El Palomero

El Madrid y yo

Por: EL PAÍS

29 sep 2010

Llevo tiempo dando vueltas a mi relación afectiva con el Real Madrid, la pasada y la presente y he pensado que quizás el exponer mis dilemas me ayudan a aclarar mis sentimientos. Hace 34 años llegué a Madrid y al Real Madrid. No, no era como esos jugadores que despues de negociar con varios equipos el día que firman por uno de ellos dicen que eran seguidores de ese club desde pequeñitos. Yo no era del Madrid. Yo era del Athletic. Es más, debido probablemente a la lógica y recomendable rebeldía que debe tener un adolescente, me posicionaba por definición en contra de cualquier poder establecido. El del mis padres, el de los profesores, el político o el policial. En el deporte y en aquellos tiempos, no existía poder más establecido que el del Real Madrid, luego digamos que no contaban con mi inquebrantable adhesión. Pero por diversas circunstancias personales, una tarde de un caluroso mes de Agosto me presenté por primera vez en el Pabellón de la Ciudad Deportiva. A partir de ese día y durante doce fantásticos años me integré perfectamente en lo que era el Real Madrid. Entendí su filosofía ganadora, me sentí orgulloso de pertenecer a un equipo con una historia tan impresionante, viví en directo y comprendí el tremendo impacto que tiene en muchísima gente y compartí vestuario con personajes irrepetibles.
Cuando me echaron y sobre todo por la forma en que me echaron, atravesé una racha de rabia, más centrada en el baloncesto que en el futbol, donde seguía siendo incondicional de la quinta del Buitre y lo que representaba. Me sentí despechado y aunque mucha gente se suele despedir deseando lo mejor (lo que les honra si es cierto y no obedece a una frase hecha) yo no fui de esos. Me duró poco, pues la rabia pasó y volví a alistarme incondicionalmente en las filas madridistas.
A finales de los 90 comenzaron tiempos oscuros. La presidencia de Lorenzo Sanz con su inseparable Onieva, por muchas dos Copas de Europa que consiguiera resultó tan desacreditadora para la entidad que ni siquiera con ese bagaje tan espectacular evitaron que el socio madridista les mandara a ambos a su casa. Llegó Florentino y trajo a Figo, Zidane y Ronaldo.. Disfruté de aquella época de juego de salón, virguerías, goles a porrillo del gordito y supervisión de Del Bosque con su gestión pausada y poco ruidosa. Agradecí a FP que hubiese traído la modernidad al Madrid, que hubiese ordenadores en las oficinas, que se explotase la marca, que se recuperase parte de la dignidad perdida. Tambien puso dinero en el baloncesto, pero ese empezaba a ser un barco difícilmente manejable. Además, como les ocurrieron a varios anteriormente, el apoyo hacia esa sección sonaba (y sigue sonando) más a “no me des problemas” que a militancia incondicional
Pero se les fue la olla como se dice coloquialmente. A los jugadores, borrachos de éxito y dinero, y a la directiva, que se sintió infalible. Y el día en que echaron a Del Bosque (coincidió con un nuevo título de liga) comenzó una deriva institucional que no ha parado todavía. Cualquier aficionado madridista la tiene muy presente. El triste y decepcionante final de la primera etapa de Florentino, el bochorno de lo que ocurrió despues, los millonetis constructores asaltando el poder, la eterna agonía de Ramón Calderón y la vuelta de FP como Cesar despues de conquistar la Galia para un segundo mandato que por ahora no presenta mejoría con respecto al primero.
Total, que desde hace ni se sabe el tiempo, el Madrid va dando tumbos, su imagen ha pasado de ser el mejor club del mundo en el siglo XX a ganarse un montón de antipatías, unos días por unas cosas y otros por otras. Y a día de hoy el Madrid cuenta con un presidente que comulga con el modelo talonario (totalmente legítimo) más que con el formativo y sus criterios parecen ser más económicos que deportivos. Un entrenador que cada vez que abre la boca se gana la enemistad de alguien y un jugador franquicia que no consigue desprenderse de la sensación generalizada de que juega más para él que para el equipo. Y el juego hace muuuuuuucho tiempo que no satisface para desesperación de los habituales de Chamartín. En baloncesto llevamos 15 años sin pintar prácticamente nada en Europa, se lleva un liga de cada ocho y se reconstruye anualmente pues lo que vale para hoy ya no vale para mañana.
Espero que nadie se moleste pero me cuesta verme representado e implicado emocionalmente en un club así. No me gusta este Madrid, hace tiempo que no me gusta. Y lo siento mucho, pero eso me aleja de él. El otro día pensé que quizás se debe a que para mí el Madrid es más novia que madre. Me explico. Cuando te haces de un equipo a edad temprana, la relación que se establece es parental. En decir, que pase lo que pase y hagan lo que hagan, siguen siendo tus padres y a los padres se les quiere toda la vida. Ahora bien, hay veces que te identificas y adhesionas a ciertos colores más adelante, por las casualidades o afinidades que sean, y entonces la relación es más de pareja. Es decir, que puedes estar enamorado hasta las cachas pero tambien puedes atravesar fases de desencanto que te hagan pensar incluso en la separación. Puede que por una tercera persona o simplemente porque ves que la relación no funciona y esa chica que te hacía babear ha cambiado. O has cambiado tu. El caso es que la cosa no marcha.
¿Por qué si cambiamos de pareja, de coche, de partido politico, de casa, de trabajo y de muchas cosas más, no cambiamos de equipo?. Sí, ya sé lo del enganche emocional, los recuerdos de la infancia y muchas cosas más que nos cuentan los sociólogos y entendidos en la materia. ¿Pero no es una forma de estar expuestos a malas gestiones y deficientes mandatarios que al final se aprovechan de que pase lo que pase, ahí seguiremos, incondicionales?.
Cuando entro en estos estados de discrepancia continua hacia lo que se hace en la casa blanca me suelen venir acceso de culpa. ¿Cómo puedo pensar esto de un club que me acogió, me educó y me permitió alcanzar metas inimaginables?. Puede que sea una traición, o puede que con lo que yo discrepo y critico no es con la institución del Real Madrid, sino con todos aquellos que la han gobernado en los últimos años. Puede que siendo yo Real Madrid (como lo son todos los que han participado en su historia) me duela mucho verle así, en perpetuo estado de ataque de nervios, incapaz de mantener una línea clara de actuación, en manos de un entrenador que me da igual que sea una lumbrera, incluso que lleve a ganar una Champions, pues está tannnnnnnnnnnnnnnn lejos de los valores madridistas (o los que yo creo que deberían ser) que incluso trayendo la décima, va a ser mayor el daño que el beneficio. Si su juego va a ser ramplón, si su actitud va a ser desafiante, si sus faltas de respeto van a ser constantes, ¿lo compensa todo el logro de una Copa de Europa? (A Lorenzo Sanz le echaron con dos en tres años).
En fín, que estoy hecho un pequeño lío. Agradezco profundamente todo lo que el Madrid hizo por mí y me siento unido a este club por un montón de lazos afectivos, pero su deriva me lleva desde hace tiempo a replantearme con demasiada frecuencia la incondicionalidad de mis sentimientos. Y lo siento en el alma. ¿Qué me pasa doctor?

Hay 144 Comentarios

Te comprendo a la perfección. Los problemas surgen siempre en los equipos cuando los directivos, que no deberían ser más que eso, se creen que saben de todo. Entonces empiezan las malas decisiones: echar y fichar jugadores, tratar de manera despectiva a gente que ha sido la historia viva de un club, despreciar a los canteranos (que han dado parte de su juventud y de día a día de sus padres que se esfuerzan porque los niños disfruten del fútbol), socios cabreados...En fin en ocasiones todo el mundo ha pensado seguramente en cambiar de equipo. Pasó incluso en el Barça, que a día de hoy es el club más idolatrado, poco antes de ganar todos los títulos.

El problema de los del Madrid es que os hicisteis de un equipo que ganaba siempre y que iba por la vida de equipo señor y elegante, lo primero pasó a la historia y lo segundo es ahora más discutible que nunca, aunque ya antes era más que dudoso (¿cuánto hace que Brabender salió por la puerta de atrás?) Si las formas son el fondo el del Madrid hace muchísimo que es más que turbio, y por eso es normal es plantearse lo inquebrantable de las adhesiones, sobre todo cuando no se han mamado y proceden más de las coincidencias del camino y de la razón que del corazón. Bueno, puestos a ponerse filosóficos ahí van los más grandes: http://www.youtube.com/watch?v=soAuC0cTZ5I&feature=relatedAle, bienvenido de vuelta al sufrimiento deportivo y a ver si me contestas a la pregunta múltiple que te mandé el otro día (aunque seguro que resulta polémica)

Joder, empieza la ACB, empiezan los robos del Madrid.Primero los de los jugadores a base de talonario, y después los de partidos a base de árbitros.A tomar por culo la ACB, me quedo con la NBA.

tienes razón itu, yo soy madridista, y cómo tal creo que lo mejor para el club es que pierda el máximo de partidos para que se vayan todos aquellos que están deformando la imagen del madrid

No se pueden racionalizar los sentimientos y esperar que éstos sigan teniendo sentido. ESucede lo mismo con el manido orgullo de ser español (valenciano, europeo...) ¿Cómo estar orgulloso de algo que no has escogido? ¿De algo que te ha tocado por casualidad? ¿Cómo es posible que todos los países se crean especiales, pero vivamos en un mundo de mierda? O entras en el juego y te dejas llevar, o te das cuenta de que todo es pura aletoriedad.Sí, ya sé que yo no siento los colores. ¿Será por culpa de mi daltonismo?

Hay dos tipos de seguidores, los que creen que ser fiel es animar siempre pase lo que pase y se gestione como se gestione (estos son fáciles de engañar, puesto que por "su equipo" harán lo que sea). Y luego están los que ponen ciertas "condiciones" a su fidelidad, como podrían ser hacer que se respeten unos valores determinados.El primer grupo estará siempre a merced de los gestores de su club. El segundo grupo puede hacer de su club lo que ellos creen que debería ser.La "traición" sólo surge cuando uno es de su equipo cuando gana. Lo que está pasando con el Madrid no se nutre tanto de este tipo de seguidores, sino de los que ganen o pierdan, cada vez están menos vinculados con el Madrid. Yo he sido toda la vida del Madrid pero me la trae flojisima lo que hagan. Han echado a un señor Pellegrini solo por cuestion de imagen y se merecen por ello todo mi desprecio.

Amen, Itu, Amen !!!Aunque a lo que baloncesto se refiere, las circunstancias han cambiado una barbaridad, ahora se pueden hacer equipos 100% de “no nacidos en España” (siempre que sean Europeos, mas o menos). Caja Laboral (3 nacidos en España) Barcelona (5) RM (6) Unicaja (5)...Si Corbalan, Epi, o Jimenez hubieran nacido hace 24 años, ahora estarían (jugando) en la NBA. Y, posiblemente, no hubiéramos visto el baloncesto que hubieran sido capaces de jugar. Por supuesto, tampoco llegan a España las superestrellas europeas como en tú época, Petrovich, Sabonis, Delibasic etc, ahora mismo, no hubieran pisado una canasta española, estarian con los de arriba (jugando) en la NBA.Definitivamente fuimos afortunados, tu, por jugar en esa época, y yo, por no conseguir quitarme el vicio de morderme las uñas, cada vez que ibais a Zagreb...Espero que te sientas responsable....

el diagnostico del doctor no sé cual sera....y la cura aun menos.pero cada vez escribes mejor cabrón!

Itu, sin el menor ánimo de ser pedante, Julio César se fue siendo parte de un triunvirato y volvió como único dictador, así que la analogía no me parece la más precisa. Quizá mejor una vuelta a lo Napoleón, tras su destierro en la Isla de Elba, aunque la vuelta fue el Gobierno de los Cien días... supongo que a Florentino le durará algo más, a mí plin que soy del Betis y del Cajasol.

Socio desde hace más de 40 años. De los del fondo Norte, nunca Fondo Sur. Absolutamente de acuerdo. Me parece un diagnóstico desde muy dentro. Desde dentro de la historia del club y desde dentro de los sentimientos.

Disclaimer: Yo el antimadridismo lo he mamado desde pequeño. Estas tendencias que describe Iturriaga simplemente se han exagerado hasta ser perceptibles por el grueso de la población, siempre han estado ahi. Antes eramos unos pocos pero ahora mismo el antimadridismo en España es una fuerza imparable, en lugares donde menos te lo esperas e incluso entre personas que no siguen mucho el futbol.Ahora mismo son poco mas que un Manchester City, un nuevo rico, un cualquiera venido a mas. Mi naturaleza pesimista me lleva a pensar que saldran de esta pero con su propia prensa (¡hoy vendemos un ejemplar mas que ayer!) y seguidores, la histeria durara una buena temporada.

Yo tengo como experiencia cuando fui a darme de baja como socio del Athletic. Despues de 41 años como socio (desde los 6 años), y tras haber ido a un partido en dos años, decidí darme de baja como socio. Fui muy formal, y llevé una carta en mano en la que simplemente pedía mi baja.Cuando iba acercándome a Ibaigane, me acordaba de todos los buenos momentos vividos (el más emotivo cuando tras ganar a la Real en San Mamés, un amigo se acercó y tras abrazarme me dijo "como lo hubiera disfrutado tu viejo"(2ª liga consecutiva), mi padre,que murió de un infarto unos años antes, un Domingo antes de ir los dos de viaje a Hungría a verles contra el Upjest en la UEFA).Me acuerdo cuando al oficinista le dí la carta y le expliqué que lo hacía así, para que no me mandaran las cuotas a la cuenta del banco.En aquel momento, que fue muy sensible para mí, me hubiera bastado que con una simple mirada de incompresión por parte de la persona a la que entregaba mi baja, o de cualquier otra que cuestionara mi solicitud de baja, para quitarle la carta de las manos y decirles que seguía siendo socio.No fue así. Sólo me dijeron que las cuotas ya las habían pasado por el banco, y que lo que tenía que hacer era devolver el recibo.Lo curioso del asunto es que las cuotas no habían sido aprobadas por la Asamblea (Esa tarde, en la 2ª convocatoria a lo mejor las aprobaban)¿Y qué tiene que ver lo que os he contado con el madridismo del Palomero?Puede que sea la crisis de los cincuenta (o en mi caso, casi, no soy tan mayor) pero al final, la sensación que me queda es que el club al que adoras, animas y justificas, (Y yo lo sigo haciendo) el único interés de sus dirigentes es sacarte los cuartos, y cuantos más mejor para pagar a sus estrellitas.El resto, no importa (Tragarte en autobús 2000 kms, tres horas esperando una taquilla, cogerte undía de vacación para llevarte a los niños a Lezama, Valdetetas, la Massia o Zubieta, sacarte la visa de tu club para no cumplir nada, comprarte la camiseta oficial obsoleta en neuve meses, etc, etc)

La habrás visto mil veces Itu. Centauros del desierto. Ethan Edwars vuelve a su casa después de la derrota de la Confederación. Los comanches matan a su familia y se forma una partida de búsquda de su sobrina raptada. Para unirse a ellos le piden que jure lealtad al estado libre de Texas. Y él contesta que el prestó juramento de lealtad a los Estados Confederados del Sur, y que un hombre sólo puede prestar ese juramento una vez. Pues por eso no se puede cambiar de equipo. A mí tampoco me gusta la deriva que está tomando el asunto, pero son demasiados recuerdos, demasiados bocadillos los jueves por la tarde viendoos jugar la copa de Europa los jueves, demasiados vistazos a la vieja foto en blanco y negro con Pirri como para bajarme del barco ahora.

Que decepción que me he llevado al leer tú artículo¡¡. No por lo que comentas respecto a todo lo que ha cambiado el Madrid, en todo eso estoy en acuerdo contigo, sino por dudar de tu sentimiento como madridista. Me pregunto, por ejemplo, que si alguien duda de los sentimientos de cariño a su tierra sólo porque no le gustan los dirigentes....o que habría hecho la afición del Atlético en la época de Jesús Gil, pues lo que hacemos los madridistas ahora, lamentarnos de las cosas que suceden, pero nunca por ello dejaremos de ser madridistas.Reconoce que lo que tú planteas no es muy habitual, dejar de ser de un equipo. No conozco a nadie que haya dejado de serlo porque le haya gustado más o menos la forma en la que se dirige el club. Me duele, que un icono para mí del madridismo dude de ese sentimiento, pero evidentemente eres lo suficientemente adulto e inteligente para pensar y creer lo que quieras.Siento decirte que para mí el cariño al Madrid o el de cualquier aficionado que va a ver a su equipo, no es desde luego comparable al de una novia a la que se coge o se deja en función de lo que hace o deja de hacer, sino que es un amigo al que acompañar de por vida. Por cierto no creo que mucha gente del Barcelona se sienta muy feliz de las formas de llevar el club de Laporta independientemente de los éxitos deportivos, que muchas veces no van ligados a una imagen acorde de los directivos.Me gustaría no haber leído lo que has escrito, aunque te seguiré leyendo y admirando aunque no coincidamos en muchas de las cosas. Lo único que creo ahora, es que quizás nunca hayas sido el madridista que yo creí que fueras.Un abrazo.

Esta entrada está llena de tópicos. La imagen de Mourinho como el antifutbol y el malo malísimo de la vida no es más que una creación de la prensa local en busca de su antihéroe particular. Lo cierto es que los equipos de Mourinho siempre fueron los máximos goleadores de sus campeonatos (dos veces en Portugal, las dos veces en Italia y además dos veces consecutivas batió el record de goles de la historia del Chelsea) y lejos de tener enemigos en el vestuario, muchos de sus jugadores lloraron cuando supieron su marcha y alguno amenazó incluso con dejar el fútbol, fíjate tú lo mal que se llevaría el hombre con la gente. Y en cuanto al juego del Madrid en general, si bien a juzgar por algunas crónicas de medios partidistas -entre los que destaca éste mismo- el madrid debe ser el peor equipo de la primera división, lo cierto es que todos los equipos juegan unas veces mejor y otras peor, y si a alguien le parece que el madrid juega mal, le recomiendo que vea a los demás equipos porque de seguro le cambia la opinión.

Yo creo que este tipo de cosas se basan en una sola, que todos son constructores , basicamente acostumbrados a poner pasta y marcharse con el triple en un año. Al madrid le pasará lo mismo que a España en 3 años. No tendrá crédito, no habrá dinero, no habrá deuda , tendrá que vender y quizás ahí , si se aprieta el cinturón tendrá productividad y saldrán muchos niños que jugarán al fútbol de narices. SI es todo igual en todos los ambitos

Creo que un gran porcentaje de madridistas pensamos como tu. Se habla mucho de los valores del madridismo, creo que bien representados por Raúl, por decir el último referente. Desde que se fue Del Bosque en fútbol se han perdido y en baloncesto creo que desde que se fue F. Martín. Nadie mejor para volver al camino correcto que los propios que han vivido lo que de verdad es el Real Madrid y debe ser. No os habéis planteado algunos ex (fútbol y baloncesto) volver a vuestra casa a reconducirla??? Está claro que han cambiado muchas cosas en el deporte desde que vosotros erais jugadores (ahora más marketing y negocio) pero teniendo el objetivo claro, seguro que encontrais "sexto hombre" que os ayude también en lo técnico.Creo que los de que verdad queréis al madrid debíais intentarlo, que podéis perder??? Dejar peor el club lo veo complicado, la verdad.Y además me parece a mi que con un buen cartel de madridistas no tendríais problemas en ganar incluso a FP.Ale palomero, una vez hiciste grande al Madrid desde la cancha, te atreves desde los despachos???

hola Itu,siendo del Atleti, te puedo explicar que se puede ser de un equipo, quererle, estimarle y seguirle donde sea, a pesar de muchas cosas, presidentes indecorosos que se quedan ilegalmente según sentencia de un juez (pero como ya había prescrito pues no pasa nada) con el club de tus amores re (Gil, Gil Marín, Cerezo en menor medida), jugadores que no se merecían estar en ese equipo (Maguy, Pato Sosa, etc...), otros "seguidores" tipo Frente Atleti que no representan a la inmensa mayoría del aficionado atlético, etc, etc....por tanto, que me enrollo, SI puedes ser de tu equipo aunque los que lo dirijan y representen no lo hagan como deberian. ahora te dejo una proposición para otro post tuyo: ¿Cúales son los valores del Madrid? Porque yo ni los sé, ni siquiera sé si lo saben muchos madridistas, oriéntales porque Mou y CR no creo que lo sean.a reflexionar.

Estoy de acuerdo con tu analisis pero... ahora lo que hayq ue plantearse es que medidas tomar.Tienes dos opciones:- Abandonar la fidelidad al Madrid y pasarte a otro equipo que te guste más, con el que disfrutes viendo fútbol y baloncesto y que se ajuste a tus ideas de DEPORTE (A veces olvidamos que todo esto no es más que eso).-Seguir siendo del Madrid. Pero serlo de verdad, demostrando que en estos días tu eres seguidor de un EQUIPO con unos valores determinados. Quizá no coincidan con los valores de los que lo están gestionando pero para que eso cambie y para que el Madrid siga siendo el Madrid necesita de una afición exigente que demuestre que ella sigue siendo MADRIDISTA.Un abrazo a todos

Qué bien se explica usted, Palomero! El deporte no estan difícil, lo hacemos difícil. La clave, siempre, está en generar un modelo deportivo válido. Eso se puede conseguir, especialmente en los patrocinados Real Madrid y FCB, aún y teniendo un auténtico besugo dirigiendo la entidad. Hay pruebas de ello en ambos casos.La estrategia, por tanto, es fácil. Lo difícil es llevarlo a la práctica. Conseguir dos transformaciones deportivas como las que consiguieron Aíto García Reneses y Johan Cruyff es un milagro acorde con la dimensión estratosférica de talento de ambos. Actualmente, el Madrid está mejor que estaba el Barça antes de la llegada de los dos cracks mencionados. El trabajo parecería más fácil pero, seguramente, nadie quiere arriesgar lo suficiente para tirar a tierra algo que no es ruinoso sino que, simplemente, ha dejado de ser bonito. Si alguna vez el Madrid decide construir una nueva estructura deportiva (es lo que necesita, más allá de los resultados coyunturales que pueden conseguir tipos como Mou), deberá acertar con los líderes de la transformación. Deberán ser huidizos, poco pelotas, herméticos y, sobre todo, valientes. Y tener ideas bonitas. No es tarea fácil. La dimensión del trabajo realizado por los dos titanes mencionados fue hercúlea. Rompieron con toda la caspa anterior, ganándose miles de enemigos. Todavía hoy, como culé, sigo viviendo de rentas...

Bueno, no sé por donde empezar. Creo que lo haré por el principio...Y el principio es que soy del madrid y no sé dejar de serlo.Muy de acuerdo contigo en la reflexión que me lleva a hacerte esta pregunta: ¿Quién o quienes es/son el Del Bosque de la sección de baloncesto que se ha quedado por el camino? ¿O en este caso el fallo está en otro sitio?Saludos

Lo primero decir que no soy seguidor de su blog. Fue la insistencia de un amigo para que lo leyera (anti-madridista, naturalmente) lo bajo que había caído el Real Madrid.No he visto debate sobre el asunto, dentro de encefalograma plano (lo digo por la ausencia de polémica, por favor, no lo tomen en el estricto sentido del término) el único comentario que apuntaba algo más era el de "PatrocioAún así saliéndome un poco del "Don Angel Si Señor" y con el mayor respeto, me gustaría hacer algunas precisiones: 1ª) Al Sr. Del Bosque, no lo echaron como dice el autor del blog, simplemente acabó su contrato y no lo renovaron. 2ª) El Real Madrid,un un club de futbol, el basket, es el hermano pequeño que lleva toda la vida gorroneando al hermano mayor. Quizá haya llegado el momento de que se independice.Sobre sus sentimientos por el club... Usted mismo Sr. Iturriaga.Un saludo.

Uno tiene derecho a criticar lo que ama (y lo que no también :P). No soy del Madrid, pero la verdad es que creo que es bastante objetivo que ese modelo cerrado, prepotente y basado sólo en el precio y no el valor de las cosas puede ser rechazado por mucha gente. El Madrid lleva unos años siendo el EEUU de los clubes...pero sin siquiera ese poderío absoluto. Y eso debiera preocupar a sus seguidores más lúcidos, que saben que esto es una batalla por la ilusión del futuro.P.D: A ver si por fin puedo publicar aquí, que no sé que hago mal siempre xDD

Un comentarista anterior dijo: "Florentino es un gran empresario". Mientras la gente crea eso, el Madrid no tiene solución. FP tuvo la habilidad de relacionarse con la gente oportuna en un momento muy favorable. A partir de un momento dado, ha hecho muy bien su función de ampliar la red de contactos y de negocios, pero ¿Qué ha innovado?, ¿Ha creado algún nuevo producto o proceso de producción?, ¿Se ha hecho con un mercado de consumo de masas que no dependa de decisiones políticas?La capacidad de gestión demostrada en el ámbito deportivo ha sido bastante escasa pese a contar con una gran base deportiva, talento gestor y, sobre todo, monetaria.

Xavi dice "Florentino es un gran empresario". Mientras la gente crea eso, el Madrid no tiene solución. FP tuvo la habilidad de relacionarse con la gente oportuna en un momento muy favorable. A partir de un momento dado, ha hecho muy bien su función de ampliar la red de contactos y de negocios, pero ¿Qué ha innovado?, ¿Ha creado algún nuevo producto o proceso de producción?, ¿Se ha hecho con un mercado de consumo de masas que no dependa de decisiones políticas?La capacidad de gestión demostrada en el ámbito deportivo ha sido bastante escasa pese a contar con una gran base deportiva, talento gestor y, sobre todo, monetaria.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0162fef7a57a970d

Listed below are links to weblogs that reference El Madrid y yo:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal