El Palomero

Sobre las expectativas

Por: EL PAÍS

12 oct 2009

El sábado fui a ver Ágora. Lo hice en Bilbao. Me pareció lo más lógico, ya que si se trataba de una película situada geográficamente en Alejandría, uno de los centros más importantes del saber en la historia de la Humanidad, ningún sitio mejor para verla que en otro reducto del conocimiento (ya, ya sé que cortar troncos y levantar piedras no casa muy bien con discusiones sobre el movimiento de la tierra, pero tampoco hay que ponerse puntillosos). ¿Que si me ha gustado? Creo que hay que verla. Nunca está de más recordar al menos durante dos horas lo bestias que podemos ser cuando nos ciegan los fanatismos religiosos. Tampoco hay muchos planes mejores que contemplar la cara rebosante de inteligencia de Rachel Weisz en una pantalla de 25 metros de ancho. Y la historia me parece bien contada, creíble y con muchas más virtudes que defectos. Sólo le veo un problema. Que es una película de Alejandro Amenábar. Si fuese de otro, colaría perfectamente. Pero con esa firma no alcanza a cubrir mis expectativas.



Mientras vuelvo para casa y observo cómo la voracidad constructora ha enterrado al Museo Guggenheim entre edificios y ya es difícil de verlo hasta que casi te chocas con Puppy, el perro de Jeff Koons, que cuida el museo día y noche, me doy cuenta de lo complicado que lo tiene gente como Amenábar. Sus magníficas películas han elevado hasta lo enorme la expectación que provocan sus nuevas obras y en consecuencia le enfrenta a grandes exigencias. Y de ahí mi cabeza me lleva al Barça de Guardiola, el Madrid de los grandes fichajes, la selección española de fútbol y baloncesto, Ettore Messina, Kobe Bryant, Pau Gasol, Michael Jordan, Usain Bolt, Rafa Nadal, Fernando Alonso y muchos más. Todos grandes generadores de expectativas. Unos porque han tocado el cielo. Otros porque prometen alcanzarlo. Todos lucharon y luchan contra un enemigo invisible y de muy difícil concreción. Lo que se espera de ellos.



No es fácil de sobrellevar estas expectativas y más en territorios como el deportivo donde la carga emotiva condiciona en exceso el análisis racional. Muchas veces resultan tan pesadas compañías que pueden provocar más destrozos que los equipos contrarios. ¿Dónde se encuentra la raya que delimita su satisfacción? ¿Contra quién juega ahora el Barça, contra sus rivales o contra el recuerdo de su gloriosa temporada pasada? Después de gastarse un porrón de millones, ¿qué es lo que tiene que hacer el Madrid de fútbol para estar a la altura de lo que sueña su afición? Ya estamos viendo que ganar no es suficiente. Tiene que jugar bien. Uf, terreno resbaladizo. ¿Jugar bien como el Barça, el Chelsea, el Madrid de la Quinta o como lo bien que debería jugar un equipo que ha costado 300 millones de euros, si es que eso se puede medir? Cuando la selección española de baloncesto entró en crisis en Polonia, ¿en qué se basaba nuestro juicio? ¿En lo que veíamos, o en lo creíamos que teníamos que ver? ¿Qué se espera de Ettore Messina en el Madrid? ¿Y de Ricky Rubio en el Barça? ¿Cuándo consideraremos que Nadal is back? ¿Cuántas carreras debería ganar Alonso en Ferrari?



El manejo de expectativas, propias y ajenas, es uno de los equilibrios más delicados a los que se tiene que enfrentar un equipo o un deportista. En su buen gobierno radica parte primordial del éxito y sobre todo de la constancia en él. Hace falta una buena dosis de armonía entre ilusión y ambición para elevarlas, y la sensatez y racionalidad para contrastarlas con su justa medida. Sabiendo lo complicado que es, admiro hasta el infinito y más allá a todos los que son capaces de lograrlo.



Posdata cinematográfica- ¿Qué se hace cuando te toca en el cine al lado de un chaval que tiene en sus manos una ración tamaño grande de palomitas y las va consumiendo ¡una a una! con el consiguiente escándalo sonoro? Debería decirle: “Por favor chico, ¿podrías hacer menos ruido masticando que parezco que estoy al lado de una oveja rumiando?”. Pero me da vergüenza. Siempre me ha dado mucho corte enfrentarme a la gente que habla o hace ruido. No comprendo cómo no se dan cuenta por sí mismos. Como mucho, mi valentía me ha llevado a hacer un genérico “sssssssssssss” para ver si se daban por aludidos. Eso sí, mirando hacia otro lado. Joder, creo que soy un cobarde cinematográfico.














Hay 24 Comentarios

Itu, podrás tu con las expectativas que ha generado tu blog? Que cada nuevo post tiene que abrirnos los ojos y hacernos pensar sobre aquello sobre lo que nos hablas...Haz como Alonso, Nadal, Kobe y Guardiola, pasa de la prensa y a tu bola que lo haces muy bien.Bienvenido de nuevo, se te echaba de menos.

Yo fui a ver la peli en el estreno, me pareció fantástica. Me daban miedo las espectativas pero al final me decidí y no me decepcionó. Aparte del extremismo que muestra la película (por desgracia estamos acostumbrados actualmente a esta clase de locuras) lo que peor llevé fue la destrucción de la biblioteca, yo que soy una amante de los libros, qué mal lo pasé. No quiero ni pensar cuanto habrá perdido la humanidad con la destrucción de aquella maravillosa biblioteca.Juanma, si al lado te toca un petardo comiendo palomitas pacientemente una tras otra, ¿qué quieres que te diga? ajo y agua.Un saludo.[:D]

Joder Itu, te han llamado deportista de competición!! :DLo del cine ya somos dos... el problema es si la tensión sube y al final el estallido palomitero se traduce en salto sobre el ruidista a la yugular! Paz y Ciencia... como dijeron en la revista que cerraron los franquistas.Eso de las espectativas.... motivan o matan!! Menos mal que todos somos diferentes!!Gracias Señor por amenizarnos el día

...pues a mi los que me dan pol saco son los tios de dos metros que se te sientan delante y no te dejan ver la pantalla. Menos mal que yo no me amilano por nada, y siempre que me toca uno le hago bajar la cabeza a collejas... a que cine de Bilbao ibas, Itu?? [;)]

Eres un fenomeno con tus comentarios, tanto televisivos como en tu blog, haces que vuelvan las ganas de volver a leer [:)]Muy acertados tus comentarios, tanto tu razonamiento casi filosofico sobre las espectativas que se generan en las personas y que son dificiles de cuantificar pues muchas veces dependen del estado del animo de la gente como tu capacidad para compaginar estos comentarios con algo tan trivial como el de las palomitas, que dicho sea de paso... a quien no se le ha puesto alguna vez en su vida un tipo como ese al lado en el cine??? Y todos hemos pensado como tu!!!1 jajajajaj

Tenemos expectativas porque soñar es gratis, lo inteligente es saber valorar las cosas en su justa medida, aunque no hayan cumplido con nuestras expectativas. Si ves el Padrino III antes de ver las dos anteriores, te parecerá una película correcta, pero que de ningún modo resistiría una comparación con las sobresalientes primera y segunda parte de la saga; algo parecido sucede con la Guerra de las Galaxias.En cuanto al deporte... me acuerdo de las grandes decepciones que nos llevábamos los madridistas cada vez que el Madrid de la Quinta del Buitre se quedaba fuera de la Copa de Europa. Ahora, con la objetividad que da la perspectiva del tiempo, creo que todo el mundo valora lo grande que fue ganar 5 ligas seguidas, batir récord de goles, etc. Seguro que el Real Madrid no cumplió con las expectativas, pero aún así, hizo algo extraordinario. Eso es lo que hay que saber valorar.Y por último... si has pagado la entrada, tienes todo el derecho del mundo a pedir silencio. Además así darás una pequeña lección de civismo a tu vecino de butaca.Saludos y gracias por tu bolg.

Yo también me quedé prendado con la inteligencia que desprendía su cara...

kaixo

Sobre espectativas y Ricky.No entiendo las expectativas de alguien con tanta dificultad para "colarlas".Entonces porque a "Jou Llorente", que incluso las metía cuando "apuntaba bien", no lo draftearon los "Celtics"?. P.D.: En cuanto al cine: no eses cobarde sólo por lo de las palomitas ...Yo me salí del cine a la mitad.

Qué grande eres. Pues yo también odio a los que comen palomitas y hacen ruido sin parar. Eso sí, el shuuuuuuu lo digo mirándoles a la cara! jajaja!Las expectativas se crean porque han hecho algo grande en algún momento, y los aficionados, exigentes como somos, queremos volver a verlo...Así que...sí, Ricky hará algo grande con el Barça y seguramente Messina hará algo importante con el Madrid. En fútbol, será difícil ver de nuevo un triplete del Barça, jugando como jugó, pero con Guardiola...cualquier expectativa se queda corta! ;-)P.D: Para los que le gusta el cine...Moon. Tenéis que verla!

Yo prefiero a los que comen palomitas que a los que hacen ssssssssssshhhhh.

Hola Itu.Leyendo tu blog, artículo, análisis de la realidad o como quieras llamarlo, me ha pasado exáctamente lo que ta ha ocurrido a tí cuando has visto la peli Agora.Mis expectativas han superado a la realidad.Pensaba que leería algo fresco, brillante, concienzudo... pero... la realidad ha sido otra. Uff, flojón, flojón eh???????Expectativas 1 - Realidad 0P.D; si pierdes un par de partidos más, te bajo a segunda como comentarista, tertuliano, analista o como quieras llamarlo.

muy interesante el comentario... pero quería diferenciar entre la expectativa del consagrado y la del que llega pronto al éxito... y la expectativa de quien aún no ha hecho nada. Suele ocurrir con las jóvenes promesas, aquellos en quienes todo el mundo ve como sucesores de grandes campeones. Esto supongo que generará grandes dosis de ansiedad y en general no será sino un obstáculo para desarrollar una carrera fructífera. Aunque creo que deberíamos relativizar todo un poco, teniendo en cuenta cómo influye la fortuna en el éxito o no de cualquier deportista o artista... en el caso del deportista, el físico puede arruinar prematuramente una potencial carrera exitosa, o disminuir el alcance del mismo. Un ejemplo, Sabonis: ¿qué habría podido hacer de tener un físico en buenas condiciones? Seguramente todo el mundo lo reconoce como uno de los más grandes talentos de la historia del baloncesto europeo, ¿pero dio todo lo que podía dar? No, pero aún así tuvo una exitosa carrera y reconocimiento...Creo que nadie duda de que los logros es mejor cosecharlos en la madurez, como le está pasando a la generación de oro del baloncesto español... fueron juniors campeones, pero se han consagrado a una edad respetable y han bebido de las mieles del éxito y de ciertas desilusiones... lo malo es ganar a los 18 años, porque y luego qué... creo que esto le está pasando a quienes miran a Nadal y quieren ver si será capaz de volver a ganar con la misma frecuencia...me temo que a él también le afectará esa perspectiva... es un tema muy complejo. Yo como aficionado, tengo muy presente el recuerdo de los buenos momentos que nos hacen pasar los grandes artistas y deportistas... y si en el presente no alcanzan las mismas cotas, pues no pasa nada. El Hitchcock de Topaz no es el de Vértigo, pero, ¿deja de ser grande por ello? No sigo, gracias por el blog y me gustaría leer otras opiniones al respecto, porque es este un tema complejo.

Respecto de la exigencia a los que en cualquier faceta de la vida buscan la excelencia por parte de quienes no tienen ese afán ni de lejos, me gusta recordar una anécdota de Toni Nadal. Cuando Carlos Moyà era número 7 del mundo, había periodistas que le preguntaban acerca de si era vago, si no entrenaba, etc, y una vez les respondió: moyà es el número 7 de su profesión, ¿y tú qué número haces de la tuya? ¿El siete millones?, pues aún así yo no te miro mal. Menos exigir y más exigir(se).

Hay expectativas xq son los mejores, cada uno en su campo y xq alguna o muchas veces las cubren o las superan. Y también xq a lo bueno es muy fácil acostumbrarse.Otra cosa es demonizar cuando alguna vez no se consigue, vuelve Nadal a jugar despues de una lesión y tiene que ganar todo. Gasol tiene dos partidos malos y no se compromete con la selección. Alonso no sirve para nada; España pierde la Copa confederaciones y Del Bosque se ha cargado el grupo. Puede ser que también seamos unos exagerados increíbles.pd. Yo también vi Ágora, a mi me encantó.

Hola Itu y demas participantes!!tienes toda la razon. Ademas, creo que "las expectativas" son muchas veces mala memoria: la seleccion española de baloncesto jugo una final de JJ.OO. en 2008 tan tan buena que a partir de ahi les pedimos siempre el cielo,...y lo cierto es que en aquel mismo campeonato previamente habian jugado algun partido poco mas que normalito.LLegar tan alto cuesta -debe costar- muchisimo, no todos los pasos se dan siempre hacia adelante y, ademas de recordar lo que consiguieron los Gasol, Nadal, Jordan, Alonso, Messina, Guardiola, Amenabar....hariamos bien en recordar tambien -yo casi diria en recordar sobre todo- lo que les costo. De lo contrario, cuando despues pierden, y perderan, empezamos a decir que "se han vuelto" humanos. Pero no se han vuelto, siempre lo fueron.Eso, que abrazos a todos,

Lo mejor? Arrasar con el chaval, decirle que deje de hacer ruido y santas pascuas, lo peor que te puede pasar es que se levante, y se te encare, xo en ese caso... quien le va a plantar cara a un tipo de casi dos metros? jajajaja. Normalmente tendemos a pensar que el otro esta seguro de lo que hace, pero normalmente se asusta con mayor facilidad.Sobre las espectativas:El ser humano tiende a encontrar limites, cuando no estan fuera de el, busca en su interior.

A mí también me molesta ese ssssshhhh todo el rato. Qué tío más pesado. Fdo: El de las palomitas.Hablando de la peli, si te olvidas por un momento que quien dirige la película es Aménabar, la podría dirigir cualquier yankee con dos dedos de frente. Quiero decir con esto que la llamada autoría desaparece para convertirse en un buen producto cinematográfico, lo cual a mí me parece que no está ni bien ni mal. Es así y se acepta.

Bueno te escribí muy emocionada por tu vuelta al ruedo Blogero, pero como este en concreto me odia y no me graba lo que te escribo pues aprovecho para volver a decirte que eres Una (por no decir mi única) buena noticia del país y que me encanta tenerte de vuelta....Sobre las expectativas.... Creo que en el deporte las expectativas se cumplen, por lo menos para mí que ya me he quitado de las "etiquetas equipistas", cuando los deportistas dan LO MEJOR que tienen, cuando REALMENTE ves que intentan mejorarse en cada acción, en cada momento, esa sensación un deportista de elite es capaz de transmitirlo, es algo que se percibe en su forma de moverse, la comodidad, la observación.... Mi entendimiento del fútbol es -10 y me aburre soberanemente así que no sé cuándo se nota que lo dan todo, pero en basket es algo inconfundible, con Nadal pasa lo mismo, no hay duda de cuándo está al máximo rendimiento, aunque pierdan, mis expectativas se cumplen, no cuando se gana, sino cuando se hace todo lo posible por ser mejor en todo momento (aunque a determinados niveles ser mejor puede ser sólo una canasta más, una mejor asistencia, un rebote imposible...). No hace mucho oí a Nadal decir que él se fijaba, no en punto débil de sus contrarios, sino en el fuerte, para poder mejorarlo en él siguiendo el modelo.... Eso ES, para mí, cubrir expectativas.... P.d. Ágora es estupenda, no seas toca.... Id a verla que Iturriaga estaba embriagado por su cobardía cinematográfica y no se enteró bien...

vamos itu, con lo grande que eres y te da miedo un muchachito con sus palomitas?por cierto, animo con el blog, eres un crack!

Me parece un comentario muy acertado por tu parte: qué nivel hay que exigir a quien ha realizado grandes demostraciones con anterioridad o genera elevadas expectativas. Me gustaría aportar un matiz: en el deporte, estas exigencias vienen dadas, casi siempre, por los medios de comunicación. Así, la clave reside en que estos grandes equipos y deportistas sean capaces de desempeñar su labor con la suficiente independencia respecto a las opiniones exteriores, buscando el máximo rendimiento en su esfuerzo y perfeccionando su ejecución con el tiempo. Y que cada cual, individualmente, saque sus propias conclusiones.

Eres como todos. ¡Qué pais! Te "dan" un Blog y se te sube la fama a la cabeza. El pobre chaval seguro que... ¡comía palomitas en honor al palomero! Y una a una porque quería que te dieses cuenta.

Buen comentario baloncestístico Itu!!!!!Estoy de acuerdo con tu pensamiento acerca del partido del BarÇa, me parece acertada tu opinión sobre el juego del Madrid, y comparto tu posición ante la sorpresa del Fuenla.Y sobre el Estu..., olé sus güevos. Si hubiera sido "otro" el afectado por la Gripe A, otro gallo cantaría. Se hubiera aplazado, o se lo hubieran dado por ganado directamente, pero si no eres uno de los 4 magníficos..., date por jodido.

que pena que seas deportitasme caes fenomenal si no fuera porque eres deportista de competiciónla competición no va nada conmigopero tu me caes muy muy muy bien

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef01675fec8ec1970b

Listed below are links to weblogs that reference Sobre las expectativas:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal