El Palomero

Cuando el resultado no es lo más importante

Por: EL PAÍS

25 nov 2009

Falta media hora para que comience el partido de Nadal ante Davydenko, un tipo entrañable al que le coges cariño a los cinco minutos de conocerle. Pienso en él, busco fotos suyas en la red y ante tanta imagen taciturna (de 21 fotos 20) el cuerpo me pide que haya una ley que obligue a los deportistas de élite a sonreir al menos una vez cada media hora, que tampoco es pedir mucho. Son demasiados los Davydenkos o Raikonnen que hay por ahí y también por aquí. No sé, no les debería resultar tan difícil.




Tienen una vida bastante agradable, ganan mucha pasta haciendo lo que se supone les gusta más, son famosos, reconocidos, viajan en primera, no les hace falta reservar mesa en los restaurantes y a la hora de ligar no necesitan tener mucho carrete (el de hablar, no el de la Presley). Entonces, ¿por qué a muchos de ellos les cuesta tanto trabajo sonreir? ¿Es que no disfrutan de lo que hacen? Como les pasa a ciertos amos del capital, ¿les da pudor el hacer ostentación de su riqueza?. Poner cara de no haber tomado All Bran por la mañana ¿es su forma de decir “los triunfadores también lloran”?. ¿O les parece poco serio, ante la supuesta trascendencia planetaria de sus acciones?.




Recuerdo hace dos o tres años una de esas entrevistas de pretemporada donde las preguntas y respuestas se repiten tanto que a veces te da la sensación de estar leyendo el periódico del año anterior. Se trataba de un futbolista (no voy a dar nombres pero su camiseta era blanca y ya no está en el equipo) y el titular decía: “Este año vamos a sufrir mucho”. Jooooooooooooder, pensé. ¡Vaya forma de afrontar una temporada!. Sufrir, sufren los mineros. Un tipo que juega en un gran equipo, desarrolla su actividad en un gran estadio lleno de gente que quiere pasarlo bien, disputa prestigiosas competiciones, viaja por todo el mundo, tiene los bolsillos cubiertos y es objeto de seguimiento y admiración, un tipo así no debería sufrir. Y si lo hace de forma constante (en determinados momentos hasta Zapatero, el hombre más optimista del mundo, sufre) es que algo falla. ¿Por qué no ríen más públicamente gente como Fernando Alonso, Raúl o Dani Pedrosa? ¿Recordáis lo que costaba ver una sonrisa en la selección española de fútbol hasta hace un par de años? Ya sé que la concentración de tensión en determinados momentos puede resultar asfixiante, pero no justifica ese agrio rictus casi perenne.





El juego, independiente de quien lo practique, debería sacar a pasear al niño que llevamos dentro, porque en teoría, cada vez jugamos de alguna forma nos retrotraemos a esa edad temprana donde el jugar es lo que más nos atrae, gusta y estimula. El juego es alegría, libertad, disfrute y cuando observas esos rostros contraídos en todo momento pienso que para estos deportistas se ha dejado reducido al 1% el porcentaje de lo lúdico y al 99% el porcentaje de lo profesional, lo obligatorio, lo estresante, lo angustioso. Con lo bonito que es una sonrisa bien puesta. La de Magic Johnson, por ejemplo, luminosa, contagiosa, sincronizada conceptualmente con la forma de entender el juego. O la de Ronaldo, el brasileño no el portugués, que la de éste es algo postiza. ¿Por qué todos los jugones sonríen igual? que decía el añorado Andrés. .





El caso es que yo no quería hablar de eso, sino de toda esa historia que envuelve a Nadal desde que volvió de su lesión. Que si el numero 1, que si el 2, que si puede acabar el Masters en el tres. Rafa insiste una y otra vez que ahora mismo esto no es lo más importante para él, pero como dice mi madre, que si quieres arroz… No lo es porque Nadal entiende que los resultados, como su propio nombre indica, son el resultado de algo. Del buen toque, de la confianza, de la dureza mental, de un buen estado físico, etc. Y cuando ves que te faltan estas cosas, como le ocurre ahora a Nadal, el poner en el horizonte puestos en un ranking no tiene sentido. Es más, atendiendo sólo al resultado y aunque te favorezca pasajeramente, los defectos en cuanto a las ideas, diseño, elaboración, construcción y conjunción, acaban pasándote factura. Por eso me gustan los equipos de futbol que la mueven en lugar de tirar por la calle de en medio en busca del gol rápido, los de baloncesto que no abusan de los triples o de lo físico o los tenistas que ganan por talento, paciencia e inteligencia y no a garrotazo limpio. Será porque pienso que el resultado no justifica los medios.





Postdata “Y tú que harías”. Gracias a todos por vuestras opiniones. Por lógica daré la mía. Habría puesto la mano, habría celebrado el gol discretamente, me hubiese ido al vestuario sin quedarme a charlar con los irlandeses, después del partido hubiese reconocido que la acción fue absolutamente voluntaria (hay cien cámaras y no me gusta tomar a la gente por idiota) que había sido una infracción y que entendería la sanción que procediese, desde una particular hasta la posible repetición del partido. Pero yo no iba a ponérmela, y me parece un poco fariseo por parte de Henry el pedir después la repetición. Para eso están los comités de competición. ¿Qué no es el mejor de los comportamientos? Probablemente. Pero es lo que creo sinceramente que hubiese hecho. Y sospecho que también muchos de los que se han rasgado las vestiduras ante lo acontecido. Esos también.

Hay 25 Comentarios

Itu ¿el carrete de la Preysler? La de años que hacía que no leía lo del carrete de la Preysler. ¿De qué vas a escribir en tu próxima entrada? ¿recomendar a Hernández Mancha como sustituto de Rajoy en el PP? [:D]

[`´] buen articulo, Nadal nunca sonrio.

por un lado, creo que la acción deportiva (como cada uno se expresa corporalmente durante el juego) denota su estado de ánimo. No hace falta concretar la mirada en 6cm cuadrados.Un salto sonríe o no sonríe, si somos espectadores de un salto. Si somos unos marujos, pues vamos a otra cosa.Y por otro lado, hay un complejo extraño que hace que muchos deportistas tengan que ir de víctimas, de sufridores, de sacrificados...muchos espectadores admiran ésto. a la gente le gusta ver a los ciclistas subir puertos con la lengua fuera...Les digo que no es sacrificado, que es agotador, sí. hay una enorme motivación detrás de ese esfuerzo, y casi siempre tiene recompensa (de muchas formas)Pero esa ilusión neutraliza el sacrificio. Sacrificarse es hacer algo que no te va, con pocas satisfacciones y obligado por rezones ajenas a ti.

100% de acuerdo. Un equipo q gana pero no juega es como el entrecot de menu del día: q sí, q está bien, pero no satisface... La diferencia del equipo o tenista que mueve la bola frente a las vías rápidas es el talento para el juego (no sólo parcial, para el saque o el tiro de 3). Has sonreído ya hoy??

Rafa Nadal, nos tiene muy mal acostumbrado...y ahora comenzamos a darle más valor todo lo que ha logrado hasta ahora. Es un tipo que tiene los pies en la tierra y que siempre ha hecho declaraciones muy muy honestas.Tipos como Davidenko y Raikonen, tenemos, y hemos tenido con tods los deportes. Lotina, por ejemplo,Tipo peculiar donde los haya al que les cuesta mucho sonreir..y que decir del mejor entrenador que ha tenido el Depor, Arsenio Iglesias "El hombre impasible".Tenemos otros como el gran Miguel Indurain, al que veiamos solo sonreir en el podio de los campos eliseos y una vez retirado presentandonos unas deliciosas magdalenas.Otro grande, Ivan Lendel, tipo serio donde los haya....El ogro Oliver Kahn....etcetc.Juanma, tu que sabes de baloncesto, recuerdanos tipos serios que hayan jugado al baloncesto.Enhorabuena por tu blog

Me has hecho pensar en Agassi, su "odio el tenis" y todo lo que envolvió su carrera.Más sonrisas, en clave culé puedo hablar de la enorme sonrisa de Keita... me cae bien ya sólo por esa manera de sonreir.Últimamente hay pocos brasileños que sonrian jugando a futbol, cuando siempre han sido los que más han disfrutado jugando a "futebol"... igual Robinho... y Ronaldinho, of curs.Enhorabuena por el blog

Formidable la primera parte del artículo.

Pero bueno itu,hay que ver las cosas que nos cuentas de si sonrien o no los deportistas multimillonarios,hay que ver...!!La mejor sonrisa de todas es la vertical;ver como se expande y aumenta gracias a nuestras dotes orales es todo un triunfo, y trás el "encuentro" al ir a la ducha,ver la nuestra propia reflejada en el espejo producto de habernos dejado todo el "pellejo" en el intento pensando en la revancha...P.D1: Respecto a lo de "meterla con la mano",nadie mas experto en esas lides que las jugadoras de la selección de voley de polonia o, barriendo para casa, nuestras respectivas "contrincantes"cuando juegan al curly con nosotros(frota que te frota para "deslizarse" con suavidad cuesta abajo y sin frenos pero sin rebasar el límite) P.D2: Yo para mi gran derbi del finde ya he pactado un empate a puntos ya que es lo mas justo y generoso por ambas partes, solo falta decidir el número de "asaltos".P.D3 Personalmente prefiero "jugar" siempre en campo contario de tú a tú a jugar en casa en inferioridad de 1 a 5 y para terminar y a modo de queja no soporto nada eso de que mi contrincante (no el árbitro) me enseñe la "tarjeta roja" antes de empezar el "partido".P.D4: Por cierto, hablando de arbitros,ultimamente me estoy planteando la posibilidad de incluir, a parte del árbitro, a un par "jueces de linea" y una asistente de banda pero para participar del "juego" en vez de restringirlo,es decir, un 5 a 1 en campo contrario en plan "pachanguita" con orgia de goles incluida, de todas las facturas y colores,uuufff! solo de pensarlo me dan ganas de ponerme ya a "calentar" para prepararme ante tan estimulante reto.La sonrisa que se instalaria en mi cara de forma permanente despues de participar en la "contienda" no se podria comparar a ninguna mueca forzada de millonario acomodado.

Palomeroooooo... Qué tú eras un borde!PD: Pero un crack, eso sí.

Itu, te llevo siguiendo desde que jugabas en el Pabellón y los partidos los retransmitía TVE con los comentarios de Héctor Quiroga (peino alguna cana, claramente). Tus artículos en diversos medios (preferentemente en El País) los he leído con interés y disfrute durante el último cuarto de siglo (semana arriba o abajo). En fin, que no siendo en absoluto mitómano ni amigo de idolatrar a personajes o personajillos (que no lo soy) sí que te tengo en la estima de quien sé que me va a procurar buenos ratos, deportivos (ya no) o intelectuales............................................................................ Sin embargo..., que me has plagiado, tío, que tu "Y tú qué harías" es un calco del mío (mejor expresado, eso sí). Estoy por llamar a Ramonc... (no he mencionado el nombre, ¡no lo he mencionado!) y que te mande a un par de "amiguetes" a cobrarte mis derechos de autor. Si todavía te queda algo del jamoncito de Polonia, me debes una tapita (y sus cervecitas, claro, no nos vayamos a atrangantar). En fin, un abrazo, me alegro de que pienses como yo sobre el tema

en lo que respecta a Nadal, aunque no estoy en buen lugar para opinar ya que soy fan a un % indefinido.. eso no impide que opine de todas formas. Rafael ha estado lesionado muchas veces y ha salido de la lesion aun mas fuerte, hasta hubo un momento que decian iba abandonar el tenis por culpa de ello y gano Roland Garros, por mucho que digan todos los sabios del tenis y de otros contornos (no enterraron Federer ? ... sin palabras...)aunque la lesion que ha tenido le ha afectado, a Rafael, que sonrie siempre y da gracias a la vida de ser un hombre afortunado de "trabajar" en lo que le gusta, y que se esta volviendo tan "filosofo" como su tio Toni, lo que le ha afectado mas es la separacion de sus padres y animicamente aun no ha recuperado, a pesar de que ayer alli estaban para darle animos, los dos pero el nucleo familiar roto, Rafa, maduro pero aun muy jovencito, le afecta tanto, que él que nunca hablo de su vida privada, saca el tema sin cesar, pero volvera a ser lo que era cuando asimile que la vida es asi, y que cuando se tiene una pasion hay que vivirla a fondo poco importan las circunstancias en las cuales deba vivirse. luego efectivamente, en un caso asi, le N° importa poco puesto que lo que uno desea es estar bien interiormente, pero es un guerrero y un guerrero mata o muere, y no creo que sea su estilo de dejarse matar.Lo de Henry, es mas complicado, hay que decir que los medias franceses lo han adobado a todas las salsas, les gusta mucho la auto flagelacion, pero como aun no llegamos a semana santa!.... despues de todo vale bien el cabezazo de Zidane, al italiano, en copa del mundo !ha hecho lo que debia hacer, excepto de celebrarlo con mucha alegria y efectivamente de hacer picnic con los irlandeses, podia haberse ahorrado invitarlo a su mesa, si verdaderamente lo sentia, tenia que haber sido discreto la discreción es saber disimular lo que no se puede remediar.la perfection no existe por mucho que intente inculcarlo con su publicidad !!

habla el simpatiquísimo en su epoca de jugador!!!

Higuaín, después del partido contra el Zurich: "... lo importante son los puntos. La afición no se acordará del juego mientras ganemos. El juego es una anécdota".

Lanzo una pregunta, a Henry, a los que han contestado al “Y tú que harías” y a mi mismo. ¿Habríais actuado de la misma forma si 10 días antes hubieran sancionado durante 1 año a otro jugador por hacer lo mismo?Da que pensar ¿no creéis?

Hola Juanma, soy culé, y que sepas que estaba harto de que cada vez que os enfrentabais al Barça, y fallaba un tiro Epi, Solozabal o Sibilio, siempre habia un tio con barba que de contrataque nos metia una canasta.Diez años despues, le descubrí como showman televisivo en el Friqui (sobre todo me acuerdo de un programa destornillante en el que vino Cansado, el colega de Faemino...espectacular).Y ya, ventitantos años despues, ademas de verle en la sexta, he descubierto, que ese tio que me tenia hasta los h...., con su rol de "chupagoles" o "chupacanastas", escribe con un sentido comun y un humor ironico tal, que le perdono todo el daño que nos hizo.Gracias por hacerme pasar 10 minutos fantasticos cada cierto tiempo. Ciao

Hombre, a lo de sonreír mucho o no yo no le daría tanta importancia. Creo que al final es simplemente una cuestión de carácter, y no solo entre deportistas profesionales. Yo conozco a mucha gente completamente feliz que no sonríe demasiado. Y al contrario, gente que sonríe mucho aunque su vida sea un desastre.

Palomero, no me seas demagogo. Cuando un futbolista del Madrid, un campeón del mundo de automovilismo o un play boy de Miami dice que este año van a sufrir mucho, cada uno lo dice en su contexto, y evidentemente no creo que piensen que son más desgraciados que un minero asturiano, un recolector de algodón o un sexador de pollos.Si me duele la cabeza me quejo, no pienso que más le dolerá a una pobre víctima de Chernobyl, con secuelas de por vida.Entiendo lo que quieres decir, pero es un práctica muy extendida sobre todo en política (y a ti te tengo como políticamente bastante incorrecto) recurrir al extremo opuesto, descontextualizado insisto, para criticar algo.A Davidenko no le he seguido mucho, no sé por qué no sonríe.Raikonen........................ es que no da más de sí.Posdata: A ti nunca te vi confesar después de los partidos que la tocabas constantemente con las manos (ambas dos).

Eso de la mano en el curling no pasa...[:D]

Es cierto que se le ve triste. Ayer lo pudimos ver contra el ruso...Y me parece que ahora mismo, y por la idea que tengo de Rafa Nadal, estará más preocupado por reencontrarse que del ranking.Es que años como el 2008 pasan factura. No se puede ganar todo siempre. Es más, creo que no es bueno ganarlo todo para el físico de un tenista, salvo que este sea Federer. De aquellos polvos...Sobre las sonrisas: La sonrisa no está relacionada con el dinero ni la fama. Las personas más risueñas que conozco te aseguro que no tienen muchos 'ceros' en sus cuentas corrientes. Va en el ADN. Tú mismo, Itu, si vivieras debajo de un puente (Dios no lo quiera), serías el mismo cachondo que siendo millonar...digo clase media.

Enhorabuena me encanta tu blog.Hablas de la sonrisa que deberían tener los deportistas y me estoy acordando del caso del portero alemán Robert Enke. Demasiada tensión, unido a que a veces la cabeza puede irse o no funcionar bien.

Romario llegó tarde al Barça a la vuelta de unas navidades y los periodistas estaban disfrutando con el posible castigo: que si monetario, que si apartarle del equipo... Y en el aeropuerto le preguntaron si tenía estrés y su respuesta fue: CÓMO VOY A TENER ESTRÉS CON LA PASTA QUE GANO.He ahí un tipo con cabeza y no los llorones habituales.

Pues sí Señor Palomero, tienes toda la razón. Hay por ahí un par de frases del tío de Rafa Nadal que me encantan: "solo eres de los mejores del mundo pasando la pelotita por encima de la red" y "creerse alguien por jugar bien al tenis es como creerse alguie por juagr bien al escondite". Bastante tienen con ganar lo que ganan (esto daría para otro debate), como para que nos miren por encima del hombro (con Pedrosa lo has clavado, qué chaval más serio). Que yo soy un crack mundial doblando calcetines desde hace un par de años, y sigo tratando a todos mis amigos igual que antes.

¿Y la sonrisa de Haile Gebrselassie? Ves a todos los competidores en la salida del 10.000, con sus caras de nervios, angustia, desesperación... y le ves a él, alegre, dicharachero, pensando sólo en cubrir la distancia como cuando corría con los libros de la mano, descalzo, para no llegar tarde al colegio...

¿Y qué me dices de la sonrisa de Usain Bolt? Lo de ese tío sí que es difutar...

Plas, plas, plas que es como por aquí aplaudimos. Muy buen post escribiendo lo que muchos pensamos. No suelo aterrizar por blogs de deportes porque le tengo algo de paquete al de élite, pero que leches! de Bilbao tenías que ser! Zorionak!

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0168e4edc57a970c

Listed below are links to weblogs that reference Cuando el resultado no es lo más importante:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal