El Palomero

El Madrid y yo

Por: EL PAÍS

29 sep 2010

Llevo tiempo dando vueltas a mi relación afectiva con el Real Madrid, la pasada y la presente y he pensado que quizás el exponer mis dilemas me ayudan a aclarar mis sentimientos. Hace 34 años llegué a Madrid y al Real Madrid. No, no era como esos jugadores que despues de negociar con varios equipos el día que firman por uno de ellos dicen que eran seguidores de ese club desde pequeñitos. Yo no era del Madrid. Yo era del Athletic. Es más, debido probablemente a la lógica y recomendable rebeldía que debe tener un adolescente, me posicionaba por definición en contra de cualquier poder establecido. El del mis padres, el de los profesores, el político o el policial. En el deporte y en aquellos tiempos, no existía poder más establecido que el del Real Madrid, luego digamos que no contaban con mi inquebrantable adhesión. Pero por diversas circunstancias personales, una tarde de un caluroso mes de Agosto me presenté por primera vez en el Pabellón de la Ciudad Deportiva. A partir de ese día y durante doce fantásticos años me integré perfectamente en lo que era el Real Madrid. Entendí su filosofía ganadora, me sentí orgulloso de pertenecer a un equipo con una historia tan impresionante, viví en directo y comprendí el tremendo impacto que tiene en muchísima gente y compartí vestuario con personajes irrepetibles.
Cuando me echaron y sobre todo por la forma en que me echaron, atravesé una racha de rabia, más centrada en el baloncesto que en el futbol, donde seguía siendo incondicional de la quinta del Buitre y lo que representaba. Me sentí despechado y aunque mucha gente se suele despedir deseando lo mejor (lo que les honra si es cierto y no obedece a una frase hecha) yo no fui de esos. Me duró poco, pues la rabia pasó y volví a alistarme incondicionalmente en las filas madridistas.
A finales de los 90 comenzaron tiempos oscuros. La presidencia de Lorenzo Sanz con su inseparable Onieva, por muchas dos Copas de Europa que consiguiera resultó tan desacreditadora para la entidad que ni siquiera con ese bagaje tan espectacular evitaron que el socio madridista les mandara a ambos a su casa. Llegó Florentino y trajo a Figo, Zidane y Ronaldo.. Disfruté de aquella época de juego de salón, virguerías, goles a porrillo del gordito y supervisión de Del Bosque con su gestión pausada y poco ruidosa. Agradecí a FP que hubiese traído la modernidad al Madrid, que hubiese ordenadores en las oficinas, que se explotase la marca, que se recuperase parte de la dignidad perdida. Tambien puso dinero en el baloncesto, pero ese empezaba a ser un barco difícilmente manejable. Además, como les ocurrieron a varios anteriormente, el apoyo hacia esa sección sonaba (y sigue sonando) más a “no me des problemas” que a militancia incondicional
Pero se les fue la olla como se dice coloquialmente. A los jugadores, borrachos de éxito y dinero, y a la directiva, que se sintió infalible. Y el día en que echaron a Del Bosque (coincidió con un nuevo título de liga) comenzó una deriva institucional que no ha parado todavía. Cualquier aficionado madridista la tiene muy presente. El triste y decepcionante final de la primera etapa de Florentino, el bochorno de lo que ocurrió despues, los millonetis constructores asaltando el poder, la eterna agonía de Ramón Calderón y la vuelta de FP como Cesar despues de conquistar la Galia para un segundo mandato que por ahora no presenta mejoría con respecto al primero.
Total, que desde hace ni se sabe el tiempo, el Madrid va dando tumbos, su imagen ha pasado de ser el mejor club del mundo en el siglo XX a ganarse un montón de antipatías, unos días por unas cosas y otros por otras. Y a día de hoy el Madrid cuenta con un presidente que comulga con el modelo talonario (totalmente legítimo) más que con el formativo y sus criterios parecen ser más económicos que deportivos. Un entrenador que cada vez que abre la boca se gana la enemistad de alguien y un jugador franquicia que no consigue desprenderse de la sensación generalizada de que juega más para él que para el equipo. Y el juego hace muuuuuuucho tiempo que no satisface para desesperación de los habituales de Chamartín. En baloncesto llevamos 15 años sin pintar prácticamente nada en Europa, se lleva un liga de cada ocho y se reconstruye anualmente pues lo que vale para hoy ya no vale para mañana.
Espero que nadie se moleste pero me cuesta verme representado e implicado emocionalmente en un club así. No me gusta este Madrid, hace tiempo que no me gusta. Y lo siento mucho, pero eso me aleja de él. El otro día pensé que quizás se debe a que para mí el Madrid es más novia que madre. Me explico. Cuando te haces de un equipo a edad temprana, la relación que se establece es parental. En decir, que pase lo que pase y hagan lo que hagan, siguen siendo tus padres y a los padres se les quiere toda la vida. Ahora bien, hay veces que te identificas y adhesionas a ciertos colores más adelante, por las casualidades o afinidades que sean, y entonces la relación es más de pareja. Es decir, que puedes estar enamorado hasta las cachas pero tambien puedes atravesar fases de desencanto que te hagan pensar incluso en la separación. Puede que por una tercera persona o simplemente porque ves que la relación no funciona y esa chica que te hacía babear ha cambiado. O has cambiado tu. El caso es que la cosa no marcha.
¿Por qué si cambiamos de pareja, de coche, de partido politico, de casa, de trabajo y de muchas cosas más, no cambiamos de equipo?. Sí, ya sé lo del enganche emocional, los recuerdos de la infancia y muchas cosas más que nos cuentan los sociólogos y entendidos en la materia. ¿Pero no es una forma de estar expuestos a malas gestiones y deficientes mandatarios que al final se aprovechan de que pase lo que pase, ahí seguiremos, incondicionales?.
Cuando entro en estos estados de discrepancia continua hacia lo que se hace en la casa blanca me suelen venir acceso de culpa. ¿Cómo puedo pensar esto de un club que me acogió, me educó y me permitió alcanzar metas inimaginables?. Puede que sea una traición, o puede que con lo que yo discrepo y critico no es con la institución del Real Madrid, sino con todos aquellos que la han gobernado en los últimos años. Puede que siendo yo Real Madrid (como lo son todos los que han participado en su historia) me duela mucho verle así, en perpetuo estado de ataque de nervios, incapaz de mantener una línea clara de actuación, en manos de un entrenador que me da igual que sea una lumbrera, incluso que lleve a ganar una Champions, pues está tannnnnnnnnnnnnnnn lejos de los valores madridistas (o los que yo creo que deberían ser) que incluso trayendo la décima, va a ser mayor el daño que el beneficio. Si su juego va a ser ramplón, si su actitud va a ser desafiante, si sus faltas de respeto van a ser constantes, ¿lo compensa todo el logro de una Copa de Europa? (A Lorenzo Sanz le echaron con dos en tres años).
En fín, que estoy hecho un pequeño lío. Agradezco profundamente todo lo que el Madrid hizo por mí y me siento unido a este club por un montón de lazos afectivos, pero su deriva me lleva desde hace tiempo a replantearme con demasiada frecuencia la incondicionalidad de mis sentimientos. Y lo siento en el alma. ¿Qué me pasa doctor?

Hay 144 Comentarios

Pues te pasa que eres medianamente inteligente (al menos) y no tragas con un personaje como Mourinho, que ahora parece dios. Sí, ganó una champions con el Oporto y otra con el Milan (no teniendo malos equipos), pero tampoco es un dios. Sería un dios si cogiera al Pucela y nos ganara la champions pero que coja al Madrid, lo ponga a jugar de pena y gane tampoco es tan difícil

> ¿Qué te pasa, Itu? Pues que, afortunadamente, no eres un borrego. Que tienes criterio propio. Y que, según ese criterio (buen criterio, a mi parecer), eres capaz de ver lo que te gusta, y lo que no, y no seguir unos colores, o unos directivos, de forma "incondicional"No creo que sea bueno ser "incondicional". "Incondicional" significa "sin condiciones", "bajo cualquier circunstancia"... renunciando a tu criterio propio.Se puede ser del Madrid y no gustarte su filosofía actual. De la misma forma que se puede ser del Barça y pensar que Gaspart era un personaje impresentable. No sé... si quieres mi consejo, consuélate pensando que eres madridista, y lo sigues siendo. Que eres seguidor de "lo que tú crees que debería ser el Real Madrid" (lo que has llamado "los valores", los que tú ves en esos colores), pero que esos valores no se ven representados por la filosofía que sigue este club desde hace más de una década.Sigue así.Paradójicamente, le digo a alguien que no se arrepienta de ser madridista, que lo siga siendo...cuando yo no lo soy. Más bien al contrario. ;-)

Gran artículo. Mis sensaciones fueron parecidas ante la etapa post-Nuñez en el Barça. Pero también lo fueron, pese a los éxitos deportivos, cuando Laporta abría la boca y se metía en política.A ver si con Rosell nos quedamos sólo en la excelencia deportiva.

Palomero, a ti no te pasa nada, te tengo por persona razonablemente bien constituida y decentemente pensante. Son ellos. O mejor, ELLOS. Lo triste es que el agujero es hondísimo, y salir de él, muy difícil. Vamos, yo creo que la sección de baloncesto se quedará por el camino. Pero más se perdió en Cuba, y volvieron cantando.

Me parece que es una pandemia. Yo también la padezco.

Me siento muy identificado con gran parte del texto, la deriva institucional en la última década en el Madrid es muy triste. Desde el acto lamentable de despedir a del Bosque, pasando por los trapicheos del señor Calderón o los cambios de rumbo respecto a los entrenadores, no manteniendo una clara política deportiva hasta la llegada del rey de las ruedas de prensa. Todo eso ha echo que me sienta tan desconectado del equipo de fútbol que llevo desde el final de la liga pasada sin ver un partido.A nivel de baloncesto, pues más de un año me he planteado el hacerme abonado, sobre todo en la época de Plaza, pero con Messina en el banco y el no saber a que se juega pues como rpefiero si acaso, verlo desde el salón de casa o a través de la magnifica web de la acb (¿¿¿lo poco bueno que han echo???).Un saludo de un madridista que echa mucho de menos épocas en las que el juego era lo importante, ercordaré siempre al madrid de Laudrup y Redondo, el de los cinco años magníficos, con tres copas de europa y una liga.Un saludo

Estimado Itu:Te voy a decir, hace años mis pensamientos serían "antónimos", que el haber sentido algo por un club, en tu caso haber formado parte de él, no implica que llegado un momento dejes de sentir "esos deseos abstractos" por ese club. Yo en mi infancia y adolescencia fui del Madrid, ahora soy de River. En mi niñez y adolescencia mis sentimientos eran un poco extremos, ahora mis sentimientos son moderados, si se gana lo disfruto moderadamente, si se pierde no lo sufro. ¿Por qué dejé de ser del Madrid (lo de ser de River, como en su día empecé a ser del Madrid, no tiene explicación racional)? Porqué a finales de los ochenta los caminos que los dirigentes del club empezaban a transitar como que no me gustaban, igual luego fue, desde mi opinión, fue a peor. Florentino Perez no me gustó desde el primer momento. Es cuestión de formas.En cuanto a la sección de baloncesto, mi opinión es como aquellos padres, en la epoca actual sucede bastante, que no tiene "alma" de padres y sus hijos crecen y maduran por si mismos. El Madrid de baloncesto dejó de tener padres y fue como un barco a la deriva, hubo momentos donde el viento sopló a favor y ganaron y cuando ese viento estaba calmado o venía en contra pues lo que está viendo. Volviendo al tema de los amores deportivos, entiendo que haya gente que mantenga su amor y fanatismo hasta la vejez. Yo formo parte de los que, con el paso de los años, relativizan ciertas cosas.Por último, y hablando de baloncesto, quiero decir que de lo que fue el OAR y lo que es su versión actual siento cierto afecto. Quizá porque desde mi niñez pude seguirlo en vivo y quizá porque sufrió ciertos trastornos a lo largo de su vida que me hizo ser compañero de su caida libre. No creo que lea este blog pero quiero mandar mis saludos a Angel Cappa. No es perfecto, ni es imperfecto, pero gente como él me parece muy sana en el mundo del deporte. Un abrazo

itu for president

Pero... tan dificil de entender es? No apruebas la gestion y la imagen que esta dando el Madrid y su periferia de palmeros, pero estoy seguro que sigues saltando con los goles de Higuain (igual saltas menos con los de Cristiano) y aplaudiendo un 2+1 de F Reyes. Asi que no se preocupe, que no es nada grave, solo esta cogiendo distancia, que no esta mal. Saludos desde las Antipodas (de un cule, por cierto)

Te pasa lo que a muchos madridistas, no sabemos con quien identificarnos, no sabemos a que jugamos, no sabemos quienes somos. Acabo de llegar de fiesta y me parece que mi amor por el madrid es como mi amor por mis padres, incondiional. De otra forma estaria detras de la mas guapa del momento, que como soy de alicante dire que es el Hercules.

desencantado de todo?Crisis de los 50 a la vista....

Lo que le pasa, es que ya no es su novia, es su mujer. Por eso ahora no ve en ella todo lo que le enamoró, pero por alguna extraña razón (los buenos recuerdos, los sentimientos más ocultos,los años, los hijos en común, que está sin blanca para afrontar un divorcio o que le aterra quedarse solo) se ve incapaz de dejarla para siempre. Usted lo que necesita es unas buenas vacaciones, con las llamadas de por las noches para cumplir con la parienta como única obligación. Y recuerde, que cuando uno se casa ya no se trata de disfrutar de lo bueno de la otra parte, si no en ser capaz de convivir con sus defectos.Atentamente: El Doctor.

Solo te digo una cosa Juanma, dale solamente unos 15 o 20 años más a tu madridismo, y después replanteatelo de nuevo y dale quizá otros 15 o 20 más. Te lo dice un madridista que piensa como tú pero que ya se ha dado 30 o 40 añitos de incondicionalidad...Un abrazo.

Grandísimo Post, me identifico totalmente contigo aunque solo tenga 26 años y nunca haya sido jugador profesional de nada. Solo sé que desde hace años este no es el Madrid del que yo me enamoré.Sigue asi Palomero.

Bueno, creo que tu amor por el Madrid que conociste sigue intacto. Que este Madrid te disgusta también está claro. Ya no es el que tú querías, déjalo y si vuelve para bien ahí estarás tú.Mourinho y CR7 son bastante impresentables en cualquier lugar del mundo, pero confrontados a Guardiola o Messi, su soberbia y arrogancia duelen todavía más. Esa manera de ser y de tratar a los demás no es la que quiero que vean mis hijos. Las formas de Del Bosque o Raúl, sí.

¿Te vas a presentar en alguna candidatura a Presidente del Madrid?Estoy de acuerdo contigo.Creo que hay muchas filosofías ganadoras, pero la de este Madrid no es la que yo viví con 5 años a mediados de los 60.Florentino representa aparte de lo que has dicho (modernidad, etc.) las prisas, la creencia de que todo se arregla de hoy para mañana poniendo un montón de dinero, la improvisación alocada, buscando remediar las cosas con algún bálsamo milagroso (Ronaldo, Kaká Ozil, Pedro León, Mourinho). La piedra filosofal no existe y hace falta asumir nuestra decadencia como primer paso para volver a empezar a crecer.No hay que salir al mercado agitando un montón de billetes para comprar al jugador más caro o al entrenador de moda.Joan Plaza hizo una gran labor y se podía continuar apostando por él. A veces "el Mejor del Mundo" no lo es para un determinado club en un momento histórico concreto. A lo mejor Sir Alex Fergusson no es el mejor entrenador del mundo, pero haber estado 20 años al frente del mismo equipo puede que lo conviertan en el mejor para ese club y, sobre todo, en la mejor filosofía para hacer crecer a un club.No creo en la imagen por encima de todo, tu y yo somos la prueba de que puede haber personas muy inteligentes detrás de imágenes penosas (te escocerá pero es la verdad en ambos casos).Pero la culpa no es de Florentino, el nace como producto del boom de la construcción (un Pocero algo más pulido, que sabe decir "never, never...") alguien producto de las prisas y del dinero fácil, rodeado de gente que le menciona como "...un ser superior...". Es como los programas de corazón, la culpa es de quienes los ven, aquí de quienes le votaron. El problema es que los valores del Madrid también han cambiado en los aficionados. Les gusta el mensaje de FP de éxitos a muy cortísimo plazo y el "...y si somos los mejores bueno y qué...".Espíritu de campeón sí, pero curtiéndolo, no comprándolo. Trabajo y planificación a largo plazo en vez de improvisación y poderío económico derrochado.Y al final están los vendedores de noticias, viviendo de las euforias y las depresiones, generándolas a base de alabanzas exageradas y cargándose a quién sea para vender papel impreso (¿nos acordamos ahora de Pellegrini?).Creo que el deporte ha cambiado y eso ha pasado ante nuestras narices y no nos hemos dado cuenta.Sigue con tu Athletic, puede que esté más cerca de tu visión (y quizás de la mía) yo no puedo, soy del Madrid desde los 5 años (casi medio siglo ya) cuando me llevaba mi padre al Bernabeu. Habrá que seguir languideciendo con esto.

Itu, amigo, hazte del Baskonia. ¿A qué más podría aspirar un madridista del Botxo? ;-)

Diagnóstico: Eres un genio. Enserio señor Iturriaga, me pasa exáctamente lo mismo con un ápice de diferencia claro está, yo no tuve el privilegio de ser deportista profesional y mira que viendo esto...uno dice, si le hubiera puesto un poquito más de ganas...Pero en fin. Solo puedo decir que cuanto echo de menos a Guti...

El problema, al menos el mío, es que me da vergüenza ser de ese equipo con el no es que no me identifique, sino que representa todo lo que rechazo. Pero es el mío. Que le voy a hacer.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0162fef7a57a970d

Listed below are links to weblogs that reference El Madrid y yo:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal