El Palomero

Noruega también tiene Copa

Por: EL PAÍS

09 nov 2009

Uno, que es viajero por vocación, de vez en cuando gusta de cogerse el petate e ir a ver un poco de mundo. Siempre viene bien, pues la distancia airea y da perspectiva. Este fin de semana me he largado a Oslo. Así, porque sí. Como mi avión privado se lo dejé a Cristiano Ronaldo para sus revisiones médicas, me cogí un low cost de esos baratos y que luego te cobran hasta por respirar. ¿Quieres facturar maletas? Tanto. ¿Salida de emergencia? Otro tanto. ¿Entrar de los primeros al avión? Un poquito más. ¿Un cafecito? Tres euros. Pese al irritante goteo, no tengo grandes quejas porque después de todo les he de agradecer el haber vivido una experiencia insólita. Al llegar a la recogida de equipajes en el aeropuerto de Madrid ¡las maletas ya estaban en la cinta!. Ha sido la leche. La gente lloraba de emoción, nadie recordaba nada parecido, uno hasta se ha sacado un foto mientras grababa con su móvil declaraciones de testigos. “Es que nadie me va a creer” decía para justificar su ataque de periodista.

Será por una deformación profesional, pero cuando salgo al extranjero me gusta leer la prensa local, sobre todo las páginas deportivas. Tratándose de Noruega, este interés resulta poco productivo, pues no hay dios que entienda nada con esas oes partidas por la mitad. Ahora bien, nada más llegar a Oslo mi ya conocida y extrema sagacidad me puso en alerta. Había algo que no cuadraba en el paisaje. Estos noruegos no son de llamar la atención. Estamos hablando de una sociedad muy adelantada, con unos servicios sociales de flipar gracias a que todo el mundo paga impuestos que provocarían el harakiri a nuestra insigne liga profesional de futbol y cuyo color dominante en la vestimenta tiende a los grises y negros. Bien, pues en cuanto el viernes por la noche nos dimos una vuelta por la ciudad me empecé a percatar que no era normal tanta gente vestida de naranja. Cuando volvíamos al hotel después de zamparnos un buen salmón que nos aligeró la cartera de verdad (joder qué precios tienen estos noruegos) distinguimos también que entre tanto naranja había unos puntitos azules. Eran gente que llevaban camisetas que parecían que las había diseñado Fernando Alonso, por la cantidad de pegotes publicitarios que tenían.

Muerto de curiosidad pregunté en la recepción del hotel, y mis sospechas se vieron confirmadas. Aquello no era normal. Había mucha gente naranja y no tanta azul porque el domingo a las 13.30, se jugaba en Oslo la final de la Copa (de Harald V, el Juan Carlos I de allí) entre el Aalesund (los naranjas) y el Molde (los azules). Además de pensar que anda que no hay fines de semanas al año como para justo caer en unas fechas tan señaladas, mi profesionalidad me empujó a interesarme por ambos equipos, pues mi conocimiento del futbol noruego se limita al clásico Roseborg sempiterno ganador de la liga. El Molde este año quedó segundo, y el Aalesund decimotercero (ya sé que este dato sobra pues es de todos conocido, pero por si acaso decir que en la primera división de la liga noruega juegan 16 equipos). No sólo eso, sino que también fui informado que el partido era todo un derby, pues ambos conjuntos son de la misma zona (creo que al norte de Oslo y a la derecha). Este último dato me cuadraba, pues parecían no llevarse muy bien. No, no, no hubo ningún altercado, estamos hablando de Noruega ¡por dios!, pero una cosa me dio que pensar en esta dirección. Había un tío en una calle muy concurrida vendiendo bufandas de la hermandad, esas que la mitad son de un equipo y la otra mitad de otro. Le ví a eso de las 6 de la tarde del sábado con unas cuantas en los brazos. Le volví a ver tres horas después. Seguía ofreciendo amistad, y seguía con el mismo número de bufandas. No vendió ni una.

Pues así me he pasado el fin de semana. Viendo bufandas naranjas y camisetas azules alonsonianas. En el Museo Vikingo, en el de Admunsen, en el de Munch, siendo salvajemente crujido en cualquier restaurante…. . Conclusión: Todos los hinchas que van a una final de Copa se comportan de igual forma. Sea el país que sea. Se visten con los colores del equipo y la bufanda es el objeto más utilizado. Se reconocen y establecen amistad pasajera con cualquier grupo afín, cantan a la menor ocasión, se maman la noche anterior (la semana anterior si estamos hablando de equipos británicos) y antes del partido todos llevan la misma cara de ilusión. En Noruega y en España. En Burkina Faso y en Jamaica (bueno, ahí en lugar de mamarse, fuman y escuchan a Bob Marley).

Posdata. -Llegado a este punto y ante vuestra extrema curiosidad, os contaré que finalmente han empatado a uno en el tiempo reglamentario. El Molde, los de azul, se ha puesto por delante en la prórroga y cuando ya lo estaban celebrando, el Aalesund, los de naranja, ha empatado y luego se han llevado la copa para casa en los penalties. Ha sido dramático. Hasta creo que un noruego se ha puesto a llorar. No se había visto una cosa igual en un descendiente de vikingo desde lo ocurrido en “Asterix y los Normandos”.

Hay 38 Comentarios

Molde... buena tierra... buen pan, sí señor...

yo pensaba que habia informasion sobre la bestimenta y cosrumbres de noruega pero ya veo que no hay por desgrasia no hay me fije en todos lados y no encontre[¬¬] jajajajajaja ya sabia que no va a ver informasion todo por nada

Lamento llevarte la contraria, pero llevo cuatro meses viviendo en México y cuatro meses buscando una bufanda de cualquier equipo de fútbol para llevar de recuerdo. Tras mucho buscar, la encontré en el puesto de un señor en un mercadillo, en el fondo de una caja de cartón cubierta con mil mantas en la que guardaba banderines, banderas y banderolas. Primero me miró con cara de no saber de qué le hablaba cuando le pregunté por la mentada bufanda, y luego me quiso cobrar un huevo y parte del otro. Conclusión: no en todos los países el objeto más utilizado es la bufanda. Pero sí, aquí se maman, se hermanan con cualquier grupo afín, gritan, celebran y cantan como en España. Y como en todos los países que he visitado hasta ahora.Por cierto, la bufanda era del Club América, del DF, y un histórico. Ni me molesté en buscar de otro equipo.

Me hacen mucha gracia los que critican los comentarios de los demás, hasta te dicen que te vayas a al Cope o Losantos..que me lo expliquen!!! Imagino que Itu valorará la palmadita y también la crítica. Por favor, limitense a comentar el artículo y no criticar a los demás.

No me creo lo de las maletas. Necesito pruebas fehacientes!![:D]

Por ciero una cosa son los normandos , chicos de Normandia, Francia y vecinos de Asterix, breton el. Los de alli son vikingos, lease La Gran travesia del mismo Axterix. Y por cierto, hablo de memoria, creo que el dogo gran danes que llevan los vikingos a proa para vigilar entre las nieblas de la primera pagina se llamaba Kampdelbarsa en la edicion española.

Bueno, pues si, es divertido y no entiendo mucho los que parecen decepcionados o critican el hecho de irse a Oslo en una de bajo coste, la linea aerea digo. Vamos que no es precisamente fardar a mi entender, si hubieses descrito un finde a todo trapo en el Crillon de Paris o en el Park Hyatt de Tokyo a lo Lost in Translation... chico, proporcionas sonrisas y eso es impagable hoy dia. El que quiera profundidades seguro que las encuentra, yo intuyo las sutilezas, no se trata de ir con la Tizona todo el dia. Un abrazo.

Muy generoso de tu parte lo de dejarle el avión a Ronaldo [;)] Un saludo, crack

Lee mi blog de viajes, sobre cosas muy parecidas a la que has vivido en Oslo, pero en este caso en Helsinki. Y ya aprovecha y lee el último post sobre la cagada de Ramoncín que me ha extrañado mucho que no hayas hecho referencia.http://blogs.diariosur.es/manurosell/2009/10/29/helsinki-ritmo-maija-poppanen-Me pongo a leer tu nuevo post... YA

ITU,TU ESCRITURA ES AIRE FRESCO EN EL AMBIENTE RANCIO QUE SE RESPIRA EN ESTE PAÍS. ESCRIBE SOBRE LO QUE SEA, DA LO MISMO. TIENES EL "DON" DE DIBUJARNOS UNA SONRISA EN EL ROSTRO.

Bueno, cuando uno viaja, los demas siempre te hacen la misma pregunta (al menos si eres tio)....-Mojaste, Itu...!!???[;)]Un saludete, jejeje...

Falta un dato en el diario de viaje. Finalmente, por su parte, ¿hubo una copa o alguna de más? Espero que fueran tantas como quisiera. Ciao!

Hola Itu,yo estuve por allí este verano y pensaba cómo serían estos paisajes en invierno. Subimos hasta el glaciar Briekdall y ya estuvimos en las islas Loffotten.De los museos que viste me gustaron todos, sobre todo el Vikingo por que pensabas cómo podrían sobrevivir ahí en sus largas travesías; pero también me emocionó mucho ver el de la Kon-Tiki, una de mis lecturas emocionantes de juventud.Por cierto, los precios están caros pero no tanto como yo los percibía hace unos años.Me encantan las personas que tienen el espírutu viajero.P.D. Siempre me he preguntado cuál es la sensación que tienen los deportistas de élite cuando viajan, que van pasando de puntillas por los lugares, pero todo lo tienen fácil, todo se lo dan hecho. Pero cuando vuelven a ser personas "normales", que se tienen que buscar la vida, comprar los billetes de avión, buscar hoteles, caminar por las calles sin que nadie les reconozca..... ¿Qué sensaciones tienen? ¿Les resulta fácil o difícil adaptarse a este cambio?Es una pregunta que siempre me he hecho.

itu, esta vez no he acabado de enterder el post...

El que quiera acoso y derribo periodístico que escuche la Cope o a Jimenez Losantos. Este post es como el finde que se ha pegado el buen amigo Itu, un descanso.Hay que viajar señoras y señores, para que veamos que en el extranjero las cosas son mejores o peores que en España. Para que podamos opinar y se nos habra la mente. Y también porque LA VIDA PUEDE SER MARAVILLOSA y hay que disfrutarla y comer salmón y que nos crujan el bolsillo para luego poder decir: "me comí un salmón en Noruega que quitaba el ipo .... cuando trajeron la cuenta"Que grande eres Itu.

Coincido con Gorka, una aqui en Oslo haciendo el gamba leyendote todas las semanas y tu vienes sin avisar. Eso no se hace. Eso si, estuviste aqui dos dias y lo has clavao hijo mio. No veas las caras de mis compis de oficina el lunes, todos ellos forofos seguidores del Molde...

Ejem, magnífica tu conclusión en este soberbio articulo que es todo un sesudo analisis morfológico de los vericuetos y aledaños que rodean a los hinchas de futbol.Mira que se han hecho peliculas y documentales sobre el mundo del futbol pero ninguno retrata con tal nivel de lirismo y fino e inteligente sentido del humor como el que expones en tus impagables escritos con esos juegos de palabras tan incisivos y originales,jo,jo,jo,jo.Solo desearte que tanto tu como tu acompañante os lo hayais pasado tan bien en vuestro periplo como yo con tu lectura.Gracias por enriquecer mi mirada sobre las cosas de la vida.

Hablando de camisetas. Por qué las camisetas de la seleccion española de futbol suelen ser bastante chulas y las de los equipos de basket y balonmano son feas a mas no poder? Que ahi también va nuestra honra, hombre!!!!

Como siempre algo ingenioso y después de levantarme a las 6:00 reirme un rato me hace renovar fuerzas para seguir. P.D.: No nos mientas sobre lo de las maletas en sus cintas y a tiempo, que algunos somos muy sensibles.

Vaya, esta vez si que nos ha cagado la "paloma".Despues de tu interesante y crítico último post sobre la desmesurada influencia del futbol y la evasión de impuestos por parte de muchos deportistas "patrios", te desmarcas contando tus peripecias por Oslo en donde tienes la mala suerte de "coincidir" con la celebración de la copa de futbol noruega pero,zorro que eres,decides aprovechar la tesitura y regalarnos una cronica espantosa sobre el futbol noruego y de paso hecharte unas vaciladas de lo bien que te lo montas con los normandos.Joder, eso no se hace palomero,recordarnos que el que tiene pasta se puede "evadir" de los problemas cogiendo aire fuera del pais me parece contraproducente y antiético,no el que lo hagas,ojo,el que puede puede,pero coño,no nos lo vengas a contar aqui con la excusa hipócrita de la crónica futbolera,no nos hagas pensar que tienes más cara que espalda,nos rompes el mito.

Y el Palomero pijo se nos fue a Noruega de finde, ¡viva la crisis!Por cierto al Molde le robaron el partido

MUY BUENA LA CRÓNICA

Podias haber avisado, macho. Por una visita que merece la pena. A parte de eso queria puntualizar un par de cosas. La primera es que las O tachadas se pronuncian como E. La segunda es que los noruegas no tienen nada que envidiar a los britanicos en lo que alcoholismo se refiere. De hecho, en Oslo no se puede comprar alcohol despues de las 8 de la tarde y los sabado despues de las 6. Y si saliste de fiesta el finde te darias cuenta que la gente que estaba tirada en los laterales de los Pub con un vomito como campañero no estaban alli pasando el rato. Un saludo crack!!PD: A los que se quejan de la coherencia de que un ex-jugador baloncesto profesional hable sobre otro pais y sus costumbres futbolisticas, recordarles que los ex-jugadores tambien son personas y hacen otras cosas. Que hablar siempre de lo mismo cansa.

así con lo que le pagan por la columna amortiza algo el viaje.

Pues esta vez no he pillao la ironía....[;)]

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0162fef7a667970d

Listed below are links to weblogs that reference Noruega también tiene Copa:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal