El Palomero

El Madrid y yo

Por: EL PAÍS

29 sep 2010

Llevo tiempo dando vueltas a mi relación afectiva con el Real Madrid, la pasada y la presente y he pensado que quizás el exponer mis dilemas me ayudan a aclarar mis sentimientos. Hace 34 años llegué a Madrid y al Real Madrid. No, no era como esos jugadores que despues de negociar con varios equipos el día que firman por uno de ellos dicen que eran seguidores de ese club desde pequeñitos. Yo no era del Madrid. Yo era del Athletic. Es más, debido probablemente a la lógica y recomendable rebeldía que debe tener un adolescente, me posicionaba por definición en contra de cualquier poder establecido. El del mis padres, el de los profesores, el político o el policial. En el deporte y en aquellos tiempos, no existía poder más establecido que el del Real Madrid, luego digamos que no contaban con mi inquebrantable adhesión. Pero por diversas circunstancias personales, una tarde de un caluroso mes de Agosto me presenté por primera vez en el Pabellón de la Ciudad Deportiva. A partir de ese día y durante doce fantásticos años me integré perfectamente en lo que era el Real Madrid. Entendí su filosofía ganadora, me sentí orgulloso de pertenecer a un equipo con una historia tan impresionante, viví en directo y comprendí el tremendo impacto que tiene en muchísima gente y compartí vestuario con personajes irrepetibles.
Cuando me echaron y sobre todo por la forma en que me echaron, atravesé una racha de rabia, más centrada en el baloncesto que en el futbol, donde seguía siendo incondicional de la quinta del Buitre y lo que representaba. Me sentí despechado y aunque mucha gente se suele despedir deseando lo mejor (lo que les honra si es cierto y no obedece a una frase hecha) yo no fui de esos. Me duró poco, pues la rabia pasó y volví a alistarme incondicionalmente en las filas madridistas.
A finales de los 90 comenzaron tiempos oscuros. La presidencia de Lorenzo Sanz con su inseparable Onieva, por muchas dos Copas de Europa que consiguiera resultó tan desacreditadora para la entidad que ni siquiera con ese bagaje tan espectacular evitaron que el socio madridista les mandara a ambos a su casa. Llegó Florentino y trajo a Figo, Zidane y Ronaldo.. Disfruté de aquella época de juego de salón, virguerías, goles a porrillo del gordito y supervisión de Del Bosque con su gestión pausada y poco ruidosa. Agradecí a FP que hubiese traído la modernidad al Madrid, que hubiese ordenadores en las oficinas, que se explotase la marca, que se recuperase parte de la dignidad perdida. Tambien puso dinero en el baloncesto, pero ese empezaba a ser un barco difícilmente manejable. Además, como les ocurrieron a varios anteriormente, el apoyo hacia esa sección sonaba (y sigue sonando) más a “no me des problemas” que a militancia incondicional
Pero se les fue la olla como se dice coloquialmente. A los jugadores, borrachos de éxito y dinero, y a la directiva, que se sintió infalible. Y el día en que echaron a Del Bosque (coincidió con un nuevo título de liga) comenzó una deriva institucional que no ha parado todavía. Cualquier aficionado madridista la tiene muy presente. El triste y decepcionante final de la primera etapa de Florentino, el bochorno de lo que ocurrió despues, los millonetis constructores asaltando el poder, la eterna agonía de Ramón Calderón y la vuelta de FP como Cesar despues de conquistar la Galia para un segundo mandato que por ahora no presenta mejoría con respecto al primero.
Total, que desde hace ni se sabe el tiempo, el Madrid va dando tumbos, su imagen ha pasado de ser el mejor club del mundo en el siglo XX a ganarse un montón de antipatías, unos días por unas cosas y otros por otras. Y a día de hoy el Madrid cuenta con un presidente que comulga con el modelo talonario (totalmente legítimo) más que con el formativo y sus criterios parecen ser más económicos que deportivos. Un entrenador que cada vez que abre la boca se gana la enemistad de alguien y un jugador franquicia que no consigue desprenderse de la sensación generalizada de que juega más para él que para el equipo. Y el juego hace muuuuuuucho tiempo que no satisface para desesperación de los habituales de Chamartín. En baloncesto llevamos 15 años sin pintar prácticamente nada en Europa, se lleva un liga de cada ocho y se reconstruye anualmente pues lo que vale para hoy ya no vale para mañana.
Espero que nadie se moleste pero me cuesta verme representado e implicado emocionalmente en un club así. No me gusta este Madrid, hace tiempo que no me gusta. Y lo siento mucho, pero eso me aleja de él. El otro día pensé que quizás se debe a que para mí el Madrid es más novia que madre. Me explico. Cuando te haces de un equipo a edad temprana, la relación que se establece es parental. En decir, que pase lo que pase y hagan lo que hagan, siguen siendo tus padres y a los padres se les quiere toda la vida. Ahora bien, hay veces que te identificas y adhesionas a ciertos colores más adelante, por las casualidades o afinidades que sean, y entonces la relación es más de pareja. Es decir, que puedes estar enamorado hasta las cachas pero tambien puedes atravesar fases de desencanto que te hagan pensar incluso en la separación. Puede que por una tercera persona o simplemente porque ves que la relación no funciona y esa chica que te hacía babear ha cambiado. O has cambiado tu. El caso es que la cosa no marcha.
¿Por qué si cambiamos de pareja, de coche, de partido politico, de casa, de trabajo y de muchas cosas más, no cambiamos de equipo?. Sí, ya sé lo del enganche emocional, los recuerdos de la infancia y muchas cosas más que nos cuentan los sociólogos y entendidos en la materia. ¿Pero no es una forma de estar expuestos a malas gestiones y deficientes mandatarios que al final se aprovechan de que pase lo que pase, ahí seguiremos, incondicionales?.
Cuando entro en estos estados de discrepancia continua hacia lo que se hace en la casa blanca me suelen venir acceso de culpa. ¿Cómo puedo pensar esto de un club que me acogió, me educó y me permitió alcanzar metas inimaginables?. Puede que sea una traición, o puede que con lo que yo discrepo y critico no es con la institución del Real Madrid, sino con todos aquellos que la han gobernado en los últimos años. Puede que siendo yo Real Madrid (como lo son todos los que han participado en su historia) me duela mucho verle así, en perpetuo estado de ataque de nervios, incapaz de mantener una línea clara de actuación, en manos de un entrenador que me da igual que sea una lumbrera, incluso que lleve a ganar una Champions, pues está tannnnnnnnnnnnnnnn lejos de los valores madridistas (o los que yo creo que deberían ser) que incluso trayendo la décima, va a ser mayor el daño que el beneficio. Si su juego va a ser ramplón, si su actitud va a ser desafiante, si sus faltas de respeto van a ser constantes, ¿lo compensa todo el logro de una Copa de Europa? (A Lorenzo Sanz le echaron con dos en tres años).
En fín, que estoy hecho un pequeño lío. Agradezco profundamente todo lo que el Madrid hizo por mí y me siento unido a este club por un montón de lazos afectivos, pero su deriva me lleva desde hace tiempo a replantearme con demasiada frecuencia la incondicionalidad de mis sentimientos. Y lo siento en el alma. ¿Qué me pasa doctor?

Hay 144 Comentarios

Itu, en la vida hay que estar a las duras y a las maduras. Es muy bonito y muy fácil ser del Madrid cuando todo va bien y todo es de color de rosa, pero en el deporte las cosas no siempre salen como a uno le gustaría y siempre hay momentos malos que hay que superar como buenamente se pueda. Ahora está de moda loar todo lo que hace el Barcelona, como si los demás clubs fuesen unos ineptos que nunca han sabido hacer la O con un canuto y como si el Barça fuese la octava maravilla del mundo, y yo pregunto: ¿dónde estaba el Barcelona hace tan solo 5 años?, ¿dónde estaba su ahora maravillosa cantera y su fútbol de ensueño?, respuesta: haciendo el ridículo 5 temporadas seguidas sin comerse un colín, sufriendo hasta para clasificarse para la UEFA, y sin sacar ni un solo canterano válido para el primer equipo. Ese era el Barcelona hace solo 5 años, ¡¡¡ 5 míseros años !!!. Y voy mas allá, ¿dónde estaba el Barcelona hace solo 2 años?, respuesta: a 18 puntos del Real Madrid, goleado en el Bernabéu, haciéndonos el pasillo, y con su presidente sometido a una moción de censura.Con esto lo que quiero decir es que el deporte es cíclico e imprevisible. Nadie aguanta eternamente en la cresta de la ola y muchas veces aunque hagas todo lo que está en tu mano para que las cosas salgan bien, te acaban saliendo mal. Todos los clubs tienen sus épocas, buenas, malas, regulares... y hay que aceptarlo.Yo no tuve la suerte de llegar al primer equipo del Real Madrid, pero sí tuve el honor de jugar en las categorías inferiores, y una de las muchas cosas buenas que me enseñaron en esa casa, mi casa, fue que cuando te caes hay que levantarse, y si te vuelves a caer pues te levantas otra vez. El Madrid es infinitamente mas grande que los Lorenzos, Florentinos, Cristianos, o Mourinhos de turno.He dicho.

Has expresado los sentimientos de muchos madridistas. Un diez.

Palomero tienes mas razon que un santo, aun que yo no es en acuerdo con la iglesia catolica u otras iglesias, pero si este Madrid, tiene que cambiar, y ademas lo tiene muy facil solo tiene que mirar en su interior que tiene gente como tu, y otro muchos que han estado en esa casa y que son capaces de transmitir tantas cosas a esos chavales, que con tanta ilusion todos los dias, entrenan y intentan aprender. Siempre nos queda la esperanza de que algun dia algo cambiara.Saludos

Tengo 46 años. Mis primeros recuerdos de basquet son de una camiseta que repartieron en la escuela que llevaba escrito estos nombres: Emiliano, Buscató, Brabender, Luyk y Santillana. Recuerdos de Hector Quiroga retransmitiendo los partidos que ponían en la única cadena que teníamos. Bueno en mi pueblo la 2 no se veía y recurria a un pariente para verla en su casa.El Madrid era MADRID en mayúsculas, la clase de sus jugadores de baloncesto, la armonía que desde fuera se respiraba. Era un placer ver jugar a ese equipazo: Cabrera, Corbalan. Vicente Ramos, Mirza, Dalipagic, Fernando, Tú, Romay, Rullan, Brabender, Walter, Biriukov, etc.... Erais dioses y lo disfrutabamos nosotros.Ahora....... Es una verguenza que todo se mida por el dinero. Igual en fútbol. Los equipos contrarios es normal que odien a todo lo que representa Madrid. Antes disfrutábamos del fair play y buen juego, ahora no sabemos ni qué equipo sacarán cada semana en cada partido.Antes sabíamos lo que había y ahora es un descontrol y desasosiego que ni viniendo otro Petrovic o Sabonis se va a solucionar.Es la época que vivimos Itu. Un asco.Abrazo cariñoso a ti y a los recuerdos que nos haces tener en tu tremendo blog.Veo cualquier partido de esa época que bajo de la red y parece que el tiempo se ha detenido... Ahora ya no estais y os echamos en falta. Fué una época irrepetible por muchos campeonatos del mundo que ganemos y por muchas copas de Europa que tengamos.Un abrazo muy fuerte.Isma

Soy abonado de fútbol y baloncesto del Real Madrid, socio desde hace más de 29 años, y comparto punto por punto tú opinión. Lo que si te pido es que no abandones al "Madrid", abandonemos a tanto deshaogado, a tanto vip que pueblan los palcos que ha creado este Señor Pérez para comer jamón iberico y entran despues con el partido empezado y que van a verse, a hacer negocios y a ponerse hasta arriba; estoy harto de estos gestores que no tienen corazón ni alma, "Como pudieron echar (él dijo no renovar) a un señor del Real Madrid como D. Vicente Del Bosque, hombre que posee todas las claves y esencias del "Real Madrid"(saber perder y sobre todo saber ganar, formarse como hombres, fijarse en el juego y no en categorias fuera del juego), me importa un huevo cuánto dinero ha ganado el Real Madrid, quiero que vuelva la Quinta, quiero tener (aunque sea pequeño) un pabellón de baloncesto donde invocar a Corbalán, a Carmelo, a los Martín, a Itu, a Wayne, a Walter, o a Alberto más recientemente, un estilo reconocible, de victoria sin saña y con respeto pero con la busqueda del saber ganar de señores hasta el último suspiro. Jamás hemos estado más perdidos que ahora, ES HORRIBLE, no quiero la décima así, quiero volver a saber ganar y a disfrutar de esa victoria cimentada en unos valores de respeto, esfuerzo y señorío. No abandonemos a nuestro "Madrid" sigamos teniendo este espíritu crítico y no les dejemos que puedan con todo. Y una aportación, quizás ilusa, pero si todos lo pedimos a lo mejor se cumple. DEL BOSQUE FOR PRESIDENT, YES WE CAN . No hay mejor persona que encarne el madridismo eterno.

¿Dónde está el debate? Voy a oponerme un poquito (sólo un poquito) para al menos ver una opinión diferente.Soy madridista "materno", como casi todos los que habéis escrito comentarios. No me gusta mucho de lo que pasa últimamente en mi club, pero ¿hasta qué punto la culpa es SÓLO de los dirigentes? El Madrid da bandazos porque gran parte de la afición y la prensa (que va por donde indica aquélla) exigen ver resultados YA, no cada temporada, sino a los diez días de empezar la temporada (hasta hemos cambiado el césped por unas declaraciones). ¿Cantera? El que no es titular se va. ¿Continuidad? ¿A quién le interesa? ¿A los periódicos?Por otro lado, la cosa no es tan grave como parece, si mantenemos la calma. Lo de los años 60 y 70 de ganarlo todo NO VA A VOLVER, gracias a Dios para el fútbol y baloncesto nacionales. El Barcelona vivió desde el año 60 tres décadas muy malas en lo deportivo y hubo muchos nervios y mala gestión. Y no se hundió: durante esos años creció estructuralmente, se modernizó... y luego todo eso le vino muy bien. ¿Seremos capaces los madridistas de aguantar pequeñas sequías sin renegar de nuestros valores? Yo creo que sí. Pero creo que cuando el Madrid no gana sigue sin tomarse con naturalidad por un sector de la afición y por la prensa. Se le ataca como si estuviera obligado a ganar, como si fuera un servicio público. Y sólo es un equipo más, afortunadamente.

Hola palomero:Lo primero, soy hijo del Atleti, y hemos tenido a gil como presidente (no comment). Sin embargo, soy un enamorado del futbol, por tanto a principios de esta década veía los partidos del madrid y en la actualidad los del barça. El problema esta en que existen muchos clubes que anteponen los resultados deportivos a cualquier tipo de consideración. Cuando el año pasado se decía que si nadal estaba acabado, yo alucinaba, y es que aunque no volviera a ganar un sólo partido, lo que ha sido capaz de hacer este hombre es impresionante. Lo mismo pasa, cuando pierde el barca contra el hercules, todos critican que a pesar del juego no sean capaces de ganar a un recien ascendido (pobres de espíritu). Solo se quedan en el resultado. Supongo que será el consuelo de los perdedores. Cuando la selección española "jubile" a la actual generación y no juguemos ni ganemos como ahora, ya lloraremos.

Estimado Itu:Yo no soy del Madrid, soy del Betis. Y del Joventut. Y pienso en lo que usted ha escrito. Es, valga la diferencia, trasladable a lo que siento sobre todo por el Betis.Y es que no soy seguidor acérrimo de un equipo sino de unos valores o de una fiosofía de entender el deporte, en la que no importa tanto ganar, como en disfrutar cuando se gana y ganar con estilo. De ahí el "manque pierda", porque no es tan importante el resultado si no va acompañado de muchas más cosas.Así que entiendo y comparto lo que dice del Madrid, con la diferencia de que en el Betis no ha habido relevo en la presidencia/propiedad del club desde el año 92.Para mí el Madrid, cuando dejó de ser ese poder omnímodo, representaba un estilo distinto. El de que cada miembro del club debe tener una vida casi ejemplar y comportarse como un caballero dentro y fuera de la cancha deportiva. Se estará de acuerdo o no con esta filosofía, pero era lo que era. Ahora la han perdido. Y con Mourinho no se encontrará. No sé si existe el entrenador perfecto para el Madrid (¿y Zidane?), lo dudo, pero si lo encontrasen deberían convertirlo en un Alex Ferguson castizo. Un saludo, campeón.

Yo creo que la frase ésa que ha calado tanto sobre que no cambiamos de equipo de fútbol no es siempre así. En casos como éste está totalmente justificado renegar de un equipo si ya no es lo que representaba para ti, sobre todo cuando no es el de tu ciudad. Yo fui muy madridista de pequeñito, por la Quinta del Buitre y por vosotros (aunque justo cuando me enganché empezasteis a perder). Pero aunque celebré la séptima, ya no me veía reflejado en los valores del Madrid y ya con el despido de Del Bosque me borré definitivamente, prácticamente por los motivos que expones. Creo que esa afición inquebrantable es más lógica con el equipo de tu ciudad (en mi caso el Lucentum Alicante, en fúbol voy con el que juegue mejor). Lo de los galácticos no estuvo mal hasta que se les olvidó hacer una plantilla compensada (lo de Makelele fue un punto de inflexión) y echaron a Del Bosque. Y del baloncesto ni hablo, ni siquiera la última Copa de Europa, en la que ganaron dándole balones a Sabonis en todos los ataques, fue para sentirse muy orgulloso.

Totalmente de acuerto Itu. Yo me hice del Madrid con cinco o seis añitos, con lo cual mi relación sería paterno-filial, según tu exposición. Pero también sucede que si cuando eres pequeño tu padre, tu familia te inculca unos valores, y estos valores son socavados y te das cuenta de ello cuando eres adulto, pues te sentirás decepcionado con tu padre y te distanciarás de él poco a poco. Es un comportamiento natural.Tu padre siempre será tu padre y nunca dejarás de quererle, pero si la decepción es profunda el distanciamiento emocional se dará sí o sí. Aunque nunca es tarde para rectificar y reconocer errores pasados.Lo dicho, totalmente identificado con tu disertación acerca del Madrid.

Me ha encantado tu análisis. Me parece que el Madrid poco a poco va perdiendo valores positivos que siempre ha tenido y con los que mucha gente se ha identificado y por otro lado va incrementando aquellos negativos que siempre tuvo y que van incrementándose, como la chulería y la prepotencia.Espero, por el bien del Madrid, que esto cambie porque sino el "reinado" del Barça va a ser largísimo y los buenos aficionados al futbol y al baloncesto agradecemos su apuesta y lo que están representandoUn saludo

creo que cada vez somos más madridistas los que pensamos y, lo que es más crítico, sentimos así y miramos con envidia hacia el otro bando, echando en falta un proyecto con el que identificarse y tender lazos afectivos. ya estoy harto de la excusa de las 'urgencias históricas', de la exigencia de ganar algo importante cada temporada ya que si no ya nada sirve...

Aupa Itu,Te sugiero echar una cana al aire y ligarte a la amiga guapa de la cuadrilla: Hazte del Barsa.Los que valoramos a la nuestra, tenga el día que tenga, ya sabe de qué equipo somos.Aupa Athletic.

Mi caso es peor que el tuyo, Palomero: Yo soy madridista de nacimiento, y sé que lo seguiré siendo toda mi vida. No es una cuestión estética sino ética, me identifico con los valores del club (humildad, trabajo, responsabilidad, respeto, liderazgo, generosidad - palabras muchas de ellas que se citan en el himno, el de verdad, el de las mocitas madrileñas) que se han ido forjando y manteniendo a través de los años.Y eso me lleva a tener que tragar sapos y culebras cada vez que veo por la tele a según quién llevando en el pecho el escudo del Madrid y denigrándolo con su actitud y/o con sus palabras. Eso ha sucedido muchas veces y desde hace mucho tiempo, pero ultimamente sucede a diario y con casi cualquier representante del club, desde el presidente hasta el utillero (o hasta el médico, que tiene huevos la cosa).En todo caso, el Real Madrid no son ellos (no son sólo ellos) sino toda la masa social que estamos detrás y que mantenemos la tradición y los valores, los que silbamos en el Bernabeu cuando se gana 1-0 jugando de pena (y eso no pasa sólo ahora, a Capello en la 96-97 se le abroncó más de una y más de dos veces tras una victoria), y también los que aplaudimos a un rival que haya dado una lección de fútbol (o de baloncesto) y se haya llevado la victoria merecidamente. Los dirigentes y los jugadores pasan (y no digamos los entrenadores), pero la afición permanece y mantiene la esencia del club.La sección de baloncesto es especialmente significativa: ¿Cómo se van a transmitir los valores de los veteranos a los noveles si cada año se cambia el equipo por completo? ¿Quién va a enseñar lo que es el Madrid al que se incorpora al equipo? En fútbol pasaron 32 años sin ganar la Copa de Europa, pero existía la sensación, el orgullo, de saber cuál era la historia del club y que antes o después se volvería a recuperar. En basket han pasado 15 años de la última Copa de Europa y da la sensación de que no se haya ganado ninguna, de que nunca se volverá a ganar..., y lo que es peor, que tampoco importa tanto.De todos modos, descargadas mis malas sensaciones, me quedo con lo positivo, con lo importante: la sensación de pertenecer a un proyecto común, a un ideario común, compartido con muchos otros (la infinita mayoría, desconocidos) y que nos emociona de igual manera. Me quedo con las noches de remontada en los 80 (ese Borussia, ese Anderlecht, ese Inter de Milán), con el que está en el top 5 de días más felices de mi vida, 20 de Mayo de 1998 (lo digo totalmente en serio, aquel día rocé la felicidad absoluta con los dedos, las otras Copas de Europa me emocionaron menos). Me quedo con la expectativa de antes de cada partido ("Nunca tuviste nada, pero un domingo podés ganar" que diría Calamaro) con la euforia después de que mi equipo gane un partido, incluso con la decepción después de una derrota, con la satisfacción del trabajo bien hecho cuando he visto cómo se daba todo sobre el césped o el parqué, independientemente del resultado.

Buenas. Me gusta que cuentes esto, te honra bastante. Te propongo un (difícil) ejercicio de imaginación. Imagina que, por lo que sea, no hubieras fichado por el Madrid, porque jugaste en otro equipo que también ganó bastantes cosas, porque te lesionaste gravemente y no pudiste jugar a alto nivel o por lo que tú quieras. ¿Qué pensarías del club ahora? No sé si uno es capaz de semejante abstracción, peromuy probablemente no lo tendrías entre tus clubes más queridos. El Madrid, para los que no somos seguidores suyos, genera más antipatía que simpatía. No lo digo por mí, que siendo de Madrid y del Atleti y el Estu, pues ese sentimiento está más condicionado, sino lo digo por gente que he conocido, fuera de Madrid y Barcelona que son fans de otros de los muchos clubes que existen y que en su mayoría no soportan al Madrid. Y no sé si es por los famosos valores del madridismo, que todavía no sé muy bien cuáles son, o por ciertos aires de grandeza, superioridad, omnipresencia en los medios, etc., que hace que el club no esté entre los favoritos de la gente. Algo similar se puede aplicar al Barça, con ciertos matices.

Escucha las palabras de Messina ayer en la COPE y te vuelves a hacer más madridista que El Tiri!! ;)

Los que tenemos al Madrid como equipo madre vemos tristemente como cada vez le pasa esto mismo a más gente. Y es una pena, porque estoy de acuerdo contigo en todo.

Te entiendo perfectamente, entiendo que estés cuando menos dolido. Se está dolido con quien se quiere cuando te ha defraudado. A mí también me pasa algo parecido aunque en el tema de los peloteros me da un poco igual. Nunca he sido gran seguidor del futbol. Pero en el tema del basket,(por cierto me hubiera gustado que hubieras profundizado más en eso, ¿o es que te duele demasiado para no decir burradas?), ese tema a mí si que me molesta, duele, quema, como se quiera llamar. Llevan dando desde las altas instancias unos bandazos terribles que nos han llevado a la actual situación. Todos los años nos pretender vender unas burras que nos se las traga nadie, por lo menos yo. Mientras no haya una política de coherencia, una situación de dejar trabajar a los profesionales de esto, no tendremos al equipo en la situación deportiva que creo que se merece. Bueno no me voy a extender más, porque me enciendo.P.D.: Por cierto, el otro día entré en la renovada web de la asociación de veteranos de baloncesto y viendo la foto que acompaña a tu ficha, me pregunto: ¿no puedes pedir una talla XXXXL de camiseta para los partidos?...je, je, je,.....

Genial Itu, simplemente genial. Creo que Nick Hornby podría firmar esta reflexión alegremente.Y te lo dice un madridista que piensa exactamente las mismas cosas, que se encuentra haciendo cosas más productivas durantes los tostones de partidos del Madrid y mirando con mal de ojo al del banquillo y, sin embargo, esperando con ganas a que a Iniesta le llegue un balón a ver con qué sorprende.La comparación de relaciones "paterno-parejiles" es muy grande, jajaja!

Estoy igual que tú. A este Madrid no lo reconoce ni la madre que lo parió. De hecho, me pasa cada vez con más frecuencia que me encuentro festejando los goles de los rivales más que los de "mi equipo". Supongo que el que más del 80% de jugadores, técnicos y directivos de "mi equipo" me caigan mal ayudan a que eso pase. Se libran de la criba: Casillas, Xavi Alonso, Marcelo, Özil (de momento) y Canales (también de momento).Espero la llegada de tiempos mejores aunque la tirria que le estoy cogiendo a "mi equipo" dudo mucho que deje sitio para nada más…

Pues te pasa lo que te tiene que pasar si piensas y no eres un borrego: sabes que las cosas se pueden y se deben hacer de otra manera.Yo no tengo ningún equipo, ni de futbol ni de baloncesto, aunque tengo un pedacito de corazón para el Unicaja, y siempre le digo a mis amigos madridistas que su equipo es el Barça porque es el equipo que más alegrías les da, y lo mismo a mis amigos del Barça. Estos últimos me están dando la razón últimamente, lo que es mala señal para los primeros. Hay formas y formas, si no que se lo pregunten a los aficionados del Liverpool y a los del Chelsea. Los primeros han ganado poco con Benitez, pero por lo menos han tenido a un Señor durante años buscando siempre lo mejor para su Club. Los segundos han ganado casi todo, incluida la antipatía por parte de medio mundo por sus dirigentes y un entrenador "especial". Si lo miras tranquilamente, prefiero ser del Liverpool en los últimos años que del Chelsea por vergüenza ajena. Y es lo que dan algunos dirigentes y entrenadores de algunos (muchos por desgracia) clubes deportivos de España.

"Puede que con lo que yo discrepo y critico no es con la institución del Real Madrid, sino con todos aquellos que la han gobernado en los últimos años"Creo que en esta frase está la clave de tu pequeño lío. Me da la impresión de que a ti, como a muchos de nosotros (yo también soy madridista), hace mucho que no te gustan los que mandan en el Madrid (es un milagro no ya que haya seguido ganando títulos, sino que haya sobrevivido a algunos presidentes). Pero ellos no son el Madrid; no son la institución ni sus valores ni su historia ni nada de eso. Y que ellos no son el Madrid se demuestra, por ejemplo, en que como bien dices a Sanz le echaron los socios con dos copas de Europa en tres años después de 32 años de sequía. Sería una pena que los que mandan y los que salen en las fotos te alejen de todo lo que hay detrás, que es mucho.

No he sido jugador del R.Madrid, no puedo decir que sea mi novia pues soy merengón de toda la vida por lo tanto según tu razonamiento tengo un sentimiento digamos paterno hacia este club, pienso que tu opinión de hoy la podría firmar cualquier madridista de pro con dos dedos de frente.Referente a Florentino Pérez, pienso que puede acabar pasando a la historia como el presidente que se cargó al R.Madrid como club deportivo y lo convirtió en una empresa impersonal, sin otro sentimiento que el del poderoso caballero "Don Dinero"Éste no es mi R.Madrid, disfruto más viendo al Barcelona, a la selección española y a cualquier equipo que ponga arte y señorío en el asunto.El día que Florentino se de cuenta que el R.Madrid es un sentimiento, una forma de ser, una forma de ir por el mundo, etc. Ese día quizás comencemos a recuperar algo de lo mucho que hemos perdido por el camino.En fin no me quiero enrollar mucho, al parecer visitamos al mismo psicoanalista deportivo jeje.Saludos a todos.

Yo creo que esto mejor se lo cuentas a la doctora Melfi. Tal vez un poco de prozac podría ayudarte.En este mundo globalizado que se mueve a golpe de talonario es difícil identificarse con unos "deportistas" que hoy están en tu equipo del alma y mañana en su máximo rival.Sí ya sé que la entidad está por encima de las personas, pero coño, ayuda ponerle cara de vez en cuando ¿no?Que te entiendo palomero. Lo tenéis un poco crudo los madridistas. No se ve gran cosa en el horizonte (aunque caiga algún que otro título).Saludos.

Con la gran diferencia de que yo nunca he pertenecido "de hecho" al Real Madrid (no he jugado en ninguna de sus secciones, ni he sido socio, ni he estado ligado a él de ninguna otra forma que no sea la afectiva) coincido una vez más con cuanto dejas escrito. También soy de los que piensan que el día que echaron a del Bosque el Madrid comenzó un largo naufragio en el que aún persiste. En cuanto a la sección de Baloncesto... mejor no hablar. Y siendo yo también, como soy, "del Madrid", siento más que nunca gran envidia de la gestión deportiva del "gran enemigo": de la calidad de su cantera, incorporada a los primeros equipos, de la mesura de sus entrenadores, de la belleza de su juego... ¿soy por eso menos del Madrid? Creo que no. Es más, cuando veo a personajes fanáticos madridistas de esos que suelen aparecen en las tertulias deportivas, "defendiendo" al Madrid, no hacen sino darme argumentos para dejar de ser seguidor de este club, al que, a pesar de todo, seguiré queriendo. Aunque, eso sí, posiblemente cada vez desde más distancia.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0162fef7a57a970d

Listed below are links to weblogs that reference El Madrid y yo:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal