El Palomero

Picoteos veraniegos (2)

Por: Juanma Iturriaga

24 jul 2013

 Aprieta el calor, salvo en Galicia, donde me encuentro, aunque no creo que nadie me haya puesto una pierna encima, y quien dice una pierna dice una nube. A pesar de todo, se está de lujo en Fisterra, anteriormente Finisterre, lugar paradisíaco para descansar, comer como un campeón y disfrutar de unas vistas en las que el tiempo deja de tener sentido. Mientras tanto, Rajoy decide dar la cara (aunque intente que sea de lado, como las fotos de Julio Iglesias) y el mundo del deporte sigue aportando temas de conversación.

El relato se enreda

Images

El Barcelona ha acaparado la atención durante la última semana, principalmente por la mala noticia del retiro obligatorio de Tito Vilanova al que deseamos, como a todo aquel que sufra lo que Pierce Brosnam definió como “escupitajos de la vida”, la recuperación total. Un tsunami más para un equipo al que independientemente de lo ocurrido con Vilanova, se le está enredando un poco el relato. Me explico. Además de jugar a futbol como los ángeles, el Barcelona ha contado muy bien su historia durante estos últimos años. El buen juego, los chicos modélicos, el comportamiento en la victoria y también en la derrota, la cantera, el estilo, Unicef, la solidaridad, etc. han sido base de su discurso que acompañó a la perfección a lo que ocurría en la cancha y que le ha catapultado hasta convertirse en el club más admirado en los últimos años (sólo hace falta darse una vuelta por el mundo para darse cuenta). Incluso el relevo de Guardiola, un trago de difícil digestión, se llevó aparentemente de forma modélica, optando por la continuidad que le daba su hombre de confianza, Tito Vilanova. Acostumbrados a pensar, pues no había motivos para lo contrario, que el paraíso se había instalado en el Nou Camp y aledaños, no deja de chirriar un poco el observar que (incluso siendo de Bilbao) la perfección no existe, y menos cuando estamos hablando de relaciones humanas, siempre complejas. La andanada de Guardiola, el desmentido de Rosell, las diferentes versiones dadas por Guardiola y Tito a lo ocurrido en Nueva York, el asunto fiscal de Messi, la (supuesta) intervención de Leo y de su padre en el fichaje del nuevo entrenador por encima de los (supuestos) deseos de Zubizarreta y parte de la plantilla, ninguno supone asunto de mayor gravedad, pero sí que enturbia un poco la historia que hasta hace bien poco parecía perfecta. O casi. Como ocurre en cualquier relato, y más si es como este que se va escribiendo casi diariamente, habrá que esperar nuevos acontecimientos para ver si es simplemente un ziz zag para volver a la buena senda o algo más consistente que puede incluso llegar a reescribir un cuento que hasta hace poco era bien bonito. 

El Tour

Images-2

Terminó el Tour como sospechábamos que iba a terminar, con Chris Froome de amarillo, escoltado por Quintana y Purito Rodriguez y con Alberto Contador con el depósito tan vacío de energía que terminó expulsado del pódium. La tercera semana del Tour es siempre la prueba del algodón que retrata a la perfección el estado de cada ciclista. Llevados al límite, todos enseñan los suyos. Los tuvo el jefe del pelotón, al que en algún momento se le vieron unas costuras que parecía no tener y hasta perdió un poco el oremus en la etapa del sábado, donde se expuso más de lo necesario, buscó un triunfo contundente que no llevaba en las piernas y terminó claudicando ante Quintana y Purito, que han estado de diez. Nada importante a efectos de clasificación pero sí en cuanto a la mística que se le supone al jersey amarillo. No perdió el Tour, pero sí algo de grandeza. A Contador, como siempre, no se le puede negar su intención, pero su esfuerzo fue siempre agónico, por encima de su verdadero estado de forma, que sin ser malo no era lo suficientemente bueno. Esperándole día tras día, el Tour echó el cierre dejando la duda sobre si en el futuro volveremos a verlo en su máximo esplendor. Dudas que no existen sobre la revelación Quintana, un joven colombiano que sube como un demonio y no se deja una minutada en las contra-reloj, dos condiciones necesarias para poder ganar esta mítica vuelta ciclista. Hay momentos donde las carreras de unos comienzan a declinar a la vez que surgen nuevos elementos de referencia. Esta edición de 2013 puede haber sido uno de ellos. Pero no llamemos al enterrador antes de confirmar defunciones.

Tarda, pero (a veces) llega

1374654616_705796_1374665421_portada_normal

Dicen que los ladrones siempre van por delante de la policía. En la lucha contra el doping también. Pero he aquí que con el paso del tiempo, lo que los tramposos lograron enmascarar con los métodos del año X, llega el año X+Y y ya se disponen de formas para detectar aquello que pasó desapercibido. Y como se guardan muestras, pues se les pilla. Esto es algo que quizás podría disuadir a muchos. "Puede que hoy cuele lo tuyo, pero cuidado, que esto no se acaba aquí". Y en esas estamos. Una vez desmontada la era Amstrong, ahora toca el ciclismo de los 90, esta vez con una lista de 29 positivos de EPO en el Tour del 98. 29. Como para no pensar en que aquellos eran tiempos de barra libre.

Postdata baloncestera. Dado que son los únicos que tienen pasta (bueno, más que tener, pueden disponer) el mundo del baloncesto ACB sólo se agita de manera llamativa cuando bien Barcelona, bien Real Madrid, echan la red y pescan una buena pieza. Obligado por las sensaciones que dejó su mala temporada (más allá de la ausencia de títulos de enjundia) los azulgranas llevan todo el verano abriendo y cerrando puertas para ver si corre un poco el aire. No suenan mal Papanikolau, Nachbar y Dorsey, jugadores contrastados, aunque sigo sin ver claro si el problema del Barcelona es de estilo o es de jugadores. El Madrid mientras tanto, ha apuntalado sus posiciones interiores con lo que sabíamos, Mejri, más lo que creo muy buen fichaje, el griego Bouroussis. Después de muchos años buscando este tipo de pivot, el Madrid parece haberlo encontrado. Luego se renueva a Carroll y venga, a jugar. En el mundo real no subvencionado, siempre resulta interesante seguir los movimientos del Laboral Kutxa, y más ahora con Sergio Scariolo. Los demás, pues haciendo encajes de bolillos para lograr, con economías en precario, terminar presentando en Octubre equipos consistentes. Entre los que se han ido, lamento lo de Faverani, un jugador que me gusta mucho. En fín, unos acertarán (esperemos que muchos) y otros se la pegarán (deseemos que pocos) pero bueno, así es la vida ¿no?

Hala, a seguir bien todos. 

 

 

Picoteo veraniego (I)

Por: Juanma Iturriaga

15 jul 2013

Aprieta el calor y el sudor se agolpa dentro de nosotros a la espera que ante cualquier situación, alteración, esfuerzo propio o incluso ajeno (a mí me pasa con el Tour) salir por los poros al más puro estilo Camacho. Es época más de picoteo que de grandes y copiosas comidas, y creo que lo mismo ocurre con la lectura. Yo ahora veo un texto largo, y salvo que sea un libro, ufff, me da una pereza tremenda. Por eso, y por si acaso hay muchos como yo, tengo pensado que durante el verano y salvo que ocurra algo de eso que como se dice coloquialmente, “merece un capítulo aparte” este blog cambiará su tradicional estructura de plato único, para convertirse en un salto que te salto entre temas que siempre resulta más llevadero. Empecemos con cinco asuntos.  

El gesto

Images

Como todos los veranos estamos asistiendo todos los días a presentaciones de jugadores en diferentes equipos y deportes. Tópico tras tópico escuchamos la enorme felicidad del recién llegado, de la que no hay que dudar por supuesto. La mayoría cuenta que es un honor formar parte de un gran equipo al que sólo viene a ayudar. Como todo está tan visto, me quedo con el gesto de Isco. O mejor dicho, con el no gesto, pues se negó a besar el escudo de su nueva camiseta, la del Real Madrid, aduciendo que esto se lo tiene que ganar. Por de pronto a mí Isco ya me ha ganado. Porque hay que tener valentía, personalidad y por qué no decirlo, “eggs” para hacer lo que hizo. No tuvo que ser sencillo, con ocho mil espectadores testigos y ansiosos por aplaudirle. Y nada más populista que besar el escudo, que te asegura la ovación.  Pero me pregunto ¿Qué necesidad hay de pedirle a un deportista que acaba de llegar a un equipo nuevo un gesto de ese calibre y que salvo raras excepciones, es imposible que obedezca a un sentimiento sino más bien a una obligación?. Acaso en los casos que se produce el fotogénico beso, ¿no huele demasiado a chamusquina?. Pero entiendo que para evitar líos, los deportistas entren al trapo. Por eso aplaudo lo de Isco y espero que su ejemplo cunda. 

El documental 

 

Hoy lunes no ha habido Tour y dado que mi cita con el sofá después de comer se hace imprescindible para mi salud mental, me he topado en el plus con un documental llamado The Doctor dedicado al gran, el único, el irrepetible Julius Erving. Os lo recomiendo al 200%. Como en otros muchos casos, la factura del documental es impecable y no sólo se limita a narrar venturas y desventuras del personaje principal, sino que narra un momento fundamental de la historia del baloncesto profesional norteamericano, cuando había dos ligas, la ABA y la NBA, que terminaron fusionándose. Un montón de declaraciones de grandes estrellas del baloncesto y sus propias reflexiones, unidas a inolvidables imágenes que aunque sean ya de hace más de 30 años no olvidaremos nunca, van dibujando la trayectoria profesional y personal de una de las más grandes leyendas que ha pisado un parquet. El jugador más elegante de la historia del mundo mundial. No os lo perdáis. 

La sombra 

Doping-terra

Pocos deportes levantan tantas sospechas como el ciclismo y el atletismo y la verdad es que su mala fama ha estado muy bien ganada. Calculo que se necesitarían unos 25 años sin un nuevo caso para lavar definitivamente su imagen. Pero claro, esto es difícil que pase. En atletismo, este fin de semana, nada menos que el mejor velocista del año, Tyson Gay, confirmó su positivo en Moscú y también nos enteramos de los positivos de Powel y Simpson en los campeonatos jamaicanos. En ciclismo, pues como Froome hizo una subida espectacular al Mount Ventoux, casi igualando el tiempo de una de Amstrong, pues blanco y en botella, leche. Y hala, la sombra ya la tiene encima el que seguramente ganará este Tour. Da igual que en unos casos exista el peso de la prueba y en otros no. La confianza es algo que tarda mucho en conseguirse y muy poco en perderse. Y la que atesora en estos tiempos estos dos deportes está entre cero y lo negativo. Lógico a la vez que injusto para aquellos que no toman atajos. 

La imprudencia

Images-1

Heroico. Increíble. Ejemplar. Titánico. Estas y muchas cosas más se dijeron después de que Jorge Lorenzo se rompiese la clavícula, viajase a Barcelona para operarse y menos de dos días después terminarse quinto en el GP de Assen. Yo no entendí el alborozo mediático, pues me pareció una peligrosa locura que puso demasiado en riesgo su vida. No es lo mismo jugar un partido de futbol o baloncesto lesionado, que ponerte a 300 km/hora en una moto con el cuerpo en tal mal estado como lo debes tener 36 horas después de una intervención quirúrgica de cierta importancia. Ahora lo que pudo pasar en Holanda, ocurrió en Alemania, afortunadamente saldado sin consecuencias graves. Sé que estos chavales del motor son gente muy especial y hay mucha leyenda sobre cómo son capaces de correr con dedos, clavículas o tobillos rotos, pero quizás debería haber alguien detrás con el suficiente peso como para explicarles que hay algo mucho más importante que 25 puntos en la carrera por el mundial. Lo que hizo Lorenzo me pareció una enorme imprudencia y sigo sin entender el alboroto mediático y los parabienes. 

El copión

Uno no se cansa de crear tendencia. Como creo que ya he comentado anteriormente, llevo unos meses estudiando chino. Wei shenme? O sea, por qué?. ¿Una futura versión del blog del Palomero con 1.200 millones de posibles lectores? Nunca se sabe. Pero he abrazado con fuerza el estudio de este idioma (www.8belts.com) y me lo estoy pasando bomba. El caso es que ya esperaba que tarde o temprano fuese copiado. El último ha sido Ricky Rubio. Mirar este video

  

Ricky hanyu shuo de bu hao (el chino de Ricky no es muy bueno) pero la verdad es que si lo comparamos con este de Dwight Howard, Ricky parece haber nacido en Shanghai.

 

En fín, seguiremos en contacto en el próximo picoteo. 

La lista

Por: Juanma Iturriaga

11 jul 2013

_AN_0543
Todo es relativo. Uno mira la lista que ha dado Orenga para el Europeo de Eslovenia, y como no podía ser de otra forma, le cuesta imaginar una España sin Gasol, Navarro y Felipe. De los efectos de la ausencia de Pau bastaría con decir que desde el 2001 sólo ha faltado dos veces a su cita veraniega. En el 2005, donde terminamos cuartos vapuleados por Italia, y en el 2010, donde el famoso tiro de Teodosic nos sacó de la lucha por las medallas y finalizamos sextos. O sea, dos faltas, dos reveses. En cambio lo de jugar sin Navarro y Felipe será algo novedoso por lo que  habrá que esperar para conocer su influencia. 

Y luego está el asunto Ibaka y sus efectos colaterales con el asunto Mirotic. Puedo estar equivocado, pero tengo la sensación que en la Federación no están muy contentos con el jugador de Oklahoma. No pongo en duda que los médicos de su equipo le hayan dicho esto y aquello, pero como se ha visto en otras ocasiones, la clave está en el jugador. Y otros anteriormente han colocado el listón muy alto en cuanto al compromiso con el grupo. Sólo hace falta recordar lo ocurrido con Garbajosa antes del Europeo del 2007, con Pau casi todos los años o la decisión final de Marc poniéndose a disposición para Eslovenia cuando tenía mil razones para no hacerlo. Cierto que ni es el primero ni será el último, pero en otras ocasiones digamos que fueron decisiones, a priori, más entendibles. Esto no es una crítica hacia Ibaka, que tiene todo el derecho del mundo a decidir su futuro e ir a la selección es siempre una opción, no una obligación, pero eso no quita para pensar que una federación y un presidente que está acostumbrado a otro tipo de actuaciones, no se haya sentido algo decepcionada. Insisto que es una percepción propia, aunque sospecho que leyendo algunos artículos de esta mañana, no soy el único que la tiene. 

UnknownEn cuanto a  Mirotic, no tengo tampoco muy claro que el español-montenegrino, montenegrino/español, que tanto monta, monta tanto, haya acertado con su decisión, que ha tenido un tinte salomónico. No voy, pero tampoco me cierro ninguna puerta. Siguiendo con las suposiciones, entiendo que Mirotic se ve en inferioridad en la tesitura, si es que se produce, de que el año que viene en el Mundial, el seleccionador se vea obligado a tener que elegir entre él e Ibaka. No es de extrañar, pues a día de hoy y ante una cita de tanto calado como será el Campeonato del Mundo 2014, el físico de Ibaka parece más necesario que el talento de Mirotic.  En estas teóricas circunstancias el jugar con España este año le impediría disputar el Mundial con Montenegro. Ahora bien, quizás el aprovechar una oportunidad como la actual, donde su peso específico en el equipo podía ser grande, y de paso contar con la simpatía de la Federación, que no es asunto baladí y pesa a la hora de las elecciones, le hubiese favorecido para el futuro. La frase de ayer de Orenga, “no tiene sentido que Mirotic venga si no tiene ilusión y ganas” explica perfectamente el sentir de la Federación.  No soy adivino, pero salvo que se logre que los dos puedan jugar a la vez, mucho tienen que cambiar las cosas para que Mirotic forme parte de la selección el año que viene. Total, que al final, la cosa queda como queda, con cinco jugadores de primer nivel viéndolo por la tele. 

Ahora bien, ausencias aparte, iremos a Eslovenia con Calderón, Ricky, Sergio Rodríguez, Sergio Llull, Rudy Fernández y Marc Gasol como columna vertebral, a la que podíamos sumar a Mumbrú, una presencia que además de lo que pueda aportar en la pista, debe sumar en cuanto a veteranía y liderazgo, facetas donde evidentemente hemos perdido calado. La nómina de grandes jugadores no es moco de pavo ni mucho menos. En el juego de “pequeños” vamos sobrados, y es en el de los grandes donde se concentran las novedades y también las problemáticas, al aparecer tres debutantes como Germán Gabriel, Pablo Aguilar y Xabi Rey. En las circunstancias actuales, ninguno se puede considerar una sorpresa. Germán es un tipo listo que saca petróleo a un físico alejado de los estándares que circulan debajo de los aros. Aguilar tiene una mano privilegiada y su gusto por las posiciones exteriores, como le ocurre a Gabriel, pueden dar espacio para que Marc haga mucho daño dentro. Como refresco para Gasol, no hay nadie en el panorama mejor que Xabi Rey (de cincos puros andamos escasos) sobre todo si recupera su mejor versión después de una importante lesión. Siendo verdad que la selección española de baloncesto presenta curriculum sólo al alcance de EEUU, también es cierto que la lista de seleccionables sigue siendo bastante limitada, no llegando a los 20 jugadores, por lo que las dudas que haya tenido Orenga, una vez conocido quien esta a disposición, no han tenido que ser muchas. 

Images

Haríamos mal si de aquí al Europeo se habla más de los que no están que de los que han dado el sí. Creo que haríamos bien si nos pudiésemos situar en el presente más que en el pasado. Evidentemente no vamos a ir a Eslovenia con la seguridad y confianza con la que se fue a Londres, Lituania o Polonia. En estos casos ganábamos jugando bien, regular, y a veces hasta mal. Un 70% de rendimiento aseguraba prácticamente la victoria, salvo con EEUU. Ahora es otra cosa. Ahora vamos a necesitar jugar bien, gente afinada, partituras bien interpretadas. Somos más vulnerables, no cabe duda (sobre todo en el juego interior) y esto es nuevo. Pero la perdida de potencial no imposibilita alcanzar ningún objetivo. Para nada. España tiene equipo de sobra para luchar por el campeonato, y no estamos hablando de sueños, sino de realidades. A la espera de la confección definitiva de las selecciones participantes, ninguna es a priori inaccesible y seguro que casi todas tendrán su parte de ausencias. 

Influirá también, y mucho, la mentalidad que lleve consigo el equipo. La selección lleva muchos años jugando sin red, en el sentido que su exigencia a la hora de afrontar los campeonatos ha sido máxima, acorde con su ambición y talento. Ahora bien, en el Mundial de Turquía 2010 ante la ausencia de Pau y pocos días antes del torneo la de Calderón, se observó cierta complacencia, como si estas bajas supusiesen una red que en caso de caída, la amortiguase. Y cuando juegas con red, el sistema nervioso no es el mismo que hacerlo sin ella. Si los jugadores de la selección afrontan este torneo con un “a ver que pasa, que este año es un año raro” las posibilidades de que nos vaya mal aumentarán. 

Esta España que se personará en Eslovenia es la España del futuro, la España sin aquellos que a más tardar en el Mundial de 2014 dirán el adiós definitivo. Por eso esta cita tiene una importancia capital de cara a lo que vendrá después de la fiesta mundialista del año que viene. Una buena actuación otorgará la confianza necesaria para afrontar de manera tranquila el final del trayecto de unos cuantos jugadores emblemáticos. Un rendimiento deficiente, en cambio, sembrará de dudas ese futuro a dos años vistas, esos Juegos a tres, esa transición entre una época dorada con otra que por lógica deberá ser mucho más trabajada y difícil. Pero lloros los justos. Leyendo la lista, tenemos equipo. Imperfecto, como casi todos, pero suficiente. Más que suficiente. 

Postdata vital. El martes por la noche estuve viendo a Reinaldo Creagh y la Cuban Sound Proyect en el Circo Price de Madrid. Flipante. No por la música, contagioso son, que estuvo muy bien, sino porque fuimos testigos del cumpleaños de Reinaldo, que lo celebró cantando y hasta moviendo un poco la cadera. Hasta ahí puede parecer todo normal, pero es que Reinaldo Creagh tiene !95 años! Joder, yo quiero ser como él. Al parecer y por lo que nos contaron, la clave para llegar así a estas edades es la alegría de vivir, el baile, las risas, los placeres, algo de ron y las buenas compañías. Pues nada, ya lo sabemos. 

20130709_233517
El gran Reinaldo es el de enmedio, que tiene una rosa en la mano. Menudo crack. 

 

 

Sobre la energía

Por: Juanma Iturriaga

01 jul 2013

Images
Los enfrentamientos deportivos se dirimen por un montón de cuestiones. Técnicas, tácticas, individuales, colectivas, talentos, virtudes, carencias, rescates de la suerte o capítulos de desgracias, que pueden ir desde lo más concreto a lo más general. Como me atrae más el análisis sicológico que la disección táctica, me gusta mucho fijarme en una cuestión de difícil concreción pero que suele ser uno de los baremos emocionales que emiten los deportistas y los equipos. La energía, un asunto que tiene mucho más que ver con el sistema nervioso que con el talento. La energía, sin estar relacionado directamente con ningún apartado en particular, está conectada con todo. Un buen nivel energético te permite el necesario estado de alerta para hacer frente a cualquier contingencia. Y hablo no sólo de deporte. 

Ayer domingo tuvimos oportunidad de observar a dos selecciones españolas disputando finales de importantes torneos. Como por un lado hablamos de baloncesto y por otro de futbol, los posibles elementos comunes no son muchos. Pero lo que si tuve muy claro cuando me fui a la cama es que a las ocho de la tarde había visto a un colectivo pleno de energía y a las doce de la noche me encontré con otro bien distinto, apagado, seguramente superado futbolísticamente pero sobre todo arrasado en el apartado de intensidad, entusiasmo, concentración, despliegue físico y ánimo general, todas ellas cuestiones relacionadas e influenciadas por el estado energético. 

Lo de la España baloncestística no me sorprendió lo más mínimo. Hace muchos años que este equipo es una pila eternamente cargada. No siempre son las más rápidas, o las más altas y mucho menos las más fuertes, pero su actividad en la cancha es encomiable en todos y cada uno de los partidos. En este Europeo tenían una dolorosa espina clavada, el fracaso del anterior que tuvo como tremenda penitencia el perderse unos Juegos Olímpicos. Su reacción ha sido ejemplar. En números y sobre todo en una actitud irreprochable. La tarea de ayer no era fácil, ni mucho menos, y durante los 40 minutos jugaron casi siempre bien y en algunos momentos tuvieron que aguantar las embestidas de las francesas. Pero en los buenos y en los malos momentos, hubo algo que nunca faltó ni siquiera decayó, el nivel de sus baterías, alimentado por la ambición deportiva, las ganas de reivindicación, el gusto por la competición, las buenas sinergias entre ellas, el saberse ante una oportunidad histórica o el poder dedicar una despedida a lo grande a Amaya Valdemoro y Elisa Aguilar, elementos fundamentales para explicar y comprender por qué y desde hace ya unos años, la España femenina baloncestística está donde está, en el primer pelotón europeo y mundial. 

Unknown

Dicen que los perros se terminan pareciendo a sus amos. No seré yo tan intrépido, pues miro a Leti, mi perra, y me cuesta encontrarle parecidos. Mucho más real me parece el que los equipos y sus actitudes suelen estar marcados por las de sus jugadores más emblemáticos. Para bien y a veces para no tan bien. Si hablamos de energía, Amaya Valdemoro es una centrar eléctrica en sí misma. En su extraordinaria carrera nada le ha venido regalado y basta con verle un par de partidos, de antes o de ahora, para darte cuenta que juega como si no hubiese mañana. Siempre preparada, siempre dispuesta a dejarse el alma. Su credo es que te podrán ganar en el marcador, en la pizarra, en la puntería, pero donde nunca puedes caer derrotado es las ganas, en el vaciado físico y síquico. El espíritu Valdemoro es el espíritu de la selección, ahora lideradas por otras jugadoras con nombres diferentes pero actitudes similares. Ese es probablemente el gran legado de Amaya o Elisa, y nada mejor que una medalla de oro para irte a tu casa satisfecho por lo hecho y por lo que dejas. 

Cuatro horas después a España le pasaron por encima. Fue una gran decepción, que no es lo mismo, ni mucho menos, que un gran fracaso. Brasil fue superior en muchas cosas, pero sobre todo y se vio casi antes de empezar el encuentro, fue infinitamente superior en energía, hasta el punto que me pareció que precisamente el derroche emocional que observamos desde el canto del himno a capella podría resultar su mayor enemigo, al no administrar inteligentemente cargas que sabemos no son infinitas. Pero por lo que pasó y por cómo pasó, a Brasil le dio suficiente como para llevarse por delante a un equipo muy plano al que le faltó fútbol pero sobre todo se vio escaso de tensión, nervio y atención. Las razones pueden ser diversas, cansancio físico, mental, adversidades varias, frustración ante un partido soñado que desde el primer minuto fue por una dirección no esperada, incapacidad para encontrar soluciones o la sensación de no estar finos, que a todo esto atiende un deportista en competición. Sea lo que fuese, Brasil se nos echó encima en el minuto uno y no nos soltó hasta que Piqué fue expulsado y aquello estaba más que visto para sentencia (la verdad es que lo estuvo mucho tiempo antes). 

Images-1

Evidentemente no hay ni un solo motivo para rasgarse las vestiduras o entrar en debates estériles. Ahora bien, las derrotas ofrecen una inigualable oportunidad para el análisis y seguro que técnicos y jugadores lo harán, no hoy o mañana sino cuando los ánimos y las mentes estén preparados para hacer una revisión no condicionada por la cercanía de la derrota. Ahora bien, tengo que confesar que en algunos momentos del partido me pareció estar viendo otra vez los Bayern-Barça de esta temporada. Lo que me lleva a pensar que quizás el fútbol ha dado otro paso en su evolución y sospecho que los próximos dominadores aunarán la propuesta del Barcelona y la selección española en cuanto al trato con el balón, con un tremendo despliegue energético. Brasil (el de ayer, que no siempre es así) como el Bayern de la pasada temporada, lo hicieron. La tocan, combinan, se asocian, y a la vez son unos “panzers” lo que les permite alternar el juego retórico con fogonazos físicos y verticales.  

En fin, que nos trajimos de Francia una medalla de oro y de Brasil una posible lección. Para un domingo veraniego, ¡qué más queremos!

 

 

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal