El Palomero

Sobre sensibilidades territoriales

Por: Juanma Iturriaga

17 sep 2012

Images

Mayo de 1992. Vicente Miera hace pública la lista de jugadores seleccionados para disputar los Juegos Olímpicos de Barcelona. Esa misma tarde Pep Guardiola, uno de los elegidos, convoca una rueda de prensa donde declina la invitación a formar parte de la delegación española. El motivo esgrimido es puramente sentimental. Guardiola declara que siempre se ha sentido catalán y no español, aboga por el independentismo y cree que la postura más coherente y consecuente con sus ideas es no jugar con la selección española, a pesar de que se disputen en su ciudad. En un principio causa mucha sorpresa el anuncio, el primero de este tipo que se produce por un deportista, pero los medios de comunicación y la afición lo comprenden y respaldan. Es más, destacan su valentía al hacerlo público. A partir de ese momento, en todos los campos de la liga a Guardiola se le aplaude, en un gesto popular de comprensión hacia su postura y en defensa del derecho que tiene cualquier persona a tener los sentimientos que quiera,  siempre que los exprese y defienda con respeto y formas democráticas.  A partir de la puerta abierta por Guardiola, unos cuantos deportistas “salen del armario” y se declaran independentistas catalanes, vascos, gallegos, etc. Como en el caso inicial, verbalizar sus creencias no les causa ningún perjuicio (salvo el de no ir a la selección) y pueden seguir tranquilamente con sus carreras.  

Resulta evidente que esto es pura ficción y que de haberse dado la premisa inicial, las cosas hubiesen sido radicalmente distintas. Si en pleno 2012 las creencias independentistas son tan mal vistas por mucha gente que las tratan más como una traición que como una opción sentimental, no te digo nada hace 20 años. Las complicaciones que hubiese tenido Guardiola o cualquier otro hubiesen sido importantes, las pitadas e insultos en un montón de campos más que sonoras (basta recordar los recibimientos al Athletic en Sevilla durante mucho tiempo) y habría habido mucho más rechazo que comprensión o respeto. ¿Por qué nos sorprende que ahora, libre de efectos secundarios importantes, haga lo que no hizo entonces?

Suponiendo claro, que el sentir mostrado en el vídeo de apoyo a la manifestación ya lo tenía entonces, que sólo él lo sabe. Porque los sentimentos y filiaciones tambien cambian con el paso del tiempo y lo que etiquetamos como “de toda la vida” puede que no sea cierto. A mí me ha ocurrido, aunque al revés, ya que los nacionalismos, todos, cada vez van menos conmigo. Lo practiqué en algun momento de mi vida juvenil, probablemente más como acto de rebeldía veinteañera canalizada por ahí que por sentimientos más profundos de incompatibilidades entre lo español y lo vasco, que nunca las he sentido. Traspasado el medio siglo de existencia, mi alejamiento hacia ese tipo de reivindicaciones territoriales es creciente, aunque por supuesto las respeto siempre que se reclamen de una manera civilizada y tampoco se me abren las carnes imaginando un país bien diferente al actual dentro de 30 años. 

Los deportistas, durante su etapa en activo, siempre han sido muy reacios a posicionarse políticamente, sobre todo en los deportes de gran seguimiento. No porque no tengan criterio, sino porque no quieren meterse en líos. A diferencia de otros países, como por ejemplo Estados Unidos, donde buena parte de sus jugadores profesionales no tienen el más mínimo reparo en declararse demócratas o republicanos, aquí es tema tabú, lo que no habla muy bien de nuestra capacidad para aceptar la opción política del prójimo. No, en tolerancia política no sacamos ni notable. Si no hemos llegado a normalizar esto en cuestiones como qué partido político cuenta con tus simpatías, como para ir más allá y tocar otros temas más sensibles como estos de las posibles nuevas fronteras. 

Espanoles_desfile_inagural

Sospecho que en cualquier selección española de cualquier deporte de cualquier época es casi seguro que algunos de sus componentes no sientan (o hayan sentido) el escudo que llevan en la camiseta ni el himno que se interpreta antes de cada partido de la forma que supuestamente algunos piensan que debería ser sentido.  Pondría la mano en el fuego que en todas estas selecciones españolas forman/formaban parte jugadores que no cantarían a voz en grito el “soy español, español, español” y que en su deseo más íntimo, sueñan con el día en el que puedan representar al país que realmente llevan en lo más profundo de su corazón. Pero nadie se atreve a decirlo y es comprensible, pues saben que esto sólo les puede acarrear problemas de todo tipo, personales y profesionales, además de privarles de poder disputar grandes competiciones de selecciones con todo lo que ello significa en historial, notoriedad y por supuesto, dinero. Ante esa tesitura, callo y juego. ¿Se les puede pedir más? Yo creo que no, al menos por ahora. 

Dice Santiago Segurola en otro de sus grandes artículos : “El fútbol profesional está edificado sobre una mentira necesaria. A cambio de creer ciegamente que los jugadores mantienen un amor indestructible por sus equipos -ahí radica la mentira-, los hinchas se adhieren sin condiciones a sus colores. Esta premisa tan simple es la raíz del éxito del fútbol. El orgullo de la tribu, el seguimiento universal, las tremendas consecuencias económicas, el éxito mediático, todo aquello que ha convertido a este sencillo juego en un fenómeno de nuestro tiempo, se debe al apasionado vínculo que se establece entre el público y los actores. El cinismo mataría al fútbol, o lo convertiría en otra cosa, menos obsesiva, más calculadora y, por tanto, menos predispuesta a la adhesión”.  

Cuando observamos a un jugador de nuestro equipo, queremos pensar que el escudo que lleva en su pecho lo lleva cosido en el corazón. Como muy bien dice Santi, esto es una mentira necesaria. Lo mismo que ocurre en los clubes, en cierta medida ocurre en la selección. Al fin y al cabo, estamos hablando de sentimientos, sean locales, deportivos o tambien nacionales, que no siempre son los más enraizados. Guste o no, en cada una de las selecciones/equipos que vemos, la relación con el país/club al que representan es dispar y va desde los místicos hasta los puramente profesionales. Curiosamente, a veces solemos estar más pendientes de que los nacidos aquí demuestren su “españolismo” que de preguntarnos el que puede tener alguno de los nacionalizados que, cada vez más, pueblan y potencian nuestras selecciones. Quizás, y a la espera de que seamos un pais donde opciones y sentimientos políticos y territoriales puedan ser verbalizados sin temor a ninguna represalia o complicación, lo mejor sea tragarnos la mentira de la que habla Segurola. Eso sí, sabiendo que es una mentira. 

Hay 67 Comentarios

También me alegro por Comas. Es buen comentarista y sabe.
Y que esté Itu también. Es objetivo y controla el medio
Vecina lo hacía bien. De todos modos, hubiese preferido a Sanchís

Totalmente de acuerdo con José Ramón. Me alegro por Manel Comas.
Brotons e Iturriaga en TVE. Madridismo de fe para comentar al Real Madrid...
Hettsheimeir??!!

Totalmente de acuerdo con José Ramón. Me alegro por Manel Comas.
Brotons e Iturriaga en TVE. Madridismo de fe para comentar al Real Madrid...
Hettsheimeir??!!

Está muy bien Juanma, pero hay un fallo de raíz en tu artículo. No te posicionas en ningún momento. ¿O sí? Se nota que nunca has tenido ningún cariño ni por el Real Madrid, ni por la Roja. Te acuerdas lo que pasa al Bilbao en Sevilla, pero no lo que le pasa al Madrid, en Pamplona, San Sebastián y Bilbao. En fin, decepcionante. Di lo que sientes con valentía, no pasa nada.

Es una alegría (enorme) que Manel Comas vuelva comentar los partidos en TVE.
Sobre todo porque significa mejoría en su enfermedad ,
Y porque sabe muchísimo de baloncesto y lo explica muy bien.
Con independencia y con mucho sentido del humor.
En cambio, es una pena que no siga Rafa Vecina.

Rosell, sobre el clásico: "El Camp Nou será una olla a presión por el Barça y Cataluña"
Supongo que el Palomero querrá comentar algo sobre esto. 

Diccionario catalán/castellano
Guardiola: sustantivo femenino HUCHA.

Que pena,Itu! dos varas de medir absolutamente distintas,si a algun jugador del madrid se le ocurre ir a una manifestacion a favor de la unidad de espanya tu y todos los de este periodico le habriais sacudido hasta la saciedad,pero como es el amiguete pep el que ha demostrado lo FALSO que es,pues no pasa nada,mejor no decir lo que uno piensa no sea que,horror! te piten e insulten en los campos de futbol,vergonzoso tu articulo,Itu,y si el Confucio de Santpedor jugo con espanya fue solo y solamente por el vil metal,le importaba tres carajos lo de la pitadas o no,asi que no le defiendas tanto.Si creia que no debia jugar con espanya,que lo hubiera dicho,si aun le recuerdo abrazado a camacho tras un gol de Alfonso en la eurocopa! Y ahora con tarjetitas verdes pidiendo la independencia,eso si,con liga espanyola ,por favor,que da mas pasta.

Uf! Qué pereza de tema Juanma. Si, es cierto que en Estados Unidos se proclaman demócratas o republicanos, pero todos se ponen la mano en el pecho cuando suena el himno al comienzo de los partidos. ¿Te imaginas a Michel Jordan renunciar a la selección manifestando que no puede competir por un país que esclavizó durante siglos a los de su raza? Habría opiniones de todo tipo ¿no? y el público se las daría por las canchas de la NBA. Pues aquí lo mismo, todo movimiento identitario independentista implica dos cosas, el rechazo del diferente y el no querer convivir con el otro no comó manifestación sentimental sino como medio de propia supervivencia. Así han sido los movimientos independentistas hasta ahora. Yo a un deportista le pido que me de espectáculo deportivo, no lecciones políticas; y si se empeña en dármelas entonces tendrá que oir que alguien piense diferente y que me diga que se puede vivir juntos y que lo de su persecución es históricamente mentira. Y para terminar, si los deportistas se ponen a dar su opinión política; ¿porque no empiezan por denunciar las desigualdades sociales? ¿porque no opinan sobre la redistribución de la riqueza? Ah! es que los deportistas son privilegiados económicos en nuestra sociedad y sería tirar piedras contra su propio tejado. Vale lo entiendo ENTONCES QUE SE DEJEN DE BANDERITAS DE COLORES CUANDO NO PROTESTAN CONTRA LAS DESIGUALDADES SOCIALES.

Pues llevas razon Juan Ma, pero la verdad es que estos independentistas de pacotilla, que justo ahora cuando hay que estar en la pomada, o sea dando el cayo y el apoyo, se van a New York a un apartamento de 28.000 euros mensuales, mas el coste de vida, cosa por otra parte perfectamente normal, pero alejados de los disturbios, de los "merdes", no vaya a ser que mañana nos tengamos que meter la lengua donde todos sabemos. Sinceramente conozco a deportistas que son realmente auténticos defensores, y asi lo sienten, de los paises que representan, pero si cada vez que pasa algo de este tipo, ponemos en la balanza la pela y los patriotismos, siempre gana la pela.....menos los jamaicanos que ganaron en bobsleigh, esos si que eran patriotas.
El que defiende sus convicciones y sus colores, nunca antepondra la pela, aun a costa de perderlo todo, de ahi la diferencia entre heroes y gente corriente

Pongamos que fuera canario (que lo soy), independentista. (da lo mismo si lo soy o no) y un atleta de élite (que por desgracia nunca seré). Si defiendo mis sentimientos en contra de España dejaré en manos de los políticos la posibilidad de disfrutar en mi vida de unos JJOO. ¿Es justo que que por culpa de una cuestión política se vea influida la carrera de un deportista? Pagar impuestos a un país no significa amarlo, sino aceptar el sistema impuesto. Lo mismo ocurre con los deportistas: jugar en una selección significa aceptar un sistema impuesto, no estar de acuerdo con él. Recuerden a Ryan Giggs, galés y capitán de la selección británica (que no inglesa) de fútbol en los últimos JJOO. Se negó a cantar el "God save the Queen" por ser un himno eminente te inglés, pero eso no le impidió jugar en el minuto siguiente por su país.

Puestos a recordar recibimientos, los que lleva sufriendo el Real Madrid en Bilbao o en Pamplona desde siempre. Y encima el coro pelota - periodística hablando de "la afición más entendida", de "equipos aguerridos" y chorradas similares cuando lo que pasa un año si y otro también es pura y simplemente gamberrismo.

¿Y Marcos Senna jugó con España porque Brasil no le convocaba o por agradecérselo a su país de acogida?
El ejemplo que Kubala puede ser diferente, pero Di Stefano y Ibaka...

Los que comparais a D´Stéfano o a Kubala con la situación de Guardiola:

Kubala era un Húngaro que tuvo que abandonar su país a causa de una guerra. Vino a España y nos obsequió con su fútbol puesto al servicio de nuestra selección (Recordad también que esa selección, la de Kubala, defendía la camiseta de un Estado represor y fascista)

Guardiola, cuando decidió jugar con España, no era un Catalán que tuvo que abandonar su país por las circunstancias que fuesen. Era un español más.

Kubala o Ibaka, visten la camiseta de la selección por agradecimiento al país de acogida. El tema es saber por qué lo hizo Guardiola. Aunque sinceramente, a mi me dan igual sus motivos. Era un jugador muy bueno que aportaba mucho al equipo. Yo lo veo como un mercenario que juega por las primas que va a cobrar y por la amistad con sus compañeros de selección (Véase Raúl). Prácticamente como todos los demás.

Gracias Jaime, ya avanzamos. Piso en Nueva York, no. Rueda de prensa antes de un partido de fútbol, si. Bonus point con camiseta de Qatar Foundation. (Vaya putada para los del Lérida, eh).
No lo pillo bien del todo, pero algo hemos mejorado el manual del correcto independentista.
Gracias de nuevo.

Es lo de siempre, si un grupo de seguidores (hace unos años) engalanan un fondo entero de un estadio de fútbol con una bandera de España es que son unos fachas y encima provocan al resto de aficiones (esto no me lo invento, lo he escuchado hace años de labios de Carlos Martínez en "El día después" tras un Real Madrid-Athletic). Por el contrario, si el inventor del fútbol desde su retiro de Nueva York proclama a los cuatro vientos su voto por la independencia de Cataluña, lo que hace es uso de su libertad de expresión. Podría seguir poniendo ejemplos de más calado y más fuertes, pero de momento creo que basta y sobra para decir que mientras que a unos se les da desde determinada prensa comprensión y sobre todo legitimidad moral, a otros se les tilda de una determinada ideología aunque sea mentira. Palomero, haztelo mirar tú y muchos como tú.

La selección española de cualquier deporte es, precisamente, eso: una SELECCIÓN de los mejores jugadores nacidos o nacionalizados en España.
Puedes ser español de nacimiento, tener un sentimiento nacionalista (vaya por delante, que no entiendo de nacionalismos) y querer jugar junto con los mejores españoles contra los mejores jugadores de otros países.
No veo la contradicción.
Cada vez estamos más cerca de la postures extremas. Ni Guardiola mea colonia ni es un impostor, es más, me parece de los tíos más sensatos que pululan o han pululado por el deporte español en los últimos años.
Ahora llámenme pseudomadridista.

Pues a mi el cuerpo ya me está pidiendo hablar un poco de baloncesto. A día de hoy no se sabe qué cadena retransmitirá la Euroliga. Es preocupante, sobre todo siendo como es obligatorio para participar que los equipos presenten un contrato televisivo. Jordi Bartomeu (junto a Portela) es lo más nefasto que le ha podido pasar a nuestro deporte. La consecuencia es que este año hay jugadores con una ficha de...¡¡ 20.000 euros!! Y americanos de 100.000 $.


Yo estoy bien Chevy. Al parecer mi músculo cardiaco, a pesar de estar en la edad de riesgo, se comporta perfectamente. Lo que tengo un poco mal es el estómago. Me lo jode quien pudiendo darme jamón de pata negra, me infla a chopped.

Por cierto, veo que Jaime sobrevivio la noche. Otros amigos madridistas tambien me han confirmado que sobrevivieron a los ultimos diez minutos del partido de ayer. Pero casi seguro que mas de uno acabo en la UVI anoche. El resto de madridistas del blog, estan bien? Vaya test cardiaco anoche, joer! Y eso que ni me iba ni me venia el resultado...

María, estoy de acuerdo con que este tema cansa. Por qué se saca esto ahora? Cómo nos ven desde fuera? Este artículo de una corresponsal alemana te puede ayudar a encontrar respuestas: http://tuitformacion.com/2012/09/el-ignorado-articulo-publicado-en-alemania-sobre-la-situacion-real-de-espana/

Tomatorro, de guías didàcticas sobre independentismo no tengo ni idea. Pero como preguntas educadamente, así improvisando un poco te contesto. Si quisiera hablar de independentismo y el derecho de las personas y de los pueblos a ser libres de hacer lo que quieran y decidir su futuro, eligiría una rueda de prensa previa a un partido de fútbol. A ser posible una semifinal de Champions League. Ya sabes, la mezcla deporte y política mola mucho con estos temas. Y por supuesto con el logo de Qatar Foundation en el pecho. Que esos de libertades y dejar decidir al pueblo saben un huevo. Que le pregunten a Pep.

iturriaga, que juegas con las cosas del comer,ser vasco es tener una identidad que se genero como en otras regiones hace muchos pero muchisimos años, en otras por comparar andalucia, su identidad se dispersa y se retoma en varaias etapas de la historia. Para complementar mi reflexion un llamado Regionalismo, siempre amparado por aparatos facticos, llamese BBVA y que esta patrocinando el futbol para millones de seguidores, no deja de ser una estrategia, para muchos paises la bandera ha sido ,es y sera un simbolo añadido muy linealmente con el poder o con el regimen establecido, quemar banderas ( china hoy) cuidado que hay una identificacion, que TODO ESTO llega al futbol y segurola lo llama mentira,, difiero ver un river play vs boca juniors (Argentina) ( manchester U vs manchester city)los colores los sientes y eso lo convierte en sentimiento y pueden entrar la racionalidad pero dejar alos chicos de barrio de favela y de plaza soñar dandole a un balon o a una bola de trapos y decir madri pensando que es un pais ( que puede ser con la globalizacion y mecadotecnia existente)

Algún comentario ya ha desmotado otra vez la morralla que escribe el Palomero. Nacho era lateral izquierdo en el Compostela, y los "años buenos" del Compostela son del 94 al 98, no muy lejos del 92. Y cuando sonaba que Nacho podía ir de lateral a la selección, Nacho dijo que el prefería que no le llamara la selección española, porque no iba a ir, que el se sentía gallego y no español. Pues muy bien. No le convocaron, nadie se rasgó las vestiduras, ni creo que nadie le montara ningún pollo a Nacho, ni le pitaran especialmente, ni nada por el estilo. E igual le hacía más falta que nadie ir a la selección, porque era un "jornalero" de fútbol, y normalmente ir a la selección supone una mejora en la cantidades del contrato, y más "caché"; en definitiva, más pasta.
Pero claro, el Buda de Sampedor, por aquel entonces, todavía no había alcanzado la Iluminación...

Como andaluz, España solo me representaría y la representaría si fuera una federación. Soy nacionalista, pero más aún, democráta.
He estado varias veces en Bilbao, Madrid y Barcelona. Como andaluz, lo único que he sentido es desprecio y rechazo.
Saludos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal