El Palomero

Sobre el final y el principio

Por: EL PAÍS

21 oct 2011

Me vais a permitir que hoy me salga un poco del habitual mundo del deporte pues lo de ayer me empuja a traspasar alguna que otra línea y no me resisto a compartir mis primeras reflexiones sobre un tema sin duda espinoso pero al menos en esta ocasión, ha traído alegría en lugar de zozobra.
Con su parafernalia habitual, antediluviana, estéticamente anacrónica y que hasta podría tener un punto cómico en ese estilismo de txapelas por encima de la capucha (si no fuese porque debajo de ellas se esconden representantes de una organización que ha sembrado muerte y terror durante décadas) ETA anunció lo que nos hubiese gustado que hubiese anunciado hace mucho tiempo. Más allá de lo que NO dijeron en su comunicado, donde faltaron palabras que nos hubiesen alegrado aún mas como perdón, entrega de armas y disolución, por mucho puño en alto y demás historias, lo dicho y escenificado ya supone la constatación de una victoria (o una derrota, según de quien estamos hablando) que estaba clara desde hace tiempo para casi todo el mundo, salvo para ellos. Porque a pesar de ciertos arabescos verbales por parte de aquellos a los que todavía hoy les cuesta condenar unos metodos mucho más mafiosos y criminales que ideológicos, en este partido sí hay vencedores y derrotados. Y tiene que haberlos. Esto lo convierte en una gran noticia, sin duda, sin matices.
Para entender el significado de lo que ocurrió ayer, basta con fijarse en dos números. 43 y 829. 43 años. 829 muertos. 43 años. Más de 4 decadas. Muchas, muchísimas vidas acompañadas casi en su totalidad por esta miseria moral. 829 muertos. Miles de vidas marcadas y golpeadas por esta miseria moral. Una descomunal desgracia que en su parte más agresiva terminó ayer. Cierto que como han apuntado algunas voces más escépticas, se trata de un cierre de persiana cuando lo que queremos es el cierre del negocio, pero tampoco podemos pedir peras al olmo. Estamos hablando y desgraciadamente hemos tenido que soportar y sufrir las decisiones y los delirios de gente cuyos procesos mentales estan tan alejados de la cordura y tan cerca de la sinrazón que tampoco podíamos esperar un avance que fuese más alla, lo que tampoco debe empequeñecer el momento. Los caminos se hacen paso a paso y aunque a veces el cuerpo nos pide correr, a veces la lentitud puede facilitar una mayor solidez en lo recorrido.
La alegría por lo que supone la noticia está acompañada inevitablemente con el doloroso recuerdo de todo lo ocurrido, con todas esas imágenes que hemos ido acumulando a lo largo de estos años, con la vuelta al primer plano de tanto sobresalto, de tantos malos días, de tanta dificultad de comprensión al comprobar y temer que esta desgracia no terminase nunca. Muchas veces me he acordado de una conversación que tuve hace ya muchos años con mi madre en la que me trasmitía su esperanza de ver poder ver en vida el final de la banda terrorista. En más de una ocasión llegué a pensar que esto no ocurriría. Espero que a pesar de que su raciocinio ya no cuenta con una excesiva lucidez por su avanzada edad, todavía guarde en su mente conexiones suficientes para ser consciente que su deseo se ha cumplido. Otros muchos no han tenido la oportunidad.
Esa mirada hacia atrás convive con la incertidumbre sobre el futuro. Sería iluso pensar que el trabajo está ya hecho, que con esta inequívoca derrota de aquellos que quisieron a traves de metodos deleznables dirigir el cotarro, de aquellos que sin venir a cuento se autodenominaron jueces y partes, supuestos gudaris, esto va a ser coser y cantar. Esa es otra de las cosas que debemos “agradecer” a nuestros “salvadores”. Han dejado tanta mierda detrás, que limpiarlo todo tardará probablemente hasta alguna generación. Han encanallado tanto la convivencia que restaurarla costará muchísimo. Han abierto tantas heridas que harán falta mucha tirita para cerrarlas. Pero todo este laborioso proceso necesitaba imperiosamente un base de funcionamiento, la que por fin se puso en marcha ayer. Tiempo habrá para ver y comprobar las buenas voluntades, para celebrar (o desesperarnos de nuevo) ante la capacidad (o ausencia de ella) de liderazgo y entendimiento por parte de nuestra clase política, para alabar (o censurar) el papel de los medios de comunicación, para saber si aquellos que dieron la espalda a los métodos democráticos dando cobertura con su silencio a una organización terrorista, han cambiado de verdad o sólo se trata de un interesado maquillaje. Pero eso vendrá mañana, pasado mañana, en tiempo futuro. Hoy toca alivio, alegría, felicitaciones.
La vida sin ilusión es menos vida, o al menos es una vida mucho menos llevadera. Y con todos los matices que se quiera dar a los últimos acontecimientos, hoy la ilusión es mucho mayor que ayer a estas horas. No sólo eso, sino que la ilusión parece mucho más fundamentada que en otras ocasiones en las que finalmente este maravilloso sentimiento fue finalmente laminado. Existen demasiados datos que animan al optimismo. No a un optimismo ingenuo, no a un optimismo desmemoriado. Aquí hay una historia que no admite mucha interpretación en lo sustancial y básico. Una historia de buenos y malos donde finalmente, con mucho sufrimiento detrás, estamos ganando los buenos.
Hoy comienza algo que habrá que esperar para poder calificar en toda su extensión y trascendencia. Pero lo que no nos puede quitar nadie, es que ayer terminó algo horrible. Enhorabuena a todos lo que de muy diferente forma lo han hecho posible y el recuerdo para aquellos que en el camino dejaron la vida. En sentido literal y también el el figurado.


Hay 137 Comentarios

Una vez más, totalmente de acuerdo con tus reflexiones. Enhorabuena.

Hola Itu, hola a todos. Felicidades por expresarnos tus sentimientos, como siempre, de una forma tan sincera, que el unico comentario posible es que esto se termina y ahora toca lo que tu muy bien has escrito, limpieza, no un borron y cuenta nueva.Gracias

"que hasta podría tener un punto cómico en ese estilismo de txapelas por encima de la capucha (si no fuese porque debajo de ellas se esconden representantes de una organización que ha sembrado muerte y terror durante décadas)".Eso mismo es lo que pienso cada vez que veo a 3 tipos disfrazados de KKK con txapela

Excelente, a veces los comentaristas habituales tratan de ser tan brillantes que se olvidan de la sensatez. Tengo una ligera reserva sobre si esto significará el final definitivo de cualquier tipo de matonero, o pastoreo sobre la sociedad y el objetivo que tratan de conseguir.Pero en fin, querría comentar que ver a 3 fantoches vestidos de penitentes con boinas leyendo un comunicado repugnante que sería cómico si no hubiera segado tantas vidas, y tanta atención a su delirio es pura banalidad del mal. Lo risible se vuelve aterrador sólo por la conciencia de que tienen una pistola, que cualquiera puede usar.Y en fin, también contento. Ojalá no tengamos que leer más "comunicados" vomitivos.

De acuerdo con Jota:"...desde que tuve conocimiento de la noticia el comentario más sensato, equilibrado y coherente que he leido..."+1

pluma, no "pluna"

Es la primera vez que comento algo por aquí, aunque soy lector habitual. No he podido contenerme a escribir: ¡Que desde que tuve conocimiento de la noticia el comentario más sensato, equilibrado y coherente que he leido u oido venga de la pluna de un "bloguero" deportivo!No puedo estár más de acuerdo en todo lo que escribes. Felicidades por tu análisis.P.D.: un único detalle: "antediluviana"

Hay que disfrutar del momento que el proceso va a ser muuy duro, con elecciones de por medio, y todos los agentes sociales tratando de sacar tajada. Pero hoy a disfrutar...y a recordar a lo que por culpa de estos asesinos no pueden hacerlo.

Magnífico Palomero. Enhorabuena a todos!

No puedo estar más de acuerdo contigo. Enhorabuena.

Anda, ayer mismo te envié una pregunta sobre esto... ¡vaya respuesta eficiente! Estoy totalmente de acuerdo. Ahora de pronto hemos podido oír en las radios nacionales a esta gente, que antes no pasaban por allí, y se hace muy raro escuchar cosas como que "todos somo víctimas", o que no puede haber una historia de vencedores. Supongo que ahora incorporaremos al espectro político a un partido ultravictimista dentro de su respetable ultranacionalismo. Más que lo demás que existen. En fin, creo que se va a hacer muy duro.

Grande, Itu. Me quedo con la última parte del tercer párrafo

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0162fef77e93970d

Listed below are links to weblogs that reference Sobre el final y el principio:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal