador superara esa cantidad, Leo Messi, con 91, aunque no con el mismo número de partidos disputados (69 el argentino, 60 el alemán).

El año pasado el cañón fue a parar a manos de Stefan Kiessling, del Bayer Leverkusen. Antes que él lo recibieron jugadores que dejaron huella en los anales del fútbol alemán: Juup Heynckes (en dos ocasiones), Karl-Heinz Rummenigge (en tres), Rudi Völler, los hermanos Allofs o Jürgen Klinsmann, actual entrenador de la selección nacional de EE.UU. La lista es larga.

Uwe Seeler entrega el cañón de goleador a Kiessling

Uwe Seeler entrega el trofeo a Kiessling, del Bayer Leverkusen.

Huelga decir que no siempre ganaron el cañón jugadores de nacionalidad alemana. Entre los artilleros premiados encontramos al ghanés Anthony Yeboah, que se llevó dos figuras, los brasileños Giovane Elber y Grafite o el bosnio Dzeko, actualmente en el Manchester City. También otros que alguna vez jugaron en equipos españoles. Pienso en el internacional griego Theofanis Gekas, ganador del cañón en 2007 con 20 goles, cinco años antes de su paso fugaz por el Levante UD. Pienso en Klaas Jan Huntelaar (unos meses en el Real Madrid), que ganó el juguete en 2012 con una suma notable, 29 goles, o diez años antes, con el modesto VfL Bochum, el danés Thomas Christiansen, quien durante la década de los noventa jugó sucesivamente en siete equipos españoles.

Mención aparte merece el cañón obtenido en 2004 por el brasileño Ailton, cuyos 28 goles contribuyeron de manera decisiva al último triunfo del Werder Bremen en la Bundesliga. Ailton es el protagonista de un anecdotario copioso. Terminó su carrera deportiva jugando en la Sexta División alemana, participó en un reality show de televisión equivalente al español Supervivientes y estuvo metido en mil y una historias que darían trabajo a varios biógrafos. Una de ellas tiene que ver con el cañón de los goles. Alegando que el futbolista le debía dinero, su asesor fiscal sacó la figura a la venta en eBay, junto con otras pertenencias del deudor. Le puja alcanzó los 600.000 euros, si bien Ailton presentó en el último momento una reclamación que permitió suspender la venta. Está claro que hay mucha gente deseosa de poseer el juguetito.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal