Fin de la temporada 2013-2014, un balance

Por: | 14 de mayo de 2014

Peppp

Lo de siempre, unos contentos, otros tristes y todos aprovisionándose de nuevas esperanzas o volviendo la mirada atrás para encontrar justificaciones a esto y lo otro. La temporada 2013-14 de la Bundesliga ha llegado a su fin. Quedan tan sólo pendientes los dos partidos de la promoción, que servirán para decidir si el Hamburgo, al término de la peor campaña de su historia, conserva la categoría o desciende por vez primera desde que existe la Bundesliga a Segunda División.

La temporada empezó marcada por la incorporación de un entrenador estrella. Pep Guardiola recibió a su llegada a Alemania una acogida propia de cantantes famosos. Encontró a su disposición una plantilla que meses antes lo había ganado todo. Esta circunstancia ha proyectado una sombra constante en la trayectoria del Bayern Múnich. No hace falta haberse graduado en filosofía para saber que lo óptimo no es susceptible de mejora.

Así y todo, el Bayern sumó récords, concadenó victorias y se proclamó campeón de la Bundesliga cuando le faltaban por disputar siete partidos. Después ya no volvió a ser el equipo arrollador que había sido hasta entonces. Llegaron las primeras derrotas, se lesionó Thiago Alcántara, el Real Madrid infirió a los bávaros una humillación deportiva que escocerá en Múnich durante largo tiempo.

La prensa hurgó en la úlcera. Corrieron rumores sobre desavenencias en el vestuario, sobre el deseo de algunos jugadores de cambiar de aires y el propósito del Bayern de llenar la cesta de la compra con jugadores idóneos para el sistema de juego que Guardiola favorece. La historia aún no está acabada. Queda la final de la Copa contra el Borussia Dortmund, un partido en el que ambos equipos se juegan algo más que un trofeo.

Se clasificaron para la próxima edición de la Liga de Campeones los mismos clubes que el año pasado. Singularmente meritoria ha sido la campaña del Borussia Dortmund, segundo en la tabla a pesar de tener durante meses más de medio equipo titular en la enfermería. Especialmente grave fue la lesión de espalda de Gündogan en agosto pasado. Sigue sin recuperarse.

En algunas fases del campeonato, el Borussia llegó a tener fuera de combate a toda la defensa. Su entrenador, el carismático Jürgen Klopp, se desesperaba en la banda, profería gritos y fue repetidamente expulsado y sancionado. Con todo, el Borussia Dortmund ha hecho una campaña más que digna. Ganó la Supercopa alemana, supo plantar cara al Real Madrid y disputará en breve la final de la Copa. Su delantero centro, el polaco Lewandowski (tras el verano, en el Bayern), ha sido el ganador del cañón de los goleadores con 20 tantos. Diversos medios deportivos han concedido a Marco Reus el honor de haber sido el mejor jugador de la temporada.

Los otros clasificados para la Liga de Campeones son el Schalke 04 y el Bayer Leverkusen. El primero ha hecho una segunda vuelta espectacular, con un entrenador al borde continuo del despido, pero que ha tenido la fortuna de poder suplir a los lesionados por jóvenes promesas de una cantera que parece inagotable. En cuanto al Leverkusen, como de costumbre dio durante unos meses la impresión de que se comería el mundo; al final se ha clasificado con apuros para la previa de la Liga de Campeones. En el recuerdo quedará el no-gol de cabeza de su delantero Kiessling.

A la Europa League irán el club de la Volkswagen, el Wolfsburgo, al que los profetas de fútbol alemán auguran un futuro brillante (dispone de una base económica sólida y parece haber encontrado al entrenador adecuado); el Borussia Mönchengladbach, que desde que es entrenado por el suizo Favre ha vuelto a la zona noble de la clasificación, y el Maguncia 05, cuya admirable temporada se ha visto de golpe enturbiada por la sorprendente decisión del entrenador, Thomas Tuchel, de marcharse sin cumplir el contrato.

No menos admirable ha sido la campaña del FC Augsburgo, uno de los predestinados al descenso que, sin embargo y a pesar de su modestia presupuestaria, ha estado a punto de conseguir una plaza para la Europa League. Bajan a Segunda el Núremberg, cuyos ocho descensos lo convierten en el equipo ascensor por antonomasia de la Bundesliga, y, en cumplimiento de todos los pronósticos, el Eintracht Braunschweig.

Hay 3 Comentarios

Buenooooooooooo..., ojalá que se salve el Hamburgo. Un grande que ha sido campeón de Europa..., a costa de la Real. La ciudad y la afición merecen seguir en la Bundesliga. Por cierto, para cúando un artículo sobre el San Pauli, Fernando?

Enhorabuena por tus escritos futboleros..., y aúúúpa el Borussia Moenchengladbach! Ojalá juegue la Real contra ellos en la Europa League!

Al final van a cambiar la descripcción del futgol y se hablara que es un deporte que juegas 11 contra 11 y siempre gana el equipo de Guardiola ja, ja

http://www.omaquerica.com

En Alemania el nombre y el apellido se lo queda el Hamburgo con su terrorífica campaña a pesar de la gran plantilla que posee.

http://casaquerida.com/2014/05/14/el-valor-y-el-uso-de-la-vida-humana/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Balón teutón

Sobre el blog

Crónicas de la Liga más alemana del mundo.

Sobre el autor

Fernando Aramburu

, donostiarra, es autor de cuentos y novelas. Desde 1985 reside en la República Federal de Alemania, donde se dedicó durante largo tiempo a la docencia. Entretanto cayó el muro, como caen tantas cosas. Y hoy pulsa las teclas y no precisamente las del piano. Lo que más le gusta del fútbol es la literatura, o sea, el barro y el gol en el último minuto, la épica y la lírica.

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal