El Palomero

Hace veinte años, cuando Jordan lloró

Por: EL PAÍS

16 mar 2011

La memoria es selectiva, que es lo mismo que decir que es muy suya. Existen acontecimientos recientes que se te olvidan casi al instante de producirse y otros en cambio se quedan de tal forma en la primera línea de tu cerebro que no hace falta ningun gran esfuerzo para recordarlos como si hubiesen ocurrido ayer. Hace unos días y al cumplirse veinte años de la efemérides, se celebro en Chicago un homenaje a la plantilla de la temporada 90-91, la que ganó el primer anillo.

Jordan, Pippen, Paxon, Cartwright, Horace Grant, B.J. Amstrong, etc. Pedazo de equipo, por cierto, que posteriormente fue perfeccionandose hasta el punto de dominar la NBA con seis títulos que no fueron ocho porque a Jordan le dio el punto de retirarse un par de años. Han pasado veinte años, pero no me hace falta buscar en la hemeroteca para contar la historia de aquella histórica temporada
La NBA vivía tiempos gozosos. De la mano de la rivalidad entre Larry Bird y Magic Johnson, los ochenta habían devuelto al baloncesto profesional norteamericano a la primera línea. Sólo faltaba la coronación del siguiente eslabón en la cadena de superestrellas, de nombre Michael Jordan, el heredero de la mitica pareja. Pero se estaba haciendo esperar por causa de un grupo de gente mala, un escuadron de inclementes guerreros que se había formado en Detroit y que eran mundialmente conocidos por los Bad Boys. Isaiah Thomas, Joe Dumars, el microondas Vinnie Johnson, Bill Lambier y un joven pero ya cortocircuitado Dennis Rodman habían provocado la desesperación de los Bulls apeandoles dos años consecutivos en la misma estación, la final de la Conferencia Este. Les pegaban y les ganaban. Por fin, en Mayo de 1991 Chicago se tomó la revancha y le endosó a sus odiados rivales un contundente 4-0. Ya sólo les quedaba un paso. La final. Para mayor gloria de la NBA, el equipo que iba a defender el honor del Oeste era ni más ni menos que los Lakers, que sufriendo lo indecible lograron cargarse a Portland en un agónico sexto partido. La final soñada estaba servida. Magic frente a Jordan.
Para un loco de la NBA como era en aquellos tiempos, el atractivo era irresistible. Cogí un avión con dos amigos y nos plantamos en Chicago justo a tiempo para ver como Sam Perkins helaba el United Center con un triple que dio la victoria a Los Lakers en el primer partido

Robado ya un partido en campo contrario, el segundo acto no tuvo mucha historia. Eso sí, dejó una jugada para la historia. Puedo prometer y prometo que no he escuchado un ohhhh en un pabellón como el que provocó este movimiento de Jordan que por muchas veces que lo hayas visto, no deja de provocar que te quedes con la boca abierta. ¡Que bestia!

Despues de unos fantásticos días en Chicago donde además de baloncesto visitamos algun que otro garito de blues muy particular en zonas digamos no muy recomendables, nos piramos a Los Angeles, donde los Lakers tenían una tarea mastodóntica. Intentar ganar los tres siguientes partidos ante su público. Era la primera vez que volvía al Forum desde los Juegos Olímpicos del 84 por lo que mi emocionómetro estaba a punto de petar. Eso antes de empezar, porque lo que ocurrió dentro superó todas las previsiones. A falta de 25 segundos, Jordan falla un tiro y los Lakers, perdiendo por un punto, atacan para ganar el partido. Si hubiese existido como ahora las casas de apuestas, el que se la jugase Magic hubiese estado muy mal pagado. Pero a Magic le defendieron bien y a trancas y barrancas el balón le llegó a Vlado Divac. Esto fue lo que pasó ( a partir del minuto 3.40 de este video)

Buenos cimientos debía tener el Forum para no derrumbarse con la que se montó allí. Yo, que era (y soy) de los Lakers, adoraba a Magic y Divac me caía bien, creo que me abracé a todos los aficionados que tenía a mi alrededor. Pero no contaba con que el 23 del equipo rojo, en uno de los momentos de más tensión de su carrera, iba a responder a lo grande. Quedaban 10 segundos. Un mundo con Jordan con la pelota.

La final se decidió en esta jugada. La canasta de Divac supuso el último acto de resistencia de los Lakers. Se desplomaron en la prórroga, la táctica de defender a Magic con un hombre alto como Pippen siguió funcionando, no hubo color en el cuarto y con 3-1 para los Bulls ya sólo quedaba saber si iba a aprovechar el primer match ball o lo dejarían para celebrarlo ante su afición. Con lo que les había costado llegar hasta allí, no dejaron pasar la primera oportunidad. Abrazado al trofeo y entre una lluvia de champán, Jordan lloró como un niño.

Despues llegaron cinco anillos más, un record estratosférico y nunca igualado de 72-10 en una temporada regular y la consideración para muchos de ser mejor equipo de la historia. Años apasionantes donde la NBA se extendió definitivamente por todo el mundo de la mano de un equipo y un jugador irrepetibles. Pero como para todo, siempre hay una primera vez, y suele sobresalir en el recuerdo. La dinastía de Jordan y los Bulls tuvo un origen, y esto fue lo que se celebró hace unos días. Nadie diría que han pasado ya 20 años.

Sin querer emular al Abuelo Cebolleta, no puedo terminar sin exclamar !Qué buenos tiempos aquellos!
Postdata.- Fantástico el detalle del Bernabeu y de los jugadores del Madrid hacia Abidal. Ni seré el primero ni el único que lo diga, pero eso sí que es señorío.

Hay 29 Comentarios

Solo puedo decir una cosa. Viendo los videos... he llorado. ¡DIOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS! I Love this GAME. Esto era baloncesto y no lo que nos toca sufrir en estos tiempos. Estoy de acuerdo, ¡ qué grande era este equipo! ¡Cuanto disfrute con esos partidos! ¡Cuanto disfrute tambien con los Badboys (esa caidita de Billy Lambier dentro de la zona, ¡cuantas personales y desesperación ha creado!. Y estoy de acuerdo con los comentarios. Las mejores canastas de la historia, la de Dr. J. remontando la linea de fondo y aro pasado, dentro. El OHHHHHHHHHHHH del post de Palomero, la canasta final de Jordan desde la linea de tiro libre(siempre he pensado que desde que hace la finta sabe que la va a meter, recordad su postura final, el brazo arriba, el dedo arriba y un segundo de impass), y, otra de Jordan, en un partido contra Portland, mete un tiro exterior y se gira al público y a su defensor, con una expresión queriendo decir: Hoy no hay nada que hacer, hoy lo voy a meter todo, da igual lo que hagais... ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡DIOS, Palomero metelo en la liga de veteranos y llenamos el Bernabeu para verlo!!!!!!!!!!

Tengo los pelos como escarpias

¡Pedazo de post! ¡¡Qué recuerdo!! ¡¡Qué jugadores!!! ¡¡Jooooooooooooooooordaaaan!!!Eso sí, sobre los Pistons, cierto que daban mucho, que jugaban al límite, que eran los chicos malos, pero cuidado, ¡¡jugaban muuuuuuuuuuuy bien al baloncesto!!!Eran un equipo, dirigido por uno de los mejores bases de la historia, Joe Dumars era el asesino silencioso, todo clase, muñeca de seda. Aguirre, de los primeros treses que posteaban una y otra vez, abriendo el campo para las bombas inteligentes de Laimbeer. Pocos pívots hoy en día tienen la categoría de Buddha Edwards en el poste...vamos, que creo que es un equipo al que se minusvalora por la leyenda de los "Bad Boys", cuando realmente jugaban requetebien a este juego. ¿Se nota que era muy de los Pistons, no? Lo que lloré en aquel 7º partido contra los Lakers...ps: ese cuadro para enviar preguntas, ¡¡¡más grande por favorrrrrrrrr!!!

Ya está bien, esto parece el canal nostalgicos.

Jordan fue muy bueno, probablemente el mejor individualmente, sí, pero no hacía lo que hacía Magic, pero vamos, que cada uno le gusta más el que más le ha impactado como dicen por ahí. Además hay otro tema que yo creo que se ha comentado poco: el efecto Jordan atrajo a mucha gente al baloncesto, de eso no hay duda, pero ¿cuánto daño hizo al juego en sí mismo (especialmente en la NBA)? Cuántos de los jugadores franquicia de hoy quieren ser como Jordan y sólo consiguen ser imitadores chupones. Yo creo que a partir de Jordan creció como la espuma el nº de jugadores yomeloguisoyomelocomo que quedan muy bien para el top 10 de las mejores jugadas pero han convertido la NBA en lo que tantas veces criticamos, juego individualista y físico que llevó a los yankis a tener que tomárselo muy en serio para poder volver a ganar un título (polémicas arbitrales aparte).

Yo soy como yayu.Jordan hacía cosas impensables pero Magic era Magic, y los Lakers del 91 ya estaban de cuesta abajo... (a pesar de ese reverso de Magic)A mí las finales que más me impactaron fueron las de los Lakers contra los Pistons, de los años anteriores. Las del bien contra el mal. No creo que me perdiera ni un minuto. Menudo disgusto con la lesión de Magic...

A mí personalmente me costó un tiempo asimilar la importancia la grandeza de este equipo, y en concreto la de Michael Jordan. Empezaron ganando a los Lakers de Magic (tragedia), le ganó un concurso de mates a Wilkins (robo), demasiado individualista. Aun sí, y creo que como todos, acabé rendido a su juego y al de el equipo.Pero ya me ganó definitivamente cuando protagonizó Space Jam. Todavía hago por verla cuando la reponen en TV. Menunda pareja de ataque con Bugs Bunny. Pues si eran buenos tiempos, mi querido "abuelo cebolleta". Éramos más jóvenes, pero no tan inteligentes (autoconsuelo). ¡Eso es todo amigos! Buen fin de semana.

¿por que llamar al athletic club de bilbao el "bilbao" en vez de el "athletic"? pues yo diria qe la misma razon por la qe tu mismo al real madrid le llamas el "madrid" en lugar de el "real"(como le suelen llamar por sudamerica, por cierto) y por la qe nadie llama al futbol club barcelona el "futbol club" sino el "barcelona" (o en su defecto el "barça" aunqe eso es por la irrefrenable tendencia del lenguaje a la economizacion... "abogao" en lugar de abogado etc...)

Bufff, como llegué a amar a ese equipo!!!! Recuerdo ser una niña y levantarme a las 3 am para ver los partidos. Poca gente me entendía! Pero yo alucinaba taaaanto con Jordan y las cosas de las que era capaz! Me siento muy afortunada por haberlo vivido en directo aunque nunca tuve la oportunidad de verle en vivo. Con su inseparable Pippen y Phil Jackson etc..me hicieron adorar la NBA.Cuando fui a Chicago, lo primero q hice fue ir a ver el estadio y hacerme una foto en su estatua.El mejor que ha habido, el mejor que habrá jamás.

Que buenos recuerdos aquellos años 90's cuando esos bulls dominaban la NBA, mejor aún el post, Jordan fue para muchos el idolo, y el responsable que nos guste tanto este deporte, así como Magic y Bird, los fue para la anterior generación.... Solo me atrevo con el debido respeto a corregir, la casa de los Bulls en aquella época era el Chicago Stadium y no el United Center. Gracias por las memorias....

hola Itu, hola a todosimpresionantes los videos que has puesto de Dios vestido de jugador de baloncesto, como le llamo otro grande, Larry Bird.Graciasun saludo

Hoy, te has pegado una de melancolía, pero sabe bien, que pedazo de serie final...por esa época ¿Tu ya te habías retirado, o estabas a punto?, porque me deja bastante acojonado que tras el empalagón que debías de tener de basket, todavía te cojas un avión y te vayas a ver baloncesto.Por cierto alguien en el Bernabeu se ha golpeado con una piedra. Detallazo con Abidal, el "respetable" aplaudiendo y encima hoy le hacen madridista de honor a Del Bosque....lo dicho se deben de haber golpeado

Grande Jordan, sí, pero yo soy y siempre seré de Magic. Así que ya tardas en ponernos un post suyo.

Siempre me viene la imagen y la narración de Montes y A. Daimiel. JORDAN, JORDAN, es en otro partido pero también valdría para este.Un saludo.

Así se cuentan las leyendas.

Más.

Gran post, Itu. El tiro de Jordan con la mano de Divac casi llegando al tapon es impresionante. Y precioso el reverso de Magic posteando para poner el 88-87. Queremos mas cronicas de series de playoff historicas !!

Me termine tu libro en vacaciones la semana pasada (me duro tres dias, que gusto) y ahi te mando unas pocas felicitaciones mas... aunque saladito estaba, que mal acostumbrado estoy en Reino Unido con los precios de los libros... Pero me tuvo que gustar, porque me uno al club de los que te piden el segundo con mas chicha, cotilleos etc.. sobre FM, Romay, Epi, Solozabal, Corbalan... Los grandes de los 80, ni mas ni menos. Al menos tenemos los de uno de ellos (si, Itu, esa barba y esos contraataques te ponen junto a ellos, jejeje) bien claritos.Y de Jordan, solo decir que esta claro por que ha sido el mas grande. Recuerdo que cuando dieron su ultima final contra Utah tu estabas comentando el partido, y ya con treinta y tantos, Mr Michael se la jugo el solo con una finta que nos rompio la cintura a todos, se levanto desde mas o menos la linea de tiros libres para clavar la canasta ganadora, y tu admitias que si tu hacias eso ibas al hospital derecho con la rodilla hecha pedazos... Grande es un termino que se le queda corto. Como decia otro grande, Andres Montes: My name is Jordan, Michael Jordan.Y una pregunta al aire: Fue Horace Grant el primer Espartaco??? Que huevos tenia tambien el amigo.

Itu, cuando ganabas en esos tiempos para permitirte el lujazo de irte a ver unas finales de la NBA en directo!!!?? :)Grandes recuerdos, gracias por el post.

Que grande fueron esos tiempos. En el 91 contaba con 11 años y con esa edad ver las barbaridades que Jordan hacía en el aire.... como decía algún comentarista de la época "desafiaba a la ley de la gravedad", ¿cuantos cambios de dirección del balón se pueden hacer en un salto? yo puedo hacer uno y con dificultad... Jordan puede hacer .... 10? 20? ... 100?Que grande fue Jordan, pero que grande fue Pippen, y que palizas se metía bajo el aro el gran Horacio Grant.PD: Garbajosa vuelve a casa. Esperemos que le vaya muy bien porque lo necesitamos tanto como lo necesita él mismo.

Me he emocionado Itu... qué recuerdos macho, yo tenía 13 años y vibré como nunca con MJ. Grande lo que hemos podido vivir, sin duda!

¡Que años!¡Que jugadores más extraordinarios!¡Viva el Basket!¡Viva Riego!¡Viva Prim!

No me ha gustado el post. Me ha deprimido. Me voy haciendo viejo y esto me lo confirma. Ke tiempos! PD: he puesto ke con "k" para los revisores ortográficos del blog, que me empiezan a aburrir un poquito.

No tiene nada que ver con el tema del post, pero ahora que vuelve a la ACB Middleton, con 44 años, sólo decirte una cosa: Palomero, ve calentando que vas a salir a jugar.

Recuerdo como si fuera ayer, tal vez porque fue ayer miércoles, que vi en una zapatería un mostrador atiborrado de zapatillas converse all star de varios colores. Pero enseguida distinguí unas azules y moradas, otras verdes y blancas y unas terceras rojas y negras cuyo inconfundible estilo ochentero me transportó a otros tiempos. Tiempos en los que los Lakers y los Celtics se jugaban el campeonato todos los años (aunque en realidad solo se vieron en la final tres veces). Una época en la que MJ tenía, un poco de pelo, jugaba con una llamativa (y hortera) cadena de oro y tomaba una tortilla de aspirinas antes de cada partido para mitigar las cefaleas que le producía golpearse la cabeza con el balón cada vez que hacía un mate. Ese MJ creció durante ésa época hasta convertirse en un escolta imparable, sólo se dio dos años de vacaciones para homenajear a su padre, ex jugador de beisbol, espantando moscas con un palo. Pero regresó, enterró la pippen de la paz y volvió a ser preciso como un reloj de kukoc para volver a imponer su dictadura en la NBA. Finalmente, dejé el escaparate atrás y pensé en el gol de Nayim, o lo que es lo mismo, en aquellos maravillosos maños!

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0168e4eda3d5970c

Listed below are links to weblogs that reference Hace veinte años, cuando Jordan lloró:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal